Cul­pa­ble, de or­de­nar 3 ho­mi­ci­dios en Juá­rez

El Diario de El Paso - - Portada - Kar­la Val­dez/El Dia­rio de El Pa­so

Con la ca­be­za en al­to y sin ex­pre­sión en el ros­tro fue co­mo la tar­de del lu­nes un hom­bre acu­sa­do de man­dar ma­tar a su es­po­sa, sue­gro y cu­ña­da en 2008 es­cu­chó a un ju­ra­do fe­de­ral de­cla­rar­lo cul­pa­ble. Sa­muel Ve­las­co Gu­rro­la fue en­con­tra­do cul­pa­ble de tres car­gos de cons­pi­ra­ción pa­ra co­me­ter un ho­mi­ci­dio en otro país y cua­tro más por con­tra­tar a una per­so­na pa­ra co­me­ter un ase­si­na­to.

Los cin­co hom­bres y sie­te mu­je­res que con­for­ma­ban el ju­ra­do emi­tie­ron un ve­re­dic­to lue­go de tres ho­ras de de­li­be­ra­ción.

Por ca­da uno de los sie­te car­gos, Ve­las­co en­fren­ta una pe­na má­xi­ma de ca­de­na per­pe­tua. El juez fe­de­ral Da­vid Brio­nes pro­gra­mó la sen­ten­cia pa­ra enero del 2017, y se­rá él quien la de­ter­mi­ne.

En el 2008, Ve­las­co y sus her­ma­nos Emmanuel y Da­lia Ve­las­co pla­nea­ron el ho­mi­ci­dio de Ruth Sa­gre­do Es­co­be­do, pa­ra que no tes­ti­fi­ca­ra que él vio­ló a su hi­ja de 4 años. Pa­ra lo­grar su ob­je­ti­vo Ve­las­co or­de­nó tam­bién la eje­cu­ción de su cu­ña­da Cynt­hia Sa­gre­do Es­co­be­do y de su sue­gro, Fran­cis­co Sa­gre­do Vi­lla­rreal.

Pa­se­ño pla­neó muer­tes de es­po­sa, cu­ña­da y sue­gro pa­ra evi­tar ir a jui­cio por vio­la­ción a hi­jas­tra

El ho­mi­ci­dio, pri­me­ro, del abo­ga­do Sa­gre­do Vi­lla­rreal y lue­go de sus dos hi­jas, cim­bró a Ciu­dad Juá­rez, al su­pues­ta­men­te es­tar li­ga­do con el cri­men or­ga­ni­za­do. Sin em­bar­go, ocho años des­pués, el ju­ra­do pa­se­ño de­ter­mi­nó que fue un asun­to in­tra­fa­mi­liar.

Ve­las­co con­tra­tó co­mo “si­ca­rio” a Alan Gar­cía, de 21 años y con an­te­ce­den­tes pe­na­les por ro­bo de au­to a mano ar­ma­da, y le ofre­ció 150 mil dó­la­res que el pa­dre de su es­po­sa te­nía en una ca­ja fuer­te en su ca­sa.

Una se­ma­na des­pués Alan y dos ami­gos ro­ba­ca­rros, acri­bi­lla­ron a Sa­gre­do Vi­lla­rreal y cum­plie­ron con la pri­me­ra par­te del plan, se­gún se re­ve­ló en el jui­cio.

Tras ma­tar al pa­dre de Ruth, los si­ca­rios se reunie­ron nue­va­men­te con Ve­las­co y sus her­ma­nos pa­ra pla­ni­fi­car la eje­cu­ción de la mu­jer que des­de el prin­ci­pio fue el ob­je­ti­vo prin­ci­pal.

El plan de Ve­las­co no sa­lió co­mo lo desea­ba, ya que du­ran­te el fu­ne­ral de Sa­gre­do Vi­lla­rreal, en la mis­ma fu­ne­ra­ria es­ta­ban ve­lan­do a dos po­li­cías de Juá­rez. Mu­chos de sus com­pa­ñe­ros se pre­sen­ta­ron a ren­dir­les ho­no­res, por lo que fue im­po­si­ble ma­tar a Ruth ese día. Así que Ve­las­co dio la or­den de ma­tar a Cynt­hia Sa­gre­do Es­co­be­do, her­ma­na de la mu­jer, pa­ra que su es­po­sa re­gre­sa­ra a Juá­rez, se­gún tes­ti­mo­nios.

Un mes des­pués del ase­si­na­to del pa­dre de Ruth, Cynt­hia fue aba­ti­da a ti­ros a las afue­ras de un ho­tel pro­pie­dad de la fa­mi­lia Sa­gre­do. El 22 de no­viem­bre del 2008 du­ran­te el fu­ne­ral de su her­ma­na, Ruth fue ata­ca­da a ba­la­zos por un su­pues­to co­man­do ar­ma­do, de­ján­do­la muer­ta en el lu­gar y de esa for­ma evi­tan­do que tes­ti­fi­ca­ra en Es­ta­dos Uni­dos so­bre la vio­la­ción de su hi­ja. Un plan ‘dia­bó­li­co’ Du­ran­te los ar­gu­men­tos fi­na­les el abo­ga­do de­fen­sor Brock Ben­ja­min in­ten­tó sem­brar la du­da so­bre la cul­pa­bi­li­dad de Ve­las­co, des­acre­di­tan­do a Cé­sar Al­fon­so Sil­va y Ar­tu­ro Gar­cía, dos tes­ti­gos pre­sen­ta­dos por la Fis­ca­lía du­ran­te el pro­ce­so, ya que en­fren­tan con­de­nas por cons­pi­ra­ción de se­cues­tro y dro­gas, res­pec­ti­va­men­te.

“¿Qué va­li­dez pue­de te­ner la pa­la­bra de una per­so­na que es­tá en la cár­cel tra­tan­do de acor­tar su con­de­na afec­tan­do a Sammy?”, di­jo Ben­ja­min.

El fis­cal John Mi­chael Gib­son de­fen­dió a su tes­ti­go di­cien­do que si sus tes­ti­gos eran cri­mi­na­les, era por­que Ve­las­co así los ha­bía es­co­gi­do ya que eran par­te de su “círcu­lo so­cial”.

Ade­más, Gib­son di­jo que to­do fue pla­nea­do con mu­cho tiem­po ya que ha­bía que ma­tar só­lo a cier­tas per­so­nas, pa­ra así sa­lir “bien li­bra­do” del ca­so de vio­la­ción por el que iba a ser juz­ga­do.

“El tiem­po se le ve­nía en­ci­ma (a Ve­las­co) y só­lo ha­bía una for­ma en la que se po­día li­brar de la jus­ti­cia y esa for­ma era ma­tan­do a Ruth me­dian­te ese plan dia­bó­li­co”, co­men­tó Gib­son.

La Fis­ca­lía pi­dió al ju­ra­do no de­jar que Ve­las­co bur­la­ra nue­va­men­te al Go­bierno de­ján­do­lo en li­ber­tad. En el 2008 Ve­las­co en­fren­ta­ba tres car­gos por abu­so se­xual de una me­nor, y ha­cía to­do lo po­si­ble por re­tra­sar su jui­cio, co­mo cam­biar tres ve­ces de abo­ga­do de­fen­sor pa­ra pos­po­ner au­dien­cias.

“El usó su di­ne­ro y su po­der pa­ra eva­dir la jus­ti­cia una vez, no hay que per­mi­tir­le que lo ha­ga nue­va­men­te”, di­jo el fis­cal. Llo­ran por Ve­las­co Mien­tras fa­mi­lia­res de los Sa­gre­do se emo­cio­na­ron con el ve­re­dic­to, tras ver que fi­nal­men­te el au­tor in­te­lec­tual de la muer­te de sus se­res que­ri­dos pa­ga­ría por sus crí­me­nes, una jo­ven mu­jer que acom­pa­ña­ba a Ve­las­co rom­pió en llan­to al es­cu­char el ve­re­dic­to.

Ve­las­co se en­cuen­tra en cus­to­dia de las au­to­ri­da­des des­de el 25 de sep­tiem­bre del 2015. Su au­dien­cia de sen­ten­cia es­tá pro­gra­ma­da pa­ra el 25 de enero del 2017, y en­fren­ta la po­si­bi­li­dad de ca­de­na per­pe­tua.

Sus her­ma­nos, Emmanuel y Da­lia, ya se de­cla­ra­ron cul­pa­bles de car­gos re­la­cio­na­dos con los de Sa­muel, y tam­bién es­pe­ran sen­ten­cia.

Sa­MuEL VE­LaS­CO Gu­rro­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.