Hu­ye pe­rio­dis­ta sal­va­do­re­ño de pandillas… y el Go­bierno

Re­por­ta­je so­bre gan­gas le atra­jo ma­les­tar gu­ber­na­men­tal

El Diario de El Paso - - El Paso - Jay Root/The Te­xas Tri­bu­ne

San Sal­va­dor, El Sal­va­dor— Fue di­fí­cil cuan­do Jor­ge Bel­trán tu­vo que im­plo­rar por la seguridad de su fa­mi­lia con la ma­dre del lí­der de una pan­di­lla de la Ma­ra Sal­va­tru­cha. O sa­lir hu­yen­do de su ve­cin­da­rio pa­ra pro­te­ger a su hi­ja ado­les­cen­te de los cor­te­jos de miem­bros de pandillas.

A fi­nes del año pa­sa­do, su em­pleo co­mo re­por­te­ro y editor de un pe­rió­di­co en la ca­pi­tal mun­dial del ase­si­na­to dio un gi­ro aún más ex­tra­ño. Es­ta vez las ame­na­zas no pro­ve­nían de las pandillas, sino de su pro­pio Go­bierno.

Bel­trán se es­pe­cia­li­za en re­por­tar so­bre pandillas y el cri­men or­ga­ni­za­do en El Dia­rio de Hoy, uno de los más gran­des pe­rió­di­cos de El Sal­va­dor. El hom­bre de 46 años ha si­do re­por­te­ro du­ran­te 15 años, na­rran­do las olea­das de ase­si­na­tos, las ma­sa­cres por es­cua­dro­nes de la muer­te y la co­rrup­ción ofi­cial que ha inun­da­do la ca­pi­tal de la na­ción en años re­cien­tes.

A fi­na­les de di­ciem­bre del 2015, pu­bli­có un ma­pa de­ta­llan­do cuá­les de los ve­cin­da­rios de San Sal­va­dor eran con­tro­la­dos por las po­de­ro­sas pandillas ca­lle­je­ras, in­clu­yen­do a la Ma­ra Sal­va­tru­cha (o MS-13) y al Ba­rrio 18. Lo hi­zo pa­ra pro­por­cio­nar una guía in­ter­ac­ti­va pa­ra ayu­dar a la gen­te a na­ve­gar los con­fu­sos y di­fí­ci­les lí­mi­tes de las pandillas; sa­ber por dón­de no atra­ve­sar es li­te­ral­men­te un asun­to de vi­da o muer­te.

Pe­ro las au­to­ri­da­des de las agencias po­li­cia­cas na­cio­na­les se aver­gon­za­ron mu­cho con la no­ción de que ha­bían per­di­do el con­trol de enor­mes áreas de San Sal­va­dor en fa­vor de las ma­ras, las pandillas. Unos días des­pués de que se pu­bli­ca­ron los ma­pas, el go­bierno ‘con­tra­ata­có’.

Ci­tan­do le­yes que cla­si­fi­can a las pandillas ca­lle­je­ras co­mo or­ga­ni­za­cio­nes te­rro­ris­tas –y dan­do a las au­to­ri­da­des po­de­res pa­ra cas­ti­gar a sus ‘co­la­bo­ra­do­res, sim­pa­ti­zan­tes y pa­tro­ci­na­do­res’– un al­to co­man­dan­te de la po­li­cía na­cio­nal pre­sen­tó una que­ja con­tra el pe­rió­di­co don­de Bel­trán tra­ba­ja an­te el pro­cu­ra­dor ge­ne­ral.

El pre­sun­to car­go: pro­mo­ver el te­rro­ris­mo e in­ci­tar al cri­men, de­li­tos que ame­ri­tan has­ta cua­tro años en pri­sión.

Aco­so

En El Sal­va­dor, ‘los ofi­cia­les aco­san y ame­na­zan a los re­por­te­ros que tra­tan de in­ves­ti­gar la co­rrup­ción o las fi­nan­zas del go­bierno’, de acuer­do con el gru­po de apo­yo a la pro­fe­sión Re­por­te­ros sin Fron­te­ras.

El año pa­sa­do, por ejem­plo, el pe­rió­di­co di­gi­tal El Fa­ro re­ci­bió ame­na­zas de muer­te por re­por­tar so­bre los ase­si­na­tos ex­tra­ju­di­cia­les de miem­bros de pandillas por par­te de la Po­li­cía. Eso si­guió a un re­tro­ce­so pre­vio, en 2012, cuan­do El Fa­ro re­por­tó ame­na­zas lue­go de pu­bli­car his­to­rias de una con­tro­ver­sial tre­gua en­tre el Go­bierno y los miem­bros de pandillas.

Más re­cien­te­men­te, el re­por­te­ro sal­va­do­re­ño Héc­tor Sil­va Áva­los, au­tor de ‘In­fil­tra­do: Crónica de la Co­rrup­ción en la Po­li­cía Ci­vil Na­cio­nal’, ha en­fren­ta­do aco­so le­gal de un hom­bre de ne­go­cios pro­mi­nen­te y co­nec­ta­do po­lí­ti­ca­men­te, Jo­sé Enrique Rais, por su re­por­te en el que ci­ta re­gis­tros de la Cor­te de Flo­ri­da don­de des­cri­ben a Rais co­mo un ‘ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio’ de la Agen­cia An­ti­dro­gas es­ta­dou­ni­den­se.

Rais –quien lue­go en­fren­tó car­gos por los fis­ca­les sal­va­do­re­ños en una in­ves­ti­ga­ción se­pa­ra­da so­bre co­rrup­ción don­de se in­vo­lu­cra­ba a un ex pro­cu­ra­dor ge­ne­ral– ha usa­do las le­yes pe­na­les de El Sal­va­dor so­bre di­fa­ma­ción, cri­ti­ca­das por los de­fen­so­res de la pren­sa li­bre, pa­ra ame­na­zar a Sil­va.

Las ar­gu­cias pa­ra aco­sar o ame­na­zar a los re­por­te­ros po­drían te­ner efec­tos en­fria­do­res en un mo­men­to en el que –gra­cias en par­te a la com­pe­ten­cia ro­bus­ta del van­guar­dis­ta pe­rió­di­co en lí­nea El Fa­ro–, la pren­sa sal­va­do­re­ña ha es­ta­do pro­du­cien­do pe­rio­dis­mo de pri­me­ra cla­se, de acuer­do con Ro­sen­tal Al­ves, di­rec­tor del Cen­tro de Ca­ba­lle­ros de la Uni­ver­si­dad de Te­xas en Aus­tin.

In­se­gu­ro has­ta en su ca­sa

La vio­len­cia en las ca­lles es­tá cre­cien­do tan­to que los re­por­te­ros di­fie­ren po­co de los de­más ci­vi­les en tra­tar de lle­var una vi­da a sal­vo pa­ra ellos mis­mos y sus fa­mi­lias. Bel­trán tie­ne ex­pe­rien­cia de pri­me­ra mano.

Re­ci­bió ame­na­zas de muer­te en su pro­pia ciu­dad, So­ya­pan­go, aho­ra uno de los ba­rrios más in­fes­ta­dos de pandillas en el área me­tro­po­li­ta­na de San Sal­va­dor. Iró­ni­ca­men­te, las pandillas no co­men­za­ron a in­fil­trar­se en su ve­cin­da­rio has­ta el 2012, ex­pli­có Bel­trán.

Ese año, un jo­ven miem­bro de MS-13 que huía de la Po­li­cía tra­tó de re­fu­giar­se en la ca­sa de Bel­trán, pe­ro el re­por­te­ro se rehu­só a de­jar que el chi­co en­tra­ra. Mi­nu­tos des­pués, cuan­do lle­gó la Po­li­cía, Bel­trán le di­jo lo que vio.

‘El he­cho de ha­blar con la Po­li­cía so­bre él –eso fue co­mo una sen­ten­cia de muer­te pa­ra mí’, na­rró Bel­trán. ‘El mu­cha­cho que­ría ma­tar­me’.

Afor­tu­na­da­men­te, Bel­trán co­no­cía a la ma­dre de un en­cum­bra­do miem­bro de MS-13. Acu­dió a ella, ex­pli­cán­do­le que él só­lo di­jo a la Po­li­cía que vio a al­guien co­rrien­do y que no po­día men­tir­le a las au­to­ri­da­des.

‘Ella le di­jo a su hi­jo: Oye, no te me­tas con es­ta gen­te. Ellos no es­tán de par­te de na­die. Su hi­jo di­jo: es­tá bien, no te preo­cu­pes’, re­cor­dó Bel­trán. ‘Si no hu­bié­ra­mos he­cho eso, ha­bría­mos te­ni­do mu­chos pro­ble­mas. Nos ha­brían ma­ta­do’.

Po­co des­pués del in­ci­den­te, Bel­trán em­pe­zó a no­tar que su ve­cin­da­rio cam­bia­ba. Ha­bía co­men­za­do con ese pan­di­lle­ro. Lue­go lle­gó otro. Y otro. Fi­nal­men­te, ha­bían es­ta­ble­ci­do el con­trol de las ca­lles.

Bel­trán es­cri­bió acer­ca de vi­vir en­tre pan­di­lle­ros a me­dia­dos del 2013 en un ar­tícu­lo en lí­nea ti­tu­la­do ‘Dia­rio de un pe­rio­dis­ta que vi­ve en un ve­cin­da­rio do­mi­na­do por las pandillas’.

En una oca­sión co­men­tó que se en­con­tra­ba dis­fru­tan­do de so­pa de lan­gos­ta du­ran­te el al­muer­zo con su fa­mi­lia cuan­do dos pandillas ri­va­les co­men­za­ron a dis­pa­rar­se mu­tua­men­te en la es­qui­na de la ca­lle, jus­to afue­ra de su ca­sa.

Re­por­tó sa­ber que ha­bía pan­di­lle­ros dur­mien­do so­bre su te­cho pa­ra evi­tar ser cap­tu­ra­dos; ni­ños jó­ve­nes sa­lu­dán­do­se con sa­lu­dos com­ple­jos tí­pi­cos de las pandillas; ni­ños sien­do des­lum­bra­dos con ce­lu­la­res y bi­ci­cle­tas pa­ra unir­se a las pandillas.

Le lle­vó más de dos años en­con­trar un lu­gar se­gu­ro que pu­die­ra pa­gar. Aún es due­ño de la vie­ja ca­sa en So­ya­pan­go, pe­ro la ren­ta es al­ta en su nue­va co­lo­nia, don­de el nú­me­ro de ase­si­na­tos es más co­mo el de la tran­qui­la Cos­ta Ri­ca que co­mo las par­tes feas de San Sal­va­dor.

‘Es­ta­mos bien. El ni­vel de seguridad es muy al­to. No hay pan­di­lle­ros dur­mien­do en el te­cho. No más ti­ro­teos’, di­jo.

Jor­ge Bel­trán, editor de El Dia­rio de Hoy

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.