Os­cu­ras fan­ta­sías

El Diario de El Paso - - Opinión - Paul Krug­man

Nue­va York – Yo per­te­nez­co a la ge­ne­ra­ción pos­te­rior a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, la de los “baby boo­mers”, lo que sig­ni­fi­ca que ten­go la edad su­fi­cien­te pa­ra re­cor­dar que los con­ser­va­do­res les gri­ta­ban: “¡Es­ta­dos Uni­dos, áma­lo o ve­te!”, a las per­so­nas de la iz­quier­da que cri­ti­ca­ban al ra­cis­mo y la de­sigual­dad. Sin em­bar­go, eso fue ha­ce mu­cho tiem­po. Hoy en día, el des­dén por Es­ta­dos Uni­dos – el Es­ta­dos Uni­dos que real­men­te exis­te, no el “Es­ta­dos Uni­dos real” que es ima­gi­na­rio, en el que las mi­no­rías y las mu­je­res sa­ben cuál es su lu­gar – es­tá con­cen­tra­do en la de­re­cha.

Sin lu­gar a du­das que los pro­gre­sis­tas to­da­vía ven que mu­cho es­tá mal con nues­tra so­cie­dad y bus­can cam­biar­la. Sin em­bar­go, tam­bién ce­le­bran el pro­gre­so que he­mos lo­gra­do, y, en gran , par­te del cam­bio que bus­can es in­cre­men­tal: im­pli­ca cons­truir so­bre las ins­ti­tu­cio­nes exis­ten­tes y no en arra­sar con to­do y vol­ver a em­pe­zar.

Por otra par­te, es ca­da vez más fre­cuen­te en­con­trar a per­so­na­jes de la de­re­cha que des­cri­ben a nues­tra so­cie­dad co­mo una dis­to­pía de pe­sa­di­lla.

Es­to es ob­via­men­te cier­to pa­ra Do­nald Trump, quien per­ci­be al mun­do a tra­vés de len­tes co­lo­rea­dos en san­gre. En su vi­sión de Es­ta­dos Uni­dos – cla­ra­men­te de­ri­va­da de fuen­tes, en su ma­yor par­te, de los su­pre­ma­cis­tas blan­cos y neo­na­zis –, el cri­men es­tá de­sen­fre­na­do, los ba­rrios mar­gi­na­les son zo­nas de gue­rra y hor­das de in­mi­gran­tes vio­len­tos es­tán en­tran­do por nues­tra fron­te­ra abier­ta. En reali­dad, los ase­si­na­tos se en­cuen­tran en un ni­vel his­tó­ri­ca­men­te ba­jo, es­ta­mos vien­do un gran re­sur­gi­mien­to ur­bano y la inmigración ne­ta de Mé­xi­co es ne­ga­ti­va. Sin em­bar­go, so­lo di­go eso por­que yo soy par­te de la cons­pi­ra­ción.

En­tre tan­to, es po­si­ble en­con­trar vi­sio­nes igual­men­te os­cu­ras, que ca­si tam­po­co se co­rres­pon­den con la reali­dad, en­tre los re­pu­bli­ca­nos de la eli­te, gen­te co­mo Paul Ryan, el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes.

Ryan, cla­ro, es uno de los pre­di­lec­tos de los me­dios de in­for­ma­ción. De he­cho, no cuen­ta con un fuer­te apo­yo de las ba­ses de su pro­pio par­ti­do; su pro­mi­nen­cia pro­vie­ne, más bien, del cuer­po de la pren­sa que ha­ce años de­ci­dió que él era el ar­que­ti­po del con­ser­va­du­ris­mo se­rio y ho­nes­to, y se afe­rra a esa his­to­ria sin im­por­tar cuán­tas ve­ces se se­ña­le la ob­vie­dad de la frau­du­len­cia y la cruel­dad de sus pro­pues­tas. Si el pa­sa­do es al­gu­na se­ñal, pron­to se­rá per­do­na­do por su de­bi­li­dad mo­ral en es­tas elec­cio­nes, su ne­ga­ti­va a rom­per con Trump – aun pa­ra con­de­nar­lo por cues­tio­nar la le­gi­ti­mi­dad del vo­to –, sin im­por­tar cuán gro­tes­co se ha­ga el com­por­ta­mien­to del can­di­da­to del Par­ti­do Re­pu­bli­cano.

Sin em­bar­go, en lo que va­le, hay que con­si­de­rar la des­crip­ción que hi­zo Ryan de Es­ta­dos Uni­dos la se­ma­na pa­sa­da en un dis­cur­so an­te los re­pu­bli­ca­nos del co­le­gio. En su pro­pio es­ti­lo, es­tu­vo tan fue­ra de la reali­dad co­mo las vo­ci­fe­ra­cio­nes de Do­nald Trump (a quien nun­ca men­cio­nó Ryan).

Bien, pa­ra ser ho­nes­tos, Ryan di­jo que es­ta­ba des­cri­bien­do el fu­tu­ro _ lo que pa­sa­rá si Hi­llary Clin­ton ga­na _ en lu­gar del pre­sen­te. Sin em­bar­go, esen­cial­men­te, Clin­ton es­tá pro­po­nien­do una pla­ta­for­ma de cen­tro iz­quier­da, una ex­ten­sión de las po­lí­ti­cas que pu­do im­ple­men­tar el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma en sus dos pri­me­ros años y es­tá bas­tan­te cla­ro que las ob­ser­va­cio­nes de Ryan te­nían el pro­pó­si­to de ser una ima­gen de lo que ha­cen to­das esas po­lí­ti­cas.

Se­gún él, es muy som­brío. Ha­brá, di­jo, “pe­sa­dum­bre y las co­sas se­rán tan po­co pro­me­te­do­ras”, go­ber­na­das por una “bu­ro­cra­cia fría e in­sen­si­ble”. Nos va­mos a con­ver­tir en un lu­gar “en el que la pa­sión _ exac­ta­men­te de lo que es­tá he­cha la vi­da mis­ma _ se ha­ya ex­tin­gui­do”. Y es­te es el ti­po de Es­ta­dos Uni­dos que Clin­ton “no se de­ten­drá an­te na­da pa­ra te­ner”.

¿Aca­so Es­ta­dos Uni­dos hoy se pa­re­ce en al­go a eso? Te­ne­mos mu­chos pro­ble­mas, pe­ro no se pue­de de­cir que vi­va­mos en un mias­ma de de­ses­pe­ra­ción. De­je­mos de la­do las es­ta­dís­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les (en las que des­con­fían ca­si la mi­tad de los par­ti­da­rios de Trump), Ga­llup en­cuen­tra que 80 por cien­to de los es­ta­dou­ni­den­ses es­tán sa­tis­fe­chos con su ni­vel de vi­da, en com­pa­ra­ción con 73 por cien­to en el 2008, y que 55 por cien­to se con­si­de­ra “prós­pe­ro”, en com­pa­ra­ción con 49 por cien­to en el 2008. Y exis­ten bue­nas ra­zo­nes pa­ra te­ner esas bue­nas opi­nio­nes: la re­cu­pe­ra­ción de la cri­sis fi­nan­cie­ra fue más len­ta de lo que de­bió ha­ber si­do, pe­ro es ba­jo el des­em­pleo, au­men­ta­ron los in­gre­sos el año pa­sa­do y, gra­cias al Oba­ma­ca­re, son más los es­ta­dou­ni­den­ses que tie­nen se­gu­ro mé­di­co hoy que an­tes.

Así es que la vi­sión de Ryan de Es­ta­dos Uni­dos no se pa­re­ce en na­da a la reali­dad. No obs­tan­te, le es com­ple­ta­men­te fa­mi­liar a cual­quie­ra que ha­ya leí­do “Atlas Sh­rug­ged” (“La re­be­lión de Atlas”) de Ayn Rand cuan­do era ado­les­cen­te. Hoy en día el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes nie­ga ser un ad­mi­ra­dor de Rand, pe­ro si bien se pue­de al me­nos fin­gir que se sa­ca al chi­co del cul­to, no se pue­de sa­car al cul­to del chi­co. Co­mo Rand _ ¡quien, bá­si­ca­men­te, es­ta­ba es­cri­bien­do so­bre el Es­ta­dos Uni­dos en los años de Ei­sen­ho­wer! _, él ve el mun­do ho­rri­ble que se su­po­nía que pro­du­ci­rían las po­lí­ti­cas pro­gre­sis­tas, en lu­gar del país con sus de­fec­tos, pe­ro lleno de es­pe­ran­za en el que vi­vi­mos en reali­dad.

En­ton­ces, ¿por qué la de­re­cha mo­der­na odia a Es­ta­dos Uni­dos? No exis­te de­ma­sia­do tras­la­pe en la sus­tan­cia en­tre la pro­pa­ga­ción del mie­do que ha­ce Trump y la de Ryan, pe­ro exis­te una cla­ra ali­nea­ción de in­tere­ses. La gen­te a la que re­pre­sen­ta Trump quie­re su­pri­mir y pri­var de sus de­re­chos us­te­des sa­ben a quié­nes; los in­tere­ses del gran ca­pi­tal que apo­yan al con­ser­va­du­ris­mo al es­ti­lo de Ryan quie­ren pri­va­ti­zar y, en ge­ne­ral, des­man­te­lar, la red de seguridad so­cial, y es­tán dis­pues­tos a ha­cer lo que se ne­ce­si­te pa­ra lo­grar­lo. La gran in­te­rro­gan­te es si in­sul­tar a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra in­ti­mi­dar es una es­tra­te­gia po­lí­ti­ca que pue­de, de he­cho, ga­nar. Pron­to lo va­mos a ave­ri­guar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.