El ar­te de ha­cer po­lí­ti­ca

El Diario de El Paso - - Opinión - Fran­cis­co E. Pa­di­lla

La ben­di­ta he­ren­cia de los grie­gos se dio en los tiem­pos an­ti­guos, no so­lo en as­pec­tos de cul­tu­ra, len­gua­je, avan­ces y desa­rro­llo so­cial que le die­ron, prin­ci­pal­men­te, un pun­to de par­ti­da, sig­ni­fi­ca­dos y la ra­zón de ser del en­te so­cial por ex­ce­len­cia, el hom­bre, a quién tan­to Pla­tón co­mo Aris­tó­te­les le de­di­ca­ron sus obras ex­cel­sas.

Esos prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos en la Gre­cia An­ti­gua no te­nían con­for­mes a sus fun­da­do­res, da­do que es­ta­ban muy in­fluen­cia­dos por las di­vi­ni­da­des exis­ten­tes, por lo que al co­rrer del tiem­po fue­ron crean­do to­da una fi­lo­so­fía po­lí­ti­ca que die­ra una ex­pli­ca­ción más ra­cio­nal a la problemática de La Re­pú­bli­ca de Pla­tón, ra­zo­na­mien­tos que le die­ran al ciu­da­dano res­pues­tas reales en la ciu­dad en la que vi­vían y se desa­rro­lla­ban. Les ur­gía en­con­trar res­pues­tas pa­ra una me­jor re­la­ción so­cial, con sus va­lo­res ins­ti­tu­cio­na­les que ri­gie­ran esa re­la­ción, en otras pa­la­bras que lo éti­co, po­lí­ti­co y on­to­ló­gi­co (el fi­lo­so­far so­bre el ser) no se die­ran por se­pa­ra­do, sino in­te­gral­men­te.

Es por eso que Aris­tó­te­les le dio por crear el con­cep­to de zoon po­li­ti­kón, con dedicatoria pa­ra el hom­bre, tra­du­ci­do co­mo ‘ani­mal po­lí­ti­co’, quién le asig­na una ac­ti­vi­dad su­pe­rior de ti­po so­cial a desa­rro­llar den­tro de la ciu­dad (la po­lis). Es­te fi­ló­so­fo con­si­de­ra­ba a los Grie­gos li­bres y ra­cio­na­les al vi­vir en la po­lis y se di­fe­ren­cia­ban de los ani­ma­les por ello, a di­fe­ren­cia de los per­sas y egip­cios pre­sas del des­po­tis­mo, la ig­no­ran­cia y su­pers­ti­ción. Al vi­vir en la ciu­dad los con­du­jo a crear la nue­va pra­xis so­cial, la po­lí­ti­ca.

Es su­ma­men­te ex­ten­sa la teo­ría po­lí­ti­ca de Aris­tó­te­les, quién la de­jó es­cri­ta en ocho li­bros re­la­ti­vos al te­ma, sien­do su­ma­men­te cohe­ren­te en su con­cep­to de la teo­ría po­lí­ti­ca que bus­ca­ba la ciu­dad per­fec­ta (Li­bros IV al VII) me­dian­te la ob­ser­va­ción y el mé­to­do in­duc­ti­vo-com­pa­ra­ti­vo-ju­rí­di­co y que ade­más tra­jo con­si­go el con­cep­to de Es­ta­do, co­mo en­te ju­rí­di­co con el que cuen­ta el ciu­da­dano.

Es de un gran mé­ri­to sus con­cep­cio­nes de los seis ti­pos de go­bierno y su an­tí­te­sis o de­gra­da­ción: 1.- Mo­nar­quía co­mo el go­bierno de una so­lo per­so­na, vs Ti­ra­nía. 2.- El go­bierno de unas po­cas per­so­nas, la Aris­to­cra­cia, vs la Oli­gar­quía. 3.- La De­mo­cra­cia co­mo el go­bierno de mu­chos, sien­do su co­rrup­ción la Oclo­cra­cia. Gran­des apor­ta­cio­nes hi­zo a las ma­te­rias de la Ló­gi­ca, Fí­si­ca, Eti­ca y Me­ta­fí­si­ca.

El ar­te de ha­cer po­lí­ti­ca con las raí­ces grie­gas, es­ta­ble­cie­ron las con­duc­tas a se­guir en es­ta ma­te­ria y con una in­fluen­cia has­ta la épo­ca mo­der­na.

Sin em­bar­go, Só­cra­tes. Pla­tón y Aris­tó­te­les se le­van­ta­rían de sus tumbas, to­ma­dos de la mano de los gran­des fun­da­do­res de los Es­ta­dos Uni­dos de Nor­tea­mé­ri­ca, co­mo Geor­ge Was­hing­ton, John Adams, Ben­ja­min Fran­klin y Tho­mas Jef­fer­son y otros, al ob­ser­var los gran­des desa­ti­nos de quié­nes quie­ren di­ri­gir los des­ti­nos de es­ta gran na­ción.

La no­che del 9 de Oc­tu­bre fui­mos tes­ti­gos del round # 10 en­tre Do­nald Trump y Hi­llary Clin­ton en la pe­lea por la silla pre­si­den­cial, lle­va­do a ca­bo es­te de­ba­te en la Uni­ver­si­dad de San Louis, Mis­sou­ri du­ran­te 90 mi­nu­tos. Las ca­li­fi­ca­cio­nes no se hi­cie­ron es­pe­rar, unas a fa­vor de uno y otras a fa­vor de la otra.Nos que­da­mos con una que con­si­de­ra­mos se­ria, la de CNN que le dio un 57 % a la ga­na­do­ra Hi­llary Clin­ton y un 37 % a Do­nald Trump.

Es­pe­ra­re­mos el round # 11, en el 3er y úl­ti­mo de­ba­te pa­ra ma­ña­na, el 19 de oc­tu­bre, que­dan­do el round # 12 y fi­nal en las elec­cio­nes el 8 de no­viem­bre, 2016, en don­de, sin du­da, ten­dre­mos un se­gu­ro no­cáut pa­ra uno de los con­ten­dien­tes.

La ca­de­na Uni­vi­sión es­tre­nó un De­tec­tor de Men­ti­ras que al fi­nal da­ría las me­da­llas res­pec­ti­vas pa­ra el más men­ti­ro­so, lle­ván­do­se Do­nald Trump la me­da­lla de oro con la men­ti­ra más des­ca­ra­da y más ob­via, una afir­ma­ción que na­die le cre­yó, pues aca­ba­ban de de­ve­lar un vi­deo de ha­ce 11 años en don­de se ex­pre­só de la peor ma­ne­ra y vul­gar­men­te acer­ca de su ma­ne­ra de acer­car­se a las mu­je­res, in­sul­tán­do­las por su apa­rien­cia, hu­mi­llán­do­las y de­ni­grán­do­las, co­mo lo ha he­cho y lo si­gue ha­cien­do con la ex Miss Uni­ver­so Ali­cia Ma­cha­do.

Y así se atre­vió a de­cir que “na­die res­pe­ta más a las mu­je­res que yo”. Tam­bién se lle­vó la pla­ta con la men­ti­ra de que Hi­llary es quién ha­bía ini­cia­do la ofen­si­va de que Oba­ma no ha­bía na­ci­do en los Es­ta­dos Uni­dos, ha­bien­do si­do un ase­sor de nom­bre Sidney Blumenthal. Y fi­nal­men­te la de bron­ce res­pec­to a sus men­ti­ras so­bre inmigración. ¡Un cam­peón de la men­ti­ra!

Que­da ver lo que di­cen ma­ña­na.

Post Scrip­tum

La te­má­ti­ca en el men­cio­na­do de­ba­te ver­só prin­ci­pal­men­te en los erro­res per­so­na­les de­tec­ta­dos a am­bos can­di­da­tos.

Asi, mien­tras Hi­llary le re­cor­da­ba a Trump el úl­ti­mo ha­llaz­go so­bre su con­duc­ta y mo­do de pen­sar so­bre las mu­je­res, pu­bli­ca­do en una cru­da gra­ba­ción, él se li­mi­ta­ba a con­tes­tar que aque­llo fue una plá­ti­ca de ves­ti­dor, in­ten­tan­do res­tar­le im­por­tan­cia a un pun­to que des­ba­lan­cea­ría la ca­rre­ra pre­si­den­cial, pues a los dos días del de­ba­te ya ha­bía subido la di­fe­ren­cia a on­ce pun­tos en fa­vor de Clin­ton y en el pro­pio par­ti­do Re­pu­bli­cano su lí­der Paul Ryan le re­ti­ró el apo­yo a Trump una vez más, a quién és­te ul­ti­mo lo eti­que­tó co­mo “dé­bil e inefec­ti­vo”; ata­có de nue­vo a John McCain y a los re­pu­bli­ca­nos “des­lea­les” que le re­ti­ra­ron tam­bién su so­por­te. De una ma­ne­ra en­fer­ma, di­ce que to­do mun­do es­tá en su con­tra al de­cla­rar que “se lan­zan con­tra mi des­de to­dos la­dos, ellos no sa­ben có­mo ga­nar, ¡les en­se­ña­ré”!

Lo úni­co agra­da­ble que los oyen­tes a tal de­ba­te pre­sen­cia­ron pro­vino de una pre­gun­ta de un asis­ten­te, en el sen­ti­do de que con­tes­ta­ran si en­cuen­tran al­go agra­da­ble el uno del otro. Y sí, Clin­ton le mos­tró un res­pe­to a los hi­jos de Trump, al­go bien de­bió ha­ber he­cho, di­jo; mien­tras Trump le re­co­no­ció a Clin­ton que nun­ca se rin­de, nun­ca aflo­ja y por eso la res­pe­ta.

Eso es co­mo se com­por­ta nues­tra po­lí­ti­ca ac­tual­men­te, una cru­da reali­dad, pe­ro he­mos de de­cir que no es ex­clu­si­vo de Nor­tea­mé­ri­ca, en to­dos los de­más paí­ses tam­bién “se cue­cen ha­bas”. De ver­dad, ex­tra­ño la ca­li­dad de vi­da de la Gre­cia an­ti­gua

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.