En­fren­tan in­cer­ti­dum­bre ve­ci­nos de ‘Little Du­ran­go’

Te­men que cons­truc­ción de are­na des­tru­ya avan­ces de la úl­ti­ma dé­ca­da

El Diario de El Paso - - Portada - Sa­bri­na Zu­ni­ga/El Dia­rio de El Pa­so

Al­gu­na vez co­no­ci­do co­mo Little Du­ran­go, el ve­cin­da­rio que se en­cuen­tra al sur del Cen­tro de Con­ven­cio­nes de El Pa­so ha evo­lu­cio­na­do tre­men­da­men­te en la úl­ti­ma dé­ca­da, a de­cir de sus mo­ra­do­res.

El ba­rrio que al­gu­na vez lu­chó por co­rrer a los va­gos, dro­ga­dic­tos y pros­ti­tu­tas que ahí se con­gre­ga­ban por las no­ches, hoy en día pre­su­me vi­vien­das re­mo­za­das, ca­lles lim­pias y un par­que­ci­to bien cui­da­do.

Los ve­ci­nos aho­ra ha­blan con or­gu­llo de su sec­tor, pe­ro te­men que de la no­che a la ma­ña­na, to­do es­te pro­gre­so se ven­ga aba­jo por un man­da­to del Ayun­ta­mien­to.

“Yo ya ten­go mu­cho tiem­po vi­vien­do aquí... con mu­cho sa­cri­fi­cio he­mos po­di­do lo­grar que es­ta zo­na que­de lim­pia, sin de­lin­cuen­cia ni per­so­nas aje­nas que bus­ca­ban ha­cer fe­cho­rías”, di­jo An­to­nia Mo­ra­les, de 88 años.

“Aho­ra que la se­gu­ri­dad es­tá bien, que es­ta­mos es­ta­ble­ci­dos, es cuando el (Ayun­ta­mien­to) re­cla­ma y quie­re po­ner al­go in­ne­ce­sa­rio aquí”, di­jo la re­si­den­te de Chihuahua Street.

El Ca­bil­do de El Pa­so es­ta se­ma­na vo­tó 7-0 ubi­car en el ve­cin­da­rio una nue­va are­na mul­ti­usos de 13 mil asien­tos que es­pe­ran, se con­vier­ta en otro de­to­nan­te de desa­rro­llo pa­ra el Cen­tro de la ciu­dad.

El pro­yec­to de cons­truc­ción com­pren­de una zo­na de dos man­za­nas, for­man­do un cua­dro por la ave­ni­da San An­to­nio Oes­te, la ca­lle San­ta Fe, West Pai­sano Dri­ve y la ca­lle León.

El edi­fi­cio de la are­na en sí re­que­ri­ría la re­ubi­ca­ción de cuando me­nos 47 per­so­nas, pe­ro eso no to­ma en cuen­ta el es­ta­cio­na­mien­to re­que­ri­do pa­ra aco­mo­dar la lle­ga­da de multitudes, ni el po­si­ble en­ca­re­ci­mien­to de ren­tas o in­cre­men­to de im­pues­tos de pro­pie­dad re­sul­tan­tes.

Mo­ra­les, que lle­va me­dio si­glo vi­vien­do en el sec­tor, di­jo sen­tir­se cons­ter­na­da an­te la po­si­bi­li­dad de ser obli­ga­da a re­ubi­car­se.

“Los ve­ci­nos ya nos co­no­ce­mos de toda la vi­da. He­mos tra­ba­ja­do mu­cho pa­ra po­der lim­piar es­ta zo­na de pros­ti­tu­ción, pi­ca­de­ros y la­dro­nes. Lim­pia­mos con nues­tras ma­nos la hier­ba y ma­to­rra­les de las ban­que­tas y yar­das aban­do­na­das”, di­jo Mo­ra­les.

“La Policía nos apo­yó mu­cho, fue­ron años tra­tan­do de ase­gu­rar el área, pa­ra que nos quie­ran qui­tar de aquí des­pués de to­do lo que he­mos lo­gra­do”.

Se­gún el Ayun­ta­mien­to, el proceso pa­ra co­men­zar las ne­go­cia­cio­nes pa­ra po­der adquirir las pro­pie­da­des en el Cen­tro de la ciu­dad, ya fue apro­ba­do, y co­men­za­rá a la bre­ve­dad me­dian­te jun­tas y reunio­nes con ve­ci­nos.

“Nues­tro ob­je­ti­vo es la se­lec­ción del si­tio pa­ra po­der en­con­trar la me­jor ubi­ca­ción po­si­ble, de ma­ne­ra que apo­ye la vi­ta­li­dad del Cen­tro de la ciu­dad, y se ba­se en ne­go­cios activos, ten­ga fá­cil ac­ce­so a las au­to­pis­tas, y el me­nor nú­me­ro de efec­tos en pro­pie­da­des po­si­bles”, di­jo el ad­mi­nis­tra­dor mu­ni­ci­pal Tommy Gon­zá­lez.

Pe­ro una de las cons­ter­na­cio­nes prin­ci­pa­les por par­te de re­si­den­tes, es que no exis­te el su­fi­cien­te es­pa­cio pa­ra po­der al­ber­gar cer­ca de 3 mil vehícu­los al­re­de­dor del pró­xi­mo cen­tro de even­tos.

“Sim­ple­men­te con el Es­ta­dio de Beisbol y con el Cen­tro Cí­vi­co, ca­da vez que hay even­to an­dan los ca­rros vuel­ta y vuel­ta que no sa­ben ni dón­de me­ter­se por­que no hay lu­gar. No creo que va­yan so­la­men­te a usar el lu­gar que di­je­ron, ¿dón­de van a me­ter to­dos esos ca­rros?”, pre­gun­tó Jaz­mín Men­do­za, que vi­ve en la ca­lle León.

Otra de las va­rian­tes a dis­cu­tir en la es­ta­bi­li­dad de los re­si­den­tes es su pre­su­pues­to pa­ra po­der cos­tear ren­tas ele­va­das en al­gún otra par­te de la ciu­dad.

“Yo ten­go un ingreso al mes de 740 dó­la­res, y pa­go de renta aquí 390, si me voy a otro la­do mí­ni­mo son qui­nien­tos o seis­cien­tos dó­la­res de renta, más re­ci­bos y fac­tu­ras, no va­mos a po­der con los gas­tos. Soy fron­te­ri­za, y amo mi ciu­dad, pe­ro no me pa­re­ce jus­to que me quie­ran echar de mi pro­pia ca­sa”, di­jo Mo­ra­les.

Fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les in­di­ca­ron que los ve­ci­nos se­rían com­pen­sa­dos y re­ubi­ca­dos, pe­ro aún no han di­cho a dón­de. Y en cuan­to a la com­pen­sa­ción, és­ta pro­ba­ble­men­te iría a los pro­pie­ta­rios, mas no a las per­so­nas que han pa­ga­do renta aquí por mu­chos años.

La abo­ga­da de la Ciu­dad, Syl­via Bo­run­da Firth, di­fun­dió que “to­do los re­si­den­tes afec­ta­dos se­rán re­ubi­ca­dos de acuer­do con la ley. Es nues­tro ob­je­ti­vo ne­go­ciar de bue­na fe con los pro­pie­ta­rios pa­ra lle­gar a un acuer­do so­bre los pre­cios de com­pra. Va­mos a tra­ba­jar pa­ra desa­rro­llar un plan de re­ubi­ca­ción que fun­cio­ne pa­ra ca­da si­tua­ción, man­te­nien­do aque­llos que quie­ren per­ma­ne­cer en el Cen­tro en la zo­na”.

Se­gún el in­for­me ofi­cial del Con­da­do, di­ce que a ex­cep­ción de las 22 vi­vien­das iden­ti­fi­ca­das den­tro del re­cua­dro del pro­yec­to, exis­ten cin­co te­rre­nos bal­díos o su­per­fi­cies sin ha­bi­tan­tes, sie­te son co­mer­cia­les, otras sie­te son re­si­den­cia­les y dos son pro­pie­dad de la ciu­dad.

Así co­mo el mis­mo in­for­me se­ña­la que el di­se­ño del pro­yec­to in­cor­po­ra­rá las áreas ver­des, la es­ta­ción de bom­be­ros, el Par­que Me­mo­rial del Cuer­po de Bom­be­ros, así co­mo la es­ta­ción de Policía ubi­ca­da en la ca­lle Over­land, los cua­les per­ma­ne­ce­rán abier­tos y ope­ran­do.

“Las fron­te­ras no son ciu­da­des tu­rís­ti­cas, son ciu­da­des co­mer­cia­les, no ne­ce­si­ta­mos un es­ta­dio en me­dio de la co­lo­nia, ne­ce­si­ta­mos tra­ba­jos, no más es­tor­bos. ¿Por­que es­tán obs­tru­yen­do la en­tra­da? Yo es­toy de acuer­do, con que exis­tan es­tos lu­ga­res pe­ro, ¿por qué aquí?”, di­jo Fer­nan­do Ar­men­dá­riz, otro ve­cino del área.

El Go­bierno lo­cal ad­vir­tió que una po­ten­cial de­mo­ra po­dría re­sul­tar en un au­men­to en la ci­fra que fue apro­ba­da por los con­tri­bu­yen­tes co­mo par­te de las ini­cia­ti­vas del Bono de Ca­li­dad de Vi­da del 2012.

Y es que a só­lo dos días de la apro­ba­ción del pro­yec­to, per­so­na­jes lo­ca­les co­mo el his­to­ria­dor Max Gross­man, han ex­pre­sa­do su re­pu­dio a la lo­ca­ción del re­cién apro­ba­do pro­yec­to.

“Vo­ta­mos a fa­vor de una Are­na, pe­ro no pa­ra la de­mo­li­ción de la mi­tad del Cen­tro de El Pa­so el cual im­pli­ca el des­pla­za­mien­to de cientos de nues­tros ve­ci­nos, así co­mo de­mo­li­cio­nes de edi­fi­cios im­por­tan­tes. No ha­ce fal­ta de­cir que el da­ño po­lí­ti­co a los que apo­yan es­ta de­mo­li­ción ma­si­va se­rá in­cal­cu­la­ble”, di­jo Gross­man.

La de­ci­sión del Ca­bil­do es con­si­de­ra­da por los re­si­den­tes co­mo el co­mien­zo de una lar­ga lu­cha con la Ciu­dad.

“Lo que si­gue es te­ner con­ver­sa­cio­nes con la Ciu­dad pa­ra ver có­mo van a pro­ce­der con las ad­qui­si­cio­nes, ex­pli­có Gil­ber­to Gui­llén, je­fe de la aso­cia­ción de re­si­den­tes.

aHO­Ra tiE­NEN edi­fi­cios bien cui­da­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.