Acu­san mal­tra­to ani­mal en Uni­ver­si­dad Te­xas A&M

Re­ve­la re­por­te irre­gu­la­ri­da­des en la gran­ja de la Es­cue­la de Agri­cul­tu­ra

El Diario de El Paso - - Texas -

Da­llas— Pe­leas in­ter­nas y es­ca­sa su­per­vi­sión, así co­mo un ca­so de ‘ne­gli­gen­cia pro­fun­da’, con­tri­bu­ye­ron al mal­tra­to de ani­ma­les en un cam­pus de la Uni­ver­si­dad Te­xas A&M, de acuer­do con re­por­tes fe­de­ra­les y uni­ver­si­ta­rios.

La Uni­ver­si­dad Te­xas A&M en Com­mer­ce, al No­res­te de Da­llas, que­bran­tó tres es­ti­pu­la­cio­nes del De­cre­to so­bre Bie­nes­tar Ani­mal fe­de­ral, se­gún re­por­te del De­par­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra (USDA, por sus si­glas en in­glés) fe­cha­do el 15 de sep­tiem­bre. En­tre los ha­llaz­gos se ci­ta a un en­car­ga­do de cui­da­do ve­te­ri­na­rio que fue ve­ta­do en la gran­ja de la Es­cue­la de Agri­cul­tu­ra, un ad­mi­nis­tra­dor que mo­di­fi­có los pro­ce­di­mien­tos de ope­ra­cio­nes sin au­to­ri­dad pa­ra ello y por lo me­nos un ca­ba­llo que su­frió de­bi­do a que el en­car­ga­do de los equi­nos no si­guió las ins­truc­cio­nes pa­ra su aten­ción.

‘Es­te cen­tro ha te­ni­do con­ti­nuos pro­ble­mas pa­ra co­mu­ni­car­se y se­guir los li­nea­mien­tos del ve­te­ri­na­rio res­pon­sa­ble’, es­cri­bió la ins­pec­to­ra del USDA Cynt­hia Di­ge­sual­do.

El in­for­me se da a raíz de que en agos­to el rec­tor in­te­ri­no de Te­xas A&M en Com­mer­ce, Ray Keck, anun­ció una ‘política de ce­ro to­le­ran­cia’ pa­ra con la ne­gli­gen­cia con los ani­ma­les y su mal­tra­to.

Ayer, los por­ta­vo­ces de Te­xas A&M-Com­mer­ce y del Sis­te­ma Te­xas A&M no con­tes­ta­ron los re­ca­dos en los cua­les se les so­li­ci­ta­ban co­men­ta­rios so­bre el re­por­te fe­de­ral.

Du­ran­te el 2015 se de­ter­mi­nó me­dian­te au­di­to­ría in­ter­na que una ye­gua pre­ña­da su­frió por me­ses un tras­torno se­gún el cual los hue­sos le ha­bían gi­ra­do en las plan­tas de los pies. A pe­sar de lo an­te­rior, fue em­plea­da pa­ra la re­pro­duc­ción, lo cual con­tri­bu­yó a su su­fri­mien­to. Se de­ter­mi­nó la cul­pa­bi­li­dad del Co­mi­té Ins­ti­tu­cio­nal pa­ra Aten­ción y Uso Ani­ma­les (IACUC), un pa­nel de la ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va, por no su­per­vi­sar en for­ma apro­pia­da el cui­da­do de los ani­ma­les.

‘La cru­za de es­ta ye­gua en su es­ta­do ren­co cons­ti­tu­yó una se­ve­ra violación de los es­tán­da­res de la aten­ción ve­te­ri­na­ria y evi­den­cia una pro­fun­da ne­gli­gen­cia por par­te del per­so­nal de cui­da­do ani­mal en A&M-Com­mer­ce, el ve­te­ri­na­rio a car­go y el IACUC’, de acuer­do con un re­por­te in­terno in­de­pen­dien­te a los ha­llaz­go del USDA.

‘Se des­ti­tu­yó a los em­plea­dos res­pon­sa­bles de es­ta de­ci­sión’.

Even­tual­men­te se sa­cri­fi­có a la ye­gua.

Re­cien­te­men­te, Per­so­nas a Fa­vor del Tra­ta­mien­to Éti­co de los Ani­ma­les (PETA) pre­sen­tó una que­ja an­te la Fis­ca­lía de Dis­tri­to del Con­da­do Hunt, ale­gan­do que la ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va era cul­pa­ble de cruel­dad ani­mal con un ani­mal de ga­na­do. Ayer, el fis­cal de Dis­tri­to No­ble Wal­ker no con­tes­tó la lla­ma­da en la que se le pre­gun­tó si su ins­tan­cia es­tá in­ves­ti­gan­do el asun­to.

A pe­sar de las pa­la­bras pú­bli­cas de Keck, en sep­tiem­bre la ins­pec­ción fe­de­ral des­cu­brió que du­ran­te el ve­rano se mal­tra­tó a otros dos ca­ba­llos de­bi­do a fa­llas ad­mi­nis­tra­ti­vas.

En cier­to ca­so, un ve­te­ri­na­rio de­ter­mi­nó que una nue­va ye­gua es­ta­ba de­ma­sia­do del­ga­da y or­de­nó a un en­car­ga­do de equi­nos ali­men­tar­la se­pa­ra­da del ha­to. Pe­ro en los re­gis­tros de las ac­ti­vi­da­des dia­rias se mues­tra que las ins­truc­cio­nes em­pe­za­ron a aca­tar­se has­ta un mes des­pués y que el es­ta­do de la ye­gua si­guió de­te­rio­rán­do­se.

En otro ca­so, a un en­car­ga­do de cui­da­do ani­mal le preo­cu­pa­ba un pro­ble­ma que es­ta­ba te­nien­do un se­men­tal y bus­có in­for­ma­ción pa­ra po­ner­se en con­tac­to con los due­ños del ca­ba­llo.

Otro tra­ba­ja­dor le di­jo que ya se ha­bía no­ti­fi­ca­do a los pro­pie­ta­rios y que ha­bían re­cha­za­do que se die­ra tra­ta­mien­to al ani­mal. El em­plea­do aun así se co­mu­ni­có con los due­ños, quie­nes se­ña­la­ron no ha­ber si­do no­ti­fi­ca­dos y desear aten­der al ca­ba­llo.

El cam­Pus se ubi­ca al No­res­te de Da­llas

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.