Gra­cias a Dios por Wi­kiLeaks

El Diario de El Paso - - Opinión - Tho­mas L. Fried­man

Nue­va York – Con­fie­so que em­pe­za­ba a pre­gun­tar­me qué es lo que re­pre­sen­ta real­men­te la ver­da­de­ra Hi­llary Clin­ton, la que nun­ca se lle­ga a ver de­trás de las puer­tas ce­rra­das. Sin em­bar­go, aho­ra que, gra­cias a Wi­kiLeaks, he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de leer de­te­ni­da­men­te sus dis­cur­sos an­te Gold­man Sachs y otros ban­cos, es­toy más con­ven­ci­do que nun­ca de que ella es la pre­si­den­ta que Es­ta­dos Uni­dos ne­ce­si­ta hoy.

¡En se­rio, esos dis­cur­sos son in­creí­bles! Mues­tran a al­guien que tie­ne vi­sión, un en­fo­que prag­má­ti­co pa­ra con­se­guir que se ha­gan las co­sas y un sa­lu­da­ble ins­tin­to pa­ra equi­li­brar la ne­ce­si­dad de for­ta­le­cer nues­tras re­des de se­gu­ri­dad so­cial con dar­le rien­da suel­ta a la cla­se em­pre­sa­rial es­ta­dou­ni­den­se pa­ra crear el cre­ci­mien­to que se re­quie­re pa­ra sos­te­ner los pro­gra­mas so­cia­les.

Así es que gra­cias Vla­di­mir Putin por re­ve­lar có­mo es que Hi­llary real­men­te es­pe­ra go­ber­nar. So­lo desea­ría que más de ‘esa’ Hi­llary es­tu­vie­ra ha­cien­do cam­pa­ña en es­te mo­men­to y for­jan­do un man­da­to so­bre lo que real­men­te cree. ¿Wi­kiHi­llary? Es­toy con ella. ¿Por qué? Em­pe­ce­mos con lo que Wi­kiLeaks di­ce que ella di­jo en la con­fe­ren­cia del Ban­co Itaú de Bra­sil en ma­yo del 2013: “Creo que te­ne­mos que te­ner un plan con­cer­ta­do pa­ra in­cre­men­tar el co­mer­cio … y te­ne­mos que re­sis­tir el pro­tec­cio­nis­mo, otros ti­pos de ba­rre­ras al ac­ce­so al mer­ca­do y el co­mer­cio”.

Tam­bién di­jo: “Mi sue­ño es un mer­ca­do co­mún he­mis­fé­ri­co, con co­mer­cio abier­to y fron­te­ras abier­tas, en al­gún mo­men­to en el fu­tu­ro, con ener­gía que sea tan ver­de y sus­ten­ta­ble co­mo po­da­mos ob­te­ner­la, im­pul­san­do el cre­ci­mien­to y las opor­tu­ni­da­des pa­ra ca­da per­so­na en el he­mis­fe­rio”.

Eso es mú­si­ca pa­ra mis oí­dos. Un he­mis­fe­rio en el que los paí­ses co­mer­cien unos con otros, y don­de más per­so­nas pue­dan co­la­bo­rar e in­ter­ac­tuar en el tra­ba­jo, el es­tu­dio, el tu­ris­mo y el co­mer­cio, es una re­gión que pro­ba­ble­men­te se es­tá ha­cien­do más prós­pe­ra con me­nos con­flic­tos, es­pe­cial­men­te si más de ese cre­ci­mien­to es­tá ba­sa­do en la ener­gía lim­pia.

Si se com­pa­ra a nues­tro he­mis­fe­rio, o a la Unión Eu­ro­pea, o a los paí­ses asiá­ti­cos que co­mer­cian en­tre sí con, por de­cir, Orien­te Pró­xi­mo – don­de el flu­jo del co­mer­cio, el tu­ris­mo, el co­no­ci­mien­to y el tra­ba­jo en­tre los paí­ses se ha res­trin­gi­do de tiem­po atrás –, se ha­ce ob­via la ar­gu­men­ta­ción de la vi­sión de Hi­llary.

La for­ma en la que Ber­nie San­ders y Do­nald Trump han he­cho de co­mer­cio y glo­ba­li­za­ción pa­la­bras su­cias es ri­dí­cu­la. La mun­dia­li­za­ción y el co­mer­cio han ayu­da­do a sa­car a más gen­te de la po­bre­za en los úl­ti­mos 50 años que en cual­quier otro mo­men­to de la his­to­ria.

¿Ne­ce­si­ta­mos ha­cer ajus­tes pa­ra com­pen­sar y pro­te­ger me­jor a la mi­no­ría de la po­bla­ción es­ta­dou­ni­den­se afec­ta­da por un co­mer­cio y mo­vi­mien­tos más li­bres? ¡Se­gu­ro que sí! A eso se le lla­ma arre­glar un pro­ble­ma; no desechar to­do un sis­te­ma que sa­be­mos por los lar­gos re­gis­tros his­tó­ri­cos que con­tri­bu­ye, en el ba­lan­ce, al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y la com­pe­ti­ti­vi­dad, así co­mo a so­cie­da­des más abier­tas.

En un dis­cur­so pro­nun­cia­do an­te el gru­po Mor­gan Stan­ley el 18 de abril del 2013, Wi­kiHi­llary elo­gió el plan de re­duc­ción del dé­fi­cit de Sim­pson Bow­les, el cual in­clu­ye re­for­mar el có­di­go fis­cal pa­ra in­cre­men­tar la in­ver­sión y el em­pren­di­mien­to, e in­cre­men­tar cier­tos im­pues­tos, re­cor­tar al­gu­nos gas­tos y sub­si­dios pa­ra ha­cer­los más sus­ten­ta­bles.

El mo­de­lo por ex­ce­len­cia de esa gran negociación po­dría adop­tar mu­chas for­mas, di­jo Hi­llary, pe­ro en­fa­ti­zó a puer­ta ce­rra­da: “Sim­pson y Bow­les plan­tea­ron el mar­co co­rrec­to. Con­cre­ta­men­te, te­ne­mos que res­trin­gir el gas­to, te­ne­mos que te­ner in­gre­sos ade­cua­dos y te­ne­mos que in­cen­ti­var el cre­ci­mien­to. Es una fór­mu­la tri­par­ti­ta”.

Tie­ne ra­zón. Nun­ca sal­dre­mos de es­te es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co, ni pro­te­ge­re­mos a las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras, a me­nos que los sec­to­res em­pre­sa­rial y so­cial, los de­mó­cra­tas y los re­pu­bli­ca­nos, to­dos den y re­ci­ban al­go; y eso es exac­ta­men­te de don­de pro­ce­día Wi­kiHi­llary.

En un dis­cur­so de oc­tu­bre del 2013 an­te Gold­man Sachs, Clin­ton pa­re­ció su­ge­rir la ne­ce­si­dad de re­vi­sar las re­gu­la­cio­nes que se les im­pu­sie­ron a los ban­cos con la Re­for­ma Dodd Frank a Wall Street y con la Ley de pro­tec­ción al con­su­mi­dor, la cual se apro­bó en el 2010. La idea no era des­ha­cer­se de toda la nor­ma­ti­va, sino, más bien, ase­gu­rar­se de que no se es­tu­vie­ran im­po­nien­do car­gas in­ne­ce­sa­rias que li­mi­ta­ran los cré­di­tos a los pe­que­ños ne­go­cios y las em­pre­sas emer­gen­tes.

Co­mo lo ex­pre­só Clin­ton: “Se de­be pen­sar más en el proceso, y las transac­cio­nes y re­gu­la­cio­nes pa­ra que no eli­mi­ne­mos, ni mu­ti­le­mos lo que fun­cio­na, sino que nos con­cen­tre­mos en la for­ma más efec­ti­va de avan­zar con la fuer­za in­te­lec­tual y el po­der fi­nan­cie­ro que exis­ten aquí”. De nue­vo, to­tal­men­te co­rrec­to.

Tam­bién es po­si­ble en­con­trar en Wi­kiHi­llary, o en sus ase­so­res, re­fle­xio­nes so­bre “un im­pues­to al car­bono” y so­bre si sa­lir a apo­yar­lo o no, co­mo lo hi­zo San­ders. Ella op­tó por no ha­cer­lo aho­ra, pro­ba­ble­men­te pa­ra evi­tar que los re­pu­bli­ca­nos le en­do­sen que es­tá lla­man­do a te­ner un im­pues­to nue­vo en la cam­pa­ña elec­to­ral, pe­ro yo ten­go con­fian­za en que ella ha­ría par­te de su política so­bre el cli­ma el po­ner­le precio al car­bono.

Cuando leo Wi­kiHi­llary, en­tien­do que se tra­ta de una política in­te­li­gen­te, prag­má­ti­ca, de cen­tro iz­quier­da, que es­ta­rá in­cli­na­da a tra­ba­jar tan­to con la co­mu­ni­dad em­pre­sa­rial, co­mo con los re­pu­bli­ca­nos pa­ra man­te­ner a Es­ta­dos Uni­dos in­cli­na­do ha­cia la ex­pan­sión del co­mer­cio, el em­pren­di­mien­to y la in­te­gra­ción mun­dial, en tan­to que se re­do­blan los es­fuer­zos pa­ra pro­te­ger a los tra­ba­ja­do­res de los as­pec­tos ne­ga­ti­vos de es­tas po­lí­ti­cas.

So­lo la­men­to que los coor­di­na­do­res de la cam­pa­ña de Hi­llary pen­sa­ran que no po­día ha­blar co­mo en Wi­kiHi­llary pa­ra for­jar un man­da­to apro­pia­do pa­ra la pre­si­den­ta Hi­llary. Se ha­bría ga­na­do el respeto por atre­ver­se a ha­blar con la ver­dad an­te su pro­pio elec­to­ra­do _ y de­mos­trar li­de­raz­go _ y no a los vo­tos per­di­dos.

No obs­tan­te, gra­cias a Wi­kiLeaks, el equi­li­brio co­rrec­to de los ins­tin­tos en cuan­to a los pro­ble­mas que a mí me im­por­tan más. Así es que, de nue­vo, gra­cias Putin por ex­po­ner a ‘esa’ Hi­llary. Ella po­dría ser una pre­si­den­ta bas­tan­te bue­na pa­ra es­tos tiem­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.