Es­co­bar: es­pe­jo de Trump

El Diario de El Paso - - Opinión - Hum­ber­to Cas­pa Economista

Los Án­ge­les – Do­nald Trump se le ha com­pa­ra­do con los per­so­na­jes más fu­nes­tos e in­fa­mes de la his­to­ria, in­clu­yen­do con dic­ta­do­res co­mo Adol­fo Hitler de Ale­ma­nia, Jo­seph Sta­lin de la ex Unión So­vié­ti­ca y Au­gus­to Pi­no­chet de Chi­le, en­tre otros.

Aun­que mu­chos pen­sa­ran exa­ge­ra­da la com­pa­ra­ción del mag­na­te de co­pe­te ro­ji­zo con Pa­blo Es­co­bar, má­xi­mo je­fe del nar­co­trá­fi­co co­lom­biano en la dé­ca­da de 1980, lo cier­to es que, si se ana­li­zan sus per­so­na­li­da­des, exis­ten mu­chas si­mi­li­tu­des en­tre es­tos dos per­so­na­jes.

Lo úni­co di­fe­ren­te es que Es­co­bar con­se­guía sus me­tas y ob­je­ti­vos a tra­vés de la ame­na­za, la com­pra de fa­vo­res y las ba­las. Mien­tras que Trump se va­le de la ca­lum­nia, la men­ti­ra y un equi­po de abo­ga­dos ines­cru­pu­lo­sos que uti­li­zan sus co­no­ci­mien­tos pa­ra “ani­qui­lar” a las per­so­nas.

Los dos es­ta­ban muy in­tere­sa­do en la política del go­bierno. Ini­cial­men­te, a prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1980, Es­co­bar fue ele­gi­do co­mo re­pre­sen­tan­te a la Cá­ma­ra Na­cio­nal a tra­vés de un proceso elec­to­ral.

Su in­ten­ción en la política no fue só­lo lle­gar al Con­gre­so, sino as­pi­rar a la pre­si­den­cia de Co­lom­bia y con­ver­tir a su país en un en­te nar­co­tra­fi­can­te sin lí­mi­tes.

Trump, por su par­te, nun­ca par­ti­ci­pó en un proceso elec­to­ral an­te­rior a las elecciones de 2016.

Su in­ten­ción de lle­gar a la Ca­sa Blan­ca, sin em­bar­go, ha si­do una me­ta que lo ha cul­ti­va­do des­de muy jo­ven.

Tan­to Trump co­mo Es­co­bar crea­ron una es­tra­te­gia per­so­nal ba­sa­da en la lealtad pa­ra lo­grar sus ob­je­ti­vos.

En es­te sen­ti­do, los dos se dis­tin­guen por te­ner una per­so­na­li­dad au­to­ri­ta­ria y una to­ma de de­ci­sio­nes to­ta­li­ta­ria.

Pa­blo Es­co­bar siem­pre con­si­de­ró que las per­so­nas que le ro­dea­ban te­nían que ser in­di­vi­duos que no de­be­rían du­dar de su voz de man­do. A aque­llos que le de­mos­tra­ban su lealtad, los pre­mia­ba con gran­des su­mas de di­ne­ro. Em­pe­ro, aque­llas per­so­nas que du­da­ban de su li­de­raz­go o se en­tro­me­tían en sus pla­nes, sim­ple­men­te los man­da­ba a ma­tar.

Do­nald Trump no to­le­ra que le di­gan no. Las de­ci­sio­nes, tan­to en sus ne­go­cios co­mo en la pre­sen­te cam­pa­ña elec­to­ral, han si­do to­ma­das de una ma­ne­ra uni­la­te­ral. Las su­ge­ren­cias de los di­rec­to­res de su cam­pa­ña política ape­nas son es­cu­cha­das, ra­ras ve­ces son im­ple­men­ta­das.

Por eso no sor­pren­da a na­die que gri­te a los cua­tro vien­tos que se “li­bró de las ca­de­nas que le im­pu­so el Par­ti­do Re­pu­bli­cano” des­pués de que sus di­ri­gen­tes le ne­ga­ran su apo­yo.

Es­co­bar co­mo Trump, son los per­so­na­jes ex­tre­ma­da­men­te ven­ga­ti­vos.

Es­co­bar ha­cía des­apa­re­cer a fa­mi­lias en­te­ras por­que uno de sus miem­bros le ha­bía trai­cio­na­do.

Asi­mis­mo, la sed de ven­gan­za de Trump ha lle­ga­do a un pun­to de ser con­si­de­ra­da co­mo una en­fer­me­dad si­co­ló­gi­ca.

Cuando le cri­ti­can, in­me­dia­ta­men­te uti­li­za los me­dios de co­mu­ni­ca­ción o las re­des so­cia­les pa­ra des­pe­lle­jar a sus enemi­gos.

Lo hi­zo con Ro­sie O´don­nell, con el Pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma, con los pa­dres de un hé­roe ex­com­ba­tien­te, con la ex miss uni­ver­so, e in­clu­so con una per­so­na dis­ca­pa­ci­ta­da.

Pa­blo Es­co­bar y Do­nald Trump com­par­ten el mis­mo mun­do fu­nes­to de la ava­ri­cie.

El pri­me­ro ca­yó de­rro­ta­do por sus ex­ce­sos; al se­gun­do le es­pe­ra el mis­mo ca­mino, aun­que no se­rá un ejér­ci­to quien lo aca­be sino un pue­blo can­sa­do de su tes­ta­ru­dez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.