El día de la elec­ción ve­ré si acep­to re­sul­ta­do, afir­ma Trump

El Diario de El Paso - - Panorama -

“Lle­gó a de­cir que los Emmys es­ta­ban ama­ña­dos”, di­jo Clin­ton res­pec­to a los re­cla­mos de Trump por per­der un pre­mio por su pro­gra­ma ‘The Ap­pren­ti­ce’.

“De­bí ha­ber­lo ga­na­do”, in­te­rrum­pió Trump.

El in­ter­cam­bio se dio lue­go de que el can­di­da­to re­pu­bli­cano re­cha­za­ra los re­por­tes de mu­je­res que lo han acu­sa­do de to­ca­mien­tos se­xua­les o ha­ber si­do be­sa­das por él sin su con­sen­ti­mien­to. Trump lla­mó ‘men­ti­ras’ y ca­li­fi­có de fic­ción esos co­men­ta­rios.

“Ni si­quie­ra le pe­dí dis­cul­pas a mi es­po­sa, que es­tá sen­ta­da aquí, por­que no hi­ce na­da”, di­jo Trump.

La de­mó­cra­ta Hi­llary Clin­ton acu­só a su con­trin­can­te Do­nald Trump de ser un “tí­te­re” del lí­der ru­so Vla­di­mir Putin du­ran­te el ter­cer de­ba­te pre­si­den­cial, rea­li­za­do ano­che.

“Re­sul­ta muy cla­ro que él pre­fe­ri­ría que un pe­le­le fue­ra pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos”, di­jo Clin­ton, se­ña­lan­do que se ha cul­pa­do a hac­kers ru­sos de di­fun­dir e-mails de­mó­cra­tas in­ter­nos, al pa­re­cer en un es­fuer­zo por con­tri­buir a la cau­sa de Trump. “Us­ted es la pe­le­le”, res­pon­dió. Al pa­re­cer la ló­gi­ca de Trump era que Putin ha­bía ma­nio­bra­do me­jor que Clin­ton —quien an­te­rior­men­te fue se­cre­ta­ria de Es­ta­do— y el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma en lo re­la­ti­vo a los tra­ta­do nu­clea­res y en los con­flic­tos de Me­dio Orien­te co­mo el de Si­ria.

“A ella no le sim­pa­ti­za Putin por­que en to­do mo­men­to Putin fue más lis­to que ella”, di­jo Trump.

Tan­to Clin­ton co­mo el mo­de­ra­dor del de­ba­te —Ch­ris Wa­lla­ce de Fox News— pre­sio­na­ron a Trump por los hac­keos, de los cua­les las ins­tan­cias es­ta­dou­ni­den­ses de in­te­li­gen­cia han res­pon­sa­bi­li­za­do a Ru­sia. Trump in­di­có no es­tar con­ven­ci­do. Pa­re­ció ata­car la in­te­li­gen­cia y cre­di­bi­li­dad de las ins­tan­cias de es­pio­na­je, di­cien­do que las in­cur­sio­nes ci­ber­né­ti­cas pu­do ha­ber­las rea­li­za­do Chi­na u otro par­ti­do.

En con­jun­to, ta­les ar­gu­men­tos —ala­bar la in­te­li­gen­cia de una po­ten­cia ex­tran­je­ra y du­dar de la del per­so­nal es­ta­dou­ni­den­se— cons­ti­tu­ye­ron un tris­te ar­gu­men­to con es­ca­sos pa­ra­le­los en los de­ba­tes presidenciales re­cien­tes.

“Hi­llary no tie­ne ni idea”, di­jo Trump. “Nues­tro país no tie­ne ni idea”.

Con an­te­rio­ri­dad, Trump ha­bía pa­re­ci­do re­trac­tar­se de un ele­men­to clave de su pla­ta­for­ma so­bre po­lí­ti­cas, re­nun­cian­do a la idea de de­por­tar en for­ma ma­si­va a los in­mi­gran­tes ile­ga­les.

La pro­me­sa so­bre la de­por­ta­ción ma­si­va ha­bía si­do prin­ci­pio fun­da­men­tal de la cam­pa­ña de Trump du­ran­te las pri­ma­rias re­pu­bli­ca­nas. Pe­ro en el trans­cur­so del de­ba­te, Trump pro­pu­so otro plan: pri­me­ro arrin­co­na­ría a “los ma­los” exis­ten­tes en­tre los in­mi­gran­tes ile­ga­les.

“To­dos los lí­de­res de la dro­ga, to­dos los ma­los —en es­te país hay al­gu­nas per­so­nas muy ma­las que tie­nen que ir­se”, di­jo Trump. “Una vez que la fron­te­ra es­té pro­te­gi­da, en una fe­cha pos­te­rior”, con­ti­nuó, él to­ma­ría una de­ci­sión en torno a qué ha­cer con el res­to de los in­mi­gran­tes ile­ga­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.