Con ba­ja cap­ta­ción, ce­le­bra cen­te­na­rio Pre­sa del Ele­fan­te

El Diario de El Paso - - Portada - Die­go Mur­cia/El Dia­rio de El Pa­so

Elep­hant But­te, N.M.— La Pre­sa del Ele­fan­te cum­plió es­ta se­ma­na 100 años de exis­ten­cia. La co­mu­ni­dad que ha flo­re­ci­do al­re­de­dor de es­te re­ser­vo­rio de agua y las au­to­ri­da­des que la ad­mi­nis­tran ce­le­bra­ron su na­ci­mien­to en me­dio de una de las ra­chas más ba­jas en los ni­ve­les de cap­ta­ción.

Es­te 19 de oc­tu­bre, con la de­ve­la­ción de una pla­ca con­me­mo­ra­ti­va en­cla­va­da en una pie­dra, y la ben­di­ción de los lí­de­res na­ti­vos ame­ri­ca­nos de Ys­le­ta del Sur, la go­ber­na­do­ra de Nue­vo Mé­xi­co, Su­sa­na Mar­tí­nez y el con­gre­sis­ta Ste­ve Pear­ce, ce­le­bra­ron el na­ci­mien­to del re­ser­vo­rio de agua más gran­de que co­no­ce es­ta re­gión fron­te­ri­za.

“Nues­tra cul­tu­ra agrí­co­la se tra­du­ce en mil mi­llo­nes de dó­la­res anua­les en im­pac­to eco­nó­mi­co”, co­men­tó Mar­tí­nez so­bre la im­por­tan­cia cla­ve de es­te em­bal­se pa­ra su es­ta­do.

No es pa­ra me­nos. Se­gún Ga­briel Ecks­tein, pro­fe­sor de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad de Wes­le­yan en Te­xas y di­rec­tor del Pro­yec­to In­ter­na­cio­nal de la Ley del Agua, de los 14 mi­llo­nes de per­so­nas que vi­ven a 50 mi­llas de la fron­te­ra, “80 o 90 por cien­to de ellos ob­tie­nen el agua de los acuí­fe­ros”.

La pre­sa tam­bién ofre­ce un es­pa­cio de di­ver­sión, pri­me­ro co­mo atrac­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca, con sus vis­tas pa­no­rá­mi­cas des­de la ca­rre­te­ra que bor­dea a la es­truc­tu­ra y su ca­mino de con­cre­to –en la ci­ma del em­bal­se– por el que pa­sean cen­te­na­res de tu­ris­tas lo­ca­les y ex­tran­je­ros.

El lu­gar es re­si­den­cia de de­ce­nas de per­so­nas que vi­ven de las ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas o cam­pes­tres –tu­ris­mo– que se rea­li­zan en el lu­gar: an­dar en bi­ci­cle­ta, ob­ser­va­ción de aves, pa­seos en bo­tes, pes­ca, ex­cur­sio­nis­mo, pa­seos a ca­ba­llo y na­ta­ción.

La Ciu­dad de la Pre­sa del Ele­fan­te –in­cor­po­ra­da co­mo tal en ju­lio de 1998– ha desa­rro­lla­do más ac­ti­vi­da­des a lo lar­go de la se­ma­na pa­ra acom­pa­ñar es­te cen­te­na­rio, en­tre ellos el des­plie­gue de fue­gos ar­ti­fi­cia­les y un con­cur­so de co­mer pays.

Los ad­mi­nis­tra­do­res del em­bal­se tam­bién han in­clui­do pa­seos al in­te­rior de es­ta for­ta­le­za de con­cre­to, don­de se pue­den ob­ser­var al­gu­nas de las bom­bas hi­dráu­li­cas ori­gi­na­les que to­da­vía se en­cuen­tran en fun­cio­na­mien­to.

Maravilla in­ge­nie­ril

La Pre­sa del Ele­fan­te es un em­bal­se en el Río Bra­vo en el es­ta­do de Nue­vo Mé­xi­co 5 mi­llas (8 km) al Nor­te de Truth or Con­se­quen­ces. Es­te em­bal­se es la 84a. es­truc­tu­ra más gran­de de un la­go ar­ti­fi­cial en los Es­ta­dos Uni­dos y la más gran­de en Nue­vo Mé­xi­co, por su­per­fi­cie to­tal.

Cons­trui­da co­mo una fuen­te de con­trol pa­ra las inun­da­cio­nes y se­quías de la re­gión, el prin­ci­pal pro­pó­si­to de la pre­sa es la de trans­por­tar agua has­ta Mé­xi­co, ex­pli­có el Dr. Mi­chael Lan­dis, miem­bro de la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal de Lí­mi­tes y Agua de Es­ta­dos Uni­dos.

Lan­dis ase­gu­ró que uno de los pri­me­ros lu­ga­res pro­pues­tos pa­ra la cons­truc­ción de es­ta in­men­sa obra de in­ge­nie­ría fue la zo­na de Asar­co, acá en El Pa­so. “Pe­ro las au­to­ri­da­des tu­vie­ron mu­chas preo­cu­pa­cio­nes so­bre los pro­ble­mas li­mí­tro­fes que po­drían cau­sar con el Go­bierno me­xi­cano y, al fi­nal, la pro­pues­ta no pros­pe­ró”.

Ade­más, ex­pli­có que pa­ra su cons­truc­ción se uti­li­za­ron 619 mil yar­das cú­bi­cas de con­cre­to. Pa­ra po­ner­lo en pers­pec­ti­va, con esa can­ti­dad de ma­te­rial “se po­dría cons­truir una ca­rre­te­ra de dos pul­ga­das de es­pe­sor y 12 pies de an­cho con la que se po­dría tran­si­tar des­de El Pa­so has­ta la ciu­dad de Chica­go”, se­ña­ló Lan­dis, so­bre es­ta obra hi­dráu­li­ca ca­paz de ge­ne­rar 27 mil 945 ki­lo­watts, cuan­do se en­cuen­tra a su má­xi­ma ca­pa­ci­dad.

El de­pó­si­to es par­te del Pro­yec­to del Río Bra­vo, des­ti­na­do a pro­por­cio­nar ener­gía y rie­go pa­ra el Cen­tro-Sur de Nue­vo Mé­xi­co y el Oes­te de Te­xas. Su nom­bre de “Ele­fan­te” fue to­ma­do de una is­la vol­cá­ni­ca ubi­ca­da a po­cas mi­llas de la pre­sa, que tie­ne la for­ma de un ele­fan­te acos­ta­do de la­do.

Cuan­do se ter­mi­nó en 1916, la Pre­sa del Ele­fan­te era la se­gun­da ma­yor obra de con­ten­ción de agua en el mun­do, só­lo re­ba­sa­da por la egip­cia Pre­sa de Asuán. Se es­ti­ma­ba, en ese en­ton­ces, que la ba­se de la mis­ma, se man­ten­dría só­li­da só­lo por 75 años y des­de en­ton­ces, se rea­li­zan es­tu­dios es­truc­tu­ra­les ca­da 10 años.

La obra hi­dráu­li­ca per­mi­tió con­tro­lar las inun­da­cio­nes en la re­gión ba­ja del Bra­vo y des­ti­nar agua de rie­go a 178 mil acres de pre­dios agrí­co­las en Nue­vo Mé­xi­co y Te­xas. Ade­más se creó el la­go ar­ti­fi­cial más gran­de del es­ta­do y por de­ce­nios ha cons­ti­tui­do un cen­tro de reunión pa­ra pa­sear en lan­cha, pes­car e ir de ex­cur­sión.

En fe­bre­ro de 1905 el Con­gre­so au­to­ri­zó la cons­truc­ción de la Pre­sa del Ele­fan­te. El Bu­ró de Re­cla­ma­ción –aho­ra ya des­apa­re­ci­do– su­per­vi­só du­ran­te un lap­so de cin­co años la cons­truc­ción de la obra.

La ma­yo­ría del agua al­ma­ce­na­da en la Pre­sa del Ele­fan­te, o me­jor co­no­ci­da co­mo Elep­hant But­te La­ke, es ob­te­ni­da en los me­ses de in­vierno en Nue­vo Mé­xi­co y Co­lo­ra­do, con la acu­mu­la­ción de nie­ve y llu­via.

La no­ta ne­gra

Los ni­ve­les de agua en Elep­hant But­te es­tán en un 6.5 por cien­to, la cap­ta­ción más ba­ja de los úl­ti­mos 12 me­ses.

De acuer­do con Ga­briel Ecks­tein, una vein­te­na de los acuí­fe­ros usa­dos por los gran­je­ros que vi­ven en las ve­cin­da­des del Río Gran­de a lo lar­go de la fron­te­ra “es­tán sien­do mi­na­dos a un rit­mo ré­cord”. En otras pa­la­bras, la so­bre­ex­plo­ta­ción de man­tos acuí­fe­ros en la fron­te­ra de Mé­xi­co con Es­ta­dos Uni­dos, po­dría es­tar ace­le­ran­do el ago­ta­mien­to de las re­ser­vas de agua sub­te­rrá­nea.

Pe­se a que es un nú­me­ro ba­jo, los fun­cio­na­rios del par­que di­cen que es nor­mal que los ni­ve­les de agua fluc­túen, so­bre to­do des­pués de la tem­po­ra­da de rie­go.

Da­tos es­ta­dís­ti­cos del wa­ter­da­ta­for­te­xas.org

se­ña­lan, ade­más, que és­te no es el peor de los años pa­ra la cap­ta­ción de agua que lue­go sur­te el rie­go de los sem­bra­díos del Sur de Nue­vo Mé­xi­co, el Oes­te de Te­xas y Mé­xi­co.

La peor épo­ca de se­quía pa­ra la pre­sa fue del 24 de ju­lio al 12 de agos­to de 1954, cuan­do la cap­ta­ción de agua fue de ape­nas 0.2 por cien­to; aun­que, en ese mis­mo año, du­ran­te ese exac­to pe­río­do, la re­ser­va de agua lle­gó a un pe­li­gro­so 0.1 por cien­to del vi­tal lí­qui­do, du­ran­te el día 6 de di­cho mes. Por otro la­do, la pri­me­ra vez que la pre­sa es­tu­vo al 100 por cien­to de su ca­pa­ci­dad fue del 14 de ma­yo al 13 de ju­lio de 1942.

1986, 1987, 1988 y 1989 fue­ron bue­nos años pa­ra el rie­go. En di­cha épo­ca, se lle­gó a te­ner agua al 100 por cien­to por pe­río­dos de has­ta seis me­ses con­ti­nuos. 1992, 1993, 1994, 1995 y 1996 tam­bién fue­ron bue­nos años, con pe­río­dos de más o me­nos tres me­ses se­gui­dos de cap­ta­ción al 100% de su ca­pa­ci­dad.

Ma­ría Carl­son, vo­ce­ra de la Ofi­ci­na de Re­cu­pe­ra­ción en Al­bu­quer­que, se­ña­la que 1los ni­ve­les ac­tua­les son ba­jos “pe­ro no los más ba­jos que se han re­gis­tra­do. Es­tu­vie­ron más ba­jos en 2013 y es­tu­vie­ron mu­cho peor en la dé­ca­da de los 50. Pe­ro es un de­pó­si­to... y ha­ce lo que se su­po­ne que de­be ha­cer: al­ma­ce­nar agua en mo­men­tos en que el su­mi­nis­tro es bueno”.

Na­ti­Vos aMe­ri­Ca­Nos de Ys­le­ta ben­di­je­ron la obra

eL Lu­gar tam­bién fun­ge co­mo atrac­ción tu­rís­ti­ca

de­ce­nas de per­so­nas que ha­bi­tan en las cer­ca­nías vi­ven de­las ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas o cam­pes­tres que se prac­ti­can en la zo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.