Clin­ton se con­vir­tió en ator­men­ta­do­ra

El Diario de El Paso - - Opinión - Amy Cho­zick/ Mi­chael Bar­ba­ro

Nue­va York – Ella le ex­pli­ca­ba con con­des­cen­den­cia. “Voy a tra­tar de tra­du­cir eso, si pue­do”, di­jo Hi­llary Clin­ton con in­di­fe­ren­cia des­pués de que Do­nald Trump en­sal­zó su plan fis­cal. Ella lo in­te­rrum­pió. Cuan­do Trump alar­deó so­bre el ho­tel do­ra­do en Las Ve­gas que lle­va su nom­bre, Clin­ton se in­cli­nó ha­cia su mi­cró­fono. “He­cho con ace­ro chino”, bro­meó con una son­ri­sa.

Ella se bur­ló de él. Des­pués de que Trump di­jo que el pre­si­den­te Vla­di­mir Pu­tin de Ru­sia “no le te­nía nin­gún res­pe­to” a ella, as­tu­ta­men­te, Clin­ton su­gi­rió por qué Pu­tin pa­re­ce pre­fe­rir a Trump: “Pre­fe­ri­ría te­ner a un tí­te­re por pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos”, di­jo.

En el ter­ce­ro y úl­ti­mo de­ba­te pre­si­den­cial, Clin­ton fue más há­bil que Trump con un nue­vo y sor­pren­den­te en­fo­que: el del pro­pio Trump.

Al cam­biar el guion, ella se con­vir­tió en la im­pla­ca­ble ator­men­ta­do­ra de él, fue con­des­cen­dien­te con él en re­pe­ti­das oca­sio­nes y uti­li­zó al­gu­nas de las pro­pias tác­ti­cas ca­rac­te­rís­ti­cas de Trump, en su con­tra.

El can­di­da­to re­pu­bli­cano, re­la­ti­va­men­te su­mi­so y do­mes­ti­ca­do, que se pre­sen­tó en el es­ce­na­rio en Las Ve­gas fue una fi­gu­ra dis­tin­ta al can­di­da­to que Es­ta­dos Uni­dos ha vis­to du­ran­te los úl­ti­mos 16 me­ses.

Trump es­tu­vo, du­ran­te gran par­te de la no­che, ex­tra­ña­men­te cal­ma­do y so­se­ga­do. Ba­na­li­zó sus in­sul­tos. Sus in­te­rrup­cio­nes fue­ron re­la­ti­va­men­te ra­ras.

En un de­ba­te que se­gún ha­bían pro­nos­ti­ca­do sus alia­dos y ase­so­res re­pre­sen­ta­ría 90 mi­nu­tos de gue­rra ver­bal de tie­rras que­ma­das, pa­re­ció que a Trump lo aban­do­na­ron sus ins­tin­tos más be­li­co­sos.

De­sis­tió en re­pe­ti­das oca­sio­nes de las opor­tu­ni­da­des pa­ra res­pon­der a los es­car­nios mor­da­ces de Clin­ton, quien do­mi­nó la con­fron­ta­ción des­de los pri­me­ros mo­men­tos, y le ten­dió tram­pas una y otra vez.

Du­ran­te un intercambio so­bre la in­mi­gra­ción, Clin­ton de­jó caer una pu­lla mor­daz al ase­ve­rar que Trump ha­bía usa­do a tra­ba­ja­do­res in­do­cu­men­ta­dos pa­ra cons­truir la To­rre Trump; y que, in­clu­so, los ha­bía ame­na­za­do, di­jo ella, con la de­por­ta­ción.

Trump, quien, has­ta el miércoles, po­cas ve­ces ha­bía de­ja­do pa­sar sin res­pues­ta las crí­ti­cas, no res­pon­dió.

En la ma­yor sor­pre­sa de la no­che, él per­mi­tió que Clin­ton evi­ta­ra por com­ple­to la pre­gun­ta que Ch­ris Wa­lla­ce, el mo­de­ra­dor de Fox News, le hi­zo so­bre los ale­ga­tos de mal com­por­ta­mien­to se­xual en con­tra del ex pre­si­den­te Bill Clin­ton y qué pa­pel pu­die­ra ha­ber te­ni­do ella en tra­tar de des­acre­di­tar a las mu­je­res que sa­lie­ron a acu­sar a su ma­ri­do.

Por mo­men­tos, Trump fue inex­pli­ca­ble­men­te res­pe­tuo­so. Cuan­do res­pon­día una pre­gun­ta so­bre la Se­gun­da En­mien­da, Trump ob­ser­vó que su ri­val po­dría ha­ber­le he­cho un cum­pli­do de do­ble in­ten­ción al men­cio­nar que él res­pal­da a la Aso­cia­ción Na­cio­nal del Ri­fle.

“Yo no sé si Hi­llary lo es­ta­ba di­cien­do en for­ma sar­cás­ti­ca”, di­jo, con una ama­bi­li­dad po­co ca­rac­te­rís­ti­ca.

En los mo­men­tos en los que Trump re­tor­nó a su vie­ja y ya co­no­ci­da for­ma de ser, pa­re­ció va­ci­lan­te y de­fen­si­vo.

Cuan­do Clin­ton lla­mó tí­te­re de Pu­tin a Trump, és­te hi­zo una in­te­rrup­ción sin fuer­za.

“Na­da de tí­te­re. Na­da de tí­te­re”, di­jo. “Us­ted es la tí­te­re”, agre­gó en for­ma im­pa­si­ble. Nun­ca ex­pli­có que po­dría ha­ber que­ri­do de­cir con eso.

Des­pués de dos de­ba­tes his­tó­ri­ca­men­te mor­da­ces, Clin­ton, por fin, con­si­guió la dis­cu­sión de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que ella an­he­la­ba. Sin em­bar­go, en­tre ex­pli­ca­cio­nes de sus pro­pues­tas pa­ra ha­cer que la edu­ca­ción su­pe­rior sea ase­qui­ble y au­men­tar el sa­la­rio mí­ni­mo, ella ata­có sal­va­je­men­te la ca­rre­ra de Trump, sus fi­nan­zas y sus sus­cep­ti­bi­li­da­des, al des­cri­bir­lo co­mo un pe­la­ga­tos con el tem­pe­ra­men­to de un ni­ño mal­cria­do.

So­bre la ex­pe­rien­cia de él: “El día en el que yo es­ta­ba en el Sa­lón de Si­tua­cio­nes mo­ni­to­rean­do la re­da­da que lle­vó a Osa­ma bin La­den a la jus­ti­cia, él es­ta­ba co­mo pre­sen­ta­dor de ‘The Ce­le­brity Ap­pren­ti­ce’”, di­jo Clin­ton.

So­bre sus apor­ta­cio­nes a la be­ne­fi­cen­cia, en com­pa­ra­ción con el tra­ba­jo de la Fun­da­ción Clin­ton: “Me en­can­ta­ría com­pa­rar lo que no­so­tros ha­ce­mos con la Fun­da­ción Trump, que to­mó di­ne­ro de otras per­so­nas y com­pró un re­tra­to de Do­nald, de seis pies”, di­jo Clin­ton don des­dén. “Di­go, ¿quién ha­ce eso?”, aña­dió. So­bre las afa­ma­das ha­bi­li­da­des de Trump pa­ra ne­go­ciar: “Fue a Mé­xi­co. Se reunió con el pre­si­den­te me­xi­cano”, di­jo Clin­ton cáus­ti­ca­men­te. Se atra­gan­tó y lue­go se me­tió en una gue­rra en Twit­ter por­que el pre­si­den­te me­xi­cano di­jo: ‘No­so­tros no va­mos a pa­gar ese mu­ro’”.

Trump ba­ta­lló pa­ra se­guir el rit­mo. “Per­dón”, se que­jó. “Es mi turno”, di­jo fuer­te.

“Lo úni­co que us­ted tie­ne más que yo es ex­pe­rien­cia”, di­jo Trump en un mo­men­to.

Y, con to­do, pa­re­ció cla­ro con es­ta úl­ti­ma con­fron­ta­ción que ha­bía una bre­cha en el co­no­ci­mien­to o, al me­nos, en el ma­ne­jo del ma­te­rial que se es­pe­ra que do­mi­nen los can­di­da­tos que bus­can la pre­si­den­cia.

“So­lo hay que exa­mi­nar la Start-Up”, di­jo Trump en un mo­men­to, al pa­re­cer, re­fi­rién­do­se al tra­ta­do pa­ra la re­duc­ción de ar­mas nu­clea­res, START, por sus si­glas en in­glés.

Cuan­do la pre­sio­na­ron so­bre la in­mi­gra­ción, Clin­ton de­ta­lló su plan pa­ra re­for­mar al sis­te­ma ac­tual e iden­ti­fi­có a la hi­ja de pa­dres in­do­cu­men­ta­dos que te­mían que los fue­ran a de­por­tar. La res­pues­ta de Trump pa­re­ció mu­chí­si­mo me­nos se­gu­ra: tras reite­rar su plan de cons­truir un mu­ro en la fron­te­ra me­xi­ca­na, ci­tó un diá­lo­go sa­ca­do di­rec­ta­men­te de una pe­lí­cu­la holly­woo­des­ca del oes­te.

“Te­ne­mos a al­gu­nos ti­pos ma­los aquí, y los va­mos a sa­car”, di­jo.

Al pre­gun­tár­se­le so­bre el fa­llo del 2008 de la Cor­te Su­pre­ma so­bre el con­trol de ar­mas, en la cau­sa del Dis­tri­to de Co­lum­bia con­tra He­ller, Trump ex­hi­bió un do­mi­nio im­pre­ci­so del te­ma y cen­tró su res­pues­ta en las emo­cio­nes de Clin­ton al res­pec­to.

“A Hi­llary le mo­les­tó en ex­tre­mo, es­ta­ba ex­tre­ma­da­men­te enoja­da”, di­jo.

A me­di­da que el de­ba­te se acer­ca­ba a su fin, Clin­ton se­guía en­con­tran­do opor­tu­ni­da­des pa­ra ha­cer que Trump se vie­ra ca­da vez más pe­que­ño o, al me­nos, más pue­ril.

Ella no­tó que des­pués de un pe­rio­do sin que le die­ran un Emmy por su pro­gra­ma de reali­dad en la te­le­vi­sión, Trump ha­bía di­cho que el pro­gra­ma so­bre los pre­mios es­ta­ba ama­ña­do en su con­tra, tal co­mo aho­ra di­ce so­bre las elec­cio­nes.

Trump no de­cep­cio­nó. “Me lo de­bie­ron ha­ber da­do”, di­jo con vehe­men­cia.

Y que­dó cla­ro que el can­di­da­to que se de­lei­ta con su pa­pel de aco­sa­dor mos­tró po­ca pa­cien­cia cuan­do lo aco­sa­ron.

Clin­ton in­si­nuó que Trump en­con­tra­ría una for­ma de evi­tar pa­gar su par­te equi­ta­ti­va de im­pues­tos pa­ra la se­gu­ri­dad so­cial.

“Mi con­tri­bu­ción a la nó­mi­na por la se­gu­ri­dad so­cial va a au­men­tar, co­mo su­ce­de­rá con la de Do­nald; su­po­nien­do que no pue­da en­con­trar la for­ma de no pa­gar­la”, di­jo Clin­ton to­tal­men­te cons­cien­te de que lo es­ta­ba pro­vo­can­do. Y lo pro­vo­có. “Qué mu­jer tan des­agra­da­ble”, re­fun­fu­ñó Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.