Vio­len­cia en El Sal­va­dor obli­ga a po­li­cías a bus­car asi­lo en EU

El Diario de El Paso - - Texas - Jay Root/The Te­xas Tri­bu­ne

Aus­tin — Ha­bla so­bre los ca­sos con un tono de nos­tal­gia en su voz, co­mo si es­tu­vie­ra re­vi­vien­do re­cuer­dos ate­so­ra­dos. Es­tá el ca­so de la mu­jer adul­ta y su hi­ja ado­les­cen­te que fue­ron en­con­tra­das muer­tas en su ca­sa, la uña ro­ta de la ma­dre co­mo el úni­co ves­ti­gio de lu­cha. Afor­tu­na­da­men­te, el ras­gu­ño lle­vó a una so­la go­ta de san­gre que coin­ci­dió con la del sos­pe­cho­so.

Lue­go es­tá el pan­di­lle­ro de la Mara Sal­va­tru­cha (MS-13) a quien arres­tó y quien se za­fó de las es­po­sas du­ran­te un for­ce­jeo y ca­si le aga­rra­ba la pis­to­la. Afor­tu­na­da­men­te su com­pa­ñe­ro de la Po­li­cía Ci­vil Na­cio­nal so­me­tió al pan­di­lle­ro.

Por su­pues­to ja­más po­dría ol­vi­dar el ca­so de des­mem­bra­mien­to.

La in­ves­ti­ga­ción co­men­zó con un re­por­te de ba­la­zos, lo que lo lle­vó a una mo­to­ci­cle­ta aban­do­na­da y un ras­tro de san­gre que ter­mi­na­ba en una tum­ba ca­va­da apre­su­ra­da­men­te. En­te­rra­do ahí es­ta­ba un jo­ven hom­bre que ha­bía si­do muer­to a ba­la­zos y —co­mo los en­tie­rros rá­pi­dos re­quie­ren con fre­cuen­cia— cor­ta­do en pe­da­zos.

Ver ese cuer­po cor­ta­do co­mo un rom­pe­ca­be­zas sin re­sol­ver con­mo­cio­nó al de­tec­ti­ve sal­va­do­re­ño de san­gre fría. Aún lo es­tre­me­ce cuan­do lo re­cuer­da.

“Era un ser hu­mano”, ex­cla­mó el po­li­cía. “Te ca­la ver ese ni­vel de cri­men tan san­gui­na­rio”.

Por 17 años com­ba­tió las no­to­rias pan­di­llas de El Sal­va­dor, has­ta que lle­gó a te­mer por su pro­pia vi­da y la de su fa­mi­lia.

En 2015, se unie­ron a la olea­da de de­ce­nas de mi­les de in­mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos que cru­za­ron el Río Bra­vo ha­cia Te­xas y se en­tre­ga­ron a las au­to­ri­da­des.

Aho­ra, es­tá tra­tan­do de con­ven­cer a Es­ta­dos Uni­dos que le con­ce­da asi­lo po­lí­ti­co, ar­gu­men­tan­do que su em­pleo an­te­rior co­mo agen­te de la ley vuel­ve in­se­gu­ro que re­gre­se a ca­sa.

El pa­dre de Ro­ber­to, pes­ca­dor, fue ase­si­na­do cuan­do él te­nía 3 años, du­ran­te la gue­rra ci­vil de 12 años de El Sal­va­dor. Se con­vir­tió en de­tec­ti­ve en 1998 y te­nía mo­ti­vos su­fi­cien­tes pa­ra creer que se ju­bi­la­ría de la Po­li­cía Na­cio­nal Ci­vil de El Sal­va­dor. Pe­ro cuan­do la se­gu­ri­dad se de­te­rio­ró en El Sal­va­dor en años re­cien­tes, de­ci­dió unir­se a las ma­sas que huían al Nor­te.

La aven­tu­ra en bus­ca de asi­lo de Ro­ber­to co­men­zó en ma­yo del año pa­sa­do, cuan­do ven­dió su au­to pa­ra com­ple­tar los 12 mil dó­la­res —par­te ya se la ha­bían do­na­do al­gu­nos fa­mi­lia­res— que ne­ce­si­ta­ba pa­ra pa­gar a un po­lle­ro que los tra­je­ra a él, su es­po­sa y sus dos hi­jas en un via­je has­ta Te­xas.

Le lle­vó ca­si un mes rea­li­zar la jor­na­da, que­dán­do­se en ca­sas de se­gu­ri­dad y ho­te­les, de­pen­dien­do de los tra­fi­can­tes que so­bor­na­ban gen­te pa­ra abrir­les pa­so rum­bo al Nor­te jun­to con otros mi­gran­tes.

“Con­tro­lan to­do a lo lar­go de la ruta que to­mas. Por eso les pa­gas cier­ta su­ma de di­ne­ro”, ex­pli­có. “Pa­ra ase­gu­rar que no te re­gre­sen o pier­das to­do tu di­ne­ro”.

Cuan­do lle­ga­ron al la­do te­xano del Río Bra­vo, Ro­ber­to y su fa­mi­lia no se es­con­die­ron ni hu­ye­ron de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za de Es­ta­dos Uni­dos. Bus­ca­ron gen­te uni­for­ma­da pa­ra po­der en­tre­gar­se.

Es un pro­ce­di­mien­to co­mún pa­ra los mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos, a me­nu­do fa­mi­lias que via­jan jun­tas o me­no­res so­los quie­nes son tra­ta­dos de ma­ne­ra dis­tin­ta, y ge­ne­ral­men­te más be­ne­vo­len­te, se­gún la ley de in­mi­gra­ción de Es­ta­dos Uni­dos.

Ro­ber­to pa­só 3 días de­te­ni­do en el Sur de Te­xas. Él y su fa­mi­lia re­ci­bie­ron nú­me­ros de re­gis­tro de ex­tran­je­ros y un “ci­ta­to­rio” pa­ra pre­sen­tar­se en la cor­te de in­mi­gra­ción. Des­can­sa­ron en un cen­tro acon­di­cio­na­do pa­ra los mi­gran­tes por Ca­ri­da­des Ca­tó­li­cas y de ahí lle­ga­ron a una ra­ma en Aus­tin de las Puer­tas Es­ta­dou­ni­den­ses, un gru­po sin fi­nes de lu­cro que pro­por­cio­na ayu­da a in­mi­gran­tes pa­ra na­ve­gar el com­ple­jo sis­te­ma mi­gra­to­rio del país, in­clu­yen­do a quie­nes bus­can asi­lo co­mo Ro­ber­to.

“Es­ta ca­so me lla­mó la aten­ción por­que ra­ra vez ves a una fa­mi­lia en­te­ra in­tac­ta pre­sen­tán­do­se jun­ta en nues­tra ofi­ci­na, y creo que era el pri­mer ca­so que yo veía a un miem­bro de la Po­li­cía Na­cio­nal Ci­vil de El Sal­va­dor en nues­tra ofi­ci­na”, di­jo Bobby Pain­ter, di­rec­tor de es­ta fun­da­ción en Aus­tin. “Me pa­re­ció que se­ría un ca­so muy in­tere­san­te”.

Pain­ter re­fi­rió el ca­so de Ro­ber­to a la fir­ma le­gal Nor­ton Ro­se Full­bright, la cual lo es­tá lle­van­do de ma­ne­ra gra­tui­ta.

Asi­lo di­fí­cil de con­se­guir

No hay du­da de que el tra­ba­jo po­li­cial pue­de ser pe­li­gro­so en El Sal­va­dor, don­de las pan­di­llas en pug­na con raí­ces pro­fun­das en Es­ta­dos Uni­dos le va­lie­ron al país de 6.3 mi­llo­nes de per­so­nas el tí­tu­lo de ca­pi­tal mun­dial del ase­si­na­to. En­tre los muer­tos en el 2015 hu­bo 62 ofi­cia­les de po­li­cía; al me­nos 24 han muer­to en cir­cuns­tan­cias vio­len­tas es­te año, de acuer­do con ci­fras re­cien­tes de la Po­li­cía Na­cio­nal.

Pa­ra que se le con­ce­da asi­lo po­lí­ti­co en Es­ta­dos Uni­dos, la gen­te tie­ne que de­mos­trar que tie­ne un te­mor bien fun­da­do de ser per­se­gui­do o ase­si­na­do si se le obli­ga a re­gre­sar a su país na­tal.

“Ra­ra vez ves a una fa­mi­lia en­te­ra in­tac­ta pre­sen­tán­do­se jun­ta en nues­tra ofi­ci­na, y creo que era el pri­mer ca­so que yo veía a un miem­bro de la Po­li­cía Na­cio­nal Ci­vil de El Sal­va­dor en nues­tra ofi­ci­na”, di­jo Bobby Pain­ter, di­rec­tor de es­ta fun­da­ción en Aus­tin.

No im­por­ta qué tan pe­li­gro­so ha­ya si­do el em­pleo, el so­lo he­cho de ser un ex po­li­cía no ne­ce­sa­ria­men­te bas­ta. Los ex­per­tos y los pre­ce­den­tes le­ga­les in­di­can que las cor­tes de in­mi­gra­ción exi­gen de­ma­sia­das prue­bas de los ex po­li­cías, asu­mien­do que sa­bían los pe­li­gros pro­pios del ofi­cio cuan­do to­ma­ron esos em­pleos.

“Pro­ba­ble­men­te nos se­ría más fá­cil dar­le asi­lo si fue­ra un ex pan­di­lle­ro”, la­men­tó Ja­mes Hug­hes, uno de los abo­ga­dos de Ro­ber­to en Nor­ton Ro­se Full­bright. No es­tá bro­mean­do: los ta­tua­jes de las pan­di­llas son más di­fí­ci­les de bo­rrar que un uni­for­me de po­li­cía, vol­vien­do la mem­bre­sía del gru­po so­cial de “ex pan­di­lle­ros” po­ten­cial­men­te más con­cre­ta y di­fí­cil de ocul­tar que la de ex po­li­cía.

Por lo que sea, es un re­co­rri­do lar­go: Son re­la­ti­va­men­te po­cos los ca­sos que se aprue­ban en me­dio de una can­ti­dad exor­bi­tan­te de so­li­ci­tu­des de asi­lo pro­ve­nien­tes de Cen­troa­mé­ri­ca — es­pe­cial­men­te del país de Ro­ber­to que es­tá desecho por la vio­len­cia.

El nú­me­ro de pe­ti­cio­nes in­ter­pues­tas en la cor­te por sal­va­do­re­ños ya ha so­bre­pa­sa­do el tri­ple en los úl­ti­mos cin­co años fis­ca­les, ele­ván­do­se de 2,900 en 2011 a más de 10 mil el año pa­sa­do.

Du­ran­te ese pe­río­do aun más ca­sos fue­ron aban­do­na­dos, re­ti­ra­dos o re­suel­tos sin que un juez de in­mi­gra­ción to­ma­ra una de­ci­sión al res­pec­to.

De los ca­sos es­cu­cha­dos por un juez, el pro­me­dio de ca­sos en que se con­ce­dió asi­lo a al­gún sal­va­do­re­ño en ese pe­río­do de cin­co años fue de un 13 por cien­to apro­xi­ma­da­men­te.

En con­tras­te, las cor­tes con­ce­die­ron asi­lo a un 78 por cien­to de so­li­ci­tan­tes chi­nos du­ran­te el mis­mo pe­río­do.

El asi­lo se con­ce­de con ba­se en el mie­do de ser per­se­gui­do por “ra­za, re­li­gión, na­cio­na­li­dad, mem­bre­sía de un gru­po so­cial en par­ti­cu­lar, u opi­nión po­lí­ti­ca”.

Se han de­rra­ma­do mon­to­nes de tin­ta tra­tan­do de de­fi­nir lo que sig­ni­fi­ca “un gru­po so­cial en par­ti­cu­lar”.

La so­li­ci­tud de Ro­ber­to se ba­sa en el pa­pel es­te­lar que di­ce que ju­gó en una ope­ra­ción an­ti-pan­di­llas en la re­gión don­de vi­vía ha­ce años, en la cual arres­ta­ron a más de tres do­ce­nas de pan­di­lle­ros, ayu­dan­do a las au­to­ri­da­des a des­man­te­lar una ba­se lo­cal de la pan­di­lla MS-13.

Des­de en­ton­ces al­gu­nos ya sa­lie­ron de pri­sión, y Ro­ber­to di­ce que los pan­di­lle­ros co­men­za­ron a es­piar­lo y a se­guir sus mo­vi­mien­tos.

“Un mon­tón de po­li­cías es­ta­ban sien­do ase­si­na­dos por las pan­di­llas y, bueno, na­die de­cía al­go”, de­cla­ró Ro­ber­to en en­tre­vis­ta.

“Tar­de o tem­prano, iban a to­mar re­pre­sa­lias con­tra mi fa­mi­lia. Si no en­cuen­tran al que bus­can, ma­ta­rán a sus hi­jos, a su es­po­sa, su ma­dre, su pa­dre, su her­mano, cual­quie­ra de su fa­mi­lia pa­ra cau­sar do­lor”.

Le gus­ta­ba su em­pleo, a pe­sar de que só­lo le pa­ga­ban 450 dó­la­res al mes. “Pe­ro si la fa­mi­lia es­tá en pe­li­gro, la fa­mi­lia co­bra prio­ri­dad so­bre el em­pleo”, di­jo.

LA PO­LI­CíA de El Sal­va­dor tie­ne en­fren­ta­mien­tos fre­cuen­tes con gru­pos de­lin­cuen­cia­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.