‘Per­sis­te la ex­plo­ta­ción del tra­ba­ja­dor agrí­co­la’

Mues­tra activista imá­ge­nes de las di­fí­ci­les con­di­cio­nes la­bo­ra­les en cam­pos de El Pa­so y Sur de Nue­vo Mé­xi­co

El Diario de El Paso - - Comunidad - Sa­bri­na Zu­ni­ga/El Dia­rio de El Pa­so szu­ni­ga@dia­riou­sa.com

La ex­plo­ta­ción del tra­ba­ja­dor agrí­co­la aún ocu­rre en las zo­nas ru­ra­les de El Pa­so y el Sur de Nue­vo Mé­xi­co, en pleno si­glo XXI, se­gún un activista que ha de­di­ca­do gran par­te de su vi­da a lu­char por los de­re­chos de los cam­pe­si­nos de la re­gión.

Ayer, en una plá­ti­ca en la Clí­ni­ca Fa­mi­liar La Fe, Car­los Ma­ren­tes pre­sen­tó imá­ge­nes que de­mues­tran las di­fí­ci­les con­di­cio­nes la­bo­ra­les de los hom­bres y mu­je­res que tra­ba­jan en los cam­pos.

Es­tas con­di­cio­nes in­clu­yen dor­mir en el suelo, suel­dos mí­ni­mos por tra­ba­jo que re­quie­re mu­cho des­gas­te fí­si­co, im­pa­go y en oca­sio­nes mal­tra­to por par­te de em­plea­do­res o con­tra­tis­tas.

‘El suel­do anual per­ci­bi­do por un tra­ba­ja­dor cam­pe­sino al in­te­rior de los Es­ta­dos Uni­dos es en pro­me­dio de 8 mil dó­la­res, pe­ro el pro­me­dio pa­ra los tra­ba­ja­do­res en la lí­nea fron­te­ri­za só­lo lo­gra ape­nas al­can­zar el pro­me­dio de 6 mil 700 por año’, di­jo Ma­ren­tes.

Des­ta­có que no es só­lo los sa­la­rios, no es só­lo las con­di­cio­nes in­hu­ma­nas de la jor­na­da dia­ria la­bo­ral, ex­pre­só que ‘es ne­ce­sa­rio estar es­car­ban­do pa­ra lle­gar a la pro­fun­di­dad’.

‘Sa­be­mos que mu­chos de los ali­men­to que co­me­mos hoy en día con­tie­nen un sin­nú­me­ro de pes­ti­ci­das y quí­mi­cos, po­de­mos pre­su­mir que cuan­do tenemos al­gún ve­ge­tal o fru­ta en ca­sa los la­va­mos in­me­dia­ta­men­te, lo de­sin­fec­ta­mos, pe­ro no nos po­ne­mos a pen­sar en las per­so­nas que es­tán día a día en me­dio de un cam­po de ve­neno re­co­lec­tan­do es­te mis­mo ve­ge­tal que va­mos a co­mer’, di­jo Ma­ren­tes.

‘El Go­bierno na­da más se vol­tea’

El por­ta­voz del Pro­yec­to Or­ga­ni­za­dor sin Fron­te­ras, ase­gu­ró que el Go­bierno sa­be exac­ta­men­te la si­tua­ción por la que na­ve­gan es­tas per­so­nas, pe­ro que sim­ple­men­te no les in­tere­sa.

‘No es pro­ble­ma pa­ra ellos, el Go­bierno sa­be bien es­tas si­tua­cio­nes, pe­ro nun­ca han que­ri­do to­mar las rien­das pa­ra ha­cer un cam­bio en las te­rri­bles con­di­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res, al con­tra­rio, ellos usan nuestros po­si­bles impuestos pa­ra su pro­pio be­ne­fi­cio’, ex­pre­só.

Y es que tam­bién re­mar­có que de­bi­do a la de­ses­pe­ra­ción por tra­ba­jar y po­der re­ci­bir un suel­do, mu­chos in­mi­gran­tes acep­tan me­dian­te con­tra­tos con­di­cio­nes ‘real­men­te de es­cla­vi­tud’, don­de los pa­tro­nes o due­ños to­man ven­ta­ja y ex­pan­den la jor­na­da la­bo­ral a ho­ras ex­tre­mas sin go­ce de des­can­so.

No ven me­jo­ras

Ma­ren­tes di­jo se­guir en la lu­cha de la re­gión fron­te­ri­za, por me­jo­res sa­la­rios y con­di­cio­nes pa­ra los tra­ba­ja­do­res agrí­co­las.

Tam­bién bus­ca la con­cien­ti­za­ción y la so­li­da­ri­dad ha­cia los cam­pe­si­nos, al­re­de­dor de la pa­la­bra re­mar­có se­guir bus­can­do un cam­bio al sis­te­ma y un al­to a las po­lí­ti­cas que fun­gen co­mo ba­rre­ras de la so­be­ra­nía ali­men­ta­ria. ‘Nues­tra lu­cha in­clu­ye dos as­pec­tos. El pri­mer as­pec­to es la lu­cha del día a día pa­ra pro­te­ger los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res por me­jo­res con­di­cio­nes de tra­ba­jo y de vi­da. Es­to es al­go que no nos da­mos por ven­ci­dos, se­gui­mos lu­chan­do aun­que só­lo sea a cor­to plazo. El se­gun­do as­pec­to es lu­char y or­ga­ni­zar­se pa­ra re­cons­truir las eco­no­mías cam­pe­si­nas que han si­do des­trui­das y es la cau­sa de la lle­ga­da de los tra­ba­ja­do­res’, di­jo Ma­ren­tes.

Afir­mó que es­to úl­ti­mo, es la raíz del pro­ble­ma. ‘Si mu­chos de los tra­ba­ja­do­res de la gran­ja son ca­pa­ces de so­bre­vi­vir en su pro­pia tie­rra, ¿có­mo es que ellos tie­nen que cru­zar la fron­te­ra?’.

‘He­mos or­ga­ni­za­do mu­chos pa­ros la­bo­ra­les por me­jo­res sa­la­rios. A me­nu­do he­mos ga­na­do, los au­men­tos de 5 cen­ta­vos aquí, 10 cen­ta­vos allí. Po­co a po­co, nos es­ta­ban me­jo­ran­do los sa­la­rios’, con­clu­yó.

De­bi­do a la na­tu­ra­le­za iti­ne­ran­te del tra­ba­ja­dor agrí­co­la, es di­fí­cil sa­ber cuán­tos vi­ven en la re­gión. Al­gu­nos es­ti­ma­dos co­lo­can la ci­fra en 12 mil, si se in­clu­ye El Pa­so y las re­gio­nes agrí­co­las del Sur de Nue­vo Mé­xi­co.

El Cen­tro de los Tra­ba­ja­do­res Agrí­co­las en El Pa­so fun­cio­na co­mo un re­fu­gio pa­ra los tra­ba­ja­do­res don­de pue­den pa­sar la no­che, ali­men­tar­se e in­clu­so re­ci­bir ser­vi­cios mé­di­cos.

Cam­pe­si­nos en el Sur neo­me­xi­quen­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.