Co­men­ta­rios de Trump mo­ti­van diá­lo­go so­bre aco­so se­xual

El Diario de El Paso - - Opinión - Ue­va York – Jack Healy

NEn sus trein­ta años de ma­tri­mo­nio, Nancy Fa­gin nun­ca le ha­bía ha­bla­do a su ma­ri­do acer­ca del “to­que­teo”, el in­ci­den­te en el que, siendo una chi­ca de oc­ta­vo año y vo­lun­ta­ria en un pe­que­ño mu­seo de his­to­ria na­tu­ral en Chica­go, fue ata­ca­da se­xual­men­te por un guar­dia.

El si­len­cio du­ró has­ta la se­ma­na pa­sa­da. Cuan­do la pa­re­ja es­ta­ba ha­blan­do del dis­cur­so en el que Mi­che­lle Oba­ma con­de­nó el tra­to de Do­nald Trump ha­cia las mu­je­res, lla­mán­do­lo “in­to­le­ra­ble”, Fa­gin, de 62 años de edad y que pa­só su ca­rre­ra ma­ne­jan­do una li­bre­ría es­pe­cia­li­za­da en Chica­go, se vol­vió a su es­po­so y le di­jo que a ella le ha­bía su­ce­di­do al­go.

“Co­mo que tu­ve que de­cír­se­lo”, ex­pli­có Fa­gin pos­te­rior­men­te en una en­tre­vis­ta.

En­ton­ces su ma­ri­do, Ron We­ber, de 75 años, le di­jo que tam­bién su an­te­rior es­po­sa ha­bía si­do ata­ca­da.

“Es al­go que ocu­rre en to­das par­tes y la ma­yo­ría de las mu­je­res no lo men­cio­nan”, di­jo él.

Al mar­gen de la cam­pa­ña elec­to­ral, las on­das de cho­que cau­sa­das por las vul­ga­res pa­la­bras de Trump, cap­ta­das en una gra­ba­ción, y las acu­sa­cio­nes de ata­que se­xual lan­za­das en su con­tra por nu­me­ro­sas mu­je­res, es­tán re­ver­be­ran­do en ma­tri­mo­nios y re­la­cio­nes por to­do el país. Las pa­re­jas es­tán ha­blan­do de la de­gra­da­ción de las mu­je­res desde otro pun­to de vis­ta y re­ve­lan­do ata­ques que es­tu­vie­ron en­te­rra­dos por años.

Por pri­me­ra vez, las mu­je­res les es­tán ha­blan­do a sus ma­ri­dos y no­vios de las ve­ces en que fue­ron ma­no­sea­das en cen­tros noc­tur­nos o en el me­tro, cuan­do al­gún hom­bre les mos­tró su miem­bro en la ca­lle o cuan­do les gri­ta­ron o las man­da­ron ca­llar en el tra­ba­jo.

A su vez, los hom­bres es­tán em­pe­zan­do a ver que su gé­ne­ro los res­guar­da de la ne­ce­si­dad de pal­par las lla­ves co­mo me­di­da de de­fen­sa cuan­do se di­ri­gen a su au­to, de ser se­gui­dos a su ca­sa por un ex­tra­ño, de que sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo les ca­li­fi­quen el cuer­po.

Es­tas con­ver­sa­cio­nes han re­sul­ta­do gran­des re­ve­la­cio­nes pa­ra per­so­nas que han cria­do jun­tas a sus hi­jos y que han com­par­ti­do los mo­men­tos más ín­ti­mos de su vi­da. Han he­cho que al­gu­nas pa­re­jas se sien­tan más cer­ca­nas, pe­ro tam­bién han se­pa­ra­do a otras, re­ve­lan­do el dis­tan­cia­mien­to en la for­ma en que los dos miem­bros de la pa­re­ja ve el aco­so se­xual y el lu­gar del hom­bre y de la mu­jer en el mun­do.

La gra­ba­ción de los vul­ga­res co­men­ta­rios de Trump y las acu­sa­cio­nes de las mu­je­res lle­va­ron a su pun­to de quie­bre a la re­la­ción de una mu­jer de 52 años de Ca­ro­li­na del Nor­te. Su no­vio pu­so en du­da al­gu­nas de las acu­sa­cio­nes de las mu­je­res. La mu­jer, que fue ata­ca­da se­xual­men­te de chi­ca, le di­jo que sí les creía. Ale­ga­ron y ale­ga­ron has­ta que lle­ga­ron al acuer­do de que era el mo­men­to de se­pa­rar­se. Así lo hi­cie­ron.

Las gra­ba­cio­nes de Trump “sim­ple­men­te me des­en­ca­de­na­ron un mo­men­to de cla­ri­dad”, se­ña­ló la mu­jer, que no qui­so iden­ti­fi­car­se en un te­ma tan per­so­nal.

Pe­ro ase­gu­ró que los co­men­ta­rios de Trump y las acu­sa­cio­nes sub­se­cuen­tes fue­ron “co­mo ver un anun­cio de ser­vi­cio pú­bli­co que nos ad­vier­te con­tra los abu­sa­do­res”.

Al­gu­nos hom­bres di­je­ron que ha­bían sen­ti­do tris­te­za y ra­bia al ab­sor­ber las his­to­rias de lo que ha­bían vi­vi­do sus pa­re­jas.

En Deer­field Beach, Flo­ri­da, Gene Gold­man sin­tió la ur­gen­cia de pro­te­ger a su es­po­sa de un ata­que que ha­bía ocu­rri­do mu­chos años atrás. En San Diego, un hom­bre que siem­pre le ha­bía di­cho a su es­po­sa que no sa­ca­ra a la luz los mo­men­tos do­lo­ro­sos de su pa­sa­do, tu­vo que guar­dar si­len­cio al es­cu­char có­mo ha­bía si­do ata­ca­da.

En el va­lle de Wi­lla­met­te en Ore­gón, April Eks­trom, de 49 años, di­jo que las pa­la­bras de Trump le to­ca­ron una fi­bra tan pro­fun­da que se enojó con su es­po­so Jon por no eno­jar­se más. Él es re­pu­bli­cano pe­ro es­te año es­tá apo­yan­do a Hi­llary Clin­ton, sin em­bar­go, Eks­trom sen­tía que él te­nía que ha­cer al­go más. Du­ran­te un viaje a la cos­ta de Ore­gón el fin de se­ma­na pa­sa­do, ella lo ins­tó a lla­mar a sus tres hi­jas y de­cir­les que abo­rre­cía esos co­men­ta­rios.

“Ten­go la sen­sa­ción de que lo voy a ha­cer”, afir­mó Jon Eks­trom.

Kris­ten Little, de 31 años, in­ves­ti­ga­do­ra de tu­bercu­losis y VIH en Was­hing­ton, no les cree a los po­lí­ti­cos y co­men­ta­ris­tas de te­le­vi­sión que se apre­su­ra­ron a de­cir que ni ellos ni na­die que co­noz­can se de­di­can a lo que Trump lla­mó “gua­sas de ves­ti­dor”.

Es po­si­ble, con­si­de­ra Little. Pe­ro ca­si to­dos los días, ella se en­fren­ta a un alu­vión de ese ti­po de pa­la­bras por par­te de ex­tra­ños en la ca­lle: “Ho­la gua­pa, me gus­ta­ría ser el asien­to de tu bi­ci.”

Un son­deo de dos mil per­so­nas rea­li­za­do en 2014 y en­car­ga­do por la aso­cia­ción sin fi­nes de lu­cro Al­to al Aco­so en las Ca­lles, en­con­tró que 65 por cien­to de las mu­je­res di­cen ha­ber si­do aco­sa­das ver­bal o fí­si­ca­men­te en lu­ga­res pú­bli­cos. Y más o me­nos 25 por cien­to de hom­bres di­jo ha­ber si­do aco­sa­do.

“No creo que sea na­da fue­ra de lo co­mún”, co­men­tó Little. “Me pa­re­ce in­creí­ble­men­te di­fí­cil creer que no ocu­rra ese ti­po de con­ver­sa­cio­nes en­tre los hom­bres, y lo di­go so­lo ba­sán­do­me en lo que los mis­mos hom­bres se to­man la con­fian­za de gri­tar­me en la ca­lle to­dos los días. Li­te­ral­men­te to­dos los días.”

En una azo­tea de un ba­rrio de la ca­lle U en Was­hing­ton, Little y un gru­po de ami­gos, en su ma­yo­ría hom­bres, aca­ba­ban de pre­sen­ciar el se­gun­do de­ba­te pre­si­den­cial cuan­do la con­ver­sa­ción se in­cli­nó ha­cia lo que ella vi­ve en la ca­lle to­dos los días.

“Los hom­bres se asom­bra­ron de que me su­ce­die­ran ese ti­po de co­sas”, se­ña­ló Little. “Ellos sa­ben que el se­xis­mo es al­go muy real, pe­ro desde una pers­pec­ti­va aca­dé­mi­ca. Pe­ro no creo que ten­gan idea del aco­so de tan bajo ni­vel al que se en­fren­tan las mu­je­res día con día, pues ellos no lo ven. Ellos no pue­den ver­lo.”

Josh Whi­te, abo­ga­do de 29 años de edad, es uno de los ami­gos sor­pren­di­do por las his­to­rias de Little de ha­ber si­do ma­no­sea­da, in­te­rrum­pi­da y se­gui­da. Él di­ce que eso le mos­tró un pun­to cie­go.

“Fue muy sor­pren­den­te ver lo di­fe­ren­tes que son nuestras ex­pe­rien­cias”, se­ña­ló. “Los hom­bres no ha­bla­mos de es­tas co­sas en­tre no­so­tros. ¿Por qué ha­bría­mos de hablar de eso? Mu­chas ve­ces se ne­ce­si­ta que al­guien nos em­pu­je en esa di­rec­ción o que plan­te la se­mi­lla pa­ra em­pe­zar a hablar.”

Las pa­re­jas en el la­do re­pu­bli­cano de la di­vi­sión po­lí­ti­ca de Es­ta­dos Uni­dos se en­con­tra­ron te­nien­do con­ver­sa­cio­nes se­me­jan­tes, que ter­mi­na­ron con la con­clu­sión de que, de to­dos mo­dos, Trump era su can­di­da­to.

En el su­bur­bio Cen­ten­nial de Den­ver, Jeff y An­to­net­te Smith re­cuer­dan la no­che de ha­ce seis años, cuan­do uno de los co­le­gas de An­to­net­te Smith des­de­ñó sus in­ten­tos de in­ter­ve­nir cuan­do se es­ta­ba ha­blan­do del sal­do de la com­pa­ñía. Esa mis­ma no­che, la pa­re­ja se me­tió a In­ter­net a bus­car pro­gra­mas de maes­tría en ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas que la ayu­da­ran a as­cen­der en el mun­do cor­po­ra­ti­vo.

A nin­guno de los dos le en­tu­sias­mó la idea de que Trump fue­ra el can­di­da­to re­pu­bli­cano, pe­ro coin­ci­die­ron en que las gra­ba­cio­nes no los ha­rían cam­biar de opi­nión.

“Él es to­do un hom­bre”, di­ce Jeff Smith re­fi­rién­do­se a Trump y se­ña­lan­do que ha ma­ne­ja­do con­cur­sos de be­lle­za. “Él es­ta­ba ro­dea­do de mu­je­res her­mo­sas. No de­bió de ha­ber di­cho eso, lo sé. Pe­ro aun así, tenemos mu­chos otros pro­ble­mas de qué preo­cu­par­nos.”

A la iz­quier­da y a la de­re­cha, las pa­re­jas di­cen que no les im­por­ta tan­to la tre­pi­dan­te vi­da per­so­nal y el ma­tri­mo­nio de los can­di­da­tos, sino có­mo afec­ta­rán sus po­lí­ti­cas y sus de­cla­ra­cio­nes a su vi­da per­so­nal y a la de sus hi­jos.

En el su­bur­bio de Plano en Da­llas, Heat­her Hun­ter y su es­po­so, Ch­ris Grif­fith, es­ta­ban mi­ran­do un pro­gra­ma de MSNBC en el que se es­ta­ban dis­cu­tien­do las acu­sa­cio­nes de dos mu­je­res con­tra Trump, cuan­do una de las pa­ne­lis­tas, la pe­rio­dis­ta Ana Ma­rie Cox, hi­zo una pau­sa, to­mó una res­pi­ra­ción pro­fun­da, y di­jo: “Esas pa­la­bras me tra­je­ron a la me­mo­ria al­go que me su­ce­dió cuan­do yo era una mu­cha­cha.”

Y de ahí bro­ta­ron las his­to­rias de lo que la pro­pia Hun­ter ha­bía vi­vi­do. Los hom­bres que la ma­no­sea­ban en el me­tro de Ma­drid cuan­do ella te­nía 19 años y es­ta­ba es­tu­dian­do en el ex­tran­je­ro. El hom­bre en un bar que le me­tió una cá­ma­ra por de­ba­jo de la fal­da.

“He­mos es­ta­do jun­tos sie­te años y he­mos es­ta­do ca­sa­dos desde ha­ce cin­co, pe­ro nun­ca ha­bía­mos ha­bla­do de es­tas co­sas”, afir­mó Ch­ris Grif­fith. “Los hom­bres co­mo que sa­be­mos qué co­sas hay por ahí. Sa­be­mos que exis­ten es­tas co­sas. Pe­ro eso le su­ce­dió a Heat­her y no hay na­da que pue­da ha­cer al res­pec­to más que apo­yar­la y hablar con ella ... y eso me ha­ce sen­tir im­po­ten­te.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.