¿In­far­to o desamor?

El sín­dro­me del co­ra­zón ro­to pro­vo­can gran do­lor fí­si­co y emo­cio­nal

El Diario de El Paso - - ¿Infarto - Agen­cia Re­for­ma

Las de­cep­cio­nes amo­ro­sas sí rom­pen el co­ra­zón. Aun­que no su­ce­de de ma­ne­ra li­te­ral, el do­lor que pro­vo­can pue­de ser si­mi­lar al de un in­far­to, se­ña­ló Fran­cis­co Ja­vier Azar, car­dió­lo­go del Hos­pi­tal ABC. Otras ex­pe­rien­cias sor­pre­si­vas, co­mo el fa­lle­ci­mien­to de un ser que­ri­do o ser víc­ti­ma de un asal­to, pue­den cau­sar el mis­mo efecto, lla­ma­do co­mún­men­te sín­dro­me del co­ra­zón ro­to. Se tra­ta de un pa­de­ci­mien­to en el que epi­so­dios de es­trés pro­vo­can que el cuer­po li­be­re tan­ta adre­na­li­na que el co­ra­zón se con­trae con una fuerza inusual. "Esa fuerza au­men­ta­da pro­vo­ca que el co­ra­zón, que es un ór­gano que tie­ne una for­ma de cono o trián­gu­lo, cam­bie su for­ma y se con­vier­ta co­mo en un glo­bo", des­cri­bió. Cuan­do eso su­ce­de el co­ra­zón pier­de fuerza y, por unos ins­tan­tes, las ar­te­rias que bom­bean san­gre se cie­rran por los es­pas­mos, se au­to­con­traen, se­ña­ló, pe­ro des­pués se re­la­jan pa­ra que la san­gre vuel­va a co­rrer a tra­vés del co­ra­zón. Por esa ra­zón el pa­cien­te tie­ne los mis­mos sín­to­mas de un in­far­to: do­lor en el pe­cho, fal­ta de ai­re y fa­ti­ga. Sin em­bar­go, sub­ra­yó, el sín­dro­me no da­ña las cé­lu­las del co­ra­zón y, por lo tan­to, sus con­se­cuen­cias no sue­len ser gra­ves co­mo las de un in­far­to ni cau­san se­cue­las. "En el sín­dro­me del co­ra­zón ro­to el pa­cien­te tie­ne sín­to­mas muy apa­ra­to­sos por­que el do­lor es muy in­ten­so, se pue­de po­ner muy gra­ve 48 o 72 ho­ras, pe­ro, nor­mal­men­te, es­te sín­dro­me no de­ja hue­llas en su co­ra­zón, se re­cu­pe­ran al 100 por cien­to". En po­cos ca­sos, afir­ma, la ma­ni­fes­ta­ción del sín­dro­me del co­ra­zón ro­to pue­de lle­var a la muer­te. Lo fre­cuen­te es que el pa­cien­te re­quie­ra al­gún tra­ta­mien­to car­dio­vas­cu­lar con me­di­ca­men­tos pa­ra que me­jo­re, así co­mo un se­gui­mien­to con es­tu­dios com­ple­men­ta­rios que prue­ben que el pro­ble­ma se re­sol­vió. El sín­dro­me del co­ra­zón ro­to afec­ta más a mu­je­res de 50 años en ade­lan­te y den­tro de las en­fer­me­da­des car­dia­cas ocu­pa en­tre el 1 y el 2 por cien­to de in­ci­den­cia. El car­dió­lo­go ex­pli­có que se pre­sen­ta una so­la vez en la vi­da, so­bre to­do en per­so­nas que no sa­ben ma­ne­jar el es­trés de­ri­va­do de si­tua­cio­nes an­gus­tian­tes o do­lo­ro­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.