MU­SI­CA­LES Y JOVIALES

El Diario de El Paso - - ¿Infarto -

Pa­ra los adul­tos ma­yo­res, can­tar es una de las ac­ti­vi­da­des que más be­ne­fi­cios ge­ne­ra pa­ra su sa­lud. En­to­nar sus can­cio­nes fa­vo­ri­tas en el ka­rao­ke, en el co­ro y has­ta en la re­ga­de­ra, ayu­da a ejer­ci­tar mu­chas áreas ce­re­bra­les re­la­cio­na­das con la me­mo­ria, ima­gi­na­ción, coor­di­na­ción y ge­ne­ra una sen­sa­ción de bie­nes­tar.

Luz Est­her Ran­gel Ló­pez, coor­di­na­do­ra de la Clí­ni­ca de la Me­mo­ria del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal pa­ra las Per­so­nas Adul­tos Ma­yo­res (INAPAM) ex­pli­có que al can­tar el or­ga­nis­mo pro­du­ce en­dor­fi­nas, lo que ge­ne­ra una sen­sa­ción, ca­si in­me­dia­ta, de bie­nes­tar y ale­gría.

Y si ade­más can­ta en un co­ro, ob­tie­ne be­ne­fi­cios com­ple­men­ta­rios co­mo es­ti­mu­lar el sen­ti­do de per­te­nen­cia a un gru­po y me­jo­rar la au­toes­ti­ma.

Pa­ra las per­so­nas tí­mi­das, can­tar fren­te a otros pue­de ser di­fí­cil al prin­ci­pio, pe­ro cuan­do fi­nal­men­te lo lo­gran, la sen­sa­ción de ha­ber su­pe­ra­do un re­to sue­le ser muy pro­ve­cho­sa.

Se­gún la mé­di­co ge­ria­tra, re­cien­tes es­tu­dios han de­mos­tra­do que el canto dis­mi­nu­ye el ritmo car­dia­co y la pre­sión san­guí­nea. Es una ac­ti­vi­dad ae­ró­bi­ca que me­jo­ra la efi­cien­cia del sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar.

"Al can­tar au­men­ta la oxi­ge­na­ción en la san­gre y en el ce­re­bro, man­te­nién­do­nos más aler­ta", de­ta­lló.

Lo­ren­zo Ra­mos maestro de canto, ex­pli­có que es­ta ac­ti­vi­dad que pa­re­ce­ría pa­si­va, ejer­ci­ta los múscu­los ab­do­mi­na­les, es­ti­mu­la la cir­cu­la­ción y me­jo­ra la pos­tu­ra cor­po­ral.

"La música tie­ne la ca­pa­ci­dad de afec­tar e in­fluir en el es­ta­do de áni­mo de las per­so­nas. De he­cho, nues­tro ce­re­bro es ca­paz de aso­ciar si­tua­cio­nes vi­vi­das con me­lo­días y de evo­car­las con es­cu­char la me­lo­día a la que es­tán li­ga­das", ex­pli­có.

Es­tos me­ca­nis­mos, agre­gó, son ex­tra­po­la­bles al uso de la música co­mo he­rra­mien­ta te­ra­péu­ti­ca.

"Can­tar las can­cio­nes de su ju­ven­tud ayu­da a mo­vi­li­zar las emo­cio­nes y a re­cu­pe­rar su iden­ti­dad. De igual ma­ne­ra, el reapren­di­za­je de can­cio­nes ol­vi­da­das y la par­ti­ci­pa­ción en los dis­tin­tos jue­gos mu­si­ca­les con con­te­ni­dos lin­güís­ti­cos es­ti­mu­lan la me­mo­ria y las ha­bi­li­da­des cog­ni­ti­vas", afir­mó.

Pa­ra la neu­ró­lo­ga Cla­ris­sa Ri­ve­ra Estrada, el canto re­fuer­za el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­cos, por­que se ha de­mos­tra­do que can­tar re­cu­pe­ra áreas da­ña­das del ce­re­bro.

"Se ha de­mos­tra­do que el canto me­jo­ra los pro­ble­mas de me­mo­ria, de­men­cia o in­clu­so Alz­hei­mer. El canto ejer­ci­ta la me­mo­ria y la con­cen­tra­ción ya que hay que pres­tar aten­ción no so­lo a las pa­la­bras, sino tam­bién a la me­lo­día y al ritmo", ex­pli­có.

La par­te del ce­re­bro que pro­ce­sa el len­gua­je no es la mis­ma que pro­ce­sa la música. A tra­vés de la música los adul­tos ma­yo­res, di­jo, pue­den evo­car ex­pe­rien­cias de su in­fan­cia y ju­ven­tud; se des­po­jan de sus due­los, te­mo­res y frus­tra­cio­nes.

Se ha de­mos­tra­do que el canto me­jo­ra los pro­ble­mas de me­mo­ria, de­men­cia o in­clu­so Alz­hei­mer

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.