Por qué ga­na Hi­llary

El Diario de El Paso - - Opinión - Paul Krug­man

Nue­va York – Hi­llary Clin­ton es una can­di­da­ta te­rri­ble. Bueno, eso es lo que los opi­nó­lo­gos han es­ta­do di­cien­do desde que em­pe­zó su al pa­re­cer in­ter­mi­na­ble cam­pa­ña. Ten­dría­mos que re­tro­ce­der a 2000 con Al Go­re pa­ra en­con­trar a un po­lí­ti­co que se en­fren­ta­ra a tan­to abu­cheo de los me­dios por to­do ti­po de ra­zo­nes, desde acu­sa­cio­nes de des­ho­nes­ti­dad (que ge­ne­ral­men­te re­sul­tan no tener fun­da­men­tos) has­ta cues­tio­nes de es­ti­lo per­so­nal.

Es ra­ro de­cir­lo, em­pe­ro, pues Clin­ton ga­nó con bas­tan­te fa­ci­li­dad la no­mi­na­ción de­mó­cra­ta y aho­ra, des­pués de ha­ber apo­rrea­do a su con­trin­can­te en tres de­ba­tes su­ce­si­vos, es la fa­vo­ri­ta arro­lla­do­ra pa­ra ga­nar en no­viem­bre, pro­ba­ble­men­te por am­plio mar­gen. ¿Có­mo es eso po­si­ble?

Los ob­ser­va­do­res de siem­pre ya se es­tán po­nien­do de acuer­do en una res­pues­ta: a sa­ber, que ella de plano tu­vo suer­te. Si los republicanos no hu­bie­ran nom­bra­do a Do­nald Trump, di­ce es­te ar­gu­men­to, ella iría per­dien­do fea­men­te.

Pe­ro he aquí un ra­zo­na­mien­to con­tra­rio: qui­zá Clin­ton es­tá ga­nan­do por­que po­see al­gu­nas fuer­zas po­lí­ti­cas fun­da­men­ta­les. Fuer­zas que caen en el pun­to cie­go de los ob­ser­va­do­res y co­men­ta­ris­tas.

Pri­me­ro que na­da, ¿quién era ese otro can­di­da­to fuer­te que el Par­ti­do Re­pu­bli­cano pu­do ha­ber se­lec­cio­na­do? Re­cor­de­mos que Trump ga­nó la no­mi­na­ción por­que le dio a la ba­se de su par­ti­do lo que es­ta que­ría, ca­na­li­zan­do el an­ta­go­nis­mo ra­cial que ha si­do la fuerza mo­triz del éxi­to elec­to­ral re­pu­bli­cano desde ha­ce mu­chos años. Lo úni­co que hi­zo fue de­cir en voz al­ta lo que los de­más as­pi­ran­tes republicanos tra­ta­ban de tras­mi­tir en cla­ve, lo que ex­pli­ca que ha­yan si­do tan in­efi­ca­ces pa­ra opo­nér­se­le.

Y esos can­di­da­tos del es­ta­ble­ci­mien­to eran mu­cho más trum­pia­nos de lo que re­co­no­cen quie­nes fan­ta­sean con una his­to­ria di­fe­ren­te; por ejem­plo, una his­to­ria en la que el Par­ti­do Re­pu­bli­cano ha­bría no­mi­na­do a Marco Ru­bio. Mu­chos re­cuer­dan la fa­lla ce­re­bral de Ru­bio: el es­tri­bi­llo de “deseche­mos esa fic­ción” que re­pi­tió una y otra vez en su desas­tro­sa ac­tua­ción en uno de los de­ba­tes. Po­ca gen­te pa­re­ce estar al tan­to de que esa fra­se en reali­dad enun­cia­ba una lo­ca teo­ría cons­pi­ra­cio­nis­ta que en esen­cia acu­sa al pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma de de­bi­li­tar de­li­be­ra­da­men­te al país. ¿Aca­so es eso mu­cho me­jor de las co­sas que di­ce Trump? So­lo si ima­gi­na­mos que Ru­bio no creía en lo que es­ta­ba di­cien­do. Em­pe­ro, su in­sin­ce­ri­dad, la for­ma tan evi­den­te en que es­ta­ba tra­tan­do de in­ter­pre­tar un pa­pel, cier­ta­men­te fue par­te de su de­bi­li­dad.

Es­to es, de he­cho, un pro­ble­ma pa­ra los republicanos del es­ta­ble­ci­mien­to. ¿Cuán­tos de ellos real­men­te creen que la re­duc­ción de impuestos tie­ne po­de­res má­gi­cos? ¿Que el cam­bio cli­má­ti­co no es más que un en­ga­ño? ¿Que de al­gún mo­do de­cir “te­rro­ris­mo is­lá­mi­co” va a de­rro­tar al Es­ta­do Is­lá­mi­co? Pe­ro fin­gir que se cree en esas co­sas es el pre­cio de ad­mi­sión en el club. Y la fal­se­dad de esa pre­ten­sión es per­fec­ta­men­te evi­den­te.

Y una co­sa más acer­ca de Ru­bio: ¿Por qué al­guien pue­de ima­gi­nar que un hom­bre que su­cum­bió an­te las in­fan­ti­les pu­yas de Trump hu­bie­ra po­di­do triun­far so­bre la mu­jer que man­tu­vo su pre­sen­cia de áni­mo du­ran­te las on­ce ho­ras de in­te­rro­ga­to­rio so­bre Ben­ga­si y que hi­zo que sus in­te­rro­ga­do­res que­da­ran co­mo unos ton­tos? Lo cual nos lle­va al te­ma de las for­ta­le­zas de Clin­ton.

Cuan­do los co­men­ta­ris­tas po­lí­ti­cos elo­gian el ta­len­to po­lí­ti­co, lo que pa­re­cen tener en men­te es la ca­pa­ci­dad de un can­di­da­to de me­ter­se en al­guno de una se­rie li­mi­ta­da de ar­que­ti­pos: el lí­der he­roi­co, el ti­po co­mún y co­rrien­te que nos sa­lu­da con una pal­ma­da en la es­pal­da y con quien nos gus­ta­ría ir a to­mar una cer­ve­za, el ora­dor de al­tos vue­los. Clin­ton no es nin­gu­na de esas co­sas: es de­ma­sia­do ses­ga­da, por no de­cir de­ma­sia­do fe­me­ni­na, pa­ra ser un ti­po normal, es una dis­cur­sea­do­ra bas­tan­te me­dio­cre, sus res­pues­tas tan pre­pa­ra­das tien­den a que­dar sin efecto.

Sin em­bar­go, la per­so­na que mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res vie­ron en los de­ba­tes de oc­tu­bre fue su­ma­men­te im­pre­sio­nan­te: au­to­con­tro­la­da, cal­ma­da bajo pre­sión de una for­ma ca­si so­bre­na­tu­ral, pro­fun­da­men­te pre­pa­ra­da y cla­ra­men­te al tan­to de las cues­tio­nes de po­lí­ti­ca. Y tam­bién es­tu­vo tra­ba­jan­do con­for­me a un plan estratégico: ca­da vic­to­ria en el de­ba­te pa­re­cía mu­cho más gran­de des­pués de unos días, una vez ab­sor­bi­das las im­pli­ca­cio­nes.

Ah, y las for­ta­le­zas que de­mos­tró en el de­ba­te son tam­bién for­ta­le­zas que le ser­vi­rán muy bien en la pre­si­den­cia. Pen­sé que es al­go que ha­bía que men­cio­nar. Y qui­zá los ciu­da­da­nos co­mu­nes no­ta­ron lo mis­mo. Qui­zá tener aplo­mo y ser com­pe­ten­te en si­tua­cio­nes es­tre­san­tes pue­dan equi­va­ler a una cua­li­dad co­mo de estrella, aun­que no se ajus­te a las no­cio­nes con­ven­cio­na­les de ca­ris­ma. Aún más, hay al­go que Clin­ton tra­jo a es­ta cam­pa­ña con lo que nin­gún re­pu­bli­cano del es­ta­ble­ci­mien­to hu­bie­ra po­di­do com­pe­tir: a ella real­men­te le in­tere­san y le preo­cu­pan los te­mas que la han mar­ca­do y es­tá con­ven­ci­da de la efec­ti­vi­dad de las so­lu­cio­nes que pro­po­ne.

Ya sé, se su­po­ne que de­be­mos de ver­la co­mo am­bi­cio­sa, cal­cu­la­do­ra y fría y en al­gu­nos pun­tos _ co­mo en cues­tio­nes de macroeconomía _ ella pa­re­ce un po­co pá­li­da aun­que es evi­den­te que co­no­ce el te­ma y es­tá ha­blan­do con sen­ti­do. Pe­ro cuan­do ha­bla de los de­re­chos de las mu­je­res, cuan­do ha­bla de las in­jus­ti­cias ra­cia­les o del apo­yo pa­ra las fa­mi­lias, es evi­den­te su com­pro­mi­so, in­clu­so su pa­sión. Ella es ge­nui­na, de una ma­ne­ra en que no po­dría ser­lo na­die del otro par­ti­do.

Así que des­car­te­mos esa fic­ción de que Clin­ton es­tá don­de es­tá so­lo por un gol­pe alea­to­rio de suer­te. Ella es un per­so­na­je for­mi­da­ble y siem­pre lo ha si­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.