SI HAY OJE­RAS, OL­VI­DA EL PE­PINO

El Diario de El Paso - - ¿Infarto -

Una ma­la no­ti­cia: dor­mir más y co­lo­car­te ro­da­jas de pe­pino o pa­pa mien­tras lo ha­ces no bo­rra­rá las oje­ras y bol­sas de­ba­jo de los ojos.

La for­ma­ción de éstas tie­ne que ver prin­ci­pal­men­te con la he­ren­cia, la ra­za y la edad, ex­pli­ca Ro­sa Ma­ría Pon­ce, der­ma­tó­lo­ga del Hos­pi­tal Ge­ne­ral de Mé­xi­co.

De­ta­lla que las oje­ras son una pig­men­ta­ción, en tan­to que la bol­sas es­tán com­pues­tas de te­ji­do ex­ce­si­vo o re­dun­dan­te y gra­sa por de­ba­jo de la piel.

Se­ña­la que con la edad, el múscu­lo or­bi­cu­lar ya no tie­ne su­fi­cien­te con­trac­ción o ten­sión.

Sin em­bar­go, hay quie­nes en la se­gun­da dé­ca­da de la vi­da em­pie­zan ya a no­tar in­di­cios de bol­sas de­ba­jo de los ojos. A los 30 éstas ya son muy no­to­rias, afir­ma.

"Tam­bién tie­ne que ver con el ti­po de ojos. Hay al­gu­nos que se con­traen más en el pár­pa­do in­fe­rior. Tam­bién se re­la­cio­na con el ti­po de ges­ti­cu­la­ción de las per­so­nas", pre­ci­sa la es­pe­cia­lis­ta.

De acuer­do con la ex­per­ta, hay há­bi­tos, co­mo la fric­ción cons­tan­te en esa zo­na del ros­tro o apli­car­se cos­mé­ti­cos con esen­cia de cí­tri­cos o los cua­les con la ex­po­si­ción so­lar fa­vo­rez­can la pig­men­ta­ción que ori­gi­nan el desa­rro­llo de oje­ras.

Co­men­ta que pa­ra pre­ve­nir las bol­sas se em­plean pro­duc­tos der­ma­to­ló­gi­cos con ex­trac­to de té ver­de y de ca­ra­col.

"Tam­bién se usan pro­duc­tos con vi­ta­mi­na Cy K y an­ti­oxi­dan­tes, co­mo vi­ta­mi­na E, así co­mo nu­trien­tes e hi­dra­tan­tes", se­ña­la.

La ex­per­ta in­di­ca que res­pec­to al tra­ta­mien­to, la pri­me­ra fa­se con­sis­te en el empleo de pro­duc­tos tó­pi­cos.

"Lo si­guien­te que no es tan in­va­si­vo es el uso to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca; pos­te­rior­men­te se­ría la ci­ru­gía plás­ti­ca de­no­mi­na­da ble­fa­ro­plas­tia. Con ella el pár­pa­do se vuel­ve a re­po­si­cio­nar eli­mi­nan­do es­ta bol­sa gra­sa que se en­cuen­tra por de­ba­jo. És­ta la rea­li­zan los ci­ru­ja­nos plás­ti­cos", pun­tua­li­za.

En tan­to que, afir­ma la ex­per­ta, la pig­men­ta­ción pue­de tra­tar­se con pro­duc­tos des­pig­men­ta­do­res, tan­to pa­ra me­la­ni­na, que es el pig­men­to obs­cu­ro, co­mo pa­ra he­mo­glo­bi­na y va­sos san­guí­neos.

"Tie­nen vi­ta­mi­na k, va­so­cons­tric­to­res, co­mo ca­feí­na", pun­tua­li­za la es­pe­cia­lis­ta. Di­ce que otra op­ción pa­ra des­pig­men­tar es el uso de lá­ser.

Lo que no de­bes ha­cer

La apli­ca­ción de in­yec­cio­nes pa­ra bo­rrar bol­sas por par­te de char­la­ta­nes es muy pe­li­gro­sa, ad­vier­te Ro­sa Ma­ría Pon­ce, der­ma­tó­lo­ga del Hos­pi­tal Ge­ne­ral de Mé­xi­co.

"Po­nen in­yec­cio­nes con sus­tan­cias des­co­no­ci­das. Te di­cen: 'Voy a usar me­so­te­ra­pia en los ojos. Te in­yec­to y te va a re­du­cir', lo cual es pe­li­gro­sí­si­mo.

"Las per­so­nas no de­ben caer en esa char­la­ta­ne­ría que pue­de po­ner en ries­go la vis­ta e in­clu­so la vi­da si se pre­sen­ta un trom­bo o in­fec­ción com­pli­ca­da", ad­vier­te.

La ex­per­ta re­co­mien­da acu­dir con der­ma­tó­lo­gos y ci­ru­ja­nos plás­ti­cos cer­ti­fi­ca­dos pa­ra tra­tar oje­ras y bol­sas de­ba­jo de los ojos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.