Aca­lla crí­ti­cas y vis­te el uni­for­me ver­de

NUE­VO JE­FE DE BOR­DER PATROL

El Diario de El Paso - - Portada - Los An­ge­les Ti­mes

Co­mo el nue­vo je­fe de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za, Mark Mor­gan en­fren­ta un sin­nú­me­ro de pro­ble­mas com­ple­jos, des­de co­rrup­ción in­ter­na has­ta una nue­va olea­da de me­no­res y fa­mi­lias que es­tán arri­ban­do a la fron­te­ra.

Pe­ro el ex in­fan­te de la Marina de Es­ta­dos Uni­dos, ofi­cial del De­par­ta­men­to de la Po­li­cía de Los Án­ge­les y agen­te del FBI, fue con­fron­ta­do por una cues­tión mu­cho más per­so­nal cuan­do se pre­sen­tó an­te una asam­blea ge­ne­ral en la es­ta­ción de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za aquí en El Pa­so el pa­sa­do 5 de oc­tu­bre.

Es el pri­mer ti­tu­lar no sur­gi­do de las fi­las de la cor­po­ra­ción en 92 años

¿Có­mo se atre­ve a ves­tir así?

Mor­gan es el pri­mer fue­re­ño que di­ri­gi­rá la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za en sus 92 años de exis­ten­cia.

Su de­ci­sión de ves­tir el dis­tin­ti­vo uni­for­me ver­de oli­vo de los agen­tes, en lu­gar de su tra­je eje­cu­ti­vo de co­lor os­cu­ro, com­ple­to con cin­tu­rón y fun­da, ha si­do mo­ti­vo de con­tro­ver­sia en la no­to­ria­men­te her­mé­ti­ca cultura de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za.

Des­pués de to­do, Mor­gan, de 51 años, fue con­tra­ta­do pa­ra traer una nue­va pers­pec­ti­va y una nue­va ma­ne­ra de pen­sar pa­ra ayu­dar a lim­piar la más gran­de —y se­gún los crí­ti­cos me­nos res­pon­sa­ble— agen­cia po­li­cia­ca en la na­ción.

El po­de­ro­so sin­di­ca­to de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za se ha­bía opues­to a su nom­bra­mien­to, di­cien­do que un je­fe de la agen­cia de­be­ría sa­lir de sus pro­pias fi­las in­ter­nas. Mor­gan no sa­lió de di­chas fi­las, no asis­tió a la aca­de­mia de la pa­tru­lla, nun­ca ha arres­ta­do a na­die que in­ten­ta cru­zar de la fron­te­ra, y nun­ca ha bus­ca­do a con­tra­ban­dis­tas en el de­sier­to mon­tan­do a ca­ba­llo.

Así que, es­tan­do pre­sen­te en la sa­la de la asam­blea, Mor­gan les di­jo a los agen­tes que ha­bía ba­ta­lla­do mu­cho en to­mar la de­ci­sión de ves­tir el uni­for­me. Pe­ro al fi­nal de­ci­dió que le ayu­da­ría a re­pre­sen­tar a los 20 mil agen­tes y abo­gar por sus ne­ce­si­da­des an­te los le­gis­la­do­res y el pú­bli­co en ge­ne­ral.

Tam­bién les di­jo que se sen­tía hon­ra­do de ha­ber si­do nom­bra­do pa­ra es­te tra­ba­jo.

“Real­men­te es­pe­ro que es­to sal­ga a la luz y que lue­go di­gan, ‘San­to cie­lo, cues­tio­nó al je­fe y lue­go hu­bo una muy bue­na dis­cu­sión’”, di­jo Mor­gan mien­tras re­co­rría las ins­ta­la­cio­nes de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za.

Mor­gan pa­só 20 años en el FBI y fue pri­me­ro lle­va­do a la Ofi­ci­na de Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za (CBP), la agen­cia ma­triz de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za, en el 2014 pa­ra re­for­mar su di­vi­sión de asun­tos in­ter­nos. Tras un sub­si­guien­te pe­rio­do es­tan­do al fren­te de la aca­de­mia de en­tre­na­mien­to del FBI, con­si­guió el pues­to más al­to de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za en ju­nio.

Su prio­ri­dad más in­me­dia­ta: Mi­les de fa­mi­lias cen­troa­me­ri­ca­nas es­tán de nue­vo des­pla­zán­do­se ha­cia el nor­te y en­tre­gán­do­se a los agen­tes de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za en Texas, ame­na­zan­do con abru­mar a las es­ta­cio­nes del sec­tor y pro­pi­ciar de nue­va cuen­ta las aba­rro­ta­das e in­sa­lu­bres con­di­cio­nes que for­ma­ron par­te de los ho­rren­dos en­ca­be­za­dos en las no­ti­cias en el 2014.

En el año fis­cal an­te­rior, el nú­me­ro de per­so­nas aprehen­di­das en la fron­te­ra au­men­tó en un 23 por cien­to en com­pa­ra­ción al año an­te­rior —de 331 mil 333 a 408 mil 870— aun­que aún es­ta­ba muy por aba­jo del in­flu­jo de ha­ce dos años.

Mor­gan di­ce que es­tá vien­do la po­si­bi­li­dad de que los con­tra­tis­tas del go­bierno, o tra­ba­ja­do­res fe­de­ra­les pue­dan re­vi­sar y re­gis­trar a las fa­mi­lias pa­ra que en­ton­ces los agen­tes de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za pue­dan pa­sar me­nos tiem­po ha­cien­do tra­ba­jo de pa­pe­leo y pa­sen más tiem­po en la fron­te­ra.

Pe­ro Mor­gan tam­bién en­fren­ta pre­sión pa­ra me­jo­rar los procedimientos de en­tre­na­mien­to de los agen­tes y evi­tar ti­ro­teos de mi­gran­tes que no an­dan ar­ma­dos y otros abu­sos que han in­dig­na­do a los crí­ti­cos.

Por el trans­cur­so de la úl­ti­ma dé­ca­da, los agen­tes de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za han ba­lea­do fa­tal­men­te al me­nos a ocho me­xi­ca­nos que ha­bían cru­za­do la fron­te­ra, se­gún los ar­chi­vos.

Só­lo uno de los agen­tes in­vo­lu­cra­dos ha en­fren­ta­do car­gos, aun­que la Su­pre­ma Cor­te acor­dó es­te mes con­si­de­rar si la fa­mi­lia de un ado­les­cen­te me­xi­cano, que fue acri­bi­lla­do al otro la­do de la fron­te­ra, pue­da de­man­dar al agen­te de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za que ja­ló del ga­ti­llo.

El ca­so ci­vil se en­fo­ca en Ser­gio Adrián Her­nán­dez Gue­re­ca, de 15 años, quien fue ba­lea­do en la ca­ra en ju­nio del 2010 en el la­do me­xi­cano del río que di­vi­de a El Pa­so, Texas, de Juá­rez, Mé­xi­co.

Mor­gan tam­bién quie­re to­mar me­di­das más se­ve­ras con­tra el trá­fi­co de drogas, el so­borno y otros ca­sos de co­rrup­ción que han aver­gon­za­do a la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za.

En mar­zo, un re­por­te del Con­se­jo Ase­sor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, una fuer­za tác­ti­ca in­de­pen­dien­te, con­clu­yó que el sis­te­ma pa­ra dis­ci­pli­nar a agen­tes abu­si­vos o co­rrup­tos de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za es “se­ve­ra­men­te dis­fun­cio­nal” de­bi­do a una dé­bil ope­ra­ción de asun­tos in­ter­nos.

Al mis­mo tiem­po, los arres­tos de agen­tes fron­te­ri­zos y de adua­nas ex­ce­den, en ba­se a un cri­te­rio per ca­pi­ta, a los arres­tos de otras agencias po­li­cia­cas, de acuer­do con el re­por­te.

Más de 170 em­plea­dos de la Ofi­ci­na de Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za de Es­ta­dos Uni­dos, in­clu­yen­do la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za, han en­fren­ta­do car­gos de co­rrup­ción des­de el 2005.

Mor­gan, quien aún man­tie­ne un cuer­po atlé­ti­co y su ca­be­llo cor­ta­do al ras al es­ti­lo de la Marina, ha re­co­rri­do nue­ve sec­to­res de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za y se ha reu­ni­do con cien­tos de agen­tes des­de ju­nio. Pró­xi­ma­men­te pla­nea vi­si­tar las ofi­ci­nas de la pa­tru­lla en Tuc­son y en el es­ta­do de Washington a lo lar­go de la fron­te­ra nor­te del país.

“Su nue­vo per­so­nal, apu­rán­do­se por se­guir­le el pa­so, ha a po­da­do a Mor­gan con el mo­te de “Co­ne­jo Ener­gi­zer”.

Mor­gan —y sus crí­ti­cos— di­ce que su tra­ba­jo más di­fí­cil po­dría ser ga­nar­se la con­fian­za de los agen­tes que tra­ba­jan le­jos de Washington, D.C. y que des­con­fían de cual­quier ges­tión je­rar­qui­za­da en te­ma de se­gu­ri­dad fron­te­ri­za, un asun­to muy po­li­ti­za­do que ha ju­ga­do un pa­pel cla­ve en la con­tien­da pre­si­den­cial.

La par­te más com­pli­ca­da es ase­gu­rar la acep­ta­ción de los miem­bros de ba­se y de los ele­men­tos en tie­rra que se­gui­rán sus ór­de­nes”, di­jo Mi­che­lle Bra­né, de­fen­so­ra de los de­re­chos de los in­mi­gran­tes de la Co­mi­sión de Mu­je­res Re­fu­gia­das de Nue­va York, quien se reunió con Mor­gan el mes pa­sa­do.

Los pro­ble­mas en la fron­te­ra han cam­bia­do en los úl­ti­mos cinco años. Me­nos mi­gran­tes de Mé­xi­co cru­zan la fron­te­ra pa­ra bus­car em­pleo, mien­tras que ca­da vez más mu­je­res y ni­ños se atre­ven a cru­zar pa­ra huir de la gue­rra del nar­co y de otro ti­po de vio­len­cia que se vi­ve en Gua­te­ma­la, Hon­du­ras y El Sal­va­dor.

A ma­ne­ra que el ti­po de in­mi­gran­tes cam­bia, la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za ne­ce­si­ta adap­tar­se, di­ce Bra­né.

“Creo que ne­ce­si­tan a per­so­nas de­di­ca­das al bie­nes­tar in­fan­til y al ser­vi­cio so­cial en las es­ta­cio­nes de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za”, di­jo. Los ofi­cia­les de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za es­tán en­tre­na­dos pa­ra pa­tru­llar la fron­te­ra. No ne­ce­si­tan es­tar ahí cui­dan­do de ni­ños o de mu­je­res em­ba­ra­za­das”.

Una ener­gé­ti­ca fi­gu­ra, Mor­gan se en­su­ció las ma­nos en su vi­si­ta a El Pa­so. Se pu­so un cas­co in­dus­trial de bu­ceo y se su­mer­gió has­ta el fon­do de una pis­ci­na de en­tre­na­mien­to pa­ra ver có­mo los agen­tes bus­ca­ban pa­que­tes de drogas ocul­tos en el fon­do de ríos y la­gos.

Des­cen­dió en rap­pel por una to­rre de 60 pies (18.2 me­tros) de al­tu­ra y ju­gó con Bo­cep­hus, un perro en­tre­na­do pa­ra ras­trear y ol­fa­tear in­mi­gran­tes que se ocul­tan en­tre los ar­bus­tos. Com­pi­tió en un campo de ti­ro, dis­pa­ran­do con la pis­to­la, con el fu­sil de fran­co­ti­ra­dor y con el ri­fle se­mi­au­to­má­ti­co.

“Creo que se es­tá dan­do cuen­ta lo di­fí­cil que es ser un agen­te de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za”, di­jo Shawn Mo­ran, vi­ce­pre­si­den­te del sin­di­ca­to de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za, en una entrevista por te­lé­fono des­de San Die­go.

Mo­ran, cu­yo sin­di­ca­to se opu­so al nom­bra­mien­to de Mor­gan, le dio cré­di­to por sus pri­me­ros me­ses en el pues­to.

Par­ti­cu­lar­men­te aplau­dió la de­ci­sión de Mor­gan del mes pa­sa­do pa­ra re­cla­si­fi­car la muer­te de un agen­te, ocu­rri­da en un via­je en el que fue a pes­car con su fa­mi­lia, co­mo “muer­te en cum­pli­mien­to del de­ber”, una mo­ción que ase­gu­ra be­ne­fi­cios pa­ra la fa­mi­lia que le so­bre­vi­ve y ser men­cio­na­do en un even­to con­me­mo­ra­ti­vo na­cio­nal pa­ra ofi­cia­les de la Po­li­cía.

Ja­vier Ve­ga Jr. y su fa­mi­lia es­ta­ban en un si­tio pa­ra acam­par cer­ca Browns­vi­lle, Texas, en el 2014 cuan­do dos hom­bres in­ten­ta­ron asal­tar­lo a pun­ta de pis­to­la.

Cuan­do Ve­ga qui­so sa­car su pro­pia pis­to­la, fue acri­bi­lla­do; los su­pues­tos asal­tan­tes, dos me­xi­ca­nos que ha­bían si­do de­por­ta­dos en múl­ti­ples oca­sio­nes, fue­ron acu­sa­dos de ase­si­na­to.

Al prin­ci­pio, la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za de­ter­mi­nó que Ve­ga no ha­bía muer­to en cum­pli­mien­to del de­ber. Pe­ro una re­vi­sión del ca­so en sep­tiem­bre re­vir­tió el fa­llo y se di­jo que Ve­ga ha­bía res­pon­di­do al ro­bo en ape­go a su en­tre­na­mien­to co­mo agen­te de la Po­li­cía.

“Ese fue uno de nues­tros pro­ble­mas más gran­des, y de­fi­ni­ti­va­men­te me sen­tí obli­ga­do a ha­cer al­go cuan­do su­pe de ello”, di­jo Mor­gan. La de­ci­sión de Mor­gan de ves­tir el uni­for­me de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za no le mo­les­ta a Mo­ran. “Sé que al­gu­nas per­so­nas sí se mo­les­ta­ron”, agre­gó.

MARK MoR­GAn se for­mó en el FBI

mark mor­gan

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.