¿Es bue­na idea in­ver­tir en la em­pre­sa que tra­ba­jas?

El Diario de El Paso - - Panorama - Mi­guel Gó­mez CFP, Con­se­je­ro Fi­nan­cie­ro

En nues­tra re­gión exis­ten mu­chas em­pre­sas que co­ti­zan en la bol­sa de va­lo­res: Des­de ma­qui­la­do­ras y far­ma­céu­ti­cas, has­ta tien­das de ali­men­tos. Mu­chas de ellas dan ac­cio­nes a sus em­plea­dos co­mo par­te de sus pla­nes de com­pen­sa­ción.

¿Por qué? Por­que un em­plea­do que es due­ño (aun­que sea de una por­ción muy pe­que­ña) de la em­pre­sa en que tra­ba­ja tien­de a es­tar más mo­ti­va­do pa­ra que su em­pre­sa crez­ca y ten­ga me­jo­res re­sul­ta­dos en el fu­tu­ro. Es un ga­nar-ga­nar pa­ra la em­pre­sa y pa­ra el em­plea­do: la em­pre­sa tie­ne tra­ba­ja­do­res mo­ti­va­dos pa­ra ha­cer me­jor su tra­ba­jo, y ese me­jor tra­ba­jo oca­sio­na que la em­pre­sa ten­ga me­jo­res re­sul­ta­dos y, por tan­to, su va­lor de mer­ca­do suba, lo que a su vez be­ne­fi­cia a los tra­ba­ja­do­res.

En teo­ría, sue­na co­mo una mag­ní­fi­ca idea.

Pe­ro tam­bién tie­ne un as­pec­to ne­ga­ti­vo. Uno que pue­de des­truir pa­tri­mo­nios de ma­ne­ra dra­má­ti­ca, par­ti­cu­lar­men­te si mu­cho de tu por­ta­fo­lio es­tá con­cen­tra­do en el lu­gar don­de tra­ba­jas.

Los re­sul­ta­dos pa­sa­dos de una com­pa­ñía no ga­ran­ti­zan de nin­gu­na ma­ne­ra sus re­sul­ta­dos fu­tu­ros. De he­cho, mien­tras me­jo­res ha­yan si­do los re­sul­ta­dos de una em­pre­sa en el pa­sa­do, el ries­go de que esa em­pre­sa “cai­ga” es ca­da vez ma­yor.

Si no me crees, pre­gún­ta­le a los em­plea­dos de Black­berry, em­pre­sa tec­no­ló­gi­ca cu­yos pro­duc­tos re­vo­lu­cio­na­ron al mer­ca­do y oca­sio­na­ron que sus ac­cio­nes lle­ga­ran a $230 dó­la­res en 2007. Hoy, me­nos de diez años des­pués, sus ac­cio­nes no lle­gan ni a los diez dó­la­res, una caí­da del más del 97%. ¿Qué pa­só con la ri­que­za de to­dos esos em­plea­dos? Muy pro­ba­ble­men­te se es­fu­mó, jun­to con la em­pre­sa que es­tá su­frien­do mu­cho pa­ra rein­ven­tar­se y man­te­ner­se re­le­van­te.

O, ¿qué tal lo que su­ce­dió con Ge­ne­ral Electric? Un gi­gan­te mun­dial, sus ac­cio­nes fue­ron arras­tra­das por la cri­sis de 2001, só­lo pa­ra ser tum­ba­das otra vez en la cri­sis de 2008, afec­tan­do a sus in­ver­sio­nis­tas (en­tre ellos a sus tra­ba­ja­do­res).

¿Qué ha­cer? Si tra­ba­jas en una em­pre­sa que co­ti­za en bol­sa con­sul­ta con Re­cur­sos Hu­ma­nos las ma­ne­ras en que pue­das di­ver­si­fi­car tu in­ver­sión y no con­cen­tres mu­cho de tu di­ne­ro ahí. Re­cuer­da, al in­ver­tir en la em­pre­sa en que tra­ba­jas tu ries­go se du­pli­ca, tan­to pa­ra lo po­si­ti­vo co­mo pa­ra lo ne­ga­ti­vo.

Si ya no tra­ba­jas en la em­pre­sa, en­ton­ces di­ver­si­fi­ca tu in­ver­sión lo an­tes po­si­ble, pe­ro pri­me­ro ase­só­ra­te pa­ra mi­ni­mi­zar las con­se­cuen­cias fis­ca­les de ha­cer­lo. Sí, en­tien­do que to­da­vía ten­gas un sen­ti­mien­to de lealtad ha­cia la em­pre­sa, es­pe­cial­men­te si tra­ba­jas­te ahí mu­cho tiem­po, pe­ro no de­jes que esa lealtad pon­ga en ries­go tu patrimonio.

Co­mo siem­pre, te in­vi­to a se­guir­me en Fa­ce­book.com/ Mi­gue­lGo­me­zCon­se­je­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.