Fu­ria y re­sen­ti­mien­to per­sis­ti­rán des­pués de co­mi­cios

El Diario de El Paso - - Opinión - Est­her J. Ce­pe­da

Chica­go — En su ca­rac­te­rís­ti­co es­ti­lo sa­tí­ri­co, The Onion dio en el cla­vo con su in­creí­ble­men­te pre­mo­ni­to­rio ar­tícu­lo ti­tu­la­do: “Trump tra­za plan pa­ra 100 pri­me­ros días en que no con­ce­de la elec­ción”.

De­li­cio­sa­men­te, ima­gi­na­ron un co­mu­ni­ca­do de pren­sa pos­te­rior a la elec­ción del tam­ba­lean­te can­di­da­to pre­si­den­cial re­pu­bli­cano: “En los 10 pri­me­ros días, pre­sen­ta­ré un plan in­te­gral pa­ra que mis des­con­ten­tos par­ti­da­rios mar­chen a la Ca­sa Blan­ca, y pa­ra el día 30 pre­sen­ta­ré una pe­ti­ción for­mal exi­gien­do la re­mo­ción in­me­dia­ta de (Hi­llary) Clin­ton de su ofi­ci­na.” El ar­tícu­lo ter­mi­na­ba di­cien­do que Trump “es­pe­ra dispu­tar fe­roz­men­te la le­gi­ti­mi­dad de una pre­si­den­cia de Clin­ton en los pró­xi­mos cua­tro años.”

Lo per­do­na­mos si us­ted cre­yó que ésa fue una de­cla­ra­ción le­gí­ti­ma de Trump, quien se las arre­gló pa­ra arras­trar a tan­ta gen­te a su reali­dad dis­tor­sio­na­da que has­ta los sen­sa­tos es­tán per­dien­do la ca­be­za.

El ex can­di­da­to pre­si­den­cial, John McCain, hi­zo co­men­ta­rios, la se­ma­na pa­sa­da, que bá­si­ca­men­te de­li­nea­ban un es­ce­na­rio en que la vic­to­ria de Clin­ton des­en­ca­de­na­ría cua­tro años du­ran­te los cua­les los re­pu­bli­ca­nos blo­quea­rían to­do no­mi­na­do a la Cor­te Su­pre­ma pre­sen­ta­do por el pre­si­den­te en­tran­te. McCain fi­nal­men­te se re­trac­tó de sus es­tri­den­tes co­men­ta­rios, pe­ro le dan a uno una bue­na idea de có­mo es­tán las co­sas.

Pa­ra los que cree­mos en la ven­ta­ja de un sis­te­ma de dos par­ti­dos en que el que pier­de una elec­ción con­ce­de pa­cí­fi­ca­men­te su de­rro­ta al vic­to­rio­so y tra­ba­ja más ar­dua­men­te pa­ra ga­nar la vez si­guien­te, las co­sas son de­pri­men­tes. Las in­si­nua­cio­nes de Trump de elec­cio­nes ama­ña­das y el lla­ma­mien­to a sus par­ti­da­rios pa­ra que mo­ni­to­reen los co­mi­cios en bus­ca de frau­de—ma­yor­men­te en co­mu­ni­da­des de co­lor, co­mo re­sul­ta ser el ca­so—es­tán ero­sio­nan­do la po­ca con­fian­za en el go­bierno que que­da.

Mien­tras tan­to, los es­ta­dou­ni­den­ses re­por­tan un ni­vel de an­sie­dad cau­sa­do por la elec­ción que trae sín­to­mas reales co­mo di­fi­cul­tad pa­ra dor­mir, irri­ta­bi­li­dad y pal­pi­ta­cio­nes de­bi­das a la acri­mo­nia sin pre­ce­den­tes de es­ta cam­pa­ña. El es­tu­dio más re­cien­te de la Ame­ri­can Psy­cho­lo­gi­cal As­so­cia­tion ha­lló que el 52 por cien­to de los adul­tos es­ta­dou­ni­den­ses ex­pre­sa que la elec­ción de 2016 “cons­ti­tu­ye una fuen­te de es­trés muy o al­go im­por­tan­te”.

Mu­chas de esas per­so­nas es­pe­ran el ali­vio de la fi­na­li­za­ción de la elec­ción. La­men­ta­ble­men­te, mu­chos de no­so­tros te­me­mos aun más lo que ocu­rri­rá des­pués del Día de la Elec­ción, por­que las fuer­zas que fue­ron des­en­ca­de­na­das no ha­rán que el odio, que ha si­do con­ver­ti­do en al­go nor­mal, des­apa­rez­ca má­gi­ca­men­te.

A me­dia­dos de sep­tiem­bre, va­rias mu­je­res fue­ron ob­je­to de una se­rie de ata­ques de fue­go en la ciu­dad de Nue­va York—un mu­cha­cho de 14 años fue arres­ta­do en un in­ci­den­te, acu­sa­do de in­ten­tar pren­der fue­go a la ca­mi­sa de una ado­les­cen­te. A otras mu­je­res, al­gu­nas de ellas con ves­ti­men­ta mu­sul­ma­na, les pren­die­ron las fal­das con en­cen­de­do­res, en el mis­mo ve­cin­da­rio.

Ni­ños his­pa­nos fue­ron in­ti­mi­da­dos y hos­ti­ga­dos en las es­cue­las con la idea de mu­ros pa­ra las fron­te­ras e in­di­vi­duos con ce­ro au­to­ri­dad pi­die­ron “pa­pe­les” a la gen­te. Hu­bo mu­je­res que re­por­ta­ron que se las con­si­de­ró de­ma­sia­do sen­si­bles, tras re­ve­la­cio­nes de que los co­men­ta­rios de­gra­dan­tes de Trump so­bre las mu­je­res lan­za­ran “las bro­mas de ves­tua­rios” al dis­cur­so pú­bli­co. Los afro­ame­ri­ca­nos fue­ron re­du­ci­dos a es­te­reo­ti­pos de víc­ti­mas que vi­ven en el lla­ma­do in­fierno de las zo­nas ur­ba­nas de­pri­mi­das, los ju­díos ex­pe­ri­men­ta­ron un in­cre­men­to de an­ti­se­mi­tis­mo, etc. etc. Los ejem­plos del “Efec­to Trump” son in­ter­mi­na­bles. Y om­ni­pre­sen­tes. El re­por­te­ro in­ves­ti­ga­ti­vo del New York Ti­mes, Mi­chael Luo, re­cien­te­men­te des­cri­bió una mu­jer que lo in­sul­tó a él y a su fa­mi­lia cuan­do sa­lían de la igle­sia. “Vuél­van­se a Chi­na. Vuél­van­se a su [im­pro­pe­rio] país,” di­jo que les gri­tó la mu­jer.

Luo, fren­te a su igle­sia y sus hi­jos, se vio re­du­ci­do a gri­tar de vuel­ta “¡Yo na­cí en es­te país!”

Así es co­mo se sien­te la vi­da si uno tie­ne un nom­bre que sue­na ét­ni­co o una apa­rien­cia no-blan­ca en los úl­ti­mos días de la se­gun­da pre­si­den­cia de nues­tro pri­mer pre­si­den­te afro­ame­ri­cano.

Yo (y mu­chos otros) nos he­mos acos­tum­bra­do a ello. La se­ma­na pa­sa­da es­cri­bí so­bre seis ga­lar­do­na­dos con el pre­mio No­bel que son in­mi­gran­tes y so­bre las con­tri­bu­cio­nes de los in­mi­gran­tes a es­te país, y re­ci­bí emails di­cién­do­me “Ve­te a Mé­xi­co don­de per­te­ne­ces”.

¿Qué sen­ti­do tie­ne ex­pli­car que na­cí aquí a una per­so­na que quie­re que yo me va­ya sim­ple­men­te por­que me atre­ví a de­cir al­go agra­da­ble so­bre los in­mi­gran­tes?

An­tes de la can­di­da­tu­ra de Trump, las “mi­cro­agre­sio­nes”—des­pre­cios su­ti­les de la et­nia o de las ca­rac­te­rís­ti­cas cul­tu­ra­les de una per­so­na—eran la preo­cu­pa­ción dia­ria de la po­bla­ción no-blan­ca.

Se pue­de de­cir que pa­ra el 40 por cien­to de la po­bla­ción no-blan­ca de Es­ta­dos Uni­dos las mi­cro­agre­sio­nes die­ron lu­gar a las vie­jas agre­sio­nes abier­tas de gen­te que bus­ca echar la cul­pa a los “bad hom­bres”—tér­mino que usó Trump en el de­ba­te del miér­co­les por la no­che—de man­char el ha­lo de gran­de­za de Es­ta­dos Uni­dos.

Y más va­le que nos pre­pa­re­mos pa­ra la per­sis­ten­cia de la ira y el re­sen­ti­mien­to des­pués del 8 de no­viem­bre, in­de­pen­dien­te­men­te de quién ga­ne la elec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.