Di­vi­de a EU cons­truc­ción del Mu­ro Fron­te­ri­zo

Can­di­da­tos por la pre­si­den­cia di­fie­ren so­bre va­lla di­vi­so­ria

El Diario de El Paso - - Panorama - The Washington Post

No es nin­gún se­cre­to que Do­nald Trump tie­ne pla­nes de cons­truir un mu­ro a lo lar­go de to­da la fron­te­ra en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co —y de con­ven­cer a Mé­xi­co de pa­gar­lo.

El can­di­da­to re­pu­bli­cano ha si­do no­ta­ble­men­te franco en torno a la pro­pues­ta, con la cual di­fie­ren 6 de ca­da 10 elec­to­res. El mu­ro, ar­gu­men­ta Trump, ha­ce fal­ta pa­ra con­te­ner la in­mi­gra­ción ile­gal, re­du­cir la vio­len­cia de la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da cer­ca de la fron­te­ra e im­pe­dir que las drogas lle­guen a Es­ta­dos Uni­dos.

Por aho­ra, las va­llas cu­bren ape­nas 700 mi­llas de la fron­te­ra con ca­si dos mil mi­llas de lon­gi­tud.

Hi­llary Clin­ton, la can­di­da­ta de­mó­cra­ta, se opo­ne a com­ple­tar el mu­ro —pe­ro cuan­do fue se­na­do­ra, vo­tó a fa­vor de la ini­cia­ti­va del 2006 que con­du­jo a la cons­truc­ción de la ma­yo­ría de la ba­rre­ra ac­tual.

La idea de “com­ple­tar el mu­ro” ha for­ma­do par­te de la re­tó­ri­ca po­lí­ti­ca des­de que se ini­ció la cons­truc­ción de la cer­ca. Pe­ro hoy, a 10 años de eri­gir­se la ma­yo­ría del mu­ro, las opi­nio­nes se en­cuen­tran di­vi­di­das en torno a la ne­ce­si­dad —o in­clu­so via­bi­li­dad— de una ba­rre­ra que abar­que la fron­te­ra en­te­ra.

A al­gu­nos ha­bi­tan­tes lo­ca­les les preo­cu­pa que la re­tó­ri­ca acer­ca del de­ba­te so­bre el mu­ro em­peo­re la re­la­ción en­tre am­bos paí­ses.

Las eco­no­mías es­ta­dou­ni­den­se y me­xi­ca­na se en­cuen­tran pro­fun­da­men­te en­tre­la­za­das. Es­to pue­de ver­se con cla­ri­dad en las co­mu­ni­da­des agrí­co­las fron­te­ri­zas. Scott McWi­lliams es due­ño de Val Ver­de Wool y Mohair en Del Río, si­tio que per­ma­ne­ce bá­si­ca­men­te sin va­lla y don­de ga­na­de­ros de am­bos paí­ses se reúnen pa­ra ha­cer ne­go­cios.

“Un al­to por­cen­ta­je de nues­tras ven­tas de me­nu­deo pro­vie­nen de Mé­xi­co. Así que te­ne­mos una gran re­la­ción con la co­mu­ni­dad ga­na­de­ra de allá así co­mo con la de aquí. Si se cons­tru­ye­ra el mu­ro, tal vez eso im­pi­da que al­go del nar­co­trá­fi­co pa­se por sus ran­chos an­tes de lle­gar a los nues­tros. Así que tam­bién po­dría ser po­si­ti­vo pa­ra ellos. Ten­dría que ser un mu­ro que sí fun­cio­na­ra y mo­ni­to­rea­do de ma­ne­ra que fun­cio­na­ra, pe­ro he vis­to que en es­te país se cons­tru­yen va­llas en lu­ga­res don­de uno no pen­sa­ría que se pue­den cons­truir, y lo­gra­ron ha­cer­lo”.

Res­pues­ta com­pli­ca­da

El he­cho de que la ba­rre­ra exis­ten­te ha­ya lo­gra­do sus ob­je­ti­vos es te­ma de de­ba­te.

El mu­ro con­for­ma ape­nas una par­te de las me­di­das que Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za (CBP) ha im­ple­men­ta­do a fin de pro­te­ger las fron­te­ras del país. En los úl­ti­mos años se ha du­pli­ca­do el nú­me­ro de agen­tes de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za. Don­de no hay va­llas, si hay cá­ma­ras y sen­so­res.

En los da­tos que CBP dio a co­no­cer se su­gie­re que a par­tir del 2001 ha des­cen­di­do la in­mi­gra­ción ile­gal, pe­ro re­sul­ta di­fí­cil de­mos­trar cuá­les po­lí­ti­cas es­pe­cí­fi­cas mar­ca­ron la di­fe­ren­cia. Es ca­si se­gu­ro que la Gran Re­ce­sión, ini­cia­da en el 2008, des­ani­ma­ra a al­gu­nos mi­gran­tes eco­nó­mi­cos, di­cen in­ves­ti­ga­do­res.

Al­gu­nos ha­bi­tan­tes lo­ca­les en­fa­ti­za­ron los enor­mes re­tos lo­gís­ti­cos de cons­truir un mu­ro. El te­xano la­go Amis­tad es ape­nas un ejem­plo so­bre el es­ca­bro­so te­rreno.

La fron­te­ra cam­bian­te

Mi­lla a mi­lla, a lo lar­go de la fron­te­ra va­rían enor­me­men­te el pai­sa­je y la cultura. Al oes­te de El Pa­so, por Nue­vo Mé­xi­co, Ari­zo­na y Ca­li­for­nia, don­de se ha eri­gi­do la ma­yor par­te del mu­ro, la fron­te­ra cons­ti­tu­ye bá­si­ca­men­te una se­rie de ra­yas rec­tas di­bu­ja­das por el hom­bre. Pe­ro ha­cia el es­te, en Texas, con­ti­núa el si­nuo­so sen­de­ro del río Bravo. Aquí la ma­yo­ría de la fron­te­ra si­gue sin va­lla.

Cons­truir la ba­rre­ra en es­ta re­gión se­ría di­fí­cil de­bi­do al ais­la­mien­to y el te­rreno di­fí­cil de la zo­na. En Texas el go­bierno fe­de­ral es due­ño de muy po­ca tie­rra, de ma­ne­ra que pa­ra un mu­ro más al­to se ne­ce­si­ta­ría re­cu­rrir a te­rre­nos par­ti­cu­la­res, lo cual com­pli­ca los desafíos le­ga­les y lo­gís­ti­cos.

Pe­ro más di­fí­cil que na­da, el río Bravo es una for­ma­ción na­tu­ral —no un lí­mi­te he­cho por el hom­bre. Los ríos ero­sio­nan el te­rreno por el que pa­san. Inun­dan. Se se­can. A ve­ces cam­bian de cau­ce. Una ba­rre­ra fron­te­ri­za to­tal ten­dría que abor­dar es­tos desafíos na­tu­ra­les.

Cer­ca de la desem­bo­ca­du­ra del río Bravo se lo­ca­li­zan las ciu­da­des her­ma­nas de Ma­ta­mo­ros, Mé­xi­co, y Browns­vi­lle, Texas. Aquí, la tie­rra es no­to­ria­men­te exu­be­ran­te, el río ser­pen­tean­te y con ten­den­cia a inun­dar. Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co han sos­te­ni­do nu­me­ro­sas dispu­tas so­bre te­rre­nos afec­ta­dos cuan­do el afluen­te cam­bia de cur­so.

En es­te lu­gar en­re­jar la fron­te­ra es al­go raro. Don­de exis­ten cer­cas, a me­nu­do se en­cuen­tran le­jos del río, fue­ra de la su­per­fi­cie inun­da­ble —crean­do es­pa­cios am­plios en­tre el mu­ro y la fron­te­ra ofi­cial. A Jeremy Bar­nard, ge­ren­te ge­ne­ral de un campo de golf, le preo­cu­pa que su ne­go­cio que­de bar­dea­do des­de Es­ta­dos Uni­dos de com­ple­tar­se la ba­rre­ra.

“En el la­do sur del di­que hay co­mo 200 ha­bi­tan­tes que que­da­rían des­pla­za­dos si se cons­tru­ye el mu­ro aquí en es­te di­que. Que­da­ría fue­ra de Es­ta­dos Uni­dos y es­ta­ría en una tie­rra de na­die. Mu­cha gen­te su­po­ne que el mu­ro se le­van­ta­ría aquí en la ori­lla, y eso no es ver­dad. Mu­cha gen­te y mu­chas co­mu­ni­da­des se ve­rían afec­ta­das de mo­do dis­tin­to”.

Pa­ra al­gu­nos, vi­vir en es­tos es­pa­cios es ya una reali­dad. La cons­truc­ción de la ba­rre­ra ac­tual afec­tó a cien­tos de pro­pie­ta­rios de pre­dios. Se cer­ca­ron gran­jas y te­rre­nos agrí­co­las. Se frag­men­ta­ron im­por­tan­tes re­fu­gios de es­pe­cies sil­ves­tres.

Se es­ti­ma que 6 de ca­da 10 elec­to­res no es­tá de acuer­do con amu­ra­llar la fron­te­ra

Los cru­ces, más pe­li­gro­sos

Una de las con­se­cuen­cias de las po­lí­ti­cas más es­tric­tas so­bre se­gu­ri­dad fron­te­ri­za es que se han vuel­to más pe­li­gro­sas las ru­tas pa­ra los mi­gran­tes —mu­chos de los cua­les son cen­troa­me­ri­ca­nos, no me­xi­ca­nos.

Hoy en día, la ma­yo­ría de las muer­tes que re­por­tan agen­tes de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za ocu­rren en el Va­lle del Río Bravo en Texas, don­de la ma­yo­ría de la fron­te­ra con­ti­núa sin cer­car, así co­mo en la re­gión de Tuc­son, Ari­zo­na, la cual es­tá ca­si to­da cer­ca­da.

La vi­gi­lan­cia fron­te­ri­za ha em­pu­ja­do a los mi­gran­tes de las ru­tas exis­ten­tes ha­cia zo­nas más des­po­bla­das. En el sur de Ari­zo­na, los mi­gran­tes ca­mi­nan de­ce­nas de mi­llas a tra­vés de de­sier­to, por­tan­do agua en en­va­ses de plás­ti­co.

“Di­nah Bear, pre­si­den­te de Fron­te­ras Hu­ma­ni­ta­rias, di­ce, “aquí es­tá mu­rien­do gen­te. En el sur de Ari­zo­na he­mos te­ni­do al­re­de­dor de tres mil de­ce­sos con­fir­ma­dos de mi­gran­tes. Sa­be­mos que va­mos a es­tar ha­llan­do ca­dá­ve­res por años, por dé­ca­das. Con­for­me se ha eri­gi­do el mu­ro en va­rias sec­cio­nes de la fron­te­ra, la gen­te se ha mo­vi­do a re­gio­nes más re­mo­tas. He­mos vis­to a un be­bé que to­da­vía es­tá vi­vo que es­ta­ba tra­tan­do de ma­mar de su ma­dre, quien es­ta­ba muer­ta. He­mos vis­to mo­rir a un ni­ño de un año. Va­rios de nues­tros vo­lun­ta­rios han lo­ca­li­za­do ca­dá­ve­res”.

Tuc­son, Ari­zo­na es uno de los lu­ga­res más di­fí­ci­les pa­ra in­ten­tar cru­zar la fron­te­ra.

En el 2015, la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za reali­zó más de 790 res­ca­tes en el sec­tor Tuc­son. La ta­sa de mor­tan­dad es una de las más al­tas en la fron­te­ra.

EL CBP di­ce que des­de el 2001 ha ba­ja­do la in­mi­gra­cion ile­gal

Las va­LLas ac­tua­les cu­bren 700 de ca­si 2 mil mi­llas en­tre Mé­xi­co y EU

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.