El ul­ti­mo dis­pa­ra­te de la UNES­CO

El Diario de El Paso - - Opinión - An­drés Op­pen­hei­mer

Mia­mi – La UNES­CO, la or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das que se su­po­ne es­té a car­go de la edu­ca­ción, la cien­cia y la cul­tu­ra, ha apro­ba­do en el pa­sa­do mu­chas re­so­lu­cio­nes dis­pa­ra­ta­das. Pe­ro su úl­ti­mo vo­to, que en esen­cia nie­ga los víncu­los del ju­daís­mo y el cris­tia­nis­mo con los lu­ga­res sa­gra­dos de Je­ru­sa­lén, ha su­pe­ra­do sus pro­pios ré­cords de lo­cu­ra po­lí­ti­ca.

Por suer­te, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU, Ban Ki-moon, y la pro­pia di­rec­to­ra de la UNES­CO, Irina Bo­ko­va, se han dis­tan­cia­do de la re­so­lu­ción del 13 de oc­tu­bre, res­pal­da­da por Pa­les­ti­na, que de he­cho nie­ga los víncu­los del ju­daís­mo y la cris­tian­dad con el Mon­te del Tem­plo y su Mu­ro Oc­ci­den­tal, o Mu­ro de los La­men­tos.

La re­so­lu­ción, ti­tu­la­da "Pa­les­ti­na ocu­pa­da", con­de­na una lar­ga lis­ta de su­pues­tos ac­tos is­rae­líes en con­tra de los pa­les­ti­nos. Pe­ro, aun­que eso for­ma par­te del len­gua­je ha­bi­tual de la UNES­CO desde su ad­mi­sión de Pa­les­ti­na co­mo Es­ta­do miem­bro en 2011, el texto de es­te año se re­fie­re a los si­tios más sa­gra­dos del ju­daís­mo y la cris­tian­dad ex­clu­si­va­men­te por sus nom­bres ára­bes, po­nien­do en du­da sus víncu­los con cual­quier re­li­gión que no sea el is­lam.

La re­so­lu­ción fue apro­ba­da por 24 vo­tos a fa­vor, in­clu­yen­do Irán, y seis en con­tra, en­tre ellos Es­ta­dos Uni­dos, Gran Bre­ta­ña y Ale­ma­nia. Hu­bo 26 abs­ten­cio­nes, que in­clu­ye­ron a Fran­cia, In­dia y Ar­gen­ti­na, que en años an­te­rio­res ha­bían vo­ta­do a fa­vor de re­so­lu­cio­nes pa­re­ci­das, pe­ro me­nos in­fla­ma­to­rias.

En un ra­ro gi­ro de 180 gra­dos, Mé­xi­co vo­tó a fa­vor de la re­so­lu­ción, pe­ro días más tarde cam­bió su vo­to re­tro­ac­ti­va­men­te por una abs­ten­ción. Si­mul­tá­nea­men­te, el Go­bierno me­xi­cano des­pi­dió a su Em­ba­ja­dor an­te la UNES­CO, An­drés Roe­mer Slo­mians­ki, por su­pues­ta­men­te no ha­ber in­for­ma­do a sus su­pe­rio­res so­bre el con­te­ni­do de la re­so­lu­ción.

Pe­ro Hi­llel Neuer, di­rec­tor de UN Watch, un gru­po in­de­pen­dien­te de mo­ni­to­reo de las Na­cio­nes Uni­das, afir­mó que Roe­mer se re­ti­ró de la sa­la an­tes de la vo­ta­ción por­que no es­ta­ba de acuer­do con la re­so­lu­ción. El vo­to de Mé­xi­co a fa­vor de la re­so­lu­ción fue da­do por uno de sus su­bor­di­na­dos, di­jo.

"(Roe­mer) no es so­la­men­te un di­plo­má­ti­co, ana­lis­ta po­lí­ti­co, abo­ga­do, eco­no­mis­ta, fun­da­dor de un gru­po de ex­per­tos y au­tor de 16 li­bros y dos obras de tea­tro ga­lar­do­na­das con pre­mios. Él es, ade­más, un hé­roe", es­cri­bió Neuer en Un­watch. org.

Una fuen­te me­xi­ca­na fa­mi­lia­ri­za­da con el in­ci­den­te me di­jo que Roe­mer sí in­for­mó a sus su­pe­rio­res mu­cho an­tes del vo­to.

El Pre­si­den­te me­xi­cano, Enrique Pe­ña Nieto, y su Se­cre­ta­ria de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res ha­bían di­cho a di­rec­ti­vos de la co­mu­ni­dad ju­día de Mé­xi­co a su regreso de Israel -don­de asis­tie­ron al fu­ne­ral del Pre­si­den­te is­rae­lí Shi­mon Pe­res- que Mé­xi­co no res­pal­da­ría la re­so­lu­ción. Pe­ro sus ins­truc­cio­nes nun­ca fue­ron trans­mi­ti­das ofi­cial­men­te a Roe­mer, se­gún me di­jo es­ta fuen­te bien in­for­ma­da.

Tras la vo­ta­ción, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU dio a co­no­cer un co­mu­ni­ca­do di­cien­do que él "rei­te­ra la im­por­tan­cia de la Ciu­dad Vie­ja de Je­ru­sa­lén y sus mu­ros pa­ra las tres re­li­gio­nes mo­no­teís­tas, y sub­ra­ya la im­por­tan­cia de los víncu­los re­li­gio­sos e his­tó­ri­cos de los pue­blos ju­díos, mu­sul­ma­nes y cris­tia­nos con ese si­tio sa­gra­do". El co­mu­ni­ca­do aña­dió que des­co­no­cer los víncu­los de las tres re­li­gio­nes con los si­tios sa­gra­dos "só­lo ali­men­ta­rá la vio­len­cia y el ra­di­ca­lis­mo".

La UNES­CO ya es­tá al bor­de de la ban­ca­rro­ta de­bi­do a re­so­lu­cio­nes co­mo és­ta. Es­ta­dos Uni­dos re­ti­ró su con­tri­bu­ción anual de 80 mi­llo­nes de dó­la­res a la UNES­CO lue­go de que la or­ga­ni­za­ción ad­mi­tie­ra a Pa­les­ti­na co­mo Es­ta­do miem­bro. Y Ja­pón, el se­gun­do ma­yor con­tri­bu­yen­te, anun­ció que sus­pen­de­rá su con­tri­bu­ción es­te año, apa­ren­te­men­te en pro­tes­ta con­tra la de­ci­sión de la UNES­CO de in­cor­po­rar los do­cu­men­tos de Chi­na de la Ma­tan­za de Nan­king co­mo un le­ga­do de la hu­ma­ni­dad.

Mi opi­nión: los pa­les­ti­nos tie­nen to­do el de­re­cho de exi­gir su pro­pio Es­ta­do jun­to al de Israel, pe­ro es­tán des­acre­di­tan­do su pro­pia cau­sa al tra­tar de re­es­cri­bir 3 mil años de his­to­ria de una ma­ne­ra tan ab­sur­da.

Y la UNES­CO se ha con­ver­ti­do en una bro­ma de mal gus­to. En lu­gar de ser un se­mi­lle­ro de ex­tre­mis­mo y de apro­bar re­so­lu­cio­nes po­lí­ti­cas, de­be­ría ocu­par­se de su mi­sión de me­jo­rar la edu­ca­ción, la cien­cia y la cul­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.