Acu­sa­do le pidió ma­tar a su esposa

Que­ría co­brar se­gu­ro de vi­da, tes­ti­fi­ca en jui­cio ex com­pa­ñe­ro de cel­da

El Diario de El Paso - - Portada - Karla Val­dez/El Dia­rio de El Pa­so

En el se­gun­do día de jui­cio contra Carl Lamb, acu­sa­do de man­dar ma­tar a su esposa en 2015 mien­tras es­ta­ba en pri­sión por ha­ber­la gol­pea­do, los ju­ra­dos es­cu­cha­ron al tes­ti­go cla­ve de la su­pues­ta cons­pi­ra­ción.

La Fis­ca­lía pre­sen­tó co­mo tes­ti­go del ilí­ci­to a Car­los Nie­ves, com­pa­ñe­ro de cel­da del acu­sa­do y el con­tac­to en­tre Lamb y el pre­sun­to si­ca­rio, quien re­sul­tó ser un agen­te en­cu­bier­to.

“Él (Lamb) di­jo que si la qui­ta­ba (a la esposa) del ca­mino, se aca­ba­rían to­dos sus pro­ble­mas”, de­cla­ró Nie­ves.

Lamb pre­sun­ta­men­te no que­ría que su esposa, Ga­brie­la Lamb, tes­ti­fi­ca­ra en su contra por vio­len­cia fa­mi­liar.

De acuer­do con el tes­ti­mo­nio de Nie­ves, el acu­sa­do le pre­gun­tó “di­si­mu­la­da­men­te” si no co­no­cía a al­guien que pu­die­ra ase­si­nar a su esposa, “trabajo” por el que se­gún el tes­ti­go, Lamb pa­ga­ría con los 150 mil dó­la­res del se­gu­ro de vi­da de la mu­jer.

“CJ (Lamb) di­jo que él era el be­ne­fi­cia­rio del se­gu­ro de vi­da de su esposa y con eso le pa­ga­ría a la per­so­na que la ma­ta­ra”, co­men­tó Nie­ves.

Nie­ves, quien ac­tual­men­te cum­ple una con­de­na por asal­to agravado y po­se­sión ile­gal de ar­mas, di­jo al ju­ra­do que no que­ría ver­se im­pli­ca­do en un ca­so de ho­mi­ci­dio, por lo que pidió a su esposa que re­por­ta­ra el he­cho a la Uni­dad de Crí­me­nes Contra Per­so­nas de la Po­li­cía de El Pa­so.

“Nun­ca me ha­bían ha­bla­do de ma­tar a al­guien. Yo no soy un ase­sino, por eso le di­je a mi esposa que re­por­ta­ra lo que CJ (Lamb) me ha­bía di­cho”, ase­gu­ró Nie­ves. Man­dan a agen­te en­cu­bier­to Tras la de­nun­cia de la esposa de Nie­ves, un de­tec­ti­ve de la uni­dad CAP con­tac­tó al tes­ti­go para pe­dir­le “ayu­da” con­tac­tan­do a Lamb con My­kel Ruiz, la per­so­na que “ha­ría el trabajo”.

“Una de­tec­ti­ve me bus­có y me di­jo que le di­je­ra a CJ (Lamb) que ya te­nía a la per­so­na que que­ría, pe­ro en reali­dad era otro po­li­cía”, co­men­tó Nie­ves.

Se­gún el tes­ti­go, cuan­do le dio la no­ti­cia a Lamb, és­te co­men­zó a es­cri­bir “no­tas” con la des­crip­ción de la mu­jer, la di­rec­ción del de­par­ta­men­to, el ca­rro que ella con­du­cía y el “me­jor” ho­ra­rio para co­me­ter el ase­si­na­to.

Di­chas no­tas fue­ron pre­sen­ta­das por la fis­ca­lía co­mo prue­bas que de­mos­tra­ban que Lamb es­ta­ba dis­pues­to a ma­tar a la mu­jer.

Para fa­ci­li­tar el “trabajo” del su­pues­to si­ca­rio, Lamb pidió a los cus­to­dios del cen­tro de de­ten­cio­nes que en­tre­ga­ran sus per­te­nen­cias per­so­na­les que in­cluían un te­lé­fono ce­lu­lar y las lla­ves del de­par­ta­men­to a Ruiz, a quien ca­li­fi­có co­mo un “ami­go”.

“El iPho­ne era pri­mer pa­go, ya cuan­do ma­ta­ran a su esposa pa­ga­ría el res­to”, di­jo Nie­ves. In­ten­ta des­acre­di­tar­lo Cuan­do to­có el turno de la de­fen­sa, el abo­ga­do Fran­cis­co Ma­cías, cues­tio­nó la cre­di­bi­li­dad de Nie­ves di­cien­do que era la pa­la­bra de un pre­so con un lar­go his­to­rial cri­mi­nal, en­tre ellos vio­len­cia fa­mi­liar.

Ade­más in­ten­tó sem­brar la du­da ante el ju­ra­do, di­cien­do que el tes­ti­go fue quien es­cri­bió las no­tas y só­lo bus­ca­ba in­cri­mi­nar a su clien­te.

Nie­ves con­tes­tó que las no­tas te­nían da­tos muy “es­pe­cí­fi­cos” que so­la­men­te el acu­sa­do po­día sa­ber­los.

El jui­cio con­ti­núa hoy a las 9 a.m. en la Cor­te del Dis­tri­to 34 del Con­da­do de El Pa­so a car­go del juez Wi­lliam Moody.

CaRL LaMB en la cor­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.