Cor­te­ja Trump el vo­to an­ti­cas­tris­ta en Mia­mi

El re­pu­bli­cano ha­ce cam­pa­ña en la Pe­que­ña Ha­ba­na, mien­tras, Clin­ton par­ti­ci­pa en un ‘show’ la­tino

El Diario de El Paso - - Panorama -

Mia­mi— ¿Có­mo ga­nar Flo­ri­da? El mar­tes –14 días para las elec­cio­nes– hu­bo dos res­pues­tas: la de Do­nald Trump, tra­tar de ga­nar­se el co­ra­zón de vo­to an­ti­cas­tris­ta de Mia­mi; y la de Hi­llary Clin­ton, dar un mi­tin for­mal y des­pués ir­se a un show la­tino a ha­blar de co­mi­da.

Con 29 de los 270 vo­tos elec­to­ra­les ne­ce­sa­rios para ha­cer­se de la Pre­si­den­cia, Flo­ri­da se pre­sen­ta co­mo uno de los es­ta­dos tras­cen­den­ta­les para de­ci­dir la con­tien­da. Siem­pre ha te­ni­do re­sul­ta­dos apre­ta­dos y el can­di­da­to re­pu­bli­cano y la de­mó­cra­ta de­ben ara­ñar to­dos los vo­tos que pue­dan para des­equi­li­brar la ba­lan­za.

Trump lle­va va­rios días apos­tan­do por Flo­ri­da. El lu­nes dio dos mí­ti­nes y el mar­tes se le­van­tó en su cam­po de golf en Mia­mi y fue a la Pe­que­ña Ha­ba­na a re­unir­se con los ve­te­ra­nos del des­em­bar­co de Bahía de Co­chi­nos, la in­va­sión frus­tra­da de Cu­ba aus­pi­cia­da por la CIA (1961). Con el vo­to du­ro cu­ba­noa­me­ri­cano en la mirilla, elo­gió a sus an­fi­trio­nes: ‘Me sien­to hon­ra­do por el apo­yo de es­tos sol­da­dos de la li­ber­tad’.

‘La co­mu­ni­dad cu­ba­na está muy or­gu­llo­sa de us­te­des’, les di­jo. ‘Cuan­do le co­men­té a unos ami­gos cu­ba­nos que iba a ve­nir aquí, me di­je­ron: ¡Eso no es cual­quier co­sa, Don! Lo sé, no ha­ce fal­ta que me lo di­gan’, ce­rró con su­fi­cien­cia.

Tam­bién men­cio­nó, con es­fuer­zo sin­tác­ti­co in­fruc­tuo­so, a las ‘Da­mas en Blan­co’, por las Da­mas de Blan­co, el gru­po de mu­je­res que se ma­ni­fies­ta ca­da do­min­go en Cu­ba por la li­ber­tad de los pre­sos po­lí­ti­cos. Lue­go sal­tó al cua­dri­lá­te­ro elec­to­ral: ‘Des­gra­cia­da­men­te, Hi­llary Clin­ton ha­ce la vis­ta gor­da a las vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos’.

Trump, que se­gún in­ves­ti­ga­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas un día tra­tó de ha­cer ne­go­cios en Cu­ba pe­se a las prohi­bi­cio­nes del em­bar­go y que, me­dia­da la cam­pa­ña, aún se mos­tra­ba ani­ma­do a in­ver­tir en la is­la –‘cuan­do ten­ga­mos per­mi­so’–, gi­ró ha­ce unas se­ma­nas a un dis­cur­so de cor­te re­pu­bli­cano clásico de exi­gir la de­mo­cra­cia an­tes de cual­quier aper­tu­ra a la is­la, de­nos­tan­do el diá­lo­go de Oba­ma con La Ha­ba­na.

Su nue­va pos­tu­ra ante el te­ma cu­bano es de efec­to in­cier­to. La co­mu­ni­dad se ha trans­for­ma­do apri­sa po­lí­ti­ca­men­te en la úl­ti­ma dé­ca­da. Si en 2004 un 78% de los cu­ba­nos de Mia­mi vo­tó por Geor­ge W. Bush, hoy las en­cues­tas apun­tan ca­si al em­pa­te téc­ni­co, un 35% para Trump y un 31% para Clin­ton (Flo­ri­da In­ter­na­tio­nal Uni­ver­sity).

Ha­cia la no­che, en la Ca­lle Ocho de la Pe­que­ña Ha­ba­na se po­dían re­co­ger en­tre los cu­ba­nos opi­nio­nes que re­fle­jan el con­tras­te de en­fo­ques. Car­los Mo­ra­les, de 63 años y que de­jó Cu­ba en 1962, se que­ja­ba con acritud de los nue­vos tiem­pos: ‘Aquí ya no exis­te el vo­to tra­di­cio­nal cu­bano. To­do el mun­do está ven­di­do ha­ce tiem­po. Las ge­ne­ra­cio­nes de aho­ra no tie­nen prin­ci­pios, só­lo se apro­ve­chan de la gran­de­za de es­te país, que le da di­ne­ro a cual­quie­ra que lle­gue’, di­jo.

Mo­ra­les tam­po­co se fia­ba de Trump: ‘Es ca­paz de cual­quier co­sa, de fa­jar­se con los Cas­tro o de ser peor que Oba­ma y abrir­se más. Es una in­cóg­ni­ta’.

A una cua­dra del res­tau­ran­te don­de Mo­ra­les to­ma­ba ca­fé, la em­plea­da de la­van­de­ría Yamilet Fer­nán­dez, 47 años, ago­ta­ba las úl­ti­mas ho­ras de su jor­na­da la­bo­ral y da­ba su pa­re­cer so­bre el dis­cur­so de mano du­ra de Trump: ‘Si ga­na­se e hi­cie­se lo que di­ce, se­ría un pa­so atrás para los cu­ba­nos. Con lo po­qui­to que he­mos avan­za­do con Oba­ma, si él lo echa to­do para atrás, ¿qué le va a que­dar otra vez a Cu­ba? Na­da’.

Mien­tras Trump ha­cia su Gue­rra Fría en Little Ha­va­na, Clin­ton ju­ga­ba su par­ti­da del mar­tes en el te­rreno na­tu­ral del re­pu­bli­cano: la te­le­vi­sión. Des­pués de ha­cer cam­pa­ña en el Con­da­do de Bro­ward, acu­dió co­mo in­vi­ta­da a El Gor­do y La Fla­ca, un show de en­tre­te­ni­mien­to de Uni­vi­sión que tie­ne una sus­tan­cio­sa au­dien­cia his­pa­na. Bro­meó con los pre­sen­ta­do­res, se de­cla­ró enamo­ra­da de la co­mi­da me­xi­ca­na y en otro mo­men­to re­cor­dó al sol­da­do de ori­gen me­xi­cano Da­mián Ló­pez, que mu­rió en Irak com­ba­tien­do en el Ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos mien­tras es­pe­ra­ba a que le con­ce­die­sen la ciu­da­da­nía ame­ri­ca­na.

A prio­ri, pa­re­ce que la mi­ra­da de Trump al vo­to his­pano de Flo­ri­da está atas­ca­da en una reali­dad al­go mar­chi­ta, la de la pri­ma­cía cu­ba­na. Clin­ton, sin em­bar­go, to­ca una la­ti­ni­dad abar­ca­do­ra, con un dis­cur­so de de­fen­sa de las mi­no­rías y de las po­lí­ti­cas so­cia­les que puede lle­gar igual a un cu­bano de las úl­ti­mas ge­ne­ra­cio­nes que a ac­to­res más re­cien­tes co­mo los ve­ne­zo­la­nos, los cen­troa­me­ri­ca­nos o la cre­cien­te po­bla­ción puer­to­rri­que­ña.

La tra­ma fi­nal de la cam­pa­ña Clin­ton para atraer el vo­to his­pano se pren­de­rá el sá­ba­do en Mia­mi: Jen­ni­fer Ló­pez da­rá un con­cier­to pi­dien­do el vo­to y, ado­ban­do la po­lí­ti­ca con la pa­sión, se es­pe­ra que la arro­pe su ex ma­ri­do, Marc Ant­hony.

‘Ata­que a la de­mo­cra­cia’

El mar­tes en el Con­da­do de Bro­ward (Flo­ri­da), de asen­ta­da ten­den­cia de­mó­cra­ta, Hi­llary Clin­ton lla­mó al vo­to y ata­có a Trump por no com­pro­me­ter­se a aca­tar el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes y sem­brar la som­bra de la sos­pe­cha en el sis­te­ma elec­to­ral: ‘Se ha pa­sa­do to­da la cam­pa­ña ata­can­do a las mi­no­rías, y su ob­je­ti­vo fi­nal es la pro­pia de­mo­cra­cia’, di­jo.

La can­di­da­ta de­mó­cra­ta, a la que los son­deos dan una ven­ta­ja de cin­co pun­tos so­bre Trump, ad­vir­tió de que no da ‘na­da por he­cho’ e in­sis­tió en que sus par­ti­da­rios va­yan a las ur­nas. Cla­ra y con­ci­sa, Clin­ton des­ple­gó su dis­cur­so so­cial, eco­lo­gis­ta y de cohe­sión na­cio­nal y ce­rró ha­blan­do con un pun­to de ironía del fu­tu­ro de Es­ta­dos Uni­dos: ‘Es un asun­to más gran­de que yo, que to­dos no­so­tros. Más gran­de in­clu­so que Trump’.

El can­di­da­to con los ve­te­ra­nos de Bahía de Co­chi­nos

la dE­mó­cra­ta en el Gor­do y la Fla­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.