Es la fies­ta de Trump

El Diario de El Paso - - Portada - Paul Krug­man

Nue­va York – La cam­pa­ña pre­si­den­cial está en­tran­do en sus úl­ti­mas se­ma­nas y a me­nos que las en­cues­tas de opi­nión es­tén to­tal­men­te fue­ra de la reali­dad, Do­nald Trump tie­ne muy po­cas po­si­bi­li­da­des de ga­nar; so­lo sie­te por cien­to, de acuer­do con el mo­de­lo “Ups­hot” del “Ti­mes”. En­tre tan­to, el can­di­da­to con­ti­núa di­cien­do co­sas re­pug­nan­tes, y los ana­lis­tas se es­tán pre­gun­tan­do si los re­pu­bli­ca­nos con po­cos vo­tos fi­nal­men­te van a re­pu­diar al can­di­da­to de su par­ti­do.

La res­pues­ta de­be­ría ser: ¿a quién le im­por­ta? To­dos los que res­pal­da­ron a Trump en el pa­sa­do son sus due­ños aho­ra; es de­ma­sia­do tar­de para un rem­bol­so. Y los elec­to­res de­be­rían dar­se cuen­ta de que vo­tar por cual­quie­ra de los que apo­ya­ron a Trump es, en efec­to, un vo­to por el trum­pis­mo, in­de­pen­dien­te­men­te de lo que pa­se has­ta arri­ba de la fór­mu­la.

Primero que na­da, na­die que es­tu­vie­ra po­nien­do aten­ción puede de­cir, ho­nes­ta­men­te, que se en­te­ró de al­go nue­vo so­bre Trump en las úl­ti­mas se­ma­nas. Era ob­vio des­de un prin­ci­pio que es un “es­ta­fa­dor” _ fue lo que di­jo Mar­co Ru­bio, quien, con to­do, ha res­pal­da­do su can­di­da­tu­ra. Su ra­cis­mo y se­xis­mo eran evi­den­tes des­de el ini­cio de su cam­pa­ña; su an­sia de ven­gan­za y fal­ta de au­to­con­trol que­da­ron to­tal­men­te ex­pues­tos en su dia­tri­ba en contra del juez Gon­za­lo Cu­riel y de Khizr Khan.

Así es que cual­quier po­lí­ti­co que tra­te de dis­tan­ciar­se del fe­nó­meno Trump des­pués de las elec­cio­nes _ o, in­clu­so, de­jar de res­pal­dar­lo en los po­cos días que que­dan _ ya re­pro­bó la prue­ba del ca­rác­ter. To­dos ellos su­pie­ron, to­do el tiem­po, quién era él. Sa­bían que se tra­ta­ba de un hom­bre que nun­ca ja­más de­be­ría ocu­par nin­gún ti­po de car­go de res­pon­sa­bi­li­dad, ya no se di­ga con­ver­tir­se en pre­si­den­te. No obs­tan­te, se ne­ga­ron a ma­ni­fes­tar­se en contra de su can­di­da­tu­ra siem­pre que tu­vie­ra una po­si­bi­li­dad de ga­nar; es de­cir, lo apo­ya­ron cuan­do im­por­ta­ba y so­lo se dis­tan­cia­ron de él cuan­do ya no im­por­ta­ba. Se tra­ta de un enor­me fra­ca­so mo­ral y me­re­ce re­cor­dar­se co­mo tal.

Cla­ro que sa­be­mos por qué la gran ma­yo­ría de los po­lí­ti­cos re­pu­bli­ca­nos res­pal­da­ban a Trump a pe­sar de lo te­rri­ble que es: te­mían las re­pre­sa­lias por par­te de las ba­ses del par­ti­do si no lo ha­cían. Sin em­bar­go, eso no es ex­cu­sa. Por el con­tra­rio, es una ra­zón para con­fiar to­da­vía me­nos en es­tas per­so­nas. Ya sa­be­mos que ca­re­cen de cual­quier tem­ple mo­ral, que ha­rán cual­quier co­sa que sea ne­ce­sa­ria para ga­ran­ti­zar su pro­pia so­bre­vi­ven­cia po­lí­ti­ca.

Y lo que es­to sig­ni­fi­ca en la prác­ti­ca es que se­gui­rán sien­do trum­pis­tas des­pués de las elec­cio­nes, aun si el pro­pio Oran­ge One se es­fu­ma de la es­ce­na.

Des­pués de to­do, lo que ave­ri­gua­mos du­ran­te las elec­cio­nes in­ter­nas re­pu­bli­ca­nas fue que a la ba­se del par­ti­do no le im­por­ta para na­da lo que di­ga su eli­te: Jeb Bush (¿se acuer­dan de él?), la op­ción ini­cial in­ter­na, no lle­gó a nin­gu­na par­te a pe­sar del gi­gan­tes­co fon­do de fi­nan­cia­ción; y no se puede de­cir que a Ru­bio, quien lo su­ce­dió co­mo el fa­vo­ri­to de la eli­te, le ha­ya ido me­jor. Y a las ba­ses tam­po­co les im­por­tan los su­pues­tos prin­ci­pios con­ser­va­do­res, co­mo el go­bierno re­du­ci­do.

Lo que los vo­tan­tes re­pu­bli­ca­nos que­rían, más bien, eran can­di­da­tos que ca­na­li­za­ran su enojo y su mie­do, que sa­ta­ni­za­ran a los no blan­cos y ca­ye­ran en el jue­go de las os­cu­ras teo­rías de la cons­pi­ra­ción. (Has­ta los can­di­da­tos de la eli­te hi­cie­ron eso; nun­ca hay que ol­vi­dar que Ru­bio acu­só al pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma de da­ñar de­li­be­ra­da­men­te a Es­ta­dos Uni­dos.)

So­lo por si aca­so se tie­ne al­gu­na du­da so­bre la reali­dad po­lí­ti­ca, en una en­cues­ta de opi­nión que le­van­tó Bloom­berg ha­ce po­co, se le pre­gun­tó a los re­pu­bli­ca­nos el pun­to de vis­ta de quién coin­ci­día más con el su­yo en cuan­to a qué de­be­ría re­pre­sen­tar el Par­ti­do Re­pu­bli­cano: el de Paul Ryan o el de Do­nald Trump. La res­pues­ta fue Trump, por un am­plio mar­gen.

Es­ta lec­ción no se les ha per­di­do a los po­lí­ti­cos re­pu­bli­ca­nos. Aun si Trump pier­de en gran­de, sa­brán que sus for­tu­nas per­so­na­les de­pen­de­rán de man­te­ner una lí­nea esen­cial­men­te trum­pis­ta. De otra for­ma, en­fren­ta­rán gra­ves e im­por­tan­tes cues­tio­na­mien­tos y/o es­ta­rán en ries­go de per­der elec­cio­nes fu­tu­ras, cuan­do el elec­to­ra­do de ba­se se que­de en su ca­sa.

Así es que se puede ha­cer ca­so omi­so de los es­fuer­zo por des­cri­bir a Trump co­mo una des­via­ción del ver­da­de­ro ca­mino del Par­ti­do Re­pu­bli­cano: el trum­pis­mo es de lo que se tra­ta el Par­ti­do. A la me­jor en­cuen­tran a fu­tu­ros ada­li­des con un me­jor con­trol de sus im­pul­sos y me­nos es­que­le­tos per­so­na­les en sus ar­ma­rios, pe­ro la ba­je­za sub­ya­cen­te es aho­ra par­te del ADN re­pu­bli­cano.

Y las con­se­cuen­cias in­me­dia­tas se­rán muy ho­rri­bles. Su­pon­ga­mos que ga­na Hi­llary Clin­ton. Se en­fren­ta­rá a un par­ti­do de opo­si­ción que la sa­ta­ni­za y nie­ga su le­gi­ti­mi­dad, sin im­por­tar cuán gran­de sea su mar­gen de vic­to­ria. Po­dría ser di­fí­cil pen­sar en al­gu­na for­ma en la que los re­pu­bli­ca­nos pu­die­ran ser to­da­vía más obs­truc­cio­nis­tas y des­truc­ti­vos de lo que han si­do du­ran­te los años de Oba­ma, pe­ro en­con­tra­rán una for­ma, créan­me.

De he­cho, es pro­ba­ble que sea tan ma­lo que la gobernabilidad de Es­ta­dos Uni­dos po­dría pen­der de un hi­lo. Que los de­mó­cra­tas re­cu­pe­ren el Se­na­do se­ría al­go muy bueno, pe­ro es po­co fac­ti­ble que con­si­gan la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes gra­cias al agru­pa­mien­to de sus vo­tos. En­ton­ces, ¿có­mo se lo­gra­rían rea­li­zar las ac­ti­vi­da­des bá­si­cas, co­mo la ela­bo­ra­ción del pre­su­pues­to? Al­gu­nos ob­ser­va­do­res ya es­tán es­pe­cu­lan­do so­bre un ré­gi­men en el que, efec­ti­va­men­te, los de­mó­cra­tas ope­ren a la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes en coope­ra­ción con unos cuan­tos re­pu­bli­ca­nos ra­cio­na­les. Es­pe­re­mos que sí, pe­ro no es la for­ma de ad­mi­nis­trar a un gran país.

No obs­tan­te, es di­fí­cil ver una al­ter­na­ti­va. Ello se de­ba a que el Par­ti­do Re­pu­bli­cano mo­derno es el par­ti­do de Trump, con o sin el hom­bre mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.