Su­pli­can au­xi­lio pa­ra mi­gran­tes hai­tia­nos

Re­quie­ren ayu­da le­gal e in­tér­pre­tes pa­ra 136 ca­ri­be­ños que en­fren­tan de­por­ta­ción

El Diario de El Paso - - PORTADA - Die­go Mur­cia/El Dia­rio de El Pa­so

Una nue­va cri­sis mi­gra­to­ria im­pac­ta a los Es­ta­dos Uni­dos. Se tra­ta de mi­les de hai­tia­nos que bus­can en­trar al país en bus­ca de asi­lo, lue­go que aban­do­na­ron su na­ción des­pués del de­vas­ta­dor te­rre­mo­to del 2010. Al flu­jo de cu­ba­nos y cen­troa­me­ri­ca­nos, se su­ma aho­ra la lle­ga­da de los na­ti­vos de Hai­tí. En es­te mo­men­to, 136 va­ro­nes hai­tia­nos se en­cuen­tran en el Centro de De­ten­ción Mi­gra­to­ria del Con­da­do de Ote­ro, NM, en es­pe­ra de ser de­por­ta­dos.

A tra­vés de vo­lun­ta­rios, los ca­ri­be­ños su­pli­can a la co­mu­ni­dad de El Pa­so au­xi­lio pa­ra pa­gar sus gas­tos le­ga­les, así co­mo in­tér­pre­tes de su len­gua –creo­le hai­tiano– al in­glés pa­ra po­der de­fen­der­se en las cor­tes.

“Los tie­nen en cel­das ce­rra­das, amon­to­na­dos en gru­pos y en­car­ce­la­dos co­mo si fue­ran cri­mi­na­les”, co­men­tó Fai­not Pie­rre, vo­ce­ro de Ame­ri­ca­nos Hai­tia­nos Vo­lun­ta­rios Uni­dos. Los detenidos son hom­bres en­tre los 30 y los 40 años de edad.

“Lue­go, te­ne­mos tes­ti­mo­nios de que no es­tán co­mien­do bien, que no hay buen tra­to ha­cia ellos aun­que no son cri­mi­na­les y que es­tán pro­cli­ves a con­ta­gios por te­ner­los en gru­pos”, se que­jó Pie­rre, quien tam­bién es hai­tiano ame­ri­cano y ve­te­rano de las Fuer­zas Ar­ma­das de EU.

Los hai­tia­nos han hui­do de su país, pri­me­ro, a cau­sa del te­rre­mo­to de 2010, que su­mió en rui­nas al país en­te­ro y, se­gun­do, por el re­cien­te pa­so del hu­ra­cán Matt­hew, a prin­ci­pios de es­te mes.

Los ac­ti­vis­tas de los de­re­chos de los mi­gran­tes cal­cu­lan que ca­da día lle­gan a la ciu­dad de Ti­jua­na –una de las ru­tas más po­pu­la­res de los is­le­ños– unos cien hai­tia­nos.

Tras el te­rre­mo­to, mu­chos hai­tia­nos mi­gra­ron al Nor­te des­de Bra­sil, don­de ha­bían ido en bus­ca de tra­ba­jos y el Go­bierno les otor­gó vi­sas hu­ma­ni­ta­rias. Sin em­bar­go, la re­cien­te des­gra­cia eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca del país sud­ame­ri­cano pro­vo­có que mu­chos hai­tia­nos se que­da­ran sin tra­ba­jo, se hun­die­ran aún más en la po­bre­za y fi­ja­ran su mi­ra­da en Es­ta­dos Uni­dos.

Ya no son bien­ve­ni­dos

Tras el sis­mo, el Go­bierno de EU ofre­ció un pro­gra­ma de apo­yo tem­po­ral a los hai­tia­nos que lo­gra­ran lle­gar a es­te país. Sin em­bar­go el au­xi­lio ya ex­pi­ró, por lo que aque­llos que piden asi­lo en Nor­tea­mé­ri­ca en­fren­tan la de­por­ta­ción.

A di­fe­ren­cia de cen­troa­me­ri­ca­nos y cu­ba­nos, los re­fu­gia­dos na­ti­vos de Hai­tí no son bien­ve­ni­dos.

El 22 de sep­tiem­bre, la ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Ba­rack Obama anun­ció que en­du­re­ce­ría la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria en fa­vor de los hai­tia­nos e ini­ció una ma­si­va de­por­ta­ción de los cen­te­na­res de mi­gran­tes de di­cho país que in­ten­ta­ron cru­zar en bus­ca de una me­jor opor­tu­ni­dad de vi­da.

Se es­ti­ma que só­lo el año pa­sa­do, cuan­do el Go­bierno anun­ció que nor­ma­li­za­ría re­la­cio­nes con Cu­ba, la fron­te­ra re­ci­bió (del 1 de oc­tu­bre de 2014 al 30 de sep­tiem­bre de 2015) un to­tal de 339 in­mi­gran­tes hai­tia­nos, una ci­fra su­pe­ra­da con cre­ces en es­te año fis­cal de 2016 con la en­tra­da has­ta aho­ra de unos 5 mil hai­tia­nos, se­gún da­tos del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal.

Pe­ro, en com­pa­ra­ción a los cu­ba­nos, pro­te­gi­dos por la Ley de Ajus­te Cu­bano de 1966 y su po­lí­ti­ca de “pies se­cos/pies mo­ja­dos”, que otor­ga be­ne­fi­cios es­pe­cia­les a los is­le­ños, los hai­tia­nos han ter­mi­na­do en cen­tros de de­ten­ción mien­tras es­pe­ran un pe­río­do de 90 días pa­ra que ini­cie su pro­ce­so de de­por­ta­ción.

El te­ma de la reanu­da­ción de re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en­tre los go­bier­nos de Es­ta­dos Uni­dos y Cu­ba, y por lo tan­to la can­ce­la­ción del tra­to es­pe­cial a los in­mi­gran­tes de la is­la, ge­ne­ró una olea­da inusi­ta­da de cu­ba­nos por es­ta fron­te­ra.

Los con­gre­sis­tas de­mó­cra­tas Be­to O’Rour­ke, por El Pa­so, y Henry Cué­llar, por La­re­do, se su­ma­ron es­te año a las vo­ces que piden una mo­di­fi­ca­ción a la Ley de Ajus­te, ya que, afir­man, su­po­ne un agra­vio com­pa­ra­ti­vo con in­mi­gran­tes de otras na­cio­na­li­da­des.

Lar­go via­je

Pa­ra lle­gar a EU, los hai­tia­nos atra­vie­san Mé­xi­co y va­rios paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca pro­ce­den­tes en su ma­yo­ría de Bra­sil, des­de don­de par­ten por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas des­pués de ha­ber re­si­di­do en el país sud­ame­ri­cano con un vi­sa­do hu­ma­ni­ta­rio du­ran­te va­rios años, se­gún el al­to fun­cio­na­rio es­ta­dou­ni­den­se.

Mien­tras tan­to, Fai­not Pie­rre y un gru­po de vo­lun­ta­rios pa­se­ños in­ten­tan ayu­dar a es­tos com­pa­trio­tas a su­pe­rar la ba­rre­ra del idio­ma, y a guiar­los con sus so­li­ci­tu­des de asi­lo des­de su pro­pia ex­pe­rien­cia. Sin em­bar­go, di­jo, ne­ce­si­ta­rán ayu­da le­gal pa­ra en­ten­der el pro­ce­so de asi­lo y po­der na­ve­gar me­jor por el sis­te­ma de in­mi­gra­ción de es­te país, ade­más de per­so­nas que pue­dan ha­cer tra­duc­cio­nes del fran­cés o creo­le al in­glés.

Ma­ña­na lu­nes, a las 5 de la tar­de, vi­si­ta­rán el centro de de­ten­ción pa­ra en­tre­vis­tar­se con al­gu­nos de los detenidos y co­no­cer más a fon­do sus ne­ce­si­da­des, se­ña­ló Pie­rre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.