En la mi­ra, re­gis­tros de ex con­vic­to vio­len­tos

Po­nen en du­da efec­ti­vi­dad de se­gui­mien­tos

El Diario de El Paso - - ESPECIAL - As­so­cia­ted Press

Toledo, Ohio – Du­ran­te las ho­ras de de­ses­pe­ra­ción des­pués que una es­tu­dian­te de la Uni­ver­si­dad de Toledo des­apa­re­ció mien­tras pa­sea­ba en bi­ci­cle­ta es­te verano, sus ami­gos re­vi­sa­ron la lis­ta es­ta­tal de ofen­so­res se­xua­les y em­pe­za­ron a to­car puer­tas.

Sin em­bar­go, su bús­que­da no los lle­vó ca­mino aba­jo has­ta un ex con­vic­to que pa­só tiem­po en pri­sión por se­cues­trar a otra mu­jer – de­bi­do a que nun­ca ha­bía si­do con­de­na­do por un de­li­to se­xual.

Aho­ra, la fa­mi­lia de Sie­rah Joug­hin, de quien los in­ves­ti­ga­do­res di­je­ron que fue se­cues­tra­da y ase­si­na­da por un ve­cino con un pa­sa­do ocul­to, desea que los le­gis­la­do­res de Ohio si­gan el ejem­plo de por lo me­nos otros sie­te Es­ta­dos que le dan se­gui­mien­to a to­do ti­po de ofen­so­res vio­len­tos.

“Si uno es­tá tra­tan­do de re­in­te­grar­se a la so­cie­dad y ser un miem­bro pro­duc­ti­vo de la co­mu­ni­dad, hay que ha­cer­nos res­pon­sa­bles de lo que hi­ci­mos”, co­men­tó Shei­la Va­cu­lik, la ma­dre de Joug­hin.

“Es­tán allí por una ra­zón, y uno los pu­so allí por una ra­zón”.

Esa emo­ti­va se­rie de de­li­tos que ge­ne­ró el re­gis­tro de ofen­so­res se­xua­les en los años 1990 ha apor­ta­do lis­tas más ac­ce­si­bles al pú­bli­co y man­tie­ne vi­gi­la­dos a un am­plio ran­go de ofen­so­res – des­de ase­si­nos has­ta los que usan me­tan­fe­ta­mi­nas – una vez que es­tán fue­ra de pri­sión.

Una re­vi­sión que lle­vó a ca­bo The As­so­cia­ted Press en to­do el país en­con­tró que ta­les re­gis­tros han au­men­ta­do en la úl­ti­ma dé­ca­da y que más pro­pues­tas es­tán sien­do con­si­de­ra­das.

Los que es­tán a fa­vor de es­ta me­di­da ase­gu­ran que ayu­da a la gen­te a co­no­cer más a sus vecinos y eso los man­ten­drá a sal­vo.

Aun­que es­tu­dios han mos­tra­do que los re­gis­tros de ofen­so­res han he­cho po­co pa­ra re­du­cir los de­li­tos.

Gru­pos an­ti vio­len­cia do­més­ti­ca en Es­ta­dos que han con­si­de­ra­do ex­pan­dir sus re­gis­tros su­gie­ren que el di­ne­ro que se gas­ta pa­ra man­te­ner­los po­dría es­tar me­jor uti­li­za­do en pro­gra­mas pa­ra de­te­ner la vio­len­cia an­tes de que ocu­rra.

Tan só­lo, el man­te­ner ac­tua­li­za­das las lis­tas de ofen­so­res se­xua­les cues­ta más de 1 mi­llón de dó­la­res ca­da año pa­ra mu­chos Es­ta­dos, un pre­cio que es cu­bier­to par­cial­men­te por las cuo­tas que de­ben pa­gar los ofen­so­res.

Al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res ase­gu­ran que las lis­tas y bús­que­das en lí­nea, pue­den im­pe­dir que los ofen­so­res en­cuen­tren em­pleos y ca­sas en dón­de vi­vir, lo cual pro­vo­ca que sea más pro­ba­ble que vuel­van a co­me­ter ese de­li­to.

“Cuan­do al­guien sa­le de pri­sión, que­re­mos que ten­ga éxi­to”, di­jo Alis­sa Ac­ker­man, pro­fe­so­ra de Jus­ti­cia Pe­nal en la Uni­ver­si­dad de Washington.

“Que­re­mos que sean par­te de la so­cie­dad. El co­lo­car a esa gen­te en re­gis­tros co­mo ésos ha­ce que sea im­po­si­ble lo­grar­lo”.

Vin­cent Brum­ley, quien fue li­be­ra­do de una pri­sión de Illinois en el 2015 des­pués de pur­gar 27 años por aso­ciar­se con otros dos su­je­tos pa­ra se­cues­trar y ma­tar a un hom­bre, co­men­tó que po­cos em­plea­do­res le han da­do opor­tu­ni­dad des­pués que les cuen­ta su pa­sa­do y se han en­te­ra­do que es­tá en el re­gis­tro es­ta­tal.

“Eso es to­do lo que ellos ven en mí”, di­jo. “No sa­ben por qué fui con­de­na­do o si fui cul­pa­ble. Ya pa­gué mi cul­pa. ¿Por qué me re­le­gan?”.

Al­gu­nos re­gis­tros le dan se­gui­mien­to só­lo a las per­so­nas que son con­de­na­das por un ase­si­na­to o por de­li­tos vio­len­tos con­tra niños.

En 1995, fue la pri­me­ra vez que Mon­ta­na am­plió su lis­ta pa­ra agre­gar a ofen­so­res no se­xua­les y aho­ra in­clu­ye a los que son condenados por ho­mi­ci­dio, agre­sión agra­va­da, agre­sión con un ar­ma e in­cen­dia­rios.

In­dia­na, Illinois, Kan­sas, Oklahoma y Vir­gi­nia re­quie­ren que por lo me­nos al­gu­nos ofen­so­res vio­len­tos se re­gis­tren, mien­tras que Flo­ri­da tie­ne una lis­ta de “ofen­so­res ha­bi­tua­les” que han si­do condenados por de­li­tos gra­ves que no son crí­me­nes se­xua­les.

El re­gis­tro en lí­nea de Kan­sas re­ci­be 1 mil 600 vi­si­tas al día y ge­ne­ra una gran can­ti­dad de pis­tas, ma­yor­men­te re­la­cio­na­das con ofen­so­res se­xua­les y nar­co­tra­fi­can­tes, co­men­tó John Gaunt, quien la su­per­vi­sa pa­ra el Bu­ró de In­ves­ti­ga­ción de Kan­sas.

Las le­yes fuer­zan a los ofen­so­res a man­te­ner ac­tua­li­za­do el lu­gar en don­de se en­cuen­tran, du­ran­te 10 años o de por vi­da, de­pen­dien­do de la se­ve­ri­dad del de­li­to.

Le­gis­la­do­res de Ohio es­tán con­si­de­ran­do esa idea pe­ro no han es­ta­ble­ci­do un plan y quie­ren que los que apli­can la ley la res­pal­den.

Pennsyl­va­nia y Te­xas son al­gu­nos de los Es­ta­dos que han de­ba­ti­do acer­ca de es­ta­ble­cer un re­gis­tro de vio­len­cia do­més­ti­ca en los úl­ti­mos años.

aGen­tes del FBI re­vi­san la es­ce­na del cri­men

de­ta­lles de la au­dien­cia del pre­sun­to ase­sino

Ja­Mes Wor­le, acu­sa­do del ase­si­na­to de la es­tu­dian­te

sIe­raH JoUG­HIn fue vic­ti­ma­da por un ex con­vic­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.