Efec­to Trump im­pac­ta vo­to del Dis­tri­to 23

Ce­rra­da la con­tien­da en­tre Hurd y Ga­lle­go

El Diario de El Paso - - PLECA - Pa­trick Svi­tek The Te­xas Tri­bu­ne

En el ex­ten­so 23avo dis­tri­to con­gre­sis­ta te­xano, to­dos tie­nen co­no­ci­mien­to so­bre Do­nald Trump, el fan­fa­rrón mul­ti­mi­llo­na­rio que a dia­rio sa­le en el no­ti­cie­ro ves­per­tino, pro­vo­can­do dis­cu­sio­nes du­ran­te la ce­na fa­mi­liar y de­ján­do­los de­ses­pe­ra­do por que ter­mi­ne es­ta tem­po­ra­da de elec­cio­nes.

“Siem­pre que di­cen Clin­ton o Trump, yo na­da más le cam­bio”, di­jo Cat­he­ri­ne Cano, maes­tra ju­bi­la­da que el mar­tes re­vi­sa­ba su te­lé­fono en una pa­na­de­ría. “Yo no voy a ir­me a la fron­te­ra —to­da­vía”.

Es­te no­viem­bre, los de­mó­cra­tas tie­nen la es­pe­ran­za de que la ubi­cua con­tien­da por la Ca­sa Blan­ca in­flu­ya en al­to gra­do pa­ra des­ban­car al re­pre­sen­tan­te Will Hurd, el re­pu­bli­cano de San An­to­nio que nun­ca ha res­pal­da­do a Trump pe­ro que com­par­te el mis­mo par­ti­do en la pa­pe­le­ta. Hurd vol­ve­rá a en­fren­tar al de­mó­cra­ta de Al­pi­ne Pe­te Ga­lle­go, quien con­fía en que los elec­to­res del dis­tri­to con ma­yo­ría mi­no­ri­ta­ria cas­ti­guen a Hurd por la ofen­si­va can­di­da­tu­ra de Trump.

Pe­ro co­mo mu­chas co­sas en es­te vas­to y pe­cu­liar dis­tri­to, no es tan sen­ci­llo. Du­ran­te un re­cien­te re­co­rri­do en au­to­mó­vil por el dis­tri­to —si­tua­do a ca­si 600 mi­llas de la re­mo­ta ca­rre­te­ra 90— los elec­to­res dis­ta­ron de mos­trar­se uni­for­mes al con­si­de­rar que las con­tien­das por la Presidencia y por el Dis­tri­to 23 sean una y la mis­ma, o si­quie­ra si­mi­la­res.

Trump, opi­na­ron mu­chos, es un es­pé­ci­men úni­co: “Es to­tal­men­te dis­tin­to a cual­quie­ra”, di­jo Tra­ci Koch, pro­pie­ta­ria de una bou­ti­que en la ca­lle prin­ci­pal de Hon­do. “Él es él. A la me­jor eso sea lo que ne­ce­si­ta­mos”.

El Dis­tri­to

Aun sin Trump en­ca­be­zan­do la pa­pe­le­ta, la revancha Hurd-Ga­lle­go iba a ser dra­má­ti­ca. Es­tá desa­rro­llán­do­se en un ra­ro mar­co en la po­lí­ti­ca te­xa­na do­mi­na­da por los re­pu­bli­ca­nos: un ver­da­de­ro dis­tri­to com­pe­ti­do —de siem­pre— don­de los can­di­da­tos se ven obli­ga­dos a di­ri­gir­se al centro ideo­ló­gi­co y no pue­den sen­tar­se des­de que ter­mi­nan las pri­ma­rias.

Al ini­ciar en ju­lio su cam­pa­ña, Hurd se ca­li­fi­có or­gu­llo­sa­men­te co­mo “uno de los po­cos re­pu­bli­ca­nos en Te­xas que tie­ne que ha­blar con de­mó­cra­tas”. Tam­bién Ga­lle­go, quien por mu­cho tiem­po fue le­gis­la­dor es­ta­tal, ha­ce alar­de de su bi­par­ti­dis­mo —y de có­mo és­te en­ca­ja en el in­de­ci­so dis­tri­to.

“Pa­ra mí ha­ber­me cria­do en el po­nien­te de Te­xas es muy im­por­tan­te —la gen­te que vi­ve ahí es in­de­pen­dien­te por na­tu­ra­le­za”, di­jo el jue­ves Ga­lle­go du­ran­te su pri­mer —y pro­ba­ble­men­te úni­co— de­ba­te con Hurd en Te­xas. “No si­gue ne­ce­sa­ria­men­te a uno u a otro par­ti­do. Ha­ce lo co­rrec­to por las ra­zo­nes co­rrec­tas”.

Con fre­cuen­cia ha­cen fal­ta su­per­la­ti­vos pa­ra des­cri­bir el dis­tri­to bá­si­ca­men­te ru­ral. Es uno de los más gran­des a ni­vel na­cio­nal, abar­can­do una su­per­fi­cie su­pe­rior a la de 29 es­ta­dos al ex­ten­der­se des­de el oes­te de San An­to­nio has­ta El Pa­so. En el in­ter, to­ca la ma­yo­ría de la fron­te­ra te­xa­na con Mé­xi­co —y mu­cha más fron­te­ra me­xi­ca­na que cual­quier otro dis­tri­to con­gre­sis­ta del país.

“Tan lar­go, tan gran­de —in­clu­ye to­do ti­po de per­so­nas”, di­jo Pe­te De Ho­yos, par­ti­da­rio de Hurd de 70 años es­ta­cio­na­do el mar­tes en el ex­te­rior de unas ur­nas en Del Tío. “Tie­ne de­mó­cra­tas, re­pu­bli­ca­nos, li­be­ra­les y con­ser­va­do­res —y to­dos la ga­ma de en me­dio”. Los te­mas La di­ver­si­dad re­sul­tó evi­den­te en su to­ta­li­dad du­ran­te el re­co­rri­do por el dis­tri­to. Por ca­da se­gui­dor de hue­so co­lo­ra­do de un par­ti­do, ha­bía al­guien que ase­gu­ra­ba vo­tar por can­di­da­tos de va­rios. Y por ca­da de­mó­cra­ta com­pla­ci­do con la di­rec­ción del país ha­bía un re­pu­bli­cano me­nos que sa­tis­fe­cho —a me­nu­do en­fu­re­ci­do— con la for­ma en que van las co­sas.

“Quie­ro vo­tar pa­ra aca­bar con to­do lo que es­tá pa­san­do aho­ri­ta”, di­jo Aman­da Eu­banks, de 40 años, de Al­pi­ne.

Si bien to­dos los elec­to­res es­ta­ban muy cons­cien­tes acer­ca de Trump, po­cos lo se­ña­la­ron co­mo el prin­ci­pal fac­tor pa­ra ellos en la con­tien­da con­gre­sis­ta. A me­nu­do men­cio­na­ron prio­ri­da­des más cer­ca­nas a ca­sa: la se­gu­ri­dad fron­te­ri­za, la aten­ción a la sa­lud y los asun­tos so­bre ex­com­ba­tien­tes.

Si los elec­to­res te­nían al­gu­na que­ja en torno a Ga­lle­go o Hurd, con fre­cuen­cia se de­bía a que con­si­de­ra­ban que al­guno de los can­di­da­tos no es­ta­ba po­nien­do su­fi­cien­te aten­ción a los ser­vi­cios pa­ra el elec­to­ra­do.

PE­tE ga­llE­go, can­di­da­to de­mó­cra­ta

El IN­CUM­BEN­TE re­pu­bli­cano Will Hurd

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.