De­rrum­ban mi­to del ‘PA­CIEN­TE CE­RO’

Con­fir­man es­tu­dio que VIH lle­gó a Es­ta­dos Uni­dos mu­cho an­tes de lo que se afir­ma­ba

El Diario de El Paso - - ESPECIAL - New York Times

En la tor­tuo­sa mi­to­lo­gía de la epi­de­mia del si­da hay una le­yen­da que pa­re­ce nun­ca mo­rir: el lla­ma­do Pa­cien­te Ce­ro, tam­bién co­no­ci­do co­mo Gaé-tan Du­gas, un ae­ro­mo­zo ca­na­dien­se-fran­cés, tro­ta­mun­dos, se­xual­men­te ines­ta­ble, que, su­pues­ta­men­te, se con­ta­gió con el VIH en Hai­tí o Afri­ca, y lo pro­pa­gó a do­ce­nas, has­ta cen­te­nas, de otros hom­bres an­tes de mo­rir en 1984.

Al­gu­na vez se cul­pó a Du­gas de ha­ber des­en­ca­de­na­do to­da la epi­de­mia de si­da en Es­ta­dos Uni­dos, lo que trau­mó al país en los 1980 y, des­de en­ton­ces, ha ma­ta­do a más de 500 mil es­ta­dou­ni­den­ses. In­clu­so, The New York Post lo des­cri­bió así con el ti­tu­lar: “El hom­bre que nos dio el si­da”.

Sin em­bar­go, des­pués de un aná­li­sis ge­né­ti­co nue­vo de las mues­tras de san­gre que es­ta­ban guar­da­das, apo­ya­do con un al­go de un fas­ci­nan­te tra­ba­jo de­tec­ti­ves­co his­tó­ri­co, el miér­co­les, los cien­tí­fi­cos lo de­cla­ra­ron inocen­te.

La ce­pa de VIH res­pon­sa­ble de ca­si to­dos los ca­sos de si­da en Es­ta­dos Uni­dos, la cual se trans­por­tó de Zai­re a Hai­tí, más o me­nos, en 1967, se pro­pa­gó de allí a la Ciu­dad de Nue­va York al­re­de­dor de 1971, con­clu­ye­ron los in­ves­ti­ga­do­res que pu­bli­ca­ron su tra­ba­jo en la re­vis­ta “Na­tu­re”. De Nue­va York, se pro­pa­gó a San Fran­cis­co, más o me­nos, en 1976.

El nue­vo aná­li­sis mues­tra que la pro­pia san­gre de Du­gas, de la que se to­mó una mues­tra en 1983, con­te­nía una ce­pa vi­ral que ya ha­bía in­fec­ta­do a hom­bres neo­yor­qui­nos an­tes de que él em­pe­za­ra vi­si­tar ba­res gays en esa ciu­dad des­pués de que lo con­tra­ta­ra Air Ca­na­da en 1974.

Los in­ves­ti­ga­do­res tam­bién re­por­ta­ron que, ori­gi­nal­men­te, a Du­gas ni si­quie­ra se le lla­ma­ba el Pa­cien­te Ce­ro - en uno de los pri­me­ros es­tu­dios epi­de­mio­ló­gi­cos de ca­so, se le de­sig­na Pa­cien­te 0, es de­cir, “fue­ra del sur de Ca­li­for­nia”, don­de em­pe­zó el es­tu­dio. El sím­bo­lo cir­cu­lar am­bi­guo en un grá­fi­co se in­ter­pre­tó des­pués co­mo un ce­ro y se acu­ñó la no­ción de que la cul­pa de la epi­de­mia se le po­día asig­nar a un hom­bre.

Los mi­tos co­mo el del Pa­cien­te Ce­ro se re­fle­jan en los es­fuer­zos de pre­ven­ción in­clu­so aho­ra, di­je­ron ex­per­tos. Mu­chos gru­pos vul­ne­ra­bles, in­clui­dos los jó­ve­nes gays y las afri­ca­nas, no uti­li­zan fár­ma­cos pro­tec­to­res o evi­tan ha­cer­se exá­me­nes por­que te­men que los es­tig­ma­ti­cen o los acu­sen de ser los por­ta­do­res.

Al re­fle­xio­nar so­bre los pri­me­ros tiem­pos de la epi­de­mia, el doc­tor Ant­hony S. Fau­ci, a la sa­zón un mé­di­co que aten­día a pa­cien­tes de si­da y aho­ra es el di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Aler­gias y En­fer­me­da­des In­fec­cio­sas, di­jo que re­cuer­da que, en ese mo­men­to, pa­re­cía plau­si­ble que una per­so­na fue­ra la res­pon­sa­ble.

En re­tros­pec­ti­va, aña­dió, la idea pa­re­ce ab­sur­da aho­ra. “No es­tá­ba­mos cons­cien­tes de cuán ex­ten­di­do es­ta­ba en Afri­ca”, di­jo Fau­ci. “Tam­bién, pen­sa­mos, con ba­se en muy po­ca in­for­ma­ción, que so­lo pa­sa­ban dos años des­de la in­fec­ción has­ta la muer­te”.

Los da­tos nue­vos con­cuer­dan con el es­ce­na­rio que se des­cri­bió en 2011 en “Los orí­ge­nes del si­da”, por el doc­tor Jac­ques Pé­pin, un es­pe­cia­lis­ta en en­fer­me­da­des in­fec­cio­nas en la Uni­ver­si­dad de Sher­broo­ke en Que­bec.

Con ba­se en in­ves­ti­ga­cio­nes ge­né­ti­cas pre­vias y con ar­chi­vos co­lo­nia­les afri­ca­nos, Pé­pin mos­tró que el VIH se trans­mi­tió de Kins­ha­sa a Hai­tí en los 1960, lo más pro­ba­ble es que por uno de los mi­les de ser­vi­do­res pú­bli­cos hai­tia­nos que re­clu­tó Na­cio­nes Uni­das pa­ra tra­ba­jar en el que fue­ra el Con­go Bel­ga des­pués del co­lap­so del ré­gi­men co­lo­nial.

En Hai­tí, teo­ri­zó, al­gu­nos ca­sos se mul­ti­pli­ca­ron de­bi­do a las con­di­cio­nes po­co es­té­ri­les en He­mo-Ca­rib­bean, una com­pa­ñía pri­va­da que re­co­lec­ta­ba san­gre, que abrió en 1971 y ex­por­tó 1,600 ga­lo­nes de plas­ma a Es­ta­dos Uni­dos ca­da mes. Los he­mo­fí­li­cos es­ta­dou­ni­den­ses uti­li­za­ban los fac­to­res de coa­gu­la­ción del plas­ma, y mu­chos de ellos mu­rie­ron de si­da.

Hai­tí tam­bién era un des­tino del tu­ris­mo se­xual pa­ra los gays, otra ru­ta que pu­do ha­ber to­ma­do el vi­rus pa­ra lle­gar a Nue­va York.

Las mues­tras de san­gre que se ana­li­za­ron en la nue­va in­ves­ti­ga­ción se to­ma­ron en 1978 y 1979 en Nue­va York y San Fran­cis­co, co­mo par­te de un es­fuer­zo por ha­cer una va­cu­na con­tra la He­pa­ti­tis B. Los in­ves­ti­ga­do­res guar­da­ron ca­si 16,000 mues­tras san­guí­neas; ca­si sie­te por cien­to de las cua­les co­rres­pon­dían a neo­yor­qui­nos y cua­tro por cien­to a ca­li­for­nia­nos que des­pués re­sul­tó que es­ta­ban in­fec­ta­dos con el VIH.

Un equi­po coor­di­na­do por Mi­chael Wo­ro­bey, un bió­lo­go evo­lu­cio­nis­ta en la Uni­ver­si­dad de Ari­zo­na, y prin­ci­pal au­tor del en­sa­yo pu­bli­ca­do en “Na­tu­re”, se­cuen­ció los ge­no­mas del VIH que se en­con­tró en al­gu­nas de esas mues­tras y las com­pa­ró con el ADN vi­ral en las mues­tras que se to­ma­ron a prin­ci­pios de los 1980 en­tre hai­tia­nos, do­mi­ni­ca­nos y otros que se aten­die­ron en hos­pi­ta­les de Es­ta­dos Uni­dos.

Da­do que por las dé­ca­das que pa­sa­ron en los con­ge­la­do­res, mu­chas de las mues­tras se de­gra­da­ron, co­men­tó Wo­ro­bey, su la­bo­ra­to­rio desa­rro­lló una téc­ni­ca de “ta­la­drar el ARN”, si­mi­lar a la uti­li­za­da pa­ra re­cons­truir el an­ti­guo ge­no­ma nean­der­tal. Con­tar las mu­ta­cio­nes per­mi­tió a los in­ves­ti­ga­do­res “echar ha­cia atrás el re­loj mo­le­cu­lar” y ver cuán­do ca­da ce­pa del VIH se se­pa­ró de sus an­te­pa­sa­dos.

Afri­ca tie­ne una do­ce­na de gru­pos de VIH y la epi­de­mia de Hai­tí pro­vino de uno de ellos. Las mues­tras de Nue­va York se de­ri­van, to­das, de una ce­pa hai­tia­na, y las de San Fran­cis­co, es­tán tan es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­das que es pro­ba­ble que to­das pro­ven­gan de una so­la per­so­na que ha­ya in­tro­du­ci­do la ce­pa neo­yor­qui­na, di­jo Wo­ro­bey.

Los sín­to­mas, que des­pués se lla­ma­ron si­da, se re­co­no­cie­ron por pri­me­ra vez en 1981, y la le­yen­da del Pa­cien­te Ce­ro em­pe­zó con una in­ves­ti­ga­ción de 1984 con la que se ras­trea­ron los con­tac­tos se­xua­les de 40 gays que pre­sen­ta­ban el sar­co­ma de Ka­po­si u otros in­di­ca­do­res de las úl­ti­mas eta­pas del si­da. Ocho de ellos, la mi­tad en Nue­va York y la mi­tad en el sur de Ca­li­for­nia, tu­vie­ron re­la­cio­nes se­xua­les con un ae­ro­mo­zo no iden­ti­fi­ca­do.

Al prin­ci­pio des­cri­to co­mo “Ca­so 057” y lue­go co­mo Pa­cien­te 0, in­for­mó ha­ber te­ni­do al­re­de­dor de 250 pa­re­jas se­xua­les al año. En ese es­tu­dio se su­pu­so in­co­rrec­ta­men­te que la ma­yo­ría de los pa­cien­tes desa­rro­lló los sín­to­mas del si­da en al­re­de­dor de 10 me­ses de la in­fec­ción. En reali­dad, se lle­va años; es po­si­ble que al­gu­nos par­ti­ci­pan­tes se ha­yan in­fec­ta­do mu­cho an­tes de ha­ber co­no­ci­do a Du­gas.

Asi­mis­mo, es po­si­ble que Du­gas tam­bién se ha­ya con­ver­ti­do en el pun­to fo­cal del gru­po, en par­te, por­que él lle­va­ba un dia­rio. Los hom­bres en el es­tu­dio re­por­ta­ron un pro­me­dio de 227 pa­re­jas al año, con fre­cuen­cia, so­lo de en­cuen­tros rá­pi­dos y anó­ni­mos en ba­res y ba­ños pú­bli­cos.

Sin em­bar­go, Du­gas les dio 72 nom­bres a los in­ves­ti­ga­do­res.

El doc­tor Ha­rold W. Jaf­fe, quien fue uno de lo in­ves­ti­ga­do­res ori­gi­na­les y aho­ra es di­rec­tor ad­jun­to pa­ra la cien­cia en los Cen­tros pa­ra el Con­trol y la Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des (CDC, por sus si­glas en in­glés), di­jo que el tex­to del ar­tícu­lo ori­gi­nal ha­ce re­fe­ren­cia a un “pa­cien­te fue­ra de Ca­li­for­nia”.

Sin em­bar­go, hay que re­co­no­cer que el grá­fi­co, del cual re­ci­bió una de las pri­me­ras co­pias, era am­bi­guo. En el centro es­tá la O o el 0, iden­ti­fi­ca­do co­mo el “pa­cien­te ín­di­ce”. Los otros ca­sos es­tán nu­me­ra­dos: LA3 y NY15, por ejem­plo.

La le­yen­da mis­ma sur­gió de la cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria pa­ra el li­bro de gran­des ven­tas, de 1987, “Y la ban­da si­guió to­can­do” de Randy Shilts, un pe­rio­dis­ta gay de San Fran­cis­co que mu­rió de si­da en 1994.

En una en­tre­vis­ta de 1993, Shilts di­jo que ha­bía es­cu­cha­do a los in­ves­ti­ga­do­res de los CDC uti­li­zar el tér­mino Pa­cien­te Ce­ro y ha­bía pen­sa­do: “Oooh, es pe­ga­jo­so”.

Al bus­car a quie­nes fue­ron no­vios de los hom­bres del es­tu­dio de 1984, Shilts es­ta­ble­ció que el ae­ro­mo­zo era Du­gas, quien na­ció en Que­bec, pe­ro vi­vió sus úl­ti­mos años en Van­cou­ver, Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca.

Shilts di­jo que es­ta­ba ho­rro­ri­za­do, al prin­ci­pio, por­que su editorial, St. Martin’s Press, ha­bía con­cen­tra­do la gi­ra pa­ra pro­mo­ver su li­bro en el Pa­cien­te Ce­ro en lu­gar de en la len­ta res­pues­ta del go­bierno an­te la epi­de­mia, pe­ro la hi­zo de to­das for­mas.

Si bien Shilts no acu­sa a Du­gas de ha­ber ini­cia­do la epi­de­mia en Es­ta­dos Uni­dos, lo sa­ta­ni­zó por ser un pro­pa­ga­dor de­li­be­ra­do del vi­rus que ig­no­ró la exi­gen­cia de un mé­di­co de que de­ja­ra de te­ner re­la­cio­nes se­xua­les sin pro­tec­ción y por­que, des­al­ma­da­men­te, les di­jo a al­gu­nas de sus pa­re­jas se­xua­les que te­nía el “cán­cer de los gays” y aho­ra ellos po­drían te­ner­lo.

Pos­te­rior­men­te, di­jo, cuan­do se le pre­gun­tó si Du­gas ha­bía traí­do el si­da a Amé­ri­ca del Nor­te, “No­so­tros di­ji­mos que no, que él no fue el pri­me­ro. Pe­ro yo creo que de to­das for­mas si­guie­ron igual. La idea del Pa­cien­te Ce­ro era muy atrac­ti­va”.

Se es­ti­ma que des­de 1980 han muer­to 500 mil es­ta­dou­ni­den­ses por el VIH

Ma­ni­fes­tan­tes por­tan los nú­me­ros de iden­ti­dad de per­so­nas que fa­lle­cie­ron por el ViH, en even­to lle­va­do a ca­bo en el Cen­tral Park de Nue­va York en 1983

Gaé­tan Du­Gas an­tes de con­traer la en­fer­me­dad

Jó­ve­nes pa­Cien­tes de si­Da ca­mi­nan por san Fran­cis­co en 1986

Co­Mo pa­Cien­te del sar­co­ma de ka­po­si.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.