En­ta­bla mu­jer de­man­da por sui­ci­dio de su hi­jo tras aco­so

La ma­dre del me­nor res­pon­sa­bi­li­za al dis­tri­to es­co­lar por el he­cho

El Diario de El Paso - - CLIMA - Washington Post

El 26 de oc­tu­bre del 2014, un ni­ño de 14 años de Te­xas de nom­bre T.G. Gar­cía le di­jo a su pa­dras­tro que que­ría lim­piar el ar­ma que el hom­bre te­nía en la ca­sa.

Mien­tras su pa­dras­tro se ba­ña­ba, ob­tu­vo la lla­ve del ar­ma­rio en don­de guar­da­ba las ar­mas.

El ado­les­cen­te se di­ri­gió a su re­cá­ma­ra y ce­rró la puer­ta. Allí, se dis­pa­ró.

Fue el úl­ti­mo ac­to del cre­cien­te abu­so de sus com­pa­ñe­ros de cla­se, co­mo se des­cri­be en una de­man­da que su ma­dre, Ro­xan­ne Jo­nes, en­ta­bló en re­pre­sen­ta­ción de su hi­jo fa­lle­ci­do.

Ese do­min­go del 2014, Jo­nes, de acuer­do a la de­man­da que en­ta­bló re­cien­te­men­te en una cor­te fe­de­ral del Dis­tri­to Nor­te de Te­xas, es­cu­chó un rui­do co­mo si T.G. “hu­bie­ra de­ja­do caer sus pe­sas”.

Cuan­do Jo­nes vio el ar­ma en su re­cá­ma­ra, le di­jo a su es­po­so que le ha­bla­ra a la po­li­cía. Las au­to­ri­da­des no pu­die­ron sal­var­lo, mu­rió de la he­ri­da de ba­la que se in­frin­gió.

T.G. era un es­tu­dian­te de pre­pa­ra­to­ria que es­ta­ba ins­cri­to en el Dis­tri­to Es­co­lar In­de­pen­dien­te Con­so­li­da­do Io­wa Park, al que Jo­nes de­man­dó es­te mar­tes.

An­tes de que asis­tie­ra a la es­cue­la en Io­wa Park, fue ata­ca­do se­xual­men­te por dos mu­cha­chos, de acuer­do a Jo­nes.

El trau­ma de ese in­ci­den­te lo ob­se­sio­nó, el jue­ves, tres días an­tes de su muer­te, un es­tu­dian­te de Io­wa Park – iden­ti­fi­ca­do só­lo por sus ini­cia­les, J.T. – se bur­ló de T.G. por el ataque en el au­to­bús es­co­lar, de acuer­do a la de­man­da.

J.T. lo ame­na­zó con de­cir­les a otros es­tu­dian­tes acer­ca del in­ci­den­te, ale­ga el do­cu­men­to. Le di­jo a T.G. un in­sul­to re­la­cio­na­do con las per­so­nas gays y “es­pal­da mo­ja­da”, que de­bió ha­ber­lo ma­ta­do.

La de­man­da ale­ga que el jo­ven, así co­mo otros dos es­tu­dian­tes que ates­ti­gua­ron el abu­so en el au­to­bús, acu­die­ron al vi­ce di­rec­tor del dis­tri­to es­co­lar de nom­bre Tim Jet­ton.

Tam­bién ma­ni­fies­ta que el vi­ce di­rec­tor Jet­ton ha­bía des­car­ta­do an­te­rior­men­te los ata­ques con­tra T.G., ar­gu­men­tan­do que “así son los mu­cha­chos” y tam­bién se re­fi­rió a él co­mo “el pe­que­ño mu­cha­cho me­xi­cano”, en lu­gar de lla­mar­lo por su nom­bre.

El Dis­tri­to Es­co­lar Io­wa Park no res­pon­dió a una so­li­ci­tud que le en­vió The Washington Post por te­lé­fono y co­rreo elec­tró­ni­co el vier­nes por la ma­ña­na, pa­ra que co­men­ta­ra so­bre el asun­to.

An­te­rior­men­te, ofi­cia­les de la es­cue­la ha­bían re­cha­za­do ha­cer co­men­ta­rios con la te­le­vi­so­ra KAUZ, ci­tan­do que es­tá pen­dien­te un li­ti­gio.

Las bur­las en el mes de oc­tu­bre no fue­ron di­fe­ren­tes. Jet­ton no to­mó nin­gu­na ac­ción dis­ci­pli­na­ria des­pués de las ame­na­zas en el au­to­bús es­co­lar, di­jo Jo­nes.

Al día si­guien­te, T.G. le co­men­tó al pa­dre de un com­pa­ñe­ro de la es­cue­la su in­ten­ción de sui­ci­dar­se. El pa­dre con­tac­tó a Jet­ton, quien de acuer­do a la de­man­da, pro­me­tió tra­tar el asun­to con él y te­le­fo­near­les a los pa­dres del chi­co.

El vi­ce di­rec­tor “no hi­zo na­da de eso”.

Una es­tu­dian­te de nom­bre Rob­bie Ken­yon le ad­vir­tió a la es­cue­la que T.G. es­ta­ba con­tem­plan­do sui­ci­dar­se, se­gún le di­jo es­te jue­ves a KFDX 3.

La es­cue­la no to­mó nin­gu­na ac­ción, di­jo, en lu­gar de eso sus­pen­die­ron a Ken­yon y la ame­na­za­ron con no en­tre­gar­le su di­plo­ma, ya que se rehu­só a ol­vi­dar­se del pro­ble­ma.

“Yo creo que tra­ta­ron de ate­mo­ri­zar­nos”, di­jo Ken­yon, “pa­ra que no di­ga­mos na­da ni acu­da­mos a la ad­mi­nis­tra­ción”.

Ésa no fue la pri­me­ra vez que T.G. fue aco­sa­do en la es­cue­la. Se ha­bían bur­la­do de él por­que se veía “fe­me­nino”, “co­mo ni­ña” y por es­tar del­ga­do, di­jo Jo­nes, y de su com­ple­xión os­cu­ra que au­men­tó des­pués de pa­sar tiem­po ba­jo el sol.

Tam­bién fue aco­sa­do por su ra­za, ya que te­nía as­cen­den­cia his­pa­na, in­dí­ge­na ame­ri­ca­na y cau­cá­si­ca, ade­más de una per­so­na­li­dad, que la de­man­da des­cri­bió “afe­mi­na­da”.

An­te­rior­men­te, los es­tu­dian­tes le res­que­bra­ja­ron las cos­ti­llas uti­li­zan­do un cen­ce­rro co­mo ar­ma, de acuer­do a la de­man­da. Aun­que la le­sión re­qui­rió de aten­ción en una sa­la de emer­gen­cia mé­di­ca, Jo­nes di­jo que Jet­ton no in­ves­ti­gó el ataque des­pués ella y su hi­jo se lo co­men­ta­ron al vi­ce di­rec­tor.

“T.G., su ma­dre, Ro­xan­ne Jo­nes y sus com­pa­ñe­ros, re­por­ta­ron los múl­ti­ples in­ci­den­tes de aco­so an­te el vi­ce di­rec­tor Tim Jet­ton”, re­cla­ma Jo­nes en la de­man­da “pe­ro ni él ni na­die más del Dis­tri­to Es­co­lar to­mó nin­gu­na ac­ción pa­ra de­te­ner el aco­so ni le pro­por­cio­nó un am­bien­te se­gu­ro al jo­ven”.

La de­man­da es­ta­ble­ce que la es­cue­la vio­ló nu­me­ro­sas le­yes, in­clu­yen­do el Tí­tu­lo No­veno, así co­mo tam­bién el De­cre­to de De­re­chos Ci­vi­les, el De­cre­to de En­mien­da Edu­ca­ti­va y la Cláu­su­la de Pro­tec­ción Igua­li­ta­ria de la Ca­tor­cea­va En­mien­da de la Cons­ti­tu­ción.

Aun­que Jo­nes es­tá bus­can­do da­ños pu­ni­ti­vos, le co­men­tó al Ca­nal 6 de No­ti­cias de KAUZ que no es­tá mo­ti­va­da por el di­ne­ro.

Ins­ta­la­cIo­nes de la es­cue­la don­de se lle­vó a ca­bo el su­pues­to bull­ying

t.G. Gar­cía era es­tu­dian­te de la Io­wa Park High School

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.