To­dos los San­tos y Día de Di­fun­tos

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Fran­cis­co E. Pa­di­lla glo­ba­li­za­cion.2016@gmail.com Bi­blio­gra­fía: “His­to­ria de las in­dias de la Nue­va Es­pa­ña”, au­tor: Die­go Durán Re­vis­ta de Con­sul­ta: Me­xi­ca­ni­si­mo, 2015, págs. Del 26 al 28 Ana­lis­ta So­cial

Lle­ga un año más, en el que Dios nos per­mi­te ce­le­brar es­tos even­tos oto­ña­les que nos unen bi­cul­tu­ral­men­te: por un la­do en Es­ta­dos Uni­dos el Ha­llo­ween –el 31 de oc­tu­bre– y en Mé­xi­co el Día de To­dos los San­tos – no­viem­bre pri­me­ro- y el de Los Fie­les Di­fun­tos, el 2 de no­viem­bre.

Co­mo “na­die se mue­re en las vís­pe­ras”, y ade­más, co­mo “na­die se mue­re aun­que se mue­ra”, así pues las fies­tas las ini­cia­mos com­par­tien­do el pan y la be­bi­da con nues­tros di­fun­tos, de acuer­do a la acen­dra­da tra­di­ción muy me­xi­ca­na.

Ha­llo­ween, co­mo es sa­bi­do, pro­vie­ne de las ce­le­bra­cio­nes de los cel­tas, pue­blo gue­rre­ro asen­ta­do en Ir­lan­da, Es­co­cia y Francia, en don­de ce­le­bra­ban los 31 de oc­tu­bre des­de ha­ce unos tres mil años una fies­ta pa­ga­na lla­ma­da “Sam­haim”.

Los ir­lan­de­ses ca­tó­li­cos tra­je­ron la ce­le­bra­ción al Con­ti­nen­te Ame­ri­cano en 1846, aun­que aho­ra se ce­le­bra con dis­fra­ces, ma­qui­lla­je, fies­ta, dul­ces pa­ra los niños. En ella se re­cuer­da a los muertos que su­pues­ta­men­te an­dan suel­tos esa noche y se en­fras­can en una sór­di­da lu­cha en­tre el bien y el mal.

Así, los que ce­le­bran el “Ha­llo­ween” no se dan por ven­ci­dos y aun­que no muy con­ven­ci­dos de los es­pí­ri­tus que pue­dan an­dar por ahí, sa­len a acom­pa­ñar a sus hi­jos dis­fra­za­dos en la ri­ca re­co­lec­ción de dul­ces y en un am­bien­te tam­bién muy fes­ti­vo. Es­te año, en par­ti­cu­lar, los cui­da­dos se ex­tre­man con los dis­fra­za­dos de “pa­ya­si­tos”, pues se han ex­pe­ri­men­ta­do ata­ques de per­so­nas mal in­ten­cio­na­das por­tan­do el dis­fraz de pa­ya­sos “te­ne­bro­sos”.

En Mé­xi­co, pa­ra esas fe­chas se apro­ve­cha pa­ra ir a lim­piar las tum­bas de los deu­dos y re­no­var las flo­res, ele­van­do ora­cio­nes y lá­gri­mas por el eterno des­can­so de sus al­mas; to­do es­to, sin du­da, en un mar­co más fes­ti­vo de lo que es un due­lo, en don­de se ven­de to­da cla­se de fri­tu­ras, co­mi­das y flo­res, in­clu­yen­do mu­chas ve­ces al gru­po de mú­si­ca que to­que las can­cio­nes pre­fe­ri­das del di­fun­to. Es cla­ro que tam­bién se ha­cen los con­cur­sos de al­ta­res de muertos” y de las tra­di­cio­na­les “ca­la­ve­ras” que es una com­po­si­ción en ver­so de “pie que­bra­do” y con un tono chus­co, en la que se cri­ti­ca des­de po­lí­ti­cos y ar­tis­tas, has­ta la fa­mi­lia y a los je­fes del tra­ba­jo a quié­nes no se les di­cen sus ver­da­des, si no es me­dian­te las ya fa­mo­sas “ca­la­ve­ras”.

La fes­ti­vi­dad me­xi­ca­na tie­ne raí­ces muy le­ja­nas, de­bién­do­nos tras­por­tar a la épo­ca de los az­te­cas, se­gún re­la­ta Die­go Durán y Fray Ber­nar­dino de Saha­gún. El pri­me­ro en su obra “His­to­ria de la In­dias de la Nue­va Es­pa­ña”, na­rra que se con­me­mo­ra­ba en agos­to la fies­ta de “Mic­caihui­tontli” o “fies­ta de los muer­te­ci­tos”: niños inocen­tes fa­lle­ci­dos. Era una pre­pa­ra­ción pa­ra la fies­ta gran­de de los muertos y que se ce­le­bra­ba en el dé­ci­mo mes del ca­len­da­rio náhuatl, es de­cir, el 28 de agos­to. La con­me­mo­ra­ción se ex­ten­día en to­da la pro­vin­cia, en Ta­cu­ba, Co­yoa­cán y Az­ca­pot­zal­co. Los in­dí­ge­nas ha­cían una gran ofren­da de co­mi­da y “vino de la tie­rra”. De aquí pro­vie­ne la cos­tum­bre que sub­sis­te has­ta la fe­cha, so­bre to­do en re­gio­nes de Mi­choa­cán, co­mo en la is­la de Ja­nit­zio, en que los lu­ga­re­ños po­nen ve­las pa­ra guiar a sus deu­dos en el ca­mino de re­gre­so, y ade­más, ex­po­nen sus co­mi­das y be­bi­das fa­vo­ri­tas pa­ra “de­lei­te” de sus di­fun­tos. Va­yan las si­guien­tes ‘ca­la­ve­ras’ a Juá­rez, El Pa­so y pun­tos cir­cun­ve­ci­nos: Mé­xi­co ce­le­bra ‘Día de To­dos los San­tos y Di­fun­tos”, in­vi­tan­do a to­dos a re­fle­xio­nar, no só­lo en­gu­llen­do los man­ja­res pre­fe­ri­dos, sino en la vi­da eter­na pen­sar. El cementerio pa­se­ño “Con­cor­dia” es tes­ti­go de rui­dos y “ji­ne­tes sin ca­be­za” así co­mo vi­si­tan­tes lle­nos de tris­te­za, al tér­mino del “Año de la Mi­se­ri­cor­dia”. En tres en­cuen­tros los can­di­da­tos de­ba­tie­ron que­rien­do a la ciu­da­da­nía Ame­ri­ca­na con­ven­cer, pe­ro ellos ni las ma­nos pu­die­ron me­ter y en un no­viem­bre fa­tal los dos ex­pi­ra­ron

Post Scrip­tum

Los si­guien­tes di­chos alu­si­vos a las ce­le­bra­cio­nes alu­di­das, se ex­pli­can por sí so­los:

“Al fin que pa­ra mo­rir na­ci­mos”. “Al dia­blo la muer­te, mien­tras la vi­da nos du­re”. “El muer­to a la se­pul­tu­ra y el vi­vo a la tra­ve­su­ra”. “De un ja­lón has­ta el pan­teón”. “A la muer­te ni te­mer­la ni bus­car­la, hay que es­pe­rar­la”. “Pri­me­ro muer­to que ca­dá­ver”. “El muer­to al po­zo y el vi­vo al go­zo”. “Los muertos al ca­jón y los vi­vos al fies­tón”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.