Au­to­ri­zan a FBI ca­tear más e-mails de Hi­llary

El Diario de El Paso - - Portada - The Was­hing­ton Post

Was­hing­ton— El FBI ob­tu­vo una or­den de ca­teo pa­ra re­vi­sar los correos elec­tró­ni­cos que fue­ron en­con­tra­dos en una compu­tado­ra usa­da por el ex con­gre­sis­ta Ant­hony Wei­ner, que po­drían con­te­ner evi­den­cia re­le­van­te pa­ra lle­var a ca­bo una in­ves­ti­ga­ción en el ser­vi­dor pri­va­do de Hi­llary Clin­ton, de acuer­do a ofi­cia­les que apli­can la ley.

Un ofi­cial dijo que el nú­me­ro to­tal de correos elec­tró­ni­cos re­cu­pe­ra­dos en la in­ves­ti­ga­ción sobre Wei­ner es de cer­ca de 650 mil –aun­que eso re­fle­ja que mu­chos correos no son re­le­van­tes pa­ra la in­ves­ti­ga­ción sobre la can­di­da­ta.

Ofi­cia­les que es­tán fa­mi­lia­ri­za­dos con el ca­so di­je­ron que los men­sa­jes in­clu­yen una can­ti­dad sig­ni­fi­ca­ti­va de co­rres­pon­den­cia aso­cia­da con Clin­ton y Hu­ma Abe­din, quien es una ase­so­ra de al­ta je­rar­quía y es la es­po­sa de Wei­ner, de quien es­tá se­pa­ra­da.

Agen­tes que es­tán in­ves­ti­gan­do el ca­so de Clin­ton se en­te­ra­ron a prin­ci­pios de es­te mes que los men­sa­jes re­cu­pe­ra­dos en otra in­ves­ti­ga­ción po­drían ser re­le­van­tes pa­ra su in­da­ga­to­ria, aun­que es­pe­ra­ron se­ma­nas an­tes de in­for­már­se­lo al di­rec­tor del FBI, de acuer­do a per­so­nas fa­mi­lia­ri­za­das con es­te asun­to.

Ja­mes Co­mey, di­rec­tor del FBI, ma­ni­fes­tó que el jue­ves le in­for­ma­ron de es­ta si­tua­ción y al día si­guien­te le en­vió una car­ta a los le­gis­la­do­res ha­cién­do­les sa­ber que con­si­de­ra que el equi­po de­be­ría dar “los pa­sos ade­cua­dos en la in­da­ga­to­ria pa­ra per­mi­tir que los in­ves­ti­ga­do­res re­vi­sen esos correos elec­tró­ni­cos”.

Esa mi­si­va desató una tor­men­ta po­lí­ti­ca a me­nos de dos se­ma­nas de la elec­ción.

Ca­si ins­tan­tá­nea­men­te, Co­mey fue cri­ti­ca­do in­ten­sa­men­te por ha­ber ele­gi­do es­te mo­men­to y por no aca­tar las ins­truc­cio­nes que le dio el De­par­ta­men­to de Justicia de no de­cir­le al Con­gre­so sobre esa si­tua­ción.

Es­te anun­cio sig­ni­fi­ca que Clin­ton ten­dría que con­ten­der con la no­ti­cia de que el FBI reanu­dó su in­ves­ti­ga­ción sobre el uso de un ser­vi­dor pri­va­do –sin que que­de cla­ro si sus in­ves­ti­ga­do­res van a encontrar al­go sig­ni­fi­ca­ti­vo– has­ta y des­pués del día de la elec­ción.

Las per­so­nas fa­mi­lia­ri­za­das con el ca­so di­je­ron que tu­vie­ron co­no­ci­mien­to acer­ca de los men­sa­jes in­me­dia­ta­men­te des­pués que agen­tes del FBI en Nue­va York de­co­mi­sa­ron una compu­tado­ra re­la­cio­na­da con su in­ves­ti­ga­ción sobre Wei­ner, quien pre­sun­ta­men­te in­ter­cam­bió men­sa­jes ex­plí­ci­tos con una ado­les­cen­te de 15 años.

Abe­din ha co­men­ta­do que no sa­be có­mo es que sus correos elec­tró­ni­cos ter­mi­na­ron en un apa­ra­to que ella sa­bía que per­te­ne­cía a su es­po­so, de acuer­do a una per­so­na que co­no­ce de la in­ves­ti­ga­ción y el li­ti­gio ci­vil.

El anun­cio que reali­zó el FBI a prin­ci­pios de oc­tu­bre, cuan­do fue­ron des­cu­bier­tos los correos elec­tró­ni­cos, po­dría pro­vo­car­le un me­nor da­ño po­lí­ti­co a Clin­ton que el que ha sur­gi­do a me­nos de dos se­ma­nas de la elec­ción del 8 de no­viem­bre.

Tam­po­co se sa­be qué es­tu­vie­ron ha­cien­do los agen­tes en ese tiem­po in­ter­me­dio –por ejem­plo, si es­tu­vie­ron tra­tan­do de en­te­rar­se de más co­sas acer­ca de los correos elec­tró­ni­cos an­tes de no­ti­fi­cár­se­lo a Co­mey.

Un por­ta­voz del FBI re­cha­zó ha­cer de­cla­ra­cio­nes sobre el te­ma.

Co­mey es­cri­bió en la car­ta que en­vió al Con­gre­so: “No sa­be­mos el sig­ni­fi­ca­do de es­ta co­lec­ción de correos que des­cu­bri­mos re­cien­te­men­te".

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.