El de­re­cho a la vi­da: Clin­ton pro-abor­to, Trump pro-vi­da

El Diario de El Paso - - Opinión - Fran­cis­co R. Del Va­lle

En el ter­cer de­ba­te de la con­tien­da pre­si­den­cial, Hi­llary Clin­ton y Do­nald Trump tra­ta­ron a fon­do el te­ma del abor­to. Hi­llary Clin­ton reite­ró su apo­yo to­tal a la de­ci­sión Roe vs Wa­de de la Su­pre­ma Cor­te, que le­ga­li­zó el abor­to en los EU. Cuan­do el mo­de­ra­dor del de­ba­te Ch­ris Wa­lla­ce le pre­gun­tó a Do­nald Trump si él re­ver­ti­ría la Roe vs Wa­de, Trump re­pi­tió va­rias ve­ces lo que su­ce­de­ría si és­te fue­ra re­ver­ti­do, es de­cir que se­rían los es­ta­dos los que es­ta­ble­ce­rían las po­lí­ti­cas del abor­to.

Trump con­ti­nuó: “En mi opi­nión es­to su­ce­de­ría au­to­má­ti­ca­men­te, por­que yo pon­dré jue­ces pro vi­da en la Su­pre­ma Cor­te, y di­go es­to: la de­ci­sión re­ver­ti­rá a los es­ta­dos, y los es­ta­dos se­rán los que de­ci­di­rán”.

Wa­lla­ce pre­gun­tó a Clin­ton cuál ha­bía si­do su ra­zón pa­ra vo­tar en con­tra la de ley fe­de­ral que prohi­bía los abor­tos tar­díos (“Par­tial Birth Abor­tion Ban”). Clin­ton con­tes­tó: “Roe vs Wa­de es­ta­ble­ce cla­ra­men­te que de­be ha­ber re­glas sobre el abor­to, siem­pre y cuan­do se to­me en cuen­ta la vi­da de la ma­dre. Cuan­do vo­té co­mo se­na­do­ra, pen­sé que ése no era el ca­so”.

Ano­ta­mos que la ley “Par­tial Birth Abor­tion Ban” fue sos­te­ni­da por la Su­pre­ma Cor­te en 2007, con un vo­to de 5-4.

Con­ti­nuan­do con el te­ma del abor­to tar­dío, Clin­ton lo jus­ti­fi­có di­cien­do “he co­no­ci­do a mu­je­res que ha­cia al fi­nal del em­ba­ra­zo re­ci­bie­ron ma­las no­ti­cias, es de­cir que su sa­lud es­ta­ba en pe­li­gro si lle­va­ban el em­ba­ra­zo a tér­mino, o que al­go te­rri­ble ha­bía si­do des­cu­bier­to du­ran­te el em­ba­ra­zo”… Y por es­ta ra­zón abor­ta­ron, cuan­do el in­fan­te ya es­ta­ba pró­xi­mo a na­cer. Aquí ca­bría ha­cer la pre­gun­ta, ¿no se­rá el abor­to tar­dío en reali­dad un in­fan­ti­ci­dio?

En lo re­fe­ren­te al mis­mo te­ma, Trump con­tes­tó: “Lo que Hi­llary ha di­cho es que en el no­veno mes del em­ba­ra­zo se pue­de to­mar al ni­ño y for­zar­lo fue­ra del vien­tre, jus­to an­tes de que naz­ca… Us­te­des po­drán de­cir que eso es­tá bien, pe­ro no es­tá bien con­mi­go”.

En es­te pun­to, pen­sa­mos que es desea­ble ha­cer al­gu­nos co­men­ta­rios sobre la de­ci­sión “Roe vs Wa­de” de la Su­pre­ma Cor­te, que el 22 de enero de 1973 le­ga­li­zó el abor­to “por cual­quier mo­ti­vo an­te­rior a la via­bi­li­dad fe­tal”; sin em­bar­go, no de­fi­nió el tér­mino “via­bi­li­dad fe­tal”. De he­cho, la de­ci­sión de la Cor­te fue to­ma­da de una ma­ne­ra im­pen­sa­da, y tu­vo va­rias irre­gu­la­ri­da­des. Por ejem­plo, aun­que la de­ci­sión es­ti­pu­ló que el abor­to de­be­ría ser per­mi­ti­do por “ra­zo­nes de sa­lud” de la mu­jer has­ta el par­to, no des­cri­bió el sig­ni­fi­ca­do de “ra­zo­nes de sa­lud”, y de es­ta ma­ne­ra per­mi­tió a cual­quier mu­jer abor­tar, in­de­pen­dien­te­men­te de su sa­lud.

Además, la Cor­te ex­clu­yó a un cier­to ti­po de per­so­nas –los no na­tos– de la pro­tec­ción de la cláu­su­la “Due Pro­cess”(la me­jor tra­duc­ción de es­te tér­mino es “el de­bi­do pro­ce­so de la justicia”) de la En­mien­da 14 de la Cons­ti­tu­ción, se­gún de­cla­ró Mi­chael Sto­kes Paul­sen, pro­fe­sor de Le­yes de la Uni­ver­si­dad de St. Tho­mas de Hous­ton, Te­xas el 17 de mar­zo de 2014. Por otra par­te el Juez de la Su­pre­ma Cor­te Wi­lliam Rehn­quist, que vo­tó en con­tra de la de­ci­sión de “Roe vs Wa­de” anotó que“pa­ra lle­gar a su de­ci­sión, la Cor­te ten­dría ne­ce­sa­ria­men­te que ha­ber en­con­tra­do un de­re­cho, den­tro del ám­bi­to de la En­mien­da 14 de la Cons­ti­tu­ción que era to­tal­men­te des­co­no­ci­do a los au­to­res de la En­mien­da”.

¿Qué es la En­mien­da 14 de la Cons­ti­tu­ción? Fue adop­ta­da el 9 de ju­lio de 1968, y se re­fie­re a los de­re­chos e igual pro­tec­ción ba­jo la ley de los ciu­da­da­nos. Por su par­te, la cláu­su­la “Due Pro­cess” de la mis­ma En­mien­da prohi­be pri­var a las per­so­nas de su vi­da, li­ber­tad y pro­pie­da­des.

Pa­san­do a otro te­ma, en su in­ter­ven­ción sobre la “Roe vs Wa­de”, Hi­llary Clin­ton de­cla­ró que el abor­to es un de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal de la mu­jer. Pe­ro es­to es in­co­rrec­to; el abor­to no es un de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal. De he­cho, la de­ci­sión de la Su­pre­ma Cor­te al res­pec­to vio­ló el prin­ci­pio más fun­da­men­tal de la Cons­ti­tu­ción: la igual­dad hu­ma­na y la pro­tec­ción del de­re­cho a la vi­da. La Cons­ti­tu­ción re­quie­re que to­da vi­da hu­ma­na de­be ser pro­te­gi­da, in­de­pen­dien­te­men­te de la edad, el ta­ma­ño, la eta­pa de desa­rro­llo o la de­pen­den­cia de otro ser hu­mano. Así, es­tá cla­ro que la pro­tec­ción de la vi­da en sus “eta­pas de desa­rro­llo” tam­bién in­clu­ye las eta­pas pre­na­ta­les: óvu­lo fe­cun­da­do, em­brión y fe­to.

El ex­per­to de la Cons­ti­tu­ción y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Ya­le John Hart Ely es­cri­bió: “Lo que es más te­mi­ble de Roe es que es­te de­re­cho sobre-pro­te­gi­do (el de­re­cho al abor­to) no se des­pren­de de la Cons­ti­tu­ción…no es una ley cons­ti­tu­cio­nal” (Na­tio­nal Right to Li­fe News To­day, di­ciem­bre 17 de 2012).

Y aña­di­mos un co­men­ta­rio adi­cio­nal al res­pec­to: “El abor­to no es un de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal. La Cor­te no só­lo vio­ló la ley, sino que le­ga­li­zó otra que tam­bién la vio­ló. Así, por le­ga­li­zar el abor­to la Cor­te le­ga­li­zó la cau­sa prin­ci­pal del ase­si­na­to y muer­te de hu­ma­nos en los EU. Des­de 1973 más de 56 mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos han si­do ma­ta­dos le­ga­men­te” (Bet­hany Blan­kley, 6 de agos­to de 2015, Wes­tern Jour­na­lism Daily News­let­ter, www.wes­tern­jour­na­lism,com).

Se sa­be que mu­chas de las mu­je­res que abor­tan se arre­pien­ten, y pos­te­rior­men­te su­fren por el res­to de sus vi­das pen­san­do en los hi­jos que hu­bie­ran te­ni­do, pe­ro que abor­ta­ron. Con res­pec­to a es­to, de­seo re­la­tar la his­to­ria de una so­bri­na mía. Cuan­do se em­ba­ra­zó, de­ci­dió abor­tar. An­te es­ta si­tua­ción to­do la fa­mi­lia –es­po­so, pa­dres y her­ma­nos– se afli­gie­ron mu­cho pi­dién­do­le a ella, y re­zan­do mu­cho a Dios pa­ra que no abor­ta­ra. Al fin la so­bri­na de­ci­dió no abor­tar, y tu­vo un hi­jo va­rón que ac­tual­men­te tie­ne nue­ve años. Es un mu­cha­cho gua­po, in­te­li­gen­te y muy ca­ri­ño­so, que se ha con­ver­ti­do en la ale­gría de to­da la fa­mi­lia. Aho­ra la mis­ma so­bri­na, y el res­to de la fa­mi­lia agra­de­cen a Dios que no abor­tó, y que tu­vo es­te ma­ra­vi­llo­so hi­jo.

Pa­ra ter­mi­nar es­ta apor­ta­ción, de­seo co­mu­ni­car lo que el Pa­dre Ema­nuel Al­cá­zar, pá­rro­co de la igle­sia Queen of Pea­ce ha di­cho in­sis­ten­te­men­te en sus ho­mi­lías de las mi­sas: “Cuan­do va­yan a vo­tar en las pró­xi­mas elec­cio­nes, re­cuer­den que el te­ma más im­por­tan­te pa­ra con­si­de­rar es el de­re­cho a la vi­da… es cier­to que hay otros te­mas im­por­tan­tes, pe­ro el más im­por­tan­te es el de­re­cho a la vi­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.