¿Por quién de­be us­ted vo­tar? No soy yo el que de­ba de­cir­lo

El Diario de El Paso - - Opinión - Ru­bén Na­va­rret­te Jr. ru­ben@ru­ben­na­va­rret­te.com

San Die­go— El Día de la Elec­ción vo­ta­ré por...

En reali­dad, no es asun­to su­yo por quién vo­te yo. De he­cho, creo que es­tá mal que esos co­lum­nis­tas, ex­per­tos y co­men­ta­ris­tas ha­yan sen­ti­do, úl­ti­ma­men­te, la ur­gen­te ne­ce­si­dad de com­par­tir su elec­ción pre­si­den­cial.

Po­dría ser una ca­rac­te­rís­ti­ca de la épo­ca. Mu­chos miem­bros de los me­dios se sien­ten obli­ga­dos a com­par­tir los de­ta­lles per­so­na­les de sus vi­das con los lec­to­res, oyen­tes y es­pec­ta­do­res, pa­ra es­ta­ble­cer una co­ne­xión per­so­nal.

Una co­sa es sal­pi­car una co­lum­na con “yo” o “mí” o “mi”, o re­fe­rir­se a la pro­pia ni­ñez du­ran­tes un seg­men­to sobre la ex­pe­rien­cia de ser pa­dres. Pe­ro una vez que los lo­cu­to­res de las no­ti­cias de ca­ble co­men­za­ron a re­fe­rir­se a su orien­ta­ción se­xual du­ran­te en­tre­vis­tas o a apa­re­cer en fo­tos de re­vis­tas con bre­ves ves­ti­men­tas o a iden­ti­fi­car­se co­mo in­mi­gran­tes mien­tras re­pren­dían a un po­lí­ti­co na­ti­vis­ta, to­das esas re­ve­la­cio­nes se vol­vie­ron re­pul­si­vas.

¿Cuán­to tiem­po ha­rá fal­ta pa­ra que los que nos en­tre­gan las no­ti­cias se den cuen­ta de que sin­to­ni­za­mos pa­ra en­te­rar­nos de lo que pa­sa en el mun­do—no de lo que les es­tá pa­san­do a ellos?

Los pe­rio­dis­tas y otras fi­gu­ras de los me­dios qui­zás com­par­tan tam­bién sus pre­fe­ren­cias elec­to­ra­les en un in­ten­to por per­sua­dir a los de­más a se­cun­dar su mo­ción. Eso su­po­ne que te­ne­mos el po­der de per­sua­dir a cual­quie­ra a ha­cer cual­quier co­sa. Y yo, por lo pron­to, he acu­mu­la­do mu­chas prue­bas que in­di­can lo con­tra­rio –en­tre ellas, pi­las de co­lum­nas que caen en oí­dos sor­dos.

Tras de­cla­rar ser un “Nun­ca, nun­ca” en es­ta elec­ción –com­pro­me­ti­do a no vo­tar por Hi­llary Clin­ton ni Do­nald Trump– un abo­ga­do me en­vió un men­sa­je elec­tró­ni­co pi­dien­do una cla­ri­fi­ca­ción “pa­ra no cau­sar que los elec­to­res ex­haus­tos se que­den en ca­sa ni ani­mar­los a ha­cer­lo”.

No ten­go la ca­pa­ci­dad de de­pri­mir la par­ti­ci­pa­ción de los elec­to­res. Ese ti­po me con­fun­dió con el tiem­po.

Pe­ro ga­nar con­ver­sos tam­po­co es el pa­pel de los pe­rio­dis­tas. Hay una epi­de­mia de gen­te en el ne­go­cio de las no­ti­cias que pier­de su con­cen­tra­ción y tra­ta de rea­li­zar el trabajo de to­dos los de­más, y no el pro­pio.

En los 27 años que es­cri­bo pa­ra dia­rios y si­tios web, tra­ba­jé co­mo free­lan­ce, re­por­te­ro, edi­tor, co­lum­nis­ta y miem­bro de la jun­ta edi­to­rial. Y ten­go cla­ro quién de­be ha­cer qué co­sa –y quién no de­be. Así co­mo los re­por­te­ros de­ben guar­dar sus opi­nio­nes, tam­bién los que es­cri­ben co­lum­nas de­ben re­sis­tir la ten­ta­ción de es­cri­bir edi­to­ria­les.

Tras ha­ber es­cri­to más de 2000 de ca­da uno de ellos, pue­do de­cir que se tra­ta de dos gé­ne­ros di­fe­ren­tes. Y en­tre mis que­jas pe­rio­dís­ti­cas se en­cuen­tran las ora­cio­nes que ter­mi­nan de la si­guien­te ma­ne­ra: “Es­ta co­lum­na re­fren­da a ...”.

¿En se­rio? Así pues, ¿la co­lum­na aho­ra es un en­te vi­vo y en mo­vi­mien­to? ¿Qué de­be­mos ha­cer des­pués? ¿Lle­var­la a al­mor­zar?

Otro pro­ble­ma con ese en­fo­que es que ali­men­ta la in­sa­lu­bre idea de que aque­llos a los que nos pa­gan por nues­tras opi­nio­nes, de al­gu­na for­ma, ope­ra­mos en un ni­vel más ele­va­do que los de­más. Uno de­be te­ner una opi­nión muy ele­va­da de uno mis­mo y de su pen­sa­mien­to, pa­ra per­mi­tir que su co­lum­na “re­fren­de” a cual­quier pa­ra cual­quier car­go –pa­ra no ha­blar de la presidencia. La me­jor ma­ne­ra de ha­cer el trabajo es to­mar la pro­fe­sión se­ria­men­te, pe­ro no to­mar­se a sí mis­mo con tan­ta se­rie­dad. Y en ese as­pec­to, mu­chos de mis co­le­gas fa­llan.

Cuan­do los es­ta­dou­ni­den­ses en­tra­mos en la ca­si­lla de vo­ta­ción, to­dos so­mos igua­les –po­bres y ri­cos, afro­ame­ri­ca­nos y la­ti­nos, los que es­cri­ben co­lum­nas y los que las leen.

Aún así, no soy in­mu­ne a la pre­sión que sien­ten mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses al acer­car­se a es­ta elec­ción. Mi es­po­sa me ha pre­sio­na­do pa­ra que es­cri­ba una co­lum­na ex­pli­can­do en qué de­be pensar la gen­te cuan­do vo­ta, no di­cien­do a quién vo­tar, pe­ro ex­pli­can­do cuá­les son los prin­ci­pa­les asun­tos a de­ci­dir.

En es­te mo­men­to, des­pués de los des­agra­da­bles he­chos que he­mos vis­to, só­lo hay un asun­to que im­por­ta: la in­te­gri­dad. Si la per­so­na que us­ted es­co­ge tie­ne in­te­gri­dad, él o ella cum­pli­rá sus pro­me­sas, for­ja­rá alian­zas, evi­ta­rá el es­cán­da­lo y pon­drá los in­tere­ses del país por de­lan­te de los pro­pios. Y si a esa per­so­na le fal­ta in­te­gri­dad, el país su­fri­rá. ¿Y no he­mos su­fri­do lo su­fi­cien­te?

El 8 de no­viem­bre, to­dos los es­ta­dou­ni­den­ses tie­nen las mis­mas 6 op­cio­nes: Do­nald Trump, Hi­llary Clin­ton, un can­di­da­to de un ter­cer par­ti­do, es­cri­bir un nom­bre, de­jar la par­te su­pe­rior en blanco o no vo­tar. Yo deseché las pri­me­ras tres y la úl­ti­ma.

Fran­ca­men­te, es­toy har­to de Trump y de Clin­ton. Creo que am­bos son te­rri­bles, y a nin­guno de los dos de­be con­fe­rír­se­le el po­der de la presidencia. Por­que amo mi país, qui­sie­ra que am­bos per­die­ran. Mi úni­co con­sue­lo es que uno de ellos lo ha­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.