Vo­te NO al bono de EPISD

El Diario de El Paso - - Opinión - NI MO­DO Ma­rian Ka­mensky Hil­da So­te­lo

El Pa­so es una ciu­dad me­xi­coa­me­ri­ca­na... no pue­den ha­blar de dis­cri­mi­na­ción”, di­jo Me­lis­sa Mar­tí­nez, por­ta­voz del Dis­tri­to Es­co­lar In­de­pen­dien­te de El Pa­so (EPISD) cuan­do se le cues­tio­nó so­bre la dis­cri­mi­na­ción en el bono.

La ‘ce­gue­ra del co­lor’ o ‘co­lor­blind­ness’ –la ne­ga­ción de la exis­ten­cia del ra­cis­mo y la dis­cri­mi­na­ción, así co­mo la ne­ga­ción de las iden­ti­da­des– es una se­ñal del mie­do a ex­plo­rar el te­ma y el pro­ce­so de en­tre­na­mien­to por el cual han pa­sa­do al­gu­nos me­xi­ca­nos en Es­ta­dos Uni­dos.

Los ca­sos de ra­cis­mo y dis­cri­mi­na­ción en El Pa­so no se re­por­tan por ig­no­ran­cia, ver­güen­za o mie­do.

La dis­cri­mi­na­ción más cla­ra y pa­ten­te de las es­cue­las no so­lo de EPISD sino de las ins­ti­tu­cio­nes en el área de El Pa­so y el res­to del país, es la lin­güís­ti­ca, de cla­se, y de cu­rrí­cu­lum don­de, a la fe­cha, ha­blar es­pa­ñol o in­glés con acen­to me­xi­cano se con­si­de­ra de ba­jo ni­vel, don­de muy po­cos ciu­da­da­nos par­ti­ci­pan ac­ti­va­men­te en la to­ma de de­ci­sio­nes, no por­que no les in­tere­se la edu­ca­ción de sus hi­jos sino por­que his­tó­ri­ca­men­te les han di­cho que su opi­nión no cuen­ta y que so­lo los de “arri­ba” o los an­glo­sa­jo­nes o los que han in­ter­na­li­za­do la ‘blan­qui­tud’, tie­nen de­re­cho a dis­tri­buir el di­ne­ro de nues­tros im­pues­tos con­for­me a sus ideas re­for­mis­tas.

Las lec­cio­nes que se im­par­ten en las au­las ra­ra vez o nun­ca cu­bren te­mas de opre­sión, ol­ví­de­se de que el me­xi­cano sea re­pre­sen­ta­do dig­na­men­te en la his­to­ria de Te­xas.

Las lec­cio­nes es­tán des­ti­na­das a pre­pa­rar al es­tu­dian­te a que aprue­be el exa­men es­ta­tal, de lo con­tra­rio tan­to el maes­tro co­mo el es­tu­dian­te se­rá ri­di­cu­li­za­do o en­via­do a en­tre­na­mien­to es­pe­cial.

Du­ran­te es­ta se­ma­na, en las vo­ta­cio­nes tem­pra­nas, y el mar­tes 8 en la elec­ción ge­ne­ral us­ted pue­de ejer­cer el cam­bio ne­ce­sa­rio pa­ra ana­li­zar o de­te­ner, el ra­cis­mo, la dis­cri­mi­na­ción e ideas re­for­mis­tas edu­ca­ti­vas, vo­te que no al bono de EPISD.

No es que es­té en con­tra de la re­mo­de­la­ción de los edi­fi­cios, ni la eva­lua­ción, ni los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, lo que me preo­cu­pa es el exa­cer­ba­do in­te­rés por la mo­der­ni­za­ción, la es­tan­da­ri­za­ción, re­mo­de­lar, o cons­truir edi­fi­cios, cuan­do los pro­ble­mas edu­ca­ti­vos que pa­de­ce­mos son gra­ves, a ni­ve­les pro­fun­dos de des­hu­ma­ni­za­da con­vi­ven­cia.

Me preo­cu­pa el por­cen­ta­je des­ti­na­do a la se­gu­ri­dad, cla­ra mues­tra de que la des­con­fian­za ha­cia nues­tros es­tu­dian­tes y maes­tros va en au­men­to, den­tro de las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes se en­cuen­tra el mo­ni­to­reo o sen­sor pa­ra de­tec­tar ar­mas en las es­cue­las.

Desa­rro­llar es­tra­te­gias edu­ca­ti­vas ba­sa­das en la des­con­fian­za y la mo­der­ni­za­ción co­mo prioridad, mues­tra el pa­no­ra­ma som­brío que vi­ve la edu­ca­ción.

Me preo­cu­pa que no to­men en cuen­ta a es­cue­las co­mo Gui­llen o Bo­wie y no en­fo­quen los es­fuer­zos a la res­truc­tu­ra­ción del cu­rrí­culm, el sen­tir y pen­sar aca­dé­mi­co y la eli­mi­na­ción de la es­tan­da­ri­za­ción.

Ha­ce al­gu­nos me­ses mien­tras su­per­vi­sa­ba a una es­tu­dian­te de in­te­ri­na­to de UTEP, en un gran y her­mo­so edi­fi­cio de una es­cue­la pri­ma­ria, su­frí dis­cri­mi­na­ción de cla­se y lin­güís­ti­ca en la fa­cul­tad de Edu­ca­ción; to­mé la de­ci­sión de re­nun­ciar a mi pues­to por­que a los su­per­vi­so­res de cam­po (aho­ra ase­so­res) se les en­tre­na con mues­tras de lo que es efi­cien­te y no efi­cien­te en edu­ca­ción en Te­xas por par­te de NIET (National Ins­ti­tu­te for Ex­ce­llen­ce Tea­ching), y “ca­sual­men­te” la mues­tra de vi­deo de la peor maes­tra es mu­jer, me­xi­ca­na, que im­par­te cla­ses de Ma­te­má­ti­cas a ni­ños que ha­blan es­pa­ñol.

El ra­cis­mo y la dis­cri­mi­na­ción es­tá in­fil­tra­do en las ve­nas de las ins­ti­tu­cio­nes, en la co­di­cia e ig­no­ran­cia de quie­nes las ma­ne­jan y to­man de­ci­sio­nes ma­qui­lla­das atrac­ti­vas, con el em­pleo de pa­la­bras elo­cuen­tes o el jue­go re­tó­ri­co que nos pue­de con­ven­cer al me­nor ti­tu­beo de la cons­cien­cia.

La pro­pues­ta de la con­so­li­da­ción de las es­cue­las se­ña­la que una vez apro­ba­do el bono, 16 plan­te­les pa­sa­rán por es­te pro­ce­so, sin que es­to sir­va a los in­tere­ses pú­bli­cos, por­que ya evacuados los edi­fi­cios tie­nen el po­ten­cial de al­ber­gar es­cue­las pri­va­das o char­ters.

Si us­ted vi­si­ta la pá­gi­na web de EPISD en­cuen­tra ahí la de­ci­sión del des­tino de sus im­pues­tos, la cual fue to­ma­da por 80 ciu­da­da­nos so­la­men­te. ¿Qué sig­ni­fi­ca con­so­li­da­ción de es­cue­las? Cie­rre de es­cue­las, edi­fi­cios va­cíos de es­tu­dian­tes y maes­tros que mi­gran a otros edi­fi­cios de­bi­do a la pro­pues­ta de “efi­cien­cia” y el ale­ga­to (se­gún la pá­gi­na de in­ter­net de episd.org) es que el nú­me­ro de es­tu­dian­tes re­gis­tra­dos ba­ja en mil ca­da año; 35% del bono se­rá des­ti­na­do a ese pro­pó­si­to. Las es­cue­las con­so­li­da­das au­men­ta­rán su nú­me­ro de es­tu­dian­tes en el au­la y es­tu­dios de­mues­tran que el desem­pe­ño es­co­lar dis­mi­nu­ye cuan­do la can­ti­dad de es­tu­dian­tes au­men­ta por ca­da cla­se. Us­ted, apar­te de au­men­tar­le el im­pues­to de pro­pie­dad, ter­mi­na­rá pa­ga­do a com­pa­ñías “ex­per­tas” en la edu­ca­ción pa­ra que pre­pa­ren a su hi­jo/a en fun­ción ne­go­cio, ro­bots pro­gra­ma­dos pa­ra se­guir ins­truc­cio­nes sin te­ner la opor­tu­ni­dad usar la cons­cien­cia crí­ti­ca o crea­ti­va. Hu­ma­nos es­ti­lo zom­bie, don­de el in­di­vi­duo no tie­ne de­re­cho a ex­plo­rar qué es sen­tir­se com­ple­ta­men­te hu­mano.

De­sa­for­tu­na­da­men­te los fil­tros que ali­men­tan nues­tras de­ci­sio­nes han si­do ma­ni­pu­la­dos por fuer­zas de­pre­da­do­ras, dic­ta­to­ria­les y no hu­ma­nis­tas y ve­mos con qué fa­ci­li­dad se mue­ven y usan a per­so­nas de una mis­ma et­nia pa­ra per­pe­tuar la se­gre­ga­ción.

Ellos em­plean el dis­cur­so de la uni­dad: una so­la len­gua (el in­glés) le­jos del res­pe­to, la paz, el en­ten­di­mien­to y el va­lor a la di­ver­si­dad.

El bono EPISD pro­po­ne em­be­lle­cer el cas­ca­rón sin su­mer­gir­nos has­ta emer­ger ai­ro­sos del pro­ble­ma real de ra­cis­mo y dis­cri­mi­na­ción que nos aque­ja, sin con­si­de­rar se­ria­men­te que los maes­tros y has­ta los ad­mi­nis­tra­do­res co­rre­mos el ries­go o ya so­mos agen­tes re­pro­duc­to­res de la opre­sión al ser­vi­cio de la vo­ra­ci­dad.

El que quie­ra ha­cer­se mi­llo­na­rio en la edu­ca­ción o com­pe­tir a lo mer­ca­der y co­di­cio­so, es­tá en el ca­mino equi­vo­ca­do.

Al ser so­me­ti­dos a la com­pe­ten­cia y al mo­de­lo co­mer­cia­li­za­do, los mo­ti­vos ori­gi­na­les de la edu­ca­ción pú­bli­ca se pier­den; el ciu­da­dano ex­tra­via­rá el bo­tón al­truis­ta y loa­ble al pagar im­pues­tos, que­da­re­mos a mer­ced de las prac­ti­cas pre­da­to­rias pro­pias del capitalismo y el pa­triar­ca­do.

La co­mu­ni­dad en ge­ne­ral es­ta­rá dis­mi­nu­yen­do par­te de su hu­ma­ni­dad al ce­rrar los ojos a la be­ne­fi­cen­cia pú­bli­ca y los es­pa­cios com­par­ti­dos.

Vo­te NO al bono EPISD.

Au­men­ta el im­pues­to so­bre la pro­pie­dad y ofre­ce una pro­pues­ta som­bría pa­ra la edu­ca­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.