Do­nald Trump y el au­men­to del odio racial en EU

El Diario de El Paso - - Opinión - An­drés Op­pen­hei­mer

Miami – He vis­to mu­chas elec­cio­nes des­de que lle­gué a Es­ta­dos Uni­dos ha­ce cua­tro dé­ca­das, pe­ro és­ta es la pri­me­ra que ha po­la­ri­za­do a es­te país al pun­to de es­tar se­pa­ran­do a ami­gos de mu­chos años y crean­do ten­sio­nes en las me­sas fa­mi­lia­res. Es al­go que es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos a ver en al­gu­nos paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, pe­ro no en Es­ta­dos Uni­dos.

Por pri­me­ra vez, al igual de lo que ha ocu­rri­do en Venezuela, Ecua­dor y otros paí­ses de la re­gión, un de­ma­go­go nar­ci­sis­ta -Do­nald J. Trump- es­tá he­chi­zan­do a las ma­sas con una re­tó­ri­ca lle­na de odio, cul­pan­do a los ex­tran­je­ros de los pro­ble­mas de su país.

Has­ta aho­ra, la ci­vi­li­dad po­lí­ti­ca era una ca­rac­te­rís­ti­ca dis­tin­ti­va de los es­ta­dou­ni­den­ses. Era una de las pri­me­ras co­sas que los ex­tran­je­ros ad­mi­ra­ban cuan­do lle­ga­ban a es­te país. Los po­lí­ti­cos se pe­lea­ban en el Con­gre­so, pe­ro era ra­ro ver que ami­gos o fa­mi­lia­res se dis­tan­cia­ran por mo­ti­vos po­lí­ti­cos.

Pe­ro, aho­ra, to­do eso ha cam­bia­do. Hay in­ci­den­tes de vio­len­cia en ac­tos po­lí­ti­cos, y los par­ti­da­rios de Trump y Hi­llary Clin­ton se cul­pan mu­tua­men­te de ha­ber­los pro­vo­ca­do. Mu­chas per­so­nas que co­noz­co han de­ci­di­do no ha­blar de po­lí­ti­ca con sus ami­gos y fa­mi­lia­res, pa­ra no pe­lear­se.

Por pri­me­ra vez, no veo por las ca­lles de Miami au­tos con cal­co­ma­nías apo­yan­do a los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les. ¿Es que la gen­te tie­ne mie­do de ser in­sul­ta­da, o de que al­guien les ra­ye el ca­rro? ¿O se­rá que sien­ten tan po­co en­tu­sias­mo por los can­di­da­tos que no quie­ren mos­trar su apo­yo en pú­bli­co a nin­guno de ellos?

El he­cho es que, des­de que Trump co­men­zó su cam­pa­ña pre­si­den­cial el 16 de ju­nio del 2015 di­cien­do que la ma­yo­ría de los inmigrantes me­xi­ca­nos “es­tán tra­yen­do el cri­men” y son “vio­la­do­res”, el ra­cis­mo y la xe­no­fo­bia han di­vi­di­do es­te país co­mo nun­ca an­tes en la his­to­ria re­cien­te.

Trump dia­ria­men­te azu­za a su au­dien­cia con co­men­ta­rios ve­la­da­men­te ra­cis­tas con­tra los his­pa­nos, los afro­ame­ri­ca­nos, los mu­sul­ma­nes y otros gru­pos ét­ni­cos. Y lo más tris­te del ca­so es que su pú­bli­co lo ce­le­bra a ra­biar.

El pú­bli­co de Trump ce­le­bró cuan­do su can­di­da­to di­jo que el juez Gon­za­lo Curiel, na­ci­do en In­dia­na, no era ap­to pa­ra juz­gar en el ca­so con­tra la Uni­ver­si­dad Trump por­que “él es me­xi­cano”. Los ac­tos de Trump lle­gan a su clí­max cuan­do el pú­bli­co co­rea “¡Cons­tru­ye ese mu­ro! ¡Cons­tru­ye ese mu­ro!”.

Y los se­gui­do­res de Trump aplau­die­ron du­ran­te va­rios años, has­ta que el can­di­da­to se re­trac­tó re­cien­te­men­te, cuan­do Trump de­cía que el Pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma ha­bía na­ci­do en Ke­nia, un es­fuer­zo no muy ve­la­do de qui­tar­le le­gi­ti­mi­dad al pri­mer Pre­si­den­te ne­gro de Es­ta­dos Uni­dos.

No es de ex­tra­ñar que gru­pos neo­na­zis es­tén apo­yan­do a Trump, co­mo re­por­tó re­cien­te­men­te una in­ves­ti­ga­ción de la re­vis­ta Mot­her Jo­nes. Los gru­pos de su­pre­ma­cis­tas blan­cos se sien­ten en­va­len­to­na­dos por la re­tó­ri­ca de Trump, aun cuan­do el can­di­da­to ha­ya di­cho que no apo­ya a al­gu­nos de ellos.

Gra­cias a Trump, el ideal de los gru­pos neo­na­zis de un país ario, an­tes re­le­ga­do a los rin­co­nes más os­cu­ros del in­ter­net, es­tá aho­ra más cer­ca del dis­cur­so po­lí­ti­co so­cial­men­te acep­ta­ble.

Un nue­vo in­for­me de la Co­mi­sión de Re­la­cio­nes Hu­ma­nas del Con­da­do de Los Án­ge­les afir­ma que los crí­me­nes de odio con­tra los la­ti­nos en esa ciu­dad se in­cre­men­ta­ron el año pa­sa­do en un im­pre­sio­nan­te 69 por cien­to.

Y otro es­tu­dio del Cen­tro Su­re­ño de Es­tu­dios Le­ga­les de Po­bre­za (SPLC), ba­sa­do en una en­cues­ta de 2 mil maes­tros, afir­ma que la cam­pa­ña pre­si­den­cial “es­tá pro­du­cien­do un ni­vel alar­man­te de te­mor y an­sie­dad en­tre los ni­ños de co­lor y au­men­tan­do las ten­sio­nes ra­cia­les y ét­ni­cas en el sa­lón de cla­se”.

El in­for­me agre­ga que “los maes­tros han no­ta­do un au­men­to en el abu­so, el ‘bull­ying’ y la in­ti­mi­da­ción de es­tu­dian­tes cu­ya ra­za, re­li­gión o na­cio­na­li­dad ha­ya si­do blan­co de ata­ques de can­di­da­tos”.

Mi opi­nión: Yo no pue­do vo­tar por un de­ma­go­go que in­ci­ta al odio, que es apo­ya­do por gru­pos neo­na­zis, que es­tá di­vi­dien­do a los es­ta­dou­ni­den­ses, y que ha­bla co­mo si es­tu­vie­ra por en­ci­ma de la Cons­ti­tu­ción.

He vis­to a de­ma­sia­dos de es­tos “salvadores de la pa­tria” en Amé­ri­ca La­ti­na, y siem­pre ter­mi­nan des­tru­yen­do a sus paí­ses. Mi vo­to se­rá pa­ra evi­tar que Es­ta­dos Uni­dos si­ga ese ca­mino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.