Per­fo­ra­cio­nes pu­die­ron cau­sar sis­mo de 1993 en Ca­li­for­nia: es­tu­dio

El Diario de El Paso - - Weather -

Los Án­ge­les, Ca­li­for­nia — In­ves­ti­ga­cio­nes nuevas su­gie­ren la pro­ba­bi­li­dad de que per­fo­ra­cio­nes rea­li­za­das ha­ce de­ce­nios ha­yan pro­vo­ca­do sis­mos en la re­gión de Los Án­ge­les, in­clu­yen­do el terremoto de 1933 que de­jó un sal­do de más de 100 muer­tos.

De con­fir­mar­se, se­ría la pri­me­ra oca­sión en la cual se vin­cu­len ope­ra­cio­nes pe­tro­le­ras con al­gún sis­mo fa­tal en Es­ta­dos Uni­dos.

Cien­tí­fi­cos ads­cri­tos a la Ins­pec­ción Geo­ló­gi­ca (USGS, por sus si­glas en in­glés) fe­de­ral re­vi­sa­ron ar­chi­vos his­tó­ri­cos e iden­ti­fi­ca­ron va­rios mo­vi­mien­tos te­lú­ri­cos re­gis­tra­dos en los años 20 y 30 que pu­die­ron ha­ber si­do oca­sio­na­dos por las ac­ti­vi­da­des de la in­dus­tria, en­tre ellos el tem­blor de mag­ni­tud 6.4 que en 1933 se sin­tió en la ciu­dad por­tua­ria de Long Beach.

Has­ta hoy, “bá­si­ca­men­te su­pu­si­mos que en la re­gión de Los Án­ge­les son nor­ma­les los te­rre­mo­tos y que los te­rre­mo­tos in­du­ci­dos o no es­tán su­ce­dien­do o no son sig­ni­fi­ca­ti­vos”, di­jo la sis­mó­lo­ga de la de­pen­den­cia Sue Hough, quien di­ri­gió el es­tu­dio.

Las técnicas de per­fo­ra­ción han cam­bia­do con el trans­cur­so de las dé­ca­das, por lo que los ha­llaz­gos no in­di­can ne­ce­sa­ria­men­te un ries­go en la ac­tua­li­dad.

En otro es­tu­dio rea­li­za­do el año pa­sa­do por un equi­po de la USGS y el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Tec­no­lo­gía no se en­con­tra­ron evi­den­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas de sis­mos cau­sa­dos por se­res hu­ma­nos des­pués de 1935 en la zo­na de Los Án­ge­les.

Los te­rre­mo­tos crea­dos por el hom­bre han es­ta­do en el cen­tro de aten­ción tras el drás­ti­co au­men­to en la ac­ti­vi­dad sís­mi­ca en Oklaho­ma y Te­xas.

Va­rios es­tu­dios han aso­cia­do el in­cre­men­to con la prác­ti­ca de in­yec­tar aguas de desecho al sub­sue­lo des­pués de per­fo­rar en bus­ca de pe­tró­leo y gas me­dian­te tec­no­lo­gías nuevas co­mo la frac­tu­ra­ción hi­dráu­li­ca. Los sis­mos in­du­ci­dos han causado ner­vios y da­ña­do pro­pie­da­des, pe­ro no han oca­sio­na­do muer­tes.

En 1892 se desató el au­ge pe­tro­le­ro en el sur ca­li­for­niano al des­cu­brir­se pe­tró­leo cer­ca de lo que se con­ver­ti­ría en el si­tio del Dod­ger Sta­dium, al nor­te del cen­tro de Los Án­ge­les.

Des­pués de se­car los po­zos, las per­fo­ra­do­ras se di­ri­gie­ron ha­cia el Sur, a lu­ga­res co­mo San­ta Fe Springs, In­gle­wood, To­rran­ce y Long Beach.

En el es­tu­dio, Hough y su co­le­ga Mor­gan Pa­ge hi­cie­ron una lis­ta de te­rre­mo­tos ocu­rri­dos en­tre 1915 y prin­ci­pios de los años 30, re­vi­san­do los per­mi­sos pe­tro­le­ros y las ope­ra­cio­nes de per­fo­ra­cio­nes du­ran­te di­cho lap­so. Des­cu­brie­ron 13 ca­sos de mo­vi­mien­tos te­lú­ri­cos pro­ba­ble­men­te cau­sa­dos por la in­ten­si­fi­ca­ción en la pro­duc­ción pe­tro­le­ra.

El tem­blor de Long Beach tu­vo lu­gar po­co des­pués de que los ope­ra­do­res em­pe­za­ron a per­fo­rar po­zos a dis­tin­tos ángulos, se­ña­la­ron las cien­tí­fi­cas.

Apro­xi­ma­da­men­te 115 per­so­nas mu­rie­ron y mu­chas es­cue­las se de­rrum­ba­ron, dan­do pie a nuevas le­yes pa­ra exi­gir es­tán­da­res de cons­truc­ción más es­tric­tos pa­ra las es­cue­las nuevas y re­for­za­mien­to de las an­ti­guas.

Los ha­llaz­gos se pu­bli­ca­ron du­ran­te la edi­ción del mar­tes del Bo­le­tín de la So­cie­dad Sis­mo­ló­gi­ca de Es­ta­dos Uni­dos.

“De­fi­ni­ti­va­men­te han pre­sen­ta­do la po­si­bi­li­dad de que es­tos te­rre­mo­tos pu­die­ran ha­ber si­do in­du­ci­dos, pe­ro con la fal­ta de ob­ser­va­cio­nes re­sul­ta difícil de­cir en for­ma de­fi­ni­ti­va si se tra­tó de te­rre­mo­tos in­du­ci­dos”, di­jo Bill Barn­hart, pro­fe­sor de geo­fí­si­ca en la Uni­ver­si­dad de Io­wa que no par­ti­ci­pó en la in­ves­ti­ga­ción.

Los sis­mos fa­ta­les pro­vo­ca­dos por las per­fo­ra­cio­nes pe­tro­le­ras y de gas son ra­ros. En 1984, un tem­blor de mag­ni­tud 7 re­gis­tra­do en Uz­be­kis­tán vin­cu­la­do con la ex­trac­ción de gas de­jó un sal­do de un muerto y cien heridos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.