¿Qué ha­ce­mos aho­ra? Res­pi­rar pro­fun­do

El Diario de El Paso - - OPINIÓN -

Was­hing­ton— A na­die de­be de dar­le gus­to que el re­sul­ta­do de unas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos pue­da afec­tar­se, si no de­ter­mi­nar­se, a tra­vés de la enig­má­ti­ca mi­si­va que el di­rec­tor del FBI en­vió 11 días an­tes de las vo­ta­cio­nes.

Pe­ro se tra­ta de una si­tua­ción des­afor­tu­na­da. ¿Qué ha­ce­mos aho­ra? Pa­ra em­pe­zar: res­pi­rar pro­fun­do. Re­cor­dar lo que es im­por­tan­te y lo que no. Y, mo­di­fi­can­do el ju­ra­men­to hi­po­crá­ti­co: no per­ju­di­car más. ¿Qué sig­ni­fi­ca lo an­te­rior? Pa­ra el can­di­da­to re­pu­bli­cano Do­nald Trump, sig­ni­fi­ca­ría no men­tir en torno a lo ocu­rri­do.

El asun­to so­bre los e-mails no es “ma­yor que Wa­ter­ga­te”. La can­di­da­ta de­mó­cra­ta a la Pre­si­den­cia, Hi­llary Clin­ton, no de­be es­tar en la cár­cel. Pe­ro las exa­ge­ra­cio­nes ab­sur­das y las men­ti­ras son co­sa de to­dos los días pa­ra Trump.

Un can­di­da­to que se que­ja so­bre los son­deos “arre­gla­dos” cuan­do él apa­re­ce per­dien­do; que di­fun­de im­pru­den­te­men­te teo­rías cons­pi­ra­to­rias en torno a os­cu­ros ban­que­ros glo­ba­les que cons­pi­ran pa­ra apo­de­rar­se de la so­be­ra­nía es­ta­dou­ni­den­se; que co­rrom­pe el pro­ce­so al des­cri­bir co­mo “tram­po­sa” a su con­trin­can­te —un hom­bre así ex­plo­ta­rá una si­tua­ción co­mo és­ta sin te­ner en con­si­de­ra­ción el da­ño que pue­da cau­sar a la de­mo­cra­cia de Es­ta­dos Uni­dos. Es lo que pue­de es­pe­rar­se de él.

Pa­ra Clin­ton y los de­mó­cra­tas, no per­ju­di­car sig­ni­fi­ca­ría no atri­buir mo­ti­vos al di­rec­tor del FBI Ja­mes Co­mey o ale­gar de ma­ne­ra ab­sur­da, co­mo hi­zo el lí­der ma­yo­ri­ta­rio del Se­na­do, el de­mó­cra­ta por Ne­va­da Harry Reid, la po­si­bi­li­dad de que Co­mey hu­bie­ra vio­la­do el De­cre­to Hatch al tra­tar in­ten­cio­nal­men­te que Trump re­sul­te elec­to.

Por una par­te, di­chos ale­ga­tos se oyen ri­dícu­los vi­nien­do de per­so­nas que ha­ce unos me­ses prác­ti­ca­men­te ca­no­ni­za­ron a Co­mey cuan­do el fun­cio­na­rio anun­ció no ha­ber ba­ses pa­ra en­jui­ciar a Clin­ton. Por otra, cual­quie­ra que ha­ya si­do el cri­te­rio pa­ra las ac­cio­nes de Co­mey, no hay mo­ti­vo pa­ra di­chas ale­ga­cio­nes, co­mo di­jo el lu­nes del vo­ce­ro del pre­si­den­te Oba­ma.

¿Y Co­mey? ¿Hay al­go que pue­da él ha­cer por mi­ti­gar el da­ño que ha pro­vo­ca­do? En ju­lio, men­cio­nó co­mo me­ta la trans­pa­ren­cia, pe­ro en es­ta dis­cu­sión Co­mey ha ofre­ci­do es­ca­sa guía a los elec­to­res. Gran par­te de lo que co­no­ce­mos acer­ca de la con­di­cio­nes del jue­go pro­vie­nen de fuen­tes no iden­ti­fi­ca­das, al­gu­nas de ellas pre­sun­ta­men­te del in­te­rior del FBI y ha­cien­do de­cla­ra­cio­nes con con­sen­ti­mien­to de Co­mey.

Cier­ta­men­te re­sul­ta­ría más útil que la in­for­ma­ción fue­ra ofi­cial, di­cha por Co­mey, y con el ma­yor nú­me­ro de por­me­no­res po­si­ble. ¿Pue­de él ha­cer acla­ra­cio­nes sin in­cli­nar más la bás­cu­la? No hay mo­do de po­der­lo sa­ber; to­do lo que al­guien ajeno a la cor­po­ra­ción pue­de de­cir es que si Co­mey pue­de, de­be ha­cer­lo. Lo ha­ga o no, la vía pa­ra ya no cau­sar ma­yo­res da­ños re­sul­ta cla­ra pa­ra el res­to de no­so­tros. En gran par­te con­sis­te en re­cor­dar lo que ya sa­be­mos: que Clin­ton, ton­ta y arro­gan­te­men­te, ig­no­ró los li­nea­mien­tos del De­par­ta­men­to de Es­ta­do y em­pleó un ser­vi­dor per­so­nal de e-mails cuan­do fun­gía co­mo se­cre­ta­ria de Es­ta­do. Que tras una ex­ten­sa in­ves­ti­ga­ción el FBI no en­con­tró que con ello hu­bie­ra per­ju­di­ca­do la se­gu­ri­dad na­cio­nal, no de­tec­tó prác­ti­ca­men­te ma­los ma­ne­jos de in­for­ma­ción cla­si­fi­ca­da ni cau­sa­les pa­ra con­sig­na­ción. Que ha llamado la aten­ción del FBI otro dis­po­si­ti­vo que po­dría con­te­ner o no e-mails que Clin­ton pu­do ha­ber o en­via­do o no y que pu­die­ran ser o no ser du­pli­ca­dos de los e-mails ya exa­mi­na­dos por el FBI.

Por el mo­men­to, no exis­te ra­zón pa­ra creer que los nue­vos e-mails, o al­guno de ellos, sean in­con­sis­ten­tes con la his­to­ria que ha sur­gi­do. Na­da de lo ma­ni­fes­ta­do el vier­nes por Co­mey cam­bia lo an­te­rior. Mien­tras tan­to, hay al­go más de lo que te­ne­mos co­no­ci­mien­to: Trump es el can­di­da­to pre­si­den­cial me­nos ca­li­fi­ca­do y más pe­li­gro­so de cual­quier par­ti­do ma­yor que co­no­ce­re­mos en el trans­cur­so de nues­tras vi­das.

Dan mie­do su des­preo­cu­pa­ción acer­ca del uso y la pro­li­fe­ra­ción de las ar­mas nu­clea­res; su des­pre­cio ha­cia las nor­mas de­mo­crá­ti­cas y su ig­no­ran­cia en torno a la Cons­ti­tu­ción; su to­tal des­ape­go a la ver­dad en sus de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas; su po­ca dis­po­si­ción a dar a co­no­cer la in­for­ma­ción más ele­men­tal so­bre su ca­rre­ra y sus fi­nan­zas; su fal­ta de res­pe­to ha­cia las mu­je­res; y su gus­to por ba­sar su cam­pa­ña en la di­vi­sión, el ren­cor ra­cial y el pre­jui­cio re­li­gio­so. Na­da de lo que Co­mey di­jo el vier­nes cam­bia tam­po­co lo an­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.