Vo­tar en to­dos los ni­ve­les del go­bierno

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Hum­ber­to Cas­pa Eco­no­mis­ta

Los Án­ge­les – Las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les nos per­mi­ten ele­gir al lí­der po­lí­ti­co más im­por­tan­te del país. Sin em­bar­go, los pro­ble­mas más tras­cen­den­ta­les, aque­llos que nos afec­tan nues­tro dia­rio vi­vir, no los re­suel­ve el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, sino los lí­de­res po­lí­ti­cos y las au­to­ri­da­des lo­ca­les.

Es por eso que el vo­tan­te, en el mo­men­to de emi­tir su vo­to, tie­ne que con­si­de­rar co­mo par­te de su ta­rea de­mo­crá­ti­ca, ele­gir al al­cal­de de su ciu­dad, a los con­ce­ja­les, a los di­ri­gen­tes de los dis­tri­tos es­co­la­res y co­le­gios co­mu­ni­ta­rios. Ade­más, tie­ne que es­co­ger a los en­car­ga­dos del sis­te­ma de agua po­ta­ble, del al­can­ta­ri­lla­do y las di­ver­sas ini­cia­ti­vas que se pro­du­cen a ni­vel lo­cal y es­ta­tal.

Es ne­ce­sa­rio re­cor­dar que, en las reunio­nes del con­se­jo de la ciu­dad, el al­cal­de y los con­ce­ja­les to­man me­di­das ur­gen­tes en torno a los pro­ble­mas del trá­fi­co de au­tos, el pa­vi­men­to de las ca­lles, la res­tau­ra­ción de las bi­blio­te­cas, los pro­ble­mas de la ba­su­ra, el cui­da­do de los par­ques y lu­ga­res re­crea­cio­na­les, la si­tua­ción de la po­li­cía y los bom­be­ros de la ciu­dad, co­mo tam­bién el sa­la­rio de los tra­ba­ja­do­res pú­bli­cos, etc.

Co­mo uno po­drá dar­se cuen­ta, la de­mo­cra­cia no es un ejer­ci­cio fá­cil de sos­te­ner. El ciu­da­dano co­mún y co­rrien­te ne­ce­si­ta, por lo me­nos, es­tar muy bien in­for­ma­do de las di­ver­sas si­tua­cio­nes que se ges­tan den­tro del go­bierno mu­ni­ci­pal. Lo mí­ni­mo que se le de­be pe­dir es que su­fra­gue su vo­to y ha­ga sen­tir el pe­so de sus de­ci­sio­nes par­ti­cu­la­res.

En elec­cio­nes pa­sa­das, el vo­tan­te la­tino ha si­do ex­tre­ma­da­men­te pa­si­vo en su for­ma de con­fron­tar la po­lí­ti­ca. Re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co en­con­trar a ciu­da­des con un por­cen­ta­je al­tí­si­mo de re­si­den­tes la­ti­nos, en don­de no hay na­die que re­pre­sen­te sus in­tere­ses. Por ejem­plo, en la ciu­dad de Cos­ta Me­sa, Ca­li­for­nia, el por­cen­ta­je apro­xi­ma­do de la­ti­nos es de 35%, pe­ro el nú­me­ro de con­ce­ja­les en el go­bierno lo­cal ha si­do nu­lo. Ciu­da­des co­mo Cos­ta Me­sa exis­ten en to­dos los es­ta­dos de la Unión Ame­ri­ca­na. No ha­ga­mos que es­te fe­nó­meno se re­pi­ta.

En es­tas elec­cio­nes es su­ma­men­te im­por­tan­te que ha­ga­mos a un la­do la apa­tía po­lí­ti­ca que ha ca­rac­te­ri­za­do al vo­tan­te la­tino. No sim­ple­men­te de­be con­ten­tar­se con emi­tir su vo­to por la pre­si­den­cia, sino tam­bién por los di­ver­sos pues­tos po­lí­ti­cos a ni­vel lo­cal y es­ta­tal.

Aho­ra bien, si es que re­sul­ta muy tra­ba­jo­so in­for­mar­se de to­dos los es­ca­ños po­lí­ti­cos que es­tán en con­tien­da, lo más re­co­men­da­ble es se­guir las re­co­men­da­cio­nes de gru­pos or­ga­ni­za­dos creí­bles, co­mo la Lea­gue of Uni­ted Latin Ame­ri­can Ci­ti­zens (LULAC), The Me­xi­can Ame­ri­can Le­gal De­fen­se and Edu­ca­tion Fund (MALDEF), la Na­tio­nal His­pa­nic Ins­ti­tu­te (NHI), en­tre otros. O tam­bién se pue­den se­guir las ob­ser­va­cio­nes que ha­cen los pe­rió­di­cos lo­ca­les la­ti­nos, co­mo La Opi­nión de Los Án­ge­les, El Dia­rio de New York, el Nue­vo Heraldo de Mia­mi, el San Die­go Pren­sa.

Las elec­cio­nes de 8 de no­viem­bre son ex­tre­ma­da­men­te im­por­tan­tes co­mo pa­ra que­dar­nos en ca­sa y ver­la a tra­vés de los di­ver­sos ca­na­les de te­le­vi­sión. Hi­llary no es la can­di­da­ta per­fec­ta, pe­ro sien­to que es la op­ción más acer­ta­da pa­ra la pre­si­den­cia, es­pe­cial­men­te pa­ra los la­ti­nos. Los in­vi­to a que vo­ten por la pri­me­ra mu­jer can­di­da­to a la pre­si­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.