Ame­na­zan re­pu­bli­ca­nos con sa­bo­tear a Hi­llary

El Diario de El Paso - - Texas -

Nue­va York – Do­nald Trump y otros ase­dia­dos can­di­da­tos re­pu­bli­ca­nos han re­cu­rri­do a una tác­ti­ca par­ti­cu­lar­men­te ex­tra­ña y pe­li­gro­sa en los úl­ti­mos días de la cam­pa­ña —ad­vir­tien­do que bien po­drían im­pug­nar a Hi­llary Clin­ton si lle­ga­se a ga­nar, o, en su ca­so, abru­mar­la con in­ter­mi­na­bles in­ves­ti­ga­cio­nes y otras tác­ti­cas di­la­to­rias.

De to­dos los ar­gu­men­tos lan­za­dos por las fuer­zas de Trump, es­te de­be ser uno de los peo­res.

En efec­to, lo que di­cen es que Clin­ton no po­drá go­ber­nar, por­que no la va­mos a de­jar. Por lo que no mal­gas­ten su vo­to en ella. Vo­ten por no­so­tros.

En un mun­do ra­cio­nal —us­te­des sa­ben, en uno en el que se va­lo­ra la cor­te­sía y el pro­gre­so en el in­te­rés na­cio­nal— es­te ti­po de ar­gu­men­to pa­re­ce­ría ser in­cen­dia­rio, en el peor de los ca­sos, y com­ple­ta­men­te des­qui­cia­do.

Pe­ro no lo es tan­to en Trum­plan­dia, don­de el mis­mí­si­mo can­di­da­to ad­vier­te (tal co­mo lo hi­zo en Mia­mi el miér­co­les) que una vic­to­ria de Clin­ton “crea­rá una cri­sis cons­ti­tu­cio­nal sin pre­ce­den­tes”, ar­gu­men­tan­do que el go­bierno se ve­rá se­ve­ra­men­te li­mi­ta­do por las imparables in­ves­ti­ga­cio­nes de los re­pu­bli­ca­nos en el Con­gre­so y la de­ter­mi­na­ción de im­pug­nar a Clin­ton. To­do es­to in­clu­so si lle­ga­se a ser elec­ta por la ma­yo­ría de los vo­tan­tes es­ta­dou­ni­den­ses.

“¿Aca­so no he­mos so­bre­vi­vi­do por de­ma­sia­do tiem­po a los Clin­ton?” se­gún pre­gun­tó Trump. “El tra­ba­jo del go­bierno se que­da­rá es­tan­ca­do si ella re­sul­ta­se elec­ta”.

La tác­ti­ca es una ne­ga­ción a la ne­ce­si­dad de la na­ción de te­ner un go­bierno fun­cio­nal y una tá­ci­ta con­ce­sión de que Trump bien po­dría per­der y que só­lo pue­de sal­var­se re­cu­rrien­do a más tác­ti­cas de mie­do. Otros can­di­da­tos re­pu­bli­ca­nos en con­tien­das igual de re­ñi­das han asu­mi­do es­ta pos­tu­ra.

La fra­se pre­di­lec­ta del Par­ti­do Re­pu­bli­cano es “cri­sis cons­ti­tu­cio­nal”, con la cual des­cri­be a un eje­cu­ti­vo ata­do de ma­nos y a un Con­gre­so re­pu­bli­cano ob­se­sio­na­do con per­pe­tuar su de­mo­ni­za­ción de Clin­ton.

El se­na­dor Ri­chard Burr, quien es­tá en cam­pa­ña por la re­elec­ción en Ca­ro­li­na del Nor­te, lle­vó la fan­ta­sía de Trump un po­co más le­jos, di­cién­do­les a sus par­ti­da­rios “¿Aca­so po­drá ella ab­sol­ver­se a sí mis­ma? Y la res­pues­ta es que sí”.

Rudy Giu­lia­ni, uno de los más fer­vien­tes acó­li­tos de Trump, hi­zo eco a es­te lla­ma­do a pre­pa­rar­se pa­ra la ba­ta­lla con­tra una ad­mi­nis­tra­ción de Clin­ton.

“Les ga­ran­ti­zo que den­tro de un año ella se­rá im­pug­na­da y acu­sa­da”, se­gún pro­me­tió Giu­lia­ni es­ta se­ma­na a los vo­tan­tes en Io­wa. “Sim­ple­men­te su­ce­de­rá. Va­mos a vo­tar en cier­ta ma­ne­ra por un Wa­ter­ga­te”.

Aun­que pa­rez­ca ser una es­tra­te­gia sin sen­ti­do, es­tas ame­na­zas po­drían oca­sio­nar un ver­da­de­ro tras­torno al alen­tar a los re­pu­bli­ca­nos en el pró­xi­mo Con­gre­so a to­mar al go­bierno co­mo rehén, a ma­ne­ra de una se­ve­ra ven­gan­za al ase­gu­rar­se que na­da de lo que Clin­ton pro­pon­ga sea apro­ba­do. El pre­si­den­te Oba­ma hi­zo bien en en­fa­ti­zar so­bre ta­les pe­li­gros.

“Por el mo­men­to, de­bi­do a que mu­chos de ellos creen que Trump va a per­der, ya es­tán pro­me­tien­do crear más dis­fun­cio­na­li­dad sin pre­ce­den­tes en Was­hing­ton”, se­gún di­jo a los vo­tan­tes en Ca­ro­li­na del Nor­te es­ta se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.