¿Quién rom­pió la po­lí­ti­ca?

El Diario de El Paso - - Opinion - Paul Krug­man

Has­ta don­de cual­quie­ra pue­de de­cir, Paul Ryan, el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes –y lí­der de lo que que­da de la éli­te re­pu­bli­ca­na– no es ra­cis­ta, ni au­to­ri­ta­rio. No obs­tan­te, se es­tá es­for­zan­do al má­xi­mo pa­ra ha­cer que un ra­cis­ta au­to­ri­ta­rio sea el hom­bre más po­de­ro­so del mun­do. ¿Por qué? Por­que, en­ton­ces, po­dría pri­va­ti­zar a Me­di­ca­re y re­cor­tar los im­pues­tos de los acau­da­la­dos.

Y eso, en re­su­men, ha­bla de lo que le ha pa­sa­do al Par­ti­do Re­pu­bli­cano y a Es­ta­dos Uni­dos.

Es­tas han si­do unas elec­cio­nes en las que ca­si ca­da se­ma­na se ve có­mo se rom­pen nor­mas de lar­ga da­ta en la vi­da po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se. Aho­ra te­ne­mos al can­di­da­to de un par­ti­do gran­de que se nie­ga a dar a co­no­cer sus de­cla­ra­cio­nes fis­ca­les, a pe­sar del gran cues­tio­na­mien­to so­bre sus transac­cio­nes de ne­go­cios. Cons­tan­te­men­te re­pi­te co­sas que son por com­ple­to fal­sas, co­mo su ase­ve­ra­ción de que el cri­men es­tá a pun­tos ele­va­dos ré­cord (de he­cho, es­tá muy cer­cano a ni­ve­les ba­jos his­tó­ri­cos). Sus pro­pias pa­la­bras lo han con­de­na­do co­mo un de­pre­da­dor se­xual. Y hay mu­chí­si­mo más.

En el pa­sa­do, se ha­bría con­si­de­ra­do que cual­quie­ra de es­tas co­sas des­ca­li­fi­ca­ría a un can­di­da­to pre­si­den­cial. Sin em­bar­go, los re­pu­bli­ca­nos des­ta­ca­dos só­lo se en­co­gen de hom­bros. Y ce­le­bra­ron cuan­do Ja­mes Co­mey, el di­rec­tor de la FBI, rom­pió con la po­lí­ti­ca pa­ra co­lo­car un pe­sa­do pul­gar en la ba­lan­za elec­to­ral; si, con to­do, Hi­llary Clin­ton ga­na, ya de­ja­ron cla­ro que van a tra­tar de blo­quear cual­quier no­mi­na­ción a la Cor­te Su­pre­ma, y ya se ha­bla de au­dien­cias pa­ra un jui­cio po­lí­ti­co. ¿Por qué? Ya se les ocu­rri­rá al­go.

En­ton­ces, ¿có­mo fue que se des­tru­ye­ron to­das nues­tras nor­mas po­lí­ti­cas? Pis­ta: em­pe­zó mu­chí­si­mo an­tes de Do­nald Trump.

Por una par­te, los re­pu­bli­ca­nos de­ci­die­ron ha­ce tiem­po que cual­quier co­sa en­tra­ba en el es­fuer­zo por des­le­gi­ti­mar y des­truir a los de­mó­cra­tas. Quie­nes te­ne­mos la edad su­fi­cien­te pa­ra acor­dar­nos de los ’90, tam­bién re­cor­da­mos las in­ter­mi­na­bles se­ries de acu­sa­cio­nes que se lan­za­ron en con­tra de los Clin­ton.

Na­da era de­ma­sia­do in­ve­ro­sí­mil pa­ra pre­sen­tar­se en la ra­dio de en­tre­vis­tas, y con­se­guir una men­ción fa­vo­ra­ble en el Con­gre­so fe­de­ral y en los me­dios con­ser­va­do­res: ¡Hi­llary ma­tó a Vin­ce Fos­ter!, ¡Bill era un nar­co­tra­fi­can­te!

Na­da era de­ma­sia­do tri­vial pa­ra des­en­ca­de­nar au­dien­cias con­gre­sa­les: 140 ho­ras de tes­ti­mo­nios so­bre el po­ten­cial abu­so en la lis­ta de tar­je­tas de Na­vi­dad de la Ca­sa Blan­ca. Y, cla­ro, sie­te años de in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre una fa­lli­da transac­ción in­mo­bi­lia­ria.

Co­mo es bien sa­bi­do, cuan­do Clin­ton ha­bló so­bre una ‘vas­ta cons­pi­ra­ción de la de­re­cha’ pa­ra de­bi­li­tar a la Pre­si­den­cia de su es­po­so, no es­ta­ba sien­do hi­per­bó­li­ca; sim­ple­men­te, es­ta­ba des­cri­bien­do una reali­dad evi­den­te.

Y, da­do que las acu­sa­cio­nes de es­cán­da­los de­mó­cra­tas, por no ha­blar de las ‘in­ves­ti­ga­cio­nes’ con­gre­sa­les que se ini­cia­ron a par­tir de la pre­sun­ción de cul­pa­bi­li­dad, se ha­bían vuel­to la nor­ma, des­apa­re­ció la mis­mí­si­ma idea del mal com­por­ta­mien­to in­de­pen­dien­te de la po­lí­ti­ca: el otro la­do de la per­se­cu­ción ob­se­si­va de un pre­si­den­te de­mó­cra­ta fue la ne­ga­ti­va ab­so­lu­ta a que se in­ves­ti­ga­ra has­ta la ofen­sa más ob­via de al­gún re­pu­bli­cano en un car­go pú­bli­co.

Hu­bo múl­ti­ples es­cán­da­los ver­da­de­ros du­ran­te el Go­bierno de Geor­ge W. Bush, que iban des­de lo que pa­re­ció una pur­ga po­lí­ti­ca en el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia has­ta los en­ga­ños que nos lle­va­ron a in­va­dir Irak; no se res­pon­sa­bi­li­zó a na­die por ello.

La ero­sión de las nor­mas con­ti­nuó des­pués de que to­mó po­se­sión el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma. Él en­fren­tó la obs­truc­ción ab­so­lu­ta en ca­da mo­men­to; chan­ta­jes por el te­cho del en­deu­da­mien­to, y, aho­ra, una ne­ga­ti­va has­ta pa­ra rea­li­zar au­dien­cia so­bre la per­so­na a la que nom­bró pa­ra ocu­par la va­can­te en la Cor­te Su­pre­ma.

¿Cuál era el pro­pó­si­to del asal­to con­tra es­tos acuer­dos y re­glas im­plí­ci­tos que ne­ce­si­ta­mos pa­ra ha­cer que fun­cio­ne la de­mo­cra­cia? Bueno, cuan­do Newt Gin­grich ce­rró el go­bierno en 1995, es­ta­ba tra­tan­do de, adi­vi­nen qué, pri­va­ti­zar a Me­di­ca­re. La ira en con­tra de Bill Clin­ton re­fle­jó, en par­te, el he­cho de que les au­men­tó los im­pues­tos, mo­des­ta­men­te, a los ri­cos.

En otras pa­la­bras, los di­ri­gen­tes re­pu­bli­ca­nos han pa­sa­do el úl­ti­mo par de dé­ca­das ha­cien­do exac­ta­men­te lo que gen­te co­mo Ryan es­tá ha­cien­do aho­ra: des­pe­da­zan­do las nor­mas de­mo­crá­ti­cas en bus­ca de be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos pa­ra la cla­se de sus do­na­do­res.

Así es que no nos de­be­ría sor­pren­der de­ma­sia­do que Co­mey, quien re­sul­tó ser pri­me­ro re­pu­bli­cano y des­pués ser­vi­dor pú­bli­co, bueno, ni tan­to, de­ci­die­ra con­ver­tir en un ar­ma po­lí­ti­ca su car­go en vís­pe­ras de las elec­cio­nes; eso es lo que los re­pu­bli­ca­nos han es­ta­do ha­cien­do por to­das par­tes. Y pa­ra na­da de­be­ría sor­pren­der­nos que los es­ca­bro­sos de­fec­tos per­so­na­les no ha­yan pro­vo­ca­do un rom­pi­mien­to con los di­ri­gen­tes de la éli­te de su par­ti­do: ha­ce mu­cho que ella de­ci­dió que só­lo los de­mó­cra­tas tie­nen es­cán­da­los.

A pe­sar del abu­so de po­der de Co­mey, es pro­ba­ble que ga­ne Clin­ton. Sin em­bar­go, los re­pu­bli­ca­nos no lo van a acep­tar. Cuan­do Trump se en­co­le­ri­za por ‘unas elec­cio­nes ama­ña­das’, lo que se es­pe­ra, en el me­jor de los ca­sos, es un desacuer­do aca­lla­do por par­te de una éli­te par­ti­dis­ta que, en un sen­ti­do fun­da­men­tal, nun­ca acep­ta la le­gi­ti­mi­dad de un de­mó­cra­ta en la Ca­sa Blan­ca. Y no im­por­ta lo que ha­ga Clin­ton, la des­car­ga de es­cán­da­los fal­sos va a con­ti­nuar, aho­ra con exi­gen­cias de jui­cio po­lí­ti­co.

¿Hay al­go que se pue­da ha­cer pa­ra li­mi­tar el da­ño? Ayu­da­ría si los me­dios, fi­nal­men­te, apren­die­ran la lec­ción y de­ja­ran de tra­tar las ca­lum­nias re­pu­bli­ca­nas co­mo no­ti­cias ge­nui­nas.

Y tam­bién ayu­da­ría que los de­mó­cra­tas ga­na­ran el Se­na­do pa­ra que así, al me­nos, pu­die­ra ha­ber al­gún Go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.