De­man­dan por mul­tas con cá­ma­ras de au­to­bu­ses es­co­la­res

El Diario de El Paso - - Texas - As­so­cia­ted Press allas

D– En una de­man­da se ase­gu­ra que los go­bier­nos de dos ciu­da­des te­xa­nas es­tán uti­li­zan­do ile­gal­men­te cá­ma­ras a efec­to de mul­tar a los au­to­mo­vi­lis­tas acu­sa­dos de ig­no­rar los al­tos que se ex­tien­den des­de los au­to­bu­ses es­co­la­res cuan­do los es­tu­dian­tes suben y bajan de los vehícu­los, ar­gu­men­ta­do que, en­tre otras co­sas, la Le­gis­la­tu­ra es­ta­tal no ha au­to­ri­za­do a los go­bier­nos lo­ca­les a to­mar di­cha me­di­da.

“No pue­do creer que los ayun­ta­mien­to eli­jan es­ta vía y gas­ten el di­ne­ro de los con­tri­bu­yen­tes en es­tos sis­te­mas, y es­tos sis­te­mas son muy ca­ros y tie­nen mu­chos fo­cos ro­jos”, di­jo LeDou­glas John­son, el abo­ga­do que in­ter­pu­so el mes pa­sa­do la de­man­da en el con­da­do Da­llas.

Se­ña­lan­do que las le­yes es­ta­ta­les ya es­ti­pu­lan que ig­no­rar la se­ñal de al­to de un au­to­bús es­co­lar es un de­li­to pe­nal, en la de­man­da se ale­ga que Da­llas y Ca­rroll­ton “to­ma­ron una con­duc­ta que es un de­li­to” y “di­se­ña­ron una san­ción ci­vil en su in­ten­to por trans­for­mar­lo en asun­to ci­vil”.

En la de­man­da se in­di­ca que las au­to­ri­da­des lo­ca­les no pue­den es­ta­ble­cer sin au­to­ri­za­ción un es­ta­tu­to que en­tre en con­flic­to con las le­yes es­ta­ta­les, aña­dien­do que el es­ta­tu­to vio­la los de­re­chos que ga­ran­ti­za la Cons­ti­tu­ción de Te­xas. Sin em­bar­go, al­gu­nos abo­ga­dos con­si­de­ran que di­chos estatutos no en­tran en con­flic­to con la ley es­ta­tal y que las ga­ran­tías de di­chos de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les no se apli­can a las san­cio­nes ci­vi­les.

La de­man­da se pre­sen­tó a nom­bre de cin­co au­to­mo­vi­lis­tas, pi­dién­do­se que sea con­si­de­ra­da co­lec­ti­va a nom­bre de to­dos los que han si­do mul­ta­dos des­de que Da­llas y Ca­roll­ton ins­ti­tu­ye­ron los estatutos en el 2012 y el 2014, res­pec­ti­va­men­te. La de­man­da se fin­có con­tra los dos go­bier­nos mu­ni­ci­pa­les y Es­cue­las del Con­da­do Da­llas, la ins­tan­cia gu­ber­na­men­tal a car­go de los pro­gra­mas de mul­tas en esas ciu­da­des y 13 más al­re­de­dor de Te­xas.

En Da­llas y Ca­rroll­ton se han en­tre­ga­do apro­xi­ma­da­men­te 110 mil mul­tas, con va­lor de al­re­de­dor de 29 mi­llo­nes de dó­la­res, de acuer­do con Es­cue­las del Con­da­do Da­llas.

John­son se­ña­ló que un fa­llo a fa­vor de sus clien­tes po­dría cau­sar que otras ciu­da­des te­xa­nas aban­do- nen di­chos pro­gra­mas por te­mor a las de­man­das.

En la de­man­da se ma­ni­fies­ta que, des­de el 2007, no se han apro­ba­do cua­tro ini­cia­ti­vas pro­pues­tas en la Le­gis­la­tu­ra en bus­ca de otor­gar a las au­to­ri­da­des lo­ca­les au­to­ri­za­ción pa­ra dar mul­tas ci­vi­les por di­chas in­frac­cio­nes. La ley es­ta­tal con­tem­pla que re­ba­sar a un au­to­bús es­co­lar que ten­ga la se­ñal del al­to ex­ten­di­do cons­ti­tu­ye un de­li­to me­nor san­cio­na­ble con mul­ta de en­tre 500 y mil 250 dó­la­res.

Mick McKa­mie, re­pre­sen­tan­te le­gal de Ama­ri­llo y Al­pi­ne, nin­gu­na de las cua­les cuen­tan con di­chas es­ti­pu­la­cio­nes, se­ña­ló que las le­yes es­ta­ta­les no prohí­ben a los go­bier­nos lo­ca­les emi­tir ta­les mul­tas ci­vi­les. Con­si­de­ra que los de­man­dan­tes tie­nen “un al­ta cues­ta qué su­bir” al pre­sen­tar su ar­gu­men­to so­bre la pre­sen­cia de un con­flic­to.

En la de­man­da se sos­tie­ne asi­mis­mo que las es­ti­pu­la­cio­nes vio­lan va­rios de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les, in­clu­yen­do el de­re­cho a un pro­ce­so jus­to y el de­re­cho con­tra la au­to­in­cri­mi­na­ción al su­po­ner que iba al vo­lan­te el pro­pie­ta­rio re­gis­tra­do. Pe­ro McKa­mie di­jo no ha­ber ga­ran­tía de un jui­cio con ju­ra­do por di­li­gen­cias ci­vi­les y que el de­re­cho de au­to­in­cri­mi­na­ción só­lo se apli­ca a asun­tos pe­na­les don­de sea po­si­ble la cár­cel.

Me­lis­sa Ha­mil­ton, aca­dé­mi­ca vi­si­tan­te en de­re­cho pe­nal en el Cen­tro de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad de Hous­ton, opi­nó que el pro­pó­si­to de la de­man­da es ar­gu­men­tar que las vio­la­cio­nes “so­la­men­te son ci­vi­les de nom­bre”.

“Ten­drán que con­ven­cer al juez de que una fal­ta ci­vil es si­mi­lar a una pe­nal, pe­ro no lo es en reali­dad”, di­jo.

Pe­ro el abo­ga­do Rus­sell Bow­man cree que la de­man­da es me­ri­to­ria. Es­te ve­rano un juez fa­lló a fa­vor de Bow­man en una que­re­lla so­bre una mul­ta por pa­sar­se un se­má­fo­ro en ro­jo que la ha­bían da­do en Ri­chard­son, un su­bur­bio de Da­llas. Y Bow­man apun­ta que en la de­man­da de John­son se ale­gan las mis­mas vio­la­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les que él hi­zo.

“Esos estatutos acer­ca de las mul­tas con las cá­ma­ras de los au­to­bu­ses es­co­la­res pre­sen­tan los mis­mos pro­ble­mas cons­ti­tu­cio­na­les que sur­gie­ron en mi ca­so y lue­go exis­te el pro­ble­ma aun ma­yor de la fal­ta de ley es­ta­tal que si­quie­ra per­mi­ta ha­cer eso al go­bierno de la ciu­dad”, di­jo Bow­man.

El juez de­ter­mi­nó que Bow­man no es­ta­ba su­je­to a la mul­ta y or­de­nó a Ri­chard­son pa­gar­le 27 mil 500 dó­la­res por ho­no­ra­rios le­ga­les. El go­bierno mu­ni­ci­pal es­tá ape­lan­do.

El pre­si­den­te de la me­sa di­rec­ti­va de Es­cue­las del Con­da­do Da­llas, Larry Dun­can, di­jo no po­der ha­cer co­men­ta­rios mien­tras con­ti­núe el li­ti­gio. Pe­ro aña­dió que los pro­gra­mas de mul­tas por el ca­mión es­co­lar in­cre­men­tan la se­gu­ri­dad, se­ña­lan­do que des­de el pri­me­ro has­ta el ter­cer año del pro­gra­ma en Da­llas, las in­frac­cio­nes des­cen­die­ron 37 por cien­to.

Fun­cio­na­rios de Ca­rroll­ton rehu­sa­ron ha­cer co­men­ta­rios, di­cien­do no me­re­cer la de­man­da. Los fun­cio­na­rios de Da­llas no res­pon­die­ron a la so­li­ci­tud de co­men­ta­rios.

Char­lie Hood, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Di­rec­to­res Es­ta­ta­les de Ser­vi­cios de Trans­por­te de Alum­nos, con­si­de­ró que las mul­tas se cuen­tan en­tre las he­rra­mien­tas que con­tri­bu­yen a pre­ve­nir las vio­la­cio­nes al al­to de los au­to­bu­ses es­co­la­res. Hood agre­gó que otra es ca­pa­ci­tar a los cho­fe­res de ca­mión de ma­ne­ra que ha­ya me­nos po­si­bi­li­da­des de que los re­ba­sen ile­gal­men­te.

Pe­ro se tra­ta de un te­ma com­ple­jo, di­jo Hood. El “men­sa­je prin­ci­pal” es que di­chas mul­tas “tie­nen va­lor pe­ro im­pli­can mu­cho más que eso”, di­jo.

los au­to­mo­vi­lis­tas son in­frac­cio­na­dos por ig­no­rar los se­ña­la­mien­tos de 'al­to' en los ca­mio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.