Co­bran vi­das pan­di­llas y vio­len­cia do­més­ti­ca

El Diario de El Paso - - Panorama - Vie­ne de la Por­ta­da de El Pa­so) Karla Val­dez/El Dia­rio

Su cuer­po fue tras­la­da­do y des­cuar­ti­za­do en otra vi­vien­da, las par­tes co­lo­ca­das en bol­sas de ba­su­ra y aban­do­na­das en un pa­ra­je bal­dío del Nort­heast, cer­ca de Fort Bliss.

Aun des­pués de que la Po­li­cía los de­tu­vo, los pan­di­lle­ros man­tu­vie­ron a la au­to­ri­dad con­fun­di­da, dan­do ver­sio­nes de que el cuer­po ha­bía si­do ‘en­co­bi­ja­do’, tras­la­da­do y aban­do­na­do en Juá­rez.

Las de­cla­ra­cio­nes ini­cia­les de los pan­di­lle­ros pro­vo­ca­ron una bús­que­da del cuer­po en Ciu­dad Juá­rez y pre­gun­tas so­bre có­mo al­guien po­dría ha­ber cru­za­do un ca­dá­ver por uno de los puen­tes in­ter­na­cio­na­les.

El jui­cio de los pre­sun­tos ase­si­nos de Tre­jo es­tá por pro­gra­mar­se.

Otro pre­sun­to pan­di­lle­ro, John Paul Perry, de 45 años, fue de­te­ni­do cer­ca de Mid­land ha­ce unos me­ses, lue­go de que las au­to­ri­da­des con­si­guie­ron los ele­men­tos pa­ra afir­mar que el 10 de mar­zo atro­pe­lló y ma­tó in­ten­cio­nal­men­te al agen­te mo­to­ri­za­do de la Po­li­cía de El Pa­so, Da­vid Or­tiz.

Perry ha­bía es­ta­do pre­so con an­te­rio­ri­dad por, en­tre otros de­li­tos, ha­ber agre­di­do a gol­pes a otro po­li­cía. Los de­tec­ti­ves que ar­ma­ron el ca­so en su con­tra re­ca­ba­ron tes­ti­mo­nios y evi­den­cia de que Perry pre­sun­ta­men­te re­ba­só au­tos si­guien­do a Or­tiz y em­bis­tió su mo­to­ci­cle­ta a al­ta ve­lo­ci­dad por de­trás, pro­vo­can­do que sa­lie­ra dis­pa­ra­do en con­tra de otro vehícu­lo en la in­ter­sec­ción de Vis­ta del Sol y Lee Tre­vi­ño.

Perry pre­sun­ta­men­te for­ma par­te de la pan­di­lla ‘Ba­rrio Az­te­ca’.

En es­tos dos ca­sos, la ‘pan­di­lla’ in­vo­lu­cra a gru­pos con un lar­go his­to­rial y es­truc­tu­ra, y con miem­bros adul­tos ex pre­si­dia­rios y ne­xos con or­ga­ni­za­cio­nes de nar­co­trá­fi­co. Pe­ro, co­mo en otras par­tes del mun­do, tam­bién se re­fie­re a gru­pos de jó­ve­nes.

En es­ta ca­te­go­ría cae­ría el ase­si­na­to de Dan­te Na­ken Dway­ne Long, un sol­da­do de Fort Bliss de 19 años que fue apu­ña­la­do la no­che del 23 de sep­tiem­bre.

Long se di­ver­tía en el sec­tor de en­tre­te­ni­mien­to del Cen­tro de El Pa­so co­no­ci­do co­mo Union Pla­za Dis­trict cuan­do tu­vo una dis­cu­sión con un gru­po de per­so­nas jó­ve­nes pre­sun­ta­men­te miem­bros de una pan­di­lla. Una de ellas lo apu­ña­ló y pro­vo­có su muer­te.

Muer­tes por nar­co­me­nu­deo

Tris­tán Lee Mi­na, de 19 años, te­nía re­por­te de des­apa­ri­ción des­de el 9 de abril. Su cuer­po fue en­con­tra­do en una zo­na de­sér­ti­ca en el Es­te de El Pa­so seis días des­pués.

Su fa­mi­lia lo des­cri­bía co­mo un buen hom­bre y tra­ba­ja­dor. La Po­li­cía, al de­te­ner a sus pre­sun­tos ase­si­nos, in­for­mó que és­tos ha­bían acu­di­do a com­prar­le dro­ga, y que ha­bían de­ci­di­do ma­tar­lo du­ran­te la transac­ción.

Al­go si­mi­lar ocu­rrió el 15 de agos­to cer­ca de un par­que del Oes­te de El Pa­so.

Un hom­bre de 20 años iden­ti­fi­ca­do co­mo Ch­ris­tian Jor­jo­rian fue ase­si­na­do a ba­la­zos esa no­che, lue­go de que dos hom­bres jó­ve­nes a quie­nes tra­tó de ven­der­les dro­ga de­ci­die­ron ro­bar­lo, y él se re­sis­tió.

Otros dos ase­si­na­tos ocu­rrie­ron, el 13 de sep­tiem­bre y el 21 de sep­tiem­bre en ho­ga­res del área Cen­tral y el Nort­heast, res­pec­ti­va­men­te.

En el pri­mer ca­so, un hom­bre de 61 años fue aba­ti­do a ti­ros en el pa­tio de su pro­pia ca­sa, su­pues­ta­men­te du­ran­te una transac­ción de dro­ga. Su nom­bre, has­ta la fe­cha, no ha si­do da­do a co­no­cer por la Po­li­cía.

La otra víc­ti­ma fue Frank Ch­ris­top­her Her­nán­dez, de 30 años, quien re­ci­bió un im­pac­to de ba­la en el pe­cho en una transac­ción de dro­gas que sa­lió mal. Los he­chos ocu­rrie­ron la ma­dru­ga­da del 21 de sep­tiem­bre en el in­te­rior de un de­par­ta­men­to del com­ple­jo Re­yes Apart­ments en la cua­dra 4000 de la ave­ni­da Law­ren­ce.

De acuer­do con Eg­bert Za­va­la, pro­fe­sor de Cri­mi­no­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Te­xas en El Pa­so, los he­chos vio­len­tos en­tre pan­di­lle­ros y per­so­nas de­di­ca­das a la ven­ta de dro­ga son el re­sul­ta­do de la ‘te­rri­to­ria­li­dad’ de es­tos gru­pos. En un ba­jo mun­do sin ley, las ga­nan­cias se ase­gu­ran qui­tan­do a la com­pe­ten­cia de en me­dio.

‘Es una pe­lea por las zo­nas de ven­ta de dro­gas, ellos (pan­di­lle­ros) no van a de­jar que otra per­so­na quie­ra qui­tar­les el ne­go­cio y se em­pie­zan a ma­tar unos a otros’, di­jo Za­va­la.

El ex­per­to des­car­tó que las agre­sio­nes en­tre pan­di­llas se de­ban al re­pun­te de vio­len­cia en Ciu­dad Juá­rez.

‘Los pro­ble­mas de los cár­te­les en Juá­rez son otra co­sa. Lo que es­tá pa­san­do aquí es más bien plei­tos en­tre cholos’, ex­pre­só.

Ade­más, cuan­do las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses no pue­den pre­ve­nir he­chos de san­gre en­tre gru­pos or­ga­ni­za­dos, usual­men­te se ase­gu­ran de en­con­trar y cas­ti­gar a los res­pon­sa­bles. Eso, tam­bién, sir­ve de freno a los de­lin­cuen­tes.

‘Es muy di­fí­cil que al­gún día es­te­mos co­mo en Juá­rez por­que aquí las agen­cias tra­ba­jan en con­jun­to pa­ra man­te­ner la se­gu­ri­dad’, ase­gu­ró Za­va­la.

Vio­len­cia fa­mi­liar

Se­gún Za­va­la, el es­trés es una de las prin­ci­pa­les cau­sas de la vio­len­cia fa­mi­liar, ya que las per­so­nas des­pués de te­ner un ‘mal día’ bus­can sa­car su frus­tra­ción con las per­so­nas más vul­ne­ra­bles.

‘Pu­de ha­ber te­ni­do un día pe­sa­do en el tra­ba­jo, en la es­cue­la o sim­ple­men­te lle­gue es­tre­sa­do por el trá­fi­co y voy a bus­car al­gún pre­tex­to pa­ra des­qui­tar­me con al­guien, y en la ma­yo­ría de los ca­sos son mu­je­res y ni­ños los que pa­gan las con­se­cuen­cias’, co­men­tó Za­va­la.

La pri­me­ra de las víc­ti­mas por vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar fue un ni­ño de 10 años del po­bla­do de Clint, que mu­rió a ma­nos de la pa­re­ja sen­ti­men­tal de su ma­dre; ella a pe­sar de sa­ber del abu­so ha­cia el me­nor, nun­ca lo de­nun­ció.

Los he­chos se re­gis­tra­ron el 22 de ju­lio en una vi­vien­da ubi­ca­da en la cua­dra 1500 de la ca­lle Fitz­roy, has­ta don­de lle­ga­ron agen­tes del She­riff tras re­ci­bir el re­por­te de una per­so­na in­cons­cien­te.

El se­gun­do ca­so se re­gis­tró la ma­dru­ga­da del 9 de sep­tiem­bre, cuan­do Ma­ría Ro­drí­guez, de 27 años, fue aba­ti­da a ti­ros al in­te­rior de su vi­vien­da ubi­ca­da en la cua­dra 8600 de la ca­lle Gua­da­lu­pe, en el No­res­te de El Pa­so. Al mo­men­to del in­ci­den­te ha­bía ni­ños den­tro de la ca­sa.

Lin­da Ro­sa­les fue la ter­ce­ra víc­ti­ma, al ser ase­si­na­da pre­sun­ta­men­te por su es­po­so el pa­sa­do 24 de sep­tiem­bre en la ciu­dad de So­co­rro, lue­go de que el hom­bre le die­ra un ba­la­zo en el pe­cho tras una dis­cu­sión, al in­te­rior de su do­mi­ci­lio ubi­ca­do en el 10800 de la ca­lle Don­na Ma­rie.

El ca­so más re­cien­te de vio­len­cia fa­mi­liar co­bró la vi­da de una mu­jer de 92 años, don­de el prin­ci­pal sos­pe­cho­so es su pro­pio hi­jo.

Los he­chos ocu­rrie­ron la tar­de del 30 de oc­tu­bre en la cua­dra 3600 de la ca­lle Grand Baha­mas, en una zo­na re­si­den­cial en el Es­te de la ciu­dad. Las au­to­ri­da­des in­di­ca­ron que hom­bre ahor­có a la mu­jer con un ca­ble ale­gan­do que ‘que­ría ter­mi­nar con su su­fri­mien­to’ ya que al pa­re­cer la mu­jer es­ta­ba en­fer­ma. Sin em­bar­go, las au­to­ri­da­des lo es­tán acu­san­do de ase­si­na­to do­lo­so.

Pe­leas que ma­tan

Se­gún da­tos po­li­cia­cos, los asal­tos agra­va­dos se­rían la ter­ce­ra cau­sa de muer­te en la ciu­dad ya que du­ran­te es­te 2016 se han re­gis­tra­do tres ca­sos don­de las víc­ti­mas han fa­lle­ci­do a con­se­cuen­cia de sus le­sio­nes.

La pri­me­ra víc­ti­ma fue Víc­tor Ro­drí­guez, de 55 años, quien mu­rió de un dis­pa­ro tras ser asal­ta­do a las afue­ras de la cen­tral de ca­mio­nes Grey­hound, en la zo­na Cen­tro el pa­sa­do 11 de enero.

El se­gun­do ca­so ocu­rrió el 22 de enero, cuan­do Arturo Mar­tí­nez, de 49 años, se en­con­tra­ba en un bar en el Es­te de El Pa­so en com­pa­ñía de su no­via, cuan­do tres su­je­tos se acer­ca­ron a la pa­re­ja y co­men­za­ron a dis­cu­tir con el hom­bre.

Du­ran­te la dis­cu­sión, Mar­tí­nez ca­yó al pi­so gol­peán­do­se la ca­be­za y que­dó in­cons­cien­te. Una vez inmóvil en el sue­lo, los su­je­tos si­guie­ron agre­dién­do­lo has­ta cau­sar­le gra­ves le­sio­nes que le pro­vo­ca­ron la muer­te.

Car­los Va­lles, de 74 años, se con­vir­tió en la ter­ce­ra per­so­na ase­si­na­da lue­go de que el 16 de ju­lio unos hom­bres en­tra­ran a su ca­sa ubi­ca­da en el 11700 John Po­lley pa­ra ro­bar­lo y lle­var­se su vehícu­lo PT Cru­sier co­lor ma­rrón.

No se sa­be por qué los ma­ta­ron

En dos de los 16 ho­mi­ci­dios co­me­ti­dos, has­ta el mo­men­to las au­to­ri­da­des no han de­ter­mi­na­do el mó­vil.

Ri­chard ‘Rick’ Ma­dri­gal, de 33 años, quien era des­cri­to co­mo un hom­bre ale­gre, tra­ba­ja­dor y buen pa­dre, fue ase­si­na­do a ti­ros el 11 de ju­nio al in­te­rior de su de­par­ta­men­to ubi­ca­do en el Oes­te de El Pa­so, que com­par­tía al­gu­nos fi­nes de se­ma­na con su hi­ja de tan só­lo sie­te años.

Uno de los ho­mi­ci­dios más so­na­dos, ya que con­mo­cio­nó a la co­mu­ni­dad LGBT, fue el de Ery­kah Ti­je­ri­na, la mu­jer trans­gé­ne­ro que fue ase­si­na­da de 24 pu­ña­la­das.

La mu­jer de 36 años, quien tra­ba­ja­ba co­mo ‘es­cort’ o da­ma de com­pa­ñía, fue en­con­tra­da sin vi­da por su pa­dras­tro el pa­sa­do 9 de agos­to al in­te­rior de su vi­vien­da en un com­ple­jo de­par­ta­men­tal ubi­ca­do en el 212 de la ca­lle Lis­bon, cer­ca de Fox Pla­za.

El ase­si­na­to, pre­sun­ta­men­te a ma­nos de un sol­da­do de Fort Bliss que era su ‘clien­te’, no se ha ca­ta­lo­ga­do ni co­mo un de­li­to de odio ni co­mo un cri­men pa­sio­nal. (

Uni­da­des po­li­cia­cas cus­to­dian el es­ce­na­rio de

un ase­si­na­to pa­sa­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.