Jor­na­le­ros in­va­den ve­cin­da­rio

El Diario de El Paso - - Panorama - Vie­ne de la Por­ta­da (Jai­me To­rres / El Dia­rio de El Pa­so)

Los in­qui­li­nos ex­pre­sa­ron que an­te la fal­ta de res­pues­ta de las au­to­ri­da­des han op­ta­do por no de­jar sa­lir a sus hi­jos pa­ra evi­tar que vean el bo­chor­no­so es­pec­tácu­lo.

‘Ya no de­ja­mos sa­lir a nues­tros nie­tos por­que a es­tos hom­bres no les im­por­ta ba­jar­se los pan­ta­lo­nes y ex­hi­bir­se an­te la pre­sen­cia de ni­ños y adul­tos’, de­nun­ció por su par­te la se­ño­ra Lo­zano.

In­di­ca­ron que los ma­los olo­res les han cau­sa­do do­lo­res de ca­be­za por lo que aho­ra en­fren­tan un pro­ble­ma de sa­lud, “¿Dón­de es­tán los en­car­ga­dos de ve­lar por no­so­tros?. Creo que es­tán tan me­ti­dos en el tra­ba­jo que no pue­den aten­der las ne­ce­si­da­des de la co­mu­ni­dad”, cues­tio­na­ron.

Re­cien­te­men­te, la re­gi­do­ra Cort­ney Ni­land, res­pon­sa­ble del Dis­tri­to 8, re­ci­bió la que­ja de uno de los ve­ci­nos que acu­dió a una de las jun­tas de Ca­bil­do, y le ase­gu­ró que ya te­nía co­no­ci­mien­to del ca­so y ana­li­za­ban la es­tra­te­gia a se­guir, pe­ro sin de­fi­nir fe­cha de res­pues­ta.

Mien­tras tan­to, el sar­gen­to En­ri­que Ca­rri­llo, por­ta­voz del De­par- ta­men­to de Po­li­cía de El Pa­so, al ser abor­da­do so­bre la pro­ble­má­ti­ca que pa­de­cen los po­bla­do­res de ese pun­to ma­ni­fes­tó que no es­ta­ba ‘em­pa­pa­do’ del asun­to y que re­que­ría in­for­ma­ción pa­ra po­der emi­tir un co­men­ta­rio.

A sus 64 años, y con seis nie­tos en ca­sa, la re­si­den­te del Se­gun­do Ba­rrio des­de ha­ce más de 30 años de­nun­ció que en el ba­rrio ocu­rre de to­do.

‘Es­te lu­gar es tie­rra sin ley, se su­po­ne que hay mu­chos de­par­ta­men­tos de la Ciu­dad que de­be­rían aten­der ca­da ca­so, pe­ro pa­re­cie­ra que no es­tu­vié­ra­mos en Es­ta­dos Uni­dos o qué, ¿so­mos ciu­da­da­nos de ter­ce­ra?’, di­jo Lo­zano vi­si­ble­men­te mo­les­ta.

Jo­sé Ga­lin­do, otro de los ve­ci­nos coin­ci­dió con Le­ti­cia y exi­gió la in­ter­ven­ción de las au­to­ri­da­des pa­ra ter­mi­nar con esa pro­ble­má­ti­ca que da­ta de ha­ce dé­ca­das.

‘Aquí he­mos es­ta­do a pun­to de liar­nos a gol­pes por­que no en­tien­den que es­tán oca­sio­nan­do un da­ño co­mu­ni­ta­rio. Por for­tu­na ha obra­do la pru­den­cia pe­ro es ur­gen­te que nos atien­dan an­tes de que ocu­rra una tra­ge­dia’.

Ex­pre­só que pa­ra­le­la­men­te se ha pre­sen­ta­do ro­bo de ca­rros y ac­ce­so- rios y otras per­te­nen­cias que tie­nen en sus pa­tios.

‘De re­pen­te ama­ne­ce aquí he­cho un mu­la­dar. Bo­te­llas de li­cor, car­tón, pa­pe­les y has­ta ro­pa y no­so­tros te­ne­mos que lim­piar’.

In­di­có que ha­ce tiem­po ins­ta­la­ron un ba­ño por­tá­til en una de las es­qui­nas pe­ro no lo uti­li­za­ban, así que de na­da sir­vió.

En un re­co­rri­do rea­li­za­do por El Dia­rio de El Pa­so se pu­do cons­ta­tar que de­ce­nas de tra­ba­ja­do­res uti­li­zan las ca­lles y ban­que­tas co­mo dor­mi­to­rios y ahí se de­tec­tó que tam­bién ha­cen sus ne­ce­si­da­des fi­sio­ló­gi­cas en la ca­lle.

‘No te­ne­mos ca­sa y pues aquí la pa­sa­mos es­pe­ran­do que sal­ga un tra­ba­jo’, di­jo uno de los cam­pe­si­nos que ne­gó que él in­cu­rra en es­te ti­po de ac­cio­nes aun­que acep­tó que mu­chos de sus com­pa­ñe­ros sí lo ha­cen.

‘Nos prohí­ben en­trar al ba­ño o a las ins­ta­la­cio­nes si an­da­mos to­ma­dos, por eso se ha­cen en las ca­lles’, jus­ti­fi­có.

En el re­co­rri­do se in­ten­tó en­tre­vis­tar a Car­los Ma­ren­tes, ti­tu­lar de esa or­ga­ni­za­ción, sin em­bar­go se di­jo que an­da­ba fue­ra de la ciu­dad.

Una es­ce­na co­mún en ca­lles del Se­gun­do Ba­rrio

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.