Ha­ce cri­sis en el Cen­tro fal­ta de ba­ños pú­bli­cos

El Diario de El Paso - - Portada - Ro­ber­to Ca­rri­llo Ar­tea­ga/El Dia­rio de El Pa­so

En el pre­su­pues­to mi­llo­na­rio que se em­pleó pa­ra em­be­lle­cer la Pla­za San Ja­cin­to y sus al­re­de­do­res, el Ca­bil­do de El Pa­so no con­tem­pló ins­ta­lar ba­ños pú­bli­cos. Eso re­pre­sen­ta un in­con­ve­nien­te pa­ra las per­so­nas que vi­si­tan el Cen­tro, par­ti­cu­lar­men­te si las acom­pa­ñan me­no­res de edad.

“Aca­ba­mos de ir al Mu­seo de Ar­te, y ahí los ni­ños fue­ron, pe­ro aho­ra no hay ma­ne­ra de lle­var­los con cer­te­za a un lu­gar aquí en la pla­za”, di­jo Vir­gi­nia Cas­tro, edu­ca­do­ra de Me­si­ta Ele­men­tary School.

La pro­fe­so­ra Cas­tro acu­dió con 50 ni­ños a la Pla­za de los La­gar­tos, y cuan­do uno de los alum­nos ne­ce­si­tó uti­li­zar el ba­ño se en­con­tró con la ne­ga­ti­va de los co­mer­cian­tes del lu­gar pa­ra uti­li­zar di­cho ser­vi­cio.

“Nos han di­cho que va­ya­mos a la far­ma­cia CVS o al (ho­tel) Ca­mino Real, pe­ro eso es di­fí­cil de ma­ne­jar cuan­do un ni­ño tie­ne la ne­ce­si­dad”, afir­mó la edu­ca­do­ra.

Pa­ra for­tu­na de la cla­se, en el lu­gar es­ta­ba pre­sen­te un pa­dre de fa­mi­lia que tra­ba­ja en uno de los edi­fi­cios de la zo­na, y co­mo buen sa­ma­ri­tano se ofre­ció a lle­var a la pe­que­ña al ba­ño, mis­mo que tie­ne una ce­rra­du­ra don­de hay que in­gre­sar un có­di­go pa­ra te­ner ac­ce­so.

Pe­se a me­jo­ras mi­llo­na­rias en zo­na de pla­za, vi­si­tan­tes su­fren in­con­ve­nien­tes

“Las emer­gen­cias son así, de úl­ti­mo mi­nu­to, no sé si hu­bié­ra­mos lo­gra­do lle­gar al Ca­mino Real, y aun­que sí te de­jan usar­lo ahí se te que­dan vien­do me­dio ra­ro”, di­jo Car­los Es­pi­no­sa, pa­dre de fa­mi­lia de la es­tu­dian­te de Me­si­ta Ele­men­tary.

El pro­ble­ma de la es­ca­sez de ba­ños pú­bli­cos no es ex­clu­si­vo de la Pla­za San Ja­cin­to, sino de to­do el co­rre­dor tu­rís­ti­co de El Pa­so, ya que a lo lar­go del Pa­seo de Las Lu­ces, que co­rre por El Pa­so Street a par­tir del puen­te in­ter­na­cio­nal San­ta Fe, los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios son res­trin­gi­dos.

“Des­pués de que en­se­ñas el pa­sa­por­te lo me­jor que pue­des ha­cer es ir a los ba­ños que hay ahí en el puen­te, que ca­si siem­pre es­tán lim­pios, pe­ro co­mo son de me­tal y no tie­nen puer­ta, pues no son los me­jo­res pe­ro sí los úni­cos”, di­jo Nicolás So­lór­zano, jua­ren­se que re­gu­lar­men­te uti­li­za el cru­ce pea­to­nal del puen­te San­ta Fe.

Si no com­pra, no usa el ba­ño

En un re­co­rri­do por los ne­go­cios de la ca­lle Stan­ton es co­mún ver le­tre­ros, in­clu­so en es­pa­ñol, don­de se es­ti­pu­la cla­ra­men­te “Ba­ños só­lo pa­ra clien­tes”, ya que los ad­mi­nis­tra­do­res de di­chos es­ta­ble­ci­mien­tos ejer­cen su de­re­cho de ne­gar el ser­vi­cio a cual­quier per­so­na.

“No po­de­mos, la due­ña del lu­gar se enoja con no­so­tros si le pres­ta­mos el ba­ño a cual­quier per­so­na que en­tre, ade­más, aho­ri­ta es­tá des­com­pues­to”, di­jo la em­plea­da de una tien­da de ro­pa cer­ca­na a la ca­lle Fat­her Rahm, y que pre­fi­rió omi­tir su nom­bre.

“Yo creo que de­be­ría de ha­ber un ma­pa de los lu­ga­res don­de sí te de­jan usar el ba­ño”, di­jo en tono jo­co­so Mar­ga­ri­ta Duar­te, quien reali­zó com­pras en el pri­mer cua­dro de El Pa­so. “Uno ya sa­be que si vas al McDo­nald’s de la Pai­sano te de­jan en­trar, pe­ro siem­pre tra­tas de di­si­mu­lar co­mo que vas a com­prar al­go, o en la es­ta­ción del ca­mión, aquí en la otra ca­lle (San­ta Fe), pe­ro los guar­dias tam­bién an­dan pen­dien­tes de que no en­tre gen­te que no va a to­mar el ca­mión”.

Des­pués de cru­zar la Pai­sano, el ru­bro de los ne­go­cios cam­bia y exis­ten un ma­yor nú­me­ro de edi­fi­cios de ofi­ci­nas, don­de los ba­ños son res­guar­da­dos por ce­rra­du­ras elec­tró­ni­cas.

“Nues­tra ofi­ci­na es­tá muy cer­ca de la puer­ta en el pri­mer pi­so, y mu­cha gen­te en­tra a pe­dir­nos el ba­ño, y no­so­tros no les po­de­mos dar ac­ce­so, de­ben de ir al front desk (re­cep­ción) pa­ra que una per­so­na les abra”, di­jo Eri­ka, em­plea­da de un tien­da en la ca­lle Stan­ton.

“Nos da mu­cha pe­na ne­gar el ba­ño, pe­ro es tan­ta la gen­te que vie­ne aquí que te­ne­mos que de­cir­les que va­yan a la re­cep­ción, don­de re­gu­lar­men­te son ac­ce­si­bles y de­jan que la gen­te lo use”, di­jo Step­ha­nie, ocu­pan­te del mis­mo edi­fi­cio don­de se si­túa un ban­co.

Ne­ce­si­dad an­te re­cur­sos

Den­tro del plan de me­jo­ras en la Pla­za de San Ja­cin­to se em­pleó un pre­su­pues­to su­pe­rior a los 6 mi­llo­nes de dó­la­res, y de he­cho se uti­li­za­ron ma­te­ria­les que fue­ron im­por­ta­dos de Ale­ma­nia, pa­ra dar som­bra a la fuen­te de los la­gar­tos, sin em­bar­go, el gas­to pa­ra la ins­ta­la­ción de ba­ños pú­bli­cos le pa­re­ció ex­ce­si­vo a los con­ce­ja­les, quie­nes por otra par­te no han po­di­do aba­tir el de­re­cho de los co­mer­cian­tes de la zo­na pa­ra ne­gar el uso de sus ba­ños pri­va­dos.

En la dé­ca­da de los 90 se clau­su­ra­ron los ba­ños pú­bli­cos que exis­tían en el ni­vel sub­te­rrá­neo de la Pla­za San Ja­cin­to, que re­pe­ti­da­men­te eran van­da­li­za­dos, ade­más de que no con­ta­ban con un man­te­ni­mien­to cons­tan­te y su es­ta­do era po­co sa­ni­ta­rio.

La dis­cu­sión pa­ra te­ner ba­ños pú­bli­cos en el pri­mer cua­dro de la ciu­dad, ya sea per­ma­nen­tes o por­tá­ti­les, no es nue­va en el Ca­bil­do, pe­ro sí pre­su­po­ne un cos­to de cons­truc­ción su­pe­rior a los 400 mil dó­la­res, o de 90 mil dó­la­res en ca­so de los por­tá­ti­les por su con­ti­nuo man­te­ni­mien­to.

En la ac­tua­li­dad se rea­li­za un es­tu­dio de fac­ti­bi­li­dad pa­ra alle­gar fon­dos y cons­truir ba­ños pú­bli­cos en la Pla­za San Ja­cin­to, así co­mo en otros es­pa­cios pú­bli­cos.

La pro­pues­ta con­tem­pla la cons­truc­ción de ba­ños per­ma­nen­tes que se­rían ma­ne­ja­dos por me­dio de con­tra­tos pú­bli­cos, en con­jun­to con in­ver­sio­nis­tas pri­va­dos, lo que pre­ten­de aba­ra­tar cos­tos.

“Cuan­do vie­nes a El Pa­so pa­gas por mu­chas co­sas, co­mo por ejem­plo el es­ta­cio­na­mien­to, por ello a mí no me mo­les­ta­ría pa­gar 25 o 50 cen­ta­vos o más pa­ra usar un ba­ño lim­pio, ya que es una ne­ce­si­dad, no es un ca­pri­cho”, sos­tu­vo el jua­ren­se Alejandro Pa­re­des.

Una pa­re­ja se re­fres­ca en la Pla­za San Ja­cin­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.