LI­BRAN CE­RRA­DA BA­TA­LLA

Hi­llary aven­ta­ja tan­to a Trump que pue­de per­der es­ta­dos ‘se­gu­ros’ y ‘ama­rrar’ triun­fo: son­deos

El Diario de El Paso - - PORTADA - Vie­ne de la Por­ta­da

Was­hing­ton— A unas ho­ras del día de la elec­ción, la más sal­va­je con­tien­da pre­si­den­cial que se re­cuer­de se ha vuel­to más com­pe­ti­ti­va en la ma­yo­ría de los es­ta­dos dispu­tados, aun­que la can­di­da­ta de­mó­cra­ta Hi­llary Clin­ton con­ti­núa man­te­nien­do una ven­ta­ja so­bre el re­pu­bli­cano Do­nald Trump. El ma­pa po­lí­ti­co su­gie­re que Clin­ton po­dría dar­se el lu­jo de per­der va­rios es­ta­dos cla­ve que se pre­su­me es­tán de su la­do y aun así al­can­zar los 270 vo­tos elec­to­ra­les que ne­ce­si­ta pa­ra ga­nar.

Trump, mien­tras tan­to, tie­ne una nue­va ra­zón pa­ra es­tar op­ti­mis­ta, da­do que un cre­cien­te nú­me­ro de es­ta­dos pa­re­cen es­tar den­tro de su al­can­ce. Pe­ro pa­ra triun­far, ten­dría que ga­nar­los ca­si to­dos.

La flui­dez de úl­ti­ma ho­ra de la con­tien­da te­nía a las dos cam­pa­ñas or­de­nan­do los pla­nes de via­je de sus res­pec­ti­vos can­di­da­tos y sus com­pa­ñe­ros de fór­mu­la. En el ca­so de Trump, es un es­fuer­zo pa­ra to­mar lo que él con­si­de­ra opor­tu­ni­da­des nue­vas en la rec­ta fi­nal de la ca­rre­ra; en el ca­so de Clin­ton, es ase­gu­rar­se pa­ra evi­tar sor­pre­sas ma­ña­na en te­rri­to­rios que ha con­si­de­ra­do su­yos.

Was­hing­ton— El sá­ba­do Trump in­for­mó que él y su com­pa­ñe­ro de fór­mu­la, el go­ber­na­dor de In­dia­na Mi­ke Pen­ce, ten­drían even­tos en Min­ne­so­ta, un es­ta­do que no ha vo­ta­do por un re­pu­bli­cano des­de 1972. Un fun­cio­na­rio de la cam­pa­ña de Trump in­sis­tió en que el avi­so no era una fin­ta y que las en­cues­tas in­ter­nas mos­tra­ban que el re­pu­bli­cano iba só­lo tres pun­tos aba­jo de Clin­ton en ese es­ta­do.

En una ju­ga­da que mues­tra que los de­mó­cra­tas es­tán ner­vio­sos por Mi­chi­gan, Clin­ton es­ta­rá hoy lunes en Grand Rapids y el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma ha­rá cam­pa­ña en Ann Ar­bor. Trump y Pen­ce tam­bién es­ta­rían en Mi­chi­gan do­min­go y lunes.

El sá­ba­do en un mi­tin en Tam­pa, el co­mien­zo de una gi­ra por la cru­cial Flo­ri­da, Trump ex­pre­só que su cam­pa­ña se es­tá mo­vien­do agre­si­va­men­te pa­ra ase­gu­rar aper­tu­ras que ven a lo lar­go del país.

“Es­ta­mos vi­si­tan­do lu­ga­res que so­lían lla­mar bas­tio­nes de­mó­cra­tas don­de aho­ra va­mos em­pa­ta­dos o a la ca­be­za”, co­men­tó el mul­ti­mi­llo­na­rio cons­truc­tor de bie­nes raí­ces.

Pre­di­jo que ga­na­ría Flo­ri­da y Pennsyl­va­nia –am­bos vo­ta­ron por Oba­ma en las dos elec­cio­nes pa­sa­das– y di­jo que va “fe­no­me­nal­men­te bien en Ca­ro­li­na del Nor­te”, don­de am­bos can­di­da­tos han in­ver­ti­do tiem­po y re­cur­sos sig­ni­fi­ca­ti­vos en las úl­ti­mas se­ma­nas.

Cie­rran cam­pa­ñas

La tar­de del sá­ba­do pa­sa­do, ofi­cia­les de se­gu­ri­dad sa­ca­ron a Trump del es­ce­na­rio apre­su­ra­da­men­te du­ran­te un mi­tin en Reno, Ne­va­da, mien­tras al­gún ti­po de dis­tur­bio su­ce­día en la par­te fron­tal del sa­lón don­de es­ta­ba ha­blan­do. La gen­te se dis­per­só mien­tras agen­tes del Ser­vi­cio Se­cre­to de Es­ta­dos Uni­dos y ofi­cia­les uni­for­ma­dos brin­ca­ban las ba­rri­ca­das pa­ra aprehen­der a un hom­bre no iden­ti­fi­ca­do y lo lle­va­ban fue­ra de la sa­la. Des­pués Trump ter­mi­nó su mi­tin sin ma­yo­res in­ci­den­tes. El Ser­vi­cio Se­cre­to de­cla­ró en un co­mu­ni­ca­do que no ha­bían en­con­tra­do ar­mas. Los re­por­tes lo­ca­les in­for­ma­ron que ya se ha­bía li­be­ra­do al hom­bre.

Clin­ton tu­vo un mi­tin en el Sur de Flo­ri­da que fue in­te­rrum­pi­do por la llu­via. Lue­go fue pro­gra­ma­da pa­ra te­ner otro even­to el sá­ba­do por la no­che en Fi­la­del­fia don­de can­ta­ría Katy Perry, cu­ya can­ción “Roar” (ru­gir) se in­clu­ye en el anun­cio de cie­rre de Clin­ton que se es­tá usan­do en 11 es­ta­dos com­pe­ti­dos. Be­yon­cé y Jay Z en­ca­be­za­ron un con­cier­to pa­ra Clin­ton la no­che del vier­nes en Cle­ve­land.

Tam­bién en jue­go se en­cuen­tra el con­trol del Se­na­do, don­de los re­pu­bli­ca­nos es­tán de­fen­dien­do 24 lu­ga­res, com­pa­ra­dos con los 10 que de­fien­den los de­mó­cra­tas. El desem­pe­ño de Trump en la con­tien­da ma­yor po­dría de­ter­mi­nar si los de­mó­cra­tas ob­tie­nen los cin­co lu­ga­res que ne­ce­si­tan pa­ra re­cu­pe­rar la ma­yo­ría – o cua­tro, si Clin­ton ga­na y su vi­ce­pre­si­den­te, Tim Kai­ne, tie­ne el vo­to del des­em­pa­te.

“Lo ague­rri­do de la con­tien­da en mu­chos de es­tos es­ta­dos com­pe­ti­dos es­tá pro­por­cio­nan­do un po­co de des­can­so a nues­tras lu­chas por el Se­na­do, y en al­gu­nos ca­sos, va a ser de­ci­si­vo”, de­cla­ró Ste­ven Law, pre­si­den­te del Fon­do de Li­de­raz­go del Se­na­do, un Su­per­co­mi­té de Ac­ción Po­lí­ti­ca re­pu­bli­cano ali­nea­do con Mitch McCon­nell, re­pu­bli­cano por Ken­tucky y lí­der de la ma­yo­ría del Se­na­do.

“Creo que es­ta­mos al fi­lo de la na­va­ja”, ex­pre­só Law re­fi­rién­do­se a la po­si­bi­li­dad de que su par­ti­do man­ten­ga el con­trol del Se­na­do. “La po­si­ción fi­nal de Trump en to­do es­to es in­cier­ta. No creo que es­té en tal pun­to que po­da­mos can­tar vic­to­ria en la ma­yo­ría de las con­tien­das”.

El jue­ves, el Re­por­te Po­lí­ti­co Cook pre­di­jo que los de­mó­cra­tas arre­ba­ta­rían en­tre cua­tro y seis lu­ga­res del Se­na­do, su­fi­cien­te pa­ra ga­nar el con­trol si Clin­ton es elec­ta, pe­ro me­nos de los que ha­bían pre­di­cho la oca­sión an­te­rior.

Los re­pu­bli­ca­nos tam­bién van en­ca­mi­na­dos a per­der asien­tos en la Cá­ma­ra, lo que re­du­ci­ría la ma­yo­ría más gran­de que han te­ni­do ahí des­de 1928. Sin em­bar­go, nin­gún ban­do es­pe­ra un cam­bio tan fuer­te co­mo pa­ra res­tau­rar el con­trol a los de­mó­cra­tas, quie­nes per­die­ron en las elec­cio­nes del 2010 a me­dia­dos del pe­río­do pre­si­den­cial.

A la es­pe­ra del mar­tes

Clin­ton co­men­zó su úl­ti­mo fin de se­ma­na de cam­pa­ña con una li­ge­ra ven­ta­ja so­bre Trump en la vo­ta­ción con­ti­nua que lle­van a ca­bo el Was­hing­ton Post y ABC News. A la no­che del vier­nes, la en­cues­ta mos­tra­ba a Clin­ton con un 48 por cien­to y a Trump con un 43 por cien­to, en­tre los vo­tan­tes po­ten­cia­les. El can­di­da­to del Par­ti­do Li­ber­ta­dor, Gary John­son, te­nía un 4 por cien­to, y la can­di­da­ta del Par­ti­do Ver­de, Jill Stein, con­ta­ba con un 2 por cien­to.

Ese es el mar­gen más am­plio en­tre los can­di­da­tos de los dos par­ti­dos prin­ci­pa­les es­ta se­ma­na pa­sa­da –y una se­ñal de que Clin­ton po­dría es­tar re­cu­pe­rán­do­se de una re­cien­te ron­da de aten­ción ha­cia ella por su uso de una cuen­ta pri­va­da de co­rreo y ser­vi­dor cuan­do era se­cre­ta­ria de Es­ta­do. La de­ci­sión de Clin­ton de ig­no­rar una di­rec­ti­va en el sen­ti­do de que los asun­tos ofi­cia­les se reali­cen siem­pre que sea po­si­ble des­de una cuen­ta de co­rreo del Go­bierno la ha per­se­gui­do des­de que el asun­to se su­po el año pa­sa­do. Re­for­zó las du­das de mu­cho tiem­po por par­te del pú­bli­co so­bre su ho­nes­ti­dad y buen jui­cio, y pro­vo­có una in­ves­ti­ga­ción del FBI so­bre si la se­gu­ri­dad na­cio­nal po­dría ha­ber­se pues­to en ries­go.

Un nue­vo ca­pí­tu­lo de la sa­ga ini­ció el 28 de oc­tu­bre cuan­do el di­rec­tor del FBI, Ja­mes Co­mey, in­for­mó al Con­gre­so que ha­bían en­con­tra­do nue­vos men­sa­jes, po­si­ble­men­te re­fe­ren­tes a la in­ves­ti­ga­ción de la cuen­ta pri­va­da de Clin­ton du­ran­te una in­ves­ti­ga­ción se­pa­ra­da en la que se in­vo­lu­cra­ba al caí­do ex con­gre­sis­ta Ant­hony Wei­ner, de­mó­cra­ta de Nue­va York, y ma­ri­do se­pa­ra­do de la asis­ten­te de Clin­ton, Hu­ma Abe­din.

An­tes de ese nue­vo su­ce­so, Clin­ton pa­re­cía en con­trol de su­fi­cien­tes es­ta­dos pa­ra po­ner­la muy por en­ci­ma de la mar­ca de los 270 vo­tos elec­to­ra­les. El en­du­re­ci­mien­to de la con­tien­da des­de en­ton­ces ha de­ja­do su­fi­cien­tes es­ta­dos en du­da es­te fin de se­ma­na co­mo pa­ra obli­gar a una mo­di­fi­ca­ción de las pri­me­ras pre­dic­cio­nes. Un cuar­te­to de cam­pos de ba­ta­lla ha do­mi­na­do el cálcu­lo de la cam­pa­ña de Clin­ton a lo lar­go del oto­ño: Flo­ri­da, Ca­ro­li­na del Nor­te, Ohio y Pennsyl­va­nia. Oba­ma ga­nó esos cua­tro en el 2008 y to­dos me­nos Ca­ro­li­na del Nor­te en el 2012.

Has­ta ha­ce po­co, pa­re­cía que Trump re­que­ri­ría ba­rrer con los cua­tro pa­ra so­bre­po­ner­se a la ven­ta­ja en el ma­pa elec­to­ral por par­te de Clin­ton y los de­mó­cra­tas. Pe­ro con­for­me la con­tien­da se ha en­du­re­ci­do, Ohio pa­re­ce ha­ber­se cam­bia­do a la co­lum­na re­pu­bli­ca­na, y otros es­ta­dos fue­ra del cuar­te­to po­drían ha­ber he­cho lo mis­mo. El can­di­da­to re­pu­bli­cano es­tá echan­do el ojo a es­ta­dos in­clu­yen­do Mi­chi­gan, Nue­va Ham­ps­hi­re y Wis­con­sin pa­ra com­pen­sar un po­si­ble dé­fi­cit, si aca­so no ga­na­ra Flo­ri­da, Ca­ro­li­na del Nor­te y Pennsyl­va­nia. Una fuer­za que es­tá ju­gan­do un gran pa­pel en los cálcu­los de am­bos ban­dos es que más es­ta­dou­ni­den­ses vo­ta­ron an­tes del día de la elec­ción, ya sea por co­rreo o en per­so­na. Más de 37 mi­llo­nes de elec­to­res ya emi­tie­ron su vo­to. En es­ta­dos cla­ve ta­les co­mo Co­lo­ra­do, Flo­ri­da, Ne­va­da y Ca­ro­li­na del Nor­te, es po­si­ble que an­tes del mar­tes más de la mi­tad del elec­to­ra­do ha­ya vo­ta­do. (The Was­hing­ton Post)

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.