En­ca­de­na­ba a mu­jer ‘co­mo pe­rro’… y ma­tó a

El Diario de El Paso - - PORTADA - As­so­cia­ted Press us­tin, Te­xas —

ASon­deos en al­gu­nos es­ta­dos po­drían es­tar muy ce­rra­dos, pe­ro una derrota de Do­nald Trump el mar­tes aún pa­re­ce ser la ten­den­cia más fir­me —y eso po­dría ser una bue­na no­ti­cia pa­ra los re­pu­bli­ca­nos de Te­xas.

El Par­ti­do Re­pu­bli­cano con­tro­la 28 de los 29 car­gos es­ta­ta­les de Te­xas, y ca­si nin­guno de es­tos es­tá pro­gra­ma­do pa­ra la re­elec­ción has­ta el 2018, dán­do­les a los re­pu­bli­ca­nos de al­to ran­go, en el es­ta­do más gran­de con la ma­yor ten­den­cia a di­cho par­ti­do, dos años pa­ra po­ten­cial­men­te dar una an­ta­gó­ni­ca ba­ta­lla a una ad­mi­nis­tra­ción de Hi­llary Clin­ton, tal co­mo lo hi­cie­ron con Ba­rack Oba­ma du­ran­te el tiem­po que ha ocu­pa­do la Ca­sa Blan­ca.

Una derrota de Trump pre­pa­ra­ría el es­ce­na­rio pa­ra un res­ta­ble­ci­mien­to del Par­ti­do Re­pu­bli­cano en Te­xas y en to­do el país du­ran­te las pró­xi­mas elec­cio­nes de mi­tad de pe­rio­do —si­mi­lar a có­mo la vic­to­ria de Oba­ma en el 2008 ayu­dó a que los re­pu­bli­ca­nos ad­qui­rie­ran una ma­yor in­je­ren­cia dos años des­pués. Si Trump re­sul­ta per­de­dor, tam­bién se po­dría dar pie a que las di­vi­sio­nes den­tro del par­ti­do co­men­za­ran a sa­nar tras la gran­di­lo­cuen­te y po­co con­ven­cio­nal no­mi­na­ción re­pu­bli­ca­na pa­ra la pre­si­den­cia.

“Po­dre­mos en­ton­ces unir fuer­zas pa­ra ir con­tra Hi­llary. Si no te­ne­mos a Hi­llary pa­ra dar­le ba­ta­lla, ¿a quién o a qué nos en­fren­ta­mos?” se pre­gun­ta­ba el ex co­mi­sio­na­do re­pu­bli­cano de te­rre­nos de Te­xas, Jerry Pat­ter­son, a ma­ne­ra de bro­ma. Cla­ro es­tá que los re­pu­bli­ca­nos de Te­xas no se da­rán por ven­ci­dos en es­tas elec­cio­nes, es­pe­cial­men­te lue­go que se su­gi­rie­ra que Clin­ton po­dría con­ver­tir­se en una com­pe­ti­ti­va can­di­da­ta en un es­ta­do que no ha vo­ta­do por un de­mó­cra­ta pa­ra pre­si­den­te des­de que vo­ta­ra por Jimmy Car­ter en 1976.

El vi­ce­go­ber­na­dor, Dan Pa­trick, es el di­rec­tor de la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Trump en Te­xas. Tras ha­ber­le da­do la es­pal­da en la Con­ven­ción Na­cio­nal Re­pu­bli­ca­na, el se­na­dor fe­de­ral, Ted Cruz ha acep­ta­do apo­yar a Trump.

A di­fe­ren­cia de al­gu­nos fun­cio­na­rios elec­tos del Par­ti­do Re­pu­bli­cano en otros es­ta­dos, ca­si nin­guno de los re­pu­bli­ca­nos de Te­xas ins­ta­ron a Trump a que aban­do­na­ra la no­mi­na­ción pre­si­den­cial de su par­ti­do lue­go que sa­lie­ra a la luz una gra­ba­ción del 2005, don­de al em­pre­sa­rio de Nue­va York se le es­cu­cha alar­dear so­bre ha­ber ma­no­sea­do los ge­ni­ta­les de mu­je­res, y de ha­ber­las be­sa­do sin per­mi­so.

Sin em­bar­go, si Trump pier­de, cual­quier os­ci­la­ción del pén­du­lo po­lí­ti­co de de­re­cha du­ran­te el pró­xi­mo ci­clo elec­to­ral lle­ga­ría en un buen mo­men­to pa­ra los re­pu­bli­ca­nos de Te­xas: el go­ber­na­dor Greg Ab­bott es­ta­ría lis­to pa­ra una re­elec­ción al igual que Cruz, Pa­trick y el su­ce­sor de Pat­ter­son, el co­mi­sio­na­do de te­rre­nos, Geor­ge P. Bush —quien pro­mo­vió la cor­ta cam­pa­ña de su pa­dre Jeb, con­tra Trump en la elec­ción pri­ma­ria del Par­ti­do Re­pu­bli­cano.

Tras ocho años ba­jo el man­da­to de Oba­ma, Te­xas se ha con­ver­ti­do en el lí­der obs­truc­cio­nis­ta de Es­ta­dos Uni­dos en Was­hing­ton. Des­de el 2009, el es­ta­do ha pre­sen­ta­do cer­ca de 50 de­man­das en con­tra de la ad­mi­nis­tra­ción de­mó­cra­ta, im­pug­nán­do­lo to­do, des­de re­gu­la­cio­nes am­bien­ta­les y po­lí­ti­ca in­mi­gra­to­ria, has­ta la ley del cui­da­do de la sa­lud de la Ca­sa Blan­ca.

Un ter­cer tér­mino con­se­cu­ti­vo con un de­mó­cra­ta en la pre­si­den­cia per­mi­ti­rá que ta­les im­pug­na­cio­nes le­ga­les con­ti­núen vi­gen­tes. Mien­tras tan­to, los re­pu­bli­ca­nos de Te­xas en el Con­gre­so han es­ta­do tra­ba­jan­do pa­ra boi­co­tear las po­lí­ti­cas de la ad­mi­nis­tra­ción de Oba­ma.

Cruz in­clu­so pro­nos­ti­có que el Par­ti­do Re­pu­bli­cano asu­mi­ría una pos­tu­ra de re­sis­ten­cia si Clin­ton lle­ga­se a ocu­par la pre­si­den­cia cuan­do su­gi­rió la se­ma­na pa­sa­da que el Se­na­do, con­tro­la­do por los re­pu­bli­ca­nos, po­dría rehu­sar­se a con­fir­mar cual­quier no­mi­na­ción a la Su­pre­ma Cor­te que vi­nie­ra de par­te de Hi­llary Clin­ton —de­jan­do a la cor­te su­pre­ma de la na­ción con só­lo ocho jue­ces tras la muer­te en fe­bre­ro de An­to­nin Sca­lia. Ste­ve Mu­nis­te­ri, ex pre­si­den­te del Par­ti­do Re­pu­bli­cano de Te­xas, no ve nin­gún as­pec­to po­si­ti­vo en una derrota de Trump, es­pe­cial­men­te si el mul­ti­mi­llo­na­rio no lo­gra do­mi­nar la con­tien­da pre­si­den­cial en Te­xas, in­clu­so si lle­ga­ra a per­der a ni­vel na­cio­nal —al igual co­mo Mitt Rom­ney man­tu­vo una ven­ta­ja de 16 pun­tos de por­cen­ta­je en el es­ta­do al mis­mo tiem­po que per­día la elec­ción ge­ne­ral 51 a 47 por cien­to.

“Un úni­co dí­gi­to de mar­gen de vic­to­ria pa­ra Trump en Te­xas, eso les da­ría ím­pe­tu a los de­mó­cra­tas has­ta cier­to pun­to. Ha­brá mu­cho én­fa­sis en que a los re­pu­bli­ca­nos les va­ya me­jor en el 2018”, di­jo Mu­nis­te­ri.

“Pe­ro pre­fe­ri­ría que los de­mó­cra­tas con­ti­nua­ran des­mo­ra­li­za­dos”. Aun así, nin­gún de­mó­cra­ta ha lo­gra­do ocu­par un car­go es­ta­tal en Te­xas des­de 1994 —sien­do la ra­cha per­de­do­ra más lar­ga en el país.

El úni­co fun­cio­na­rio de­mó­cra­ta que ocu­pa un car­go pú­bli­co es un juez que cam­bió de par­ti­do, quien po­dría per­der su re­elec­ción el mar­tes. Pe­ro re­cons­truir la in­fra­es­truc­tu­ra po­lí­ti­ca ne­ce­sa­ria pa­ra con­se­guir el éxi­to a lar­go pla­zo no es al­go que se pue­da lo­grar de la no­che a la ma­ña­na, sin im­por­tar cuál sea el re­sul­ta­do del mar­tes, se­gún di­jo el pre­si­den­te del Par­ti­do De­mó­cra­ta de Te­xas, Gil­ber­to Hi­no­jo­sa. Tam­bién di­jo que mu­chos his­pa­nos que no es­ta­ban re­gis­tra­dos o que no eran vo­tan­tes re­gu­la­res, bien po­drían emi­tir su vo­to a ma­ne­ra de pro­tes­ta en con­tra de la re­tó­ri­ca an­ti-his­pa­na de Trump.

Hi­no­jo­sa agre­gó que su par­ti­do no po­drá con­se­guir só­li­dos avan­ces en Te­xas du­ran­te las con­tien­das elec­to­ra­les del 2018, al me­nos que di­chos vo­tan­tes se man­ten­gan ener­gi­za­dos a ac­tuar des­pués de ha­ber­le he­cho fren­te a Trump en las ur­nas. Una derrota de Trump tam­bién po­dría di­sol­ver cier­tas ten­sio­nes den­tro del par­ti­do Re­pu­bli­cano de Te­xas que se han ve­ni­do co­ci­nan­do du­ran­te su can­di­da­tu­ra.

La re­ti­cen­cia de Cruz por acep­tar a Trump sig­ni­fi­ca que po­dría lle­gar a en­fren­tar a un con­ten­dien­te con un fuer­te pa­tro­ci­nio en la pri­ma­ria por el Se­na­do en el 2018, el re­pre­sen­tan­te Mi­chael McCaul.

Do­nalD trump du­ran­te su cam­pa­ña en la en­ti­dad

vo­tan­tes Du­ran­te las elec­cio­nes pri­ma­rias

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.