TE­MEN IN­MI­GRAN­TES QUE NO DU­RE LA INDULGENCIA DE OBA­MA

El Diario de El Paso - - PANORAMA - CAITLIN DICKERSON / The New York Ti­mes

Hern­don, Vir­gi­nia Du­ran­te las diez ho­ras al día que pa­sa Bian­ca es­ti­ran­do y ma­sa­jean­do a sus pa­cien­tes en la clí­ni­ca qui­ro­prác­ti­ca don­de tra­ba­ja, ella per­mi­te que des­can­se su men­te. Pe­ro ha­cia las 8 de la no­che, al ir en su au­to de re­gre­so a ca­sa pa­ra re­unir­se con su es­po­so y sus tres hi­jos, el mie­do re­gre­sa vio­len­to: ¿La de­por­ta­rán a Hon­du­ras cuan­do to­me el po­der el nue­vo pre­si­den­te?

Bian­ca te­nía on­ce años cuan­do en­tró ile­gal­men­te a Es­ta­dos Uni­dos. Y aho­ra de 27 años, es­tu­vo a pun­to de ser de­por­ta­da des­pués de ha­ber­se da­do a co­no­cer por so­li­ci­tar asi­lo an­te el go­bierno. Cuan­do un juez le ex­pli­có que no te­nía evi­den­cias su­fi­cien­tes pa­ra de­jar que se que­da­ra, un abo­ga­do del go­bierno le ofre­ció sus­pen­der el pro­ce­so en lu­gar de que la de­por­ta­ran de in­me­dia­to. Eso es al­go que el de­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad In­ter­na ha he­cho ca­da vez más du­ran­te la pre­si­den­cia de Ba­rack Oba­ma.

Co­mo re­sul­ta­do del acuer­do al que lle­gó, lla­ma­do cie­rre ad­mi­nis­tra­ti­vo, Bian­ca no tie­ne per­mi­so le­gal de vi­vir en Es­ta­dos Uni­dos pe­ro tam­bién es­tá obli­ga­da a ir­se.

“No se pue­de lle­var una vi­da nor­mal”, di­ce en un in­glés ca­si sin acen­to. “Sim­ple­men­te no sa­be­mos lo que va a su­ce­der.”Bian­ca, que pi­dió ser iden­ti­fi­ca­da so­lo por su nom­bre de pi­la pues en cual­quier mo­men­to po­dría ser lla­ma­da an­te el tri­bu­nal de nue­vo, es una de 24,000 in­mi­gran­tes que es­te año acep­ta­ron el ofre­ci­mien­to del go­bierno pa­ra po­ner sus ca­sos en sus­pen­sión. Las cifras del go­bierno mues­tran que ca­si 80,000 in­mi­gran­tes lo han he­cho des­de el 2012, con la es­pe­ran­za de que mien­tras es­pe­ran se ma­te­ria­li­ce una for­ma de le­ga­li­zar su si­tua­ción.

Su in­cier­ta si­tua­ción re­fle­ja un pro­ble­ma ju­di­cial cró­ni­co por la fal­ta de le­yes mi­gra­to­rias que ofrez­can cier­ta pro­tec­ción a al­gu­nos in­mi­gran­tes que es­tán en Es­ta­dos Uni­dos de ma­ne­ra ile­gal. Los in­ten­tos de re­for­ma se es­tan­ca­ron du­ran­te la pre­si­den­cia de Oba­ma. En cam­bio, la apli­ca­ción de las le­yes vi­gen­tes ha es­ta­do guia­da por una se­rie de me­mo­ran­dos y po­lí­ti­cas in­for­ma­les que pue­den va­riar con los vien­tos po­lí­ti­cos.

Por ejem­plo, con el cie­rre ad­mi­nis­tra­ti­vo, no hay le­yes o re­glas es­pe­cí­fi­cas que dic­ten quién tie­ne de­re­cho a es­te pro­ce­di­mien­to.Los abo­ga­dos del go­bierno han re­ci­bi­do ins­truc­cio­nes del de­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad In­ter­na pa­ra que con­si­de­ren fac­to­res co­mo el tiem­po que los in­mi­gran­tes han vi­vi­do en Es­ta­dos Uni­dos, sus la­zos fa­mi­lia­res y sus an­te­ce­den­tes pe­na­les. Pe­ro los in­mi­gran­tes y sus abo­ga­dos di­cen que es di­fí­cil pre­ver a quién se le ofre­ce­rá dis­cre­ción pro­ce­sal y que la apli­ca­ción de la po­lí­ti­ca se sien­te más bien alea­to­ria.

Agre­gan que, aun­que quie­nes acep­tan cie­rre ad­mi­nis­tra­ti­vo ya no son per­se­gui­dos ac­ti­va­men­te pa­ra ex­pul­sar­los, go­zan de po­cos de­re­chos y pro­tec­cio­nes. Al­gu­nos tie­nen de­re­cho a per­mi­so de tra­ba­jo, de­pen­dien­do de los de­ta­lles de su ca­so par­ti­cu­lar. A nin­guno se le per­mi­te re­gre­sar en ca­so de que sa­lie­ra del país. Y el go­bierno pue­de reac­ti­var su ca­so en cual­quier mo­men­to sin ne­ce­si­dad de ma­ni­fes­tar el mo­ti­vo.

Al­gu­nos de esos in­mi­gran­tes di­cen sen­tir­se más vul­ne­ra­bles que an­tes pues aho­ra los agen­tes de in­mi­gra­ción sa­ben quié­nes son y dón­de en­con­trar­los. Pe­ro su ma­yor preo­cu­pa­ción es lo que de­ci­di­rá ha­cer con sus ca­sos el pró­xi­mo go­bierno, si es que de­ci­de ha­cer al­go.

“La gen­te ca­da vez es­tá más asus­ta­da por la se­gu­ri­dad que pue­de te­ner con su si­tua­ción”, ex­pli­ca Judy Lon­don, abo­ga­da del Con­se­jo Pú­bli­co, un des­pa­cho de abo­ga­dos que tra­ba­ja gra­tui­ta­men­te y atien­de a in­mi­gran­tes en Los Án­ge­les. “Y la res­pues­ta a esa pre­gun­ta es que no hay res­pues­ta”. Tan­to pa­ra Bian­ca co­mo pa­ra su ma­ri­do, Bai­ron, que vi­ven en un pe­que­ño de­par­ta­men­to de dos re­cá­ma­ras en Vir­gi­nia, el fin del go­bierno de Oba­ma im­pli­ca enor­mes ries­gos. Nin­guno de los dos tie­ne si­tua­ción le­gal. Bai­ron, de 27 años, tra­ba­ja de me­cá­ni­co y es hon­du­re­ño. Él lle­gó a Es­ta­dos Uni­dos de ado­les­cen­te y co­no­ció a Bian­ca en el ta­ller de re­pa­ra­cio­nes don­de tra­ba­ja­ba. En 2012, Bai­ron fue de­por­ta­do a raíz de que fue de­te­ni­do por con­du­cir sin li­cen­cia. Bian­ca y el úni­co hi­jo de la pa­re­ja en ese tiem­po pla­nea­ron re­cons­truir su vi­da en Hon­du­ras.

Sin em­bar­go, a ella le in­quie­ta­ban los dis­pa­ros que la des­per­ta­ban en me­dio de la no­che. Y cuan­do los pan­di­lle­ros em­pe­za­ron a ame­na­zar di­rec­ta­men­te a su fa­mi­lia, de­ci­die­ron re­gre­sar a Es­ta­dos Uni­dos y so­li­ci­tar asi­lo.Los abo­ga­dos de in­mi­gra­ción ba­ta­llan pa­ra ex­pli­car a clien­tes co­mo Bian­ca. Re­cha­zar un in­dul­to tem­po­ral es arries­ga­do, pe­ro te­ner éxi­to en un ca­so mi­gra­to­rio pue­de brin­dar re­com­pen­sas mu­cho ma­yo­res, co­mo la si­tua­ción le­gal per­ma­nen­te y la po­si­bi­li­dad de so­li­ci­tar traer a sus fa­mi­lia­res a Es­ta­dos Uni­dos.

Esas po­si­bi­li­da­des con­ven­cie­ron a May­ra Lo­pez de re­cha­zar la pro­pues­ta de sus­pen­der su ca­so de asi­lo en abril. Des­de en­ton­ces, ella ha pa­sa­do gran par­te del tiem­po en su de­par­ta­men­to de pa­re­des des­nu­das en Hern­don, don­de ren­ta una ha­bi­ta­ción pa­ra ella y sus tres hi­jos. Ella ya no per­mi­te que sus hi­jos jue­guen afue­ra, por el te­mor ca­si su­pers­ti­cio­so de lla­mar la aten­ción so­bre su fa­mi­lia an­tes de que se re­suel­va su ca­so.

Lo­pez re­ve­la que hu­yó de su ciu­dad na­tal en El Salvador por­que su com­pa­ñe­ro la gol­pea­ba a ella y a sus hi­jos, y ha­bía ame­na­za­do su vi­da. Ella no es­tá au­to­ri­za­da le­gal­men­te a tra­ba­jar en Es­ta­dos Uni­dos mien­tras es­pe­ra la de­ci­sión de un juez de in­mi­gra­ción. Por ello, sus dos her­ma­nos - uno tie­ne 18 años y tra­ba­ja en Chi­potle; el otro tie­ne 28 y es ge­ren­te de un res­tau­ran­te - se di­vi­den la ren­ta de 800 dó­la­res.

Bian­ca se sien­te más se­gu­ra, al me­nos por aho­ra. “So­lo voy a es­pe­rar a ver qué pa­sa”, afir­mó.

al­gu­nos tra­ba­ja­do­res agri­co­las es­pe­ran una re­for­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.