30 años de TV

El Diario de El Paso - - OPINION - Jorge Ra­mos

Mia­mi – Trein­ta años -lo sien­to Gar­del­son mu­chos, par­ti­cu­lar­men­te cuan­do se pa­san cu­brien­do no­ti­cias pa­ra la te­le­vi­sión. Aca­bo de cum­plir tres dé­ca­das co­mo con­duc­tor del No­ti­cie­ro Uni­vi­sión en Es­ta­dos Uni­dos y mi pri­mer pen­sa­mien­to es de agra­de­ci­mien­to. El úni­co sen­ti­do que tie­ne tra­ba­jar co­mo pe­rio­dis­ta en la te­le­vi­sión es que la gen­te crea lo que di­ces y que vea lo que ha­ces. Sin esos dos re­qui­si­tos, nin­gu­na ca­rre­ra aguan­ta.

Cuan­do tu­ve la suer­te de que me es­co­gie­ran co­mo an­chor del no­ti­cie­ro el 3 de no­viem­bre de 1986 te­nía ape­nas 28 años de edad. Y me tre­pé, li­te­ral­men­te, a la ola la­ti­na. En esos años ha­bía so­lo 15 mi­llo­nes de La­ti­nos. Hoy so­mos más de 55 mi­llo­nes. An­tes, ca­si na­die nos ha­cía ca­so. En es­tos días na­die pue­de ga­nar una elec­ción sin nues­tros vo­tos. La te­le­vi­sión en es­pa­ñol en Es­ta­dos Uni­dos pa­só de ser una cu­rio­si­dad me­diá­ti­ca a con­ver­tir­se en lí­der de au­dien­cia en ciu­da­des co­mo Los An­ge­les, Mia­mi, Chica­go y Nue­va York, en­tre mu­chas otras. Eso se lla­ma sur­fear con la his­to­ria.

Me hu­bie­ra gus­ta­do que­dar­me a tra­ba­jar en el país don­de na­cí. Pe­ro no pu­de. El Mé­xi­co de los años ochen­ta es­ta­ba lleno de cen­su­ra y re­pre­sión y cal­cu­lé, co­rrec­ta­men­te, que tar­da­ría mu­cho en lle­gar un cam­bio de­mo­crá­ti­co. Eso me hi­zo un in­mi­gran­te. Lle­gué pri­me­ro a Los Án­ge­les y lue­go me asen­té en Mia­mi, don­de na­cie­ron mis hi­jos Ni­co­lás y Pao­la. Ellos me en­se­ña­ron lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te y la ale­gría de con-ju­gar siem­pre en pre­sen­te.

Uno no es­co­ge ser in­mi­gran­te; las cir­cuns­tan­cias te obli­gan. Y de­jar­lo to­do -ca­sa, fa­mi­lia, ami­gos- te mar­ca pa­ra siem­pre. Te­mo, por ejem­plo, vol­ver a per­der­lo to­do de un mo­men­to a otro. Apren­dí a con­vi­vir con la nos­tal­gia, ex­tra­ñan­do olo­res, rin­co­nes y sa­bo­res, y me he pa­sa­do me­dia vi­da bus­can­do mi ca­sa. Al fi­nal, Es­ta­dos Uni­dos me dio ge­ne­ro­sa­men­te las opor­tu­ni­da­des que Mé­xi­co no pu­do. Hoy vi­vo con los bra­zos es­ti­ra­dos aga­rran­do a mis dos paí­ses, sal­tan­do con­ti­nua­men­te la fron­te­ra con dos pa­sa­por­tes y vo­tan­do en dos lu­ga­res.

Es­te ma­ra­vi­llo­so ofi­cio del pe­rio­dis­mo ha si­do mi bo­le­to al mun­do. Ser re­por­te­ro me sal­vó de los na­cio­na­lis­mos. El pla­ne­ta es nues­tra sa­la de re­dac­ción. Una ae­ro­lí­nea di­ce que he vo­la­do más de dos mi­llo­nes de mi­llas con ellos -y sos­pe­cho que mi­llo­nes más con otrasy ten­go una re­gla al em­pa­car: nun­ca che­co equi­pa­je, so­lo lle­vo lo que va con­mi­go. Via­jo y vi­vo li­ge­ro, ca­si mi­ni­ma­lis­ta. Así me he ido de gue­rras y de tu­ris­ta. A pe­sar de to­do, ten­go una con­fe­sión: to­da­vía me da mie­do vo­lar.

Me sien­to más a gusto pi­san­do tie­rra. Mis me­jo­res lec­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas las apren­dí ha­cien­do ca­lle. Así me de­di­qué a con­tar las his­to­rias de los in­vi­si­bles, de los que no tie­nen voz, y a ha­cer­le pre­gun­tas in­có­mo­das a quie­nes tie­nen el po­der. No pue­do de­cir que ha si­do fá­cil. To­da­vía me pon­go ner­vio­so con al­gu­nas en­tre­vis­tas. Pe­ro duer­mo en paz to­das las no­ches.

En la ca­de­na Uni­vi­sión en­con­tré a mi fa­mi­lia adop­ti­va. ¿Quién tie­ne la suer­te de tra­ba­jar fe­liz­men­te du­ran­te más de tres dé­ca­das en el mis­mo lu­gar? Mis com­pa­ñe­ros de Uni­vi­sión, Fu­sión y yo sa­be­mos que es­ta no es una ocu­pa­ción pa­ra gen­te nor­mal. Me he per­di­do mu­chos cum­plea­ños, aniver­sa­rios y fies­tas. Pe­ro a cam­bio he te­ni­do mues­tras ex­tra­or­di­na­rias e irrem­pla­za­bles de ca­ri­ño y so­li­da­ri­dad.

En es­tos 30 años he com­par­ti­do el es­cri­to­rio del No­ti­cie­ro Uni­vi­sión con Te­re­sa Ro­drí­guez, An­drea Kut­yas y Ma­ría Elena Sa­li­nas. Es to­da una vi­da. Lo sé. Pe­ro so­lo quie­ro que se­pan que les agra­dez­co su in­fi­ni­ta pa­cien­cia. Gra­cias, de ver­dad, por aguan­tar­me.

La te­le­vi­sión es el me­dio más ar­ti­fi­cial que exis­te. Por eso los que más éxi­to tie­nen en la TV son aque­llos que pue­den ac­tuar con na­tu­ra­li­dad fren­te a las cá­ma­ras. Sin em­bar­go, quie­nes tra­ba­ja­mos en es­te me­dio a ve­ces nos equi­vo­ca­mos y cree­mos que la te­le­vi­sión es lo más im­por­tan­te. No lo es. La vi­da real -esa que due­le y se dis­fru­ta- no ocu­rre fren­te a una cá­ma­ra. Y cuan­do eso se me ol­vi­da, re­pi­to mi man­tra: It’s only television.

Es­co­gí bien. Mi pa­pá que­ría que fue­ra abo­ga­do, doc­tor, in­ge­nie­ro o ar­qui­tec­to, co­mo él. Cuan­do le con­té que que­ría es­tu­diar co­mu­ni­ca­ción en la uni­ver­si­dad, me di­jo: “¿Y que vas a ha­cer con eso?” No sé, le con­tes­té. Pe­ro no me que­ría pa­sar la vi­da ha­cien­do al­go que no me gus­ta­ba. Y así me lan­cé a es­ta aven­tu­ra, ad­mi­ran­do el tra­ba­jo de Elena Po­nia­tows­ka y Oria­na Fa­lla­ci.

Los ac­to­res pue­den vi­vir mu­chas vi­das a tra­vés de sus per­so­na­jes. Los pe­rio­dis­tas no. So­lo te­ne­mos una pe­ro lle­na de in­ten­si­dad. Hoy es­toy se­gu­ro que no po­dría ha­ber es­co­gi­do una me­jor ma­ne­ra de vi­vir es­tos úl­ti­mos 30 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.